Exposición “65 Carteles por la Paz, Gritos de Esperanza”

image002

AIN
Instituciones-Movpaz
En La Habana, gritos de esperanza por la paz

La Habana, 7 oct (AIN) La exposición “65 Carteles por la Paz, Gritos de Esperanza”, fue inaugurada hoy en esta capital, como parte de las actividades conmemorativas por igual cantidad de años de existencia, del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (Movpaz).
La exposición, originalmente contaba con 300 obras emanadas del quehacer de mucho más de un centenar de dibujantes, rotulistas, fotógrafos, pintores y diseñadores de todo el país, que en 2010 se inspiraron en los llamados del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz, contra las amenazas de guerra de aquel peligroso momento, declaró a la prensa Rosa María Pérez Gutiérrez, presidenta nacional de la ACCS.
Organizada por esa institución que agrupa a los pacifistas del Mayor Archipiélago Caribeño y por la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS), la muestra quedó abierta este martes en la Casa del ALBA Cultural, de la barriada de El Vedado.
Pérez Gutiérrez informó que los carteles, los cuales “combinan las más diversas técnicas, formatos y lenguajes, convierten en símbolos, colores, palabras y formas, las ideas de Fidel acerca de las amenazas de una devastadora conflagración que, según alertó, extinguiría la vida sobre la Tierra”.
Más tarde, al hablar ante los asistentes a la inauguración, la comunicadora recordó que desde ese año 2010 las 65 obras han tenido un largo peregrinar en tanto acompañó a los delegados cubanos al XVII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Sudáfrica del 13 al 21 de diciembre de 2010.
Asimismo estuvieron presentes durante el Seminario sobre la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, en la oriental provincia de Guantánamo, del 18 al 20 de noviembre de 2013, entre otros lugares, rememoró.
Silvio Platero Irola, presidente del Movpaz, señaló que la exposición “se convierte en una pieza más en el largo batallar de la institución que preside, por crear una cultura de paz entre la población cubana y en brindar su aporte a una causa tan noble como el antibelicismo mundial”.
Al finalizar el acto, el ente pacifista cubano entregó 18 monedas conmemorativas por el aniversario 65 del Movpaz, a igual número de personalidades e instituciones.
Figuraron entre los galardonados Los Cinco Héroes antiterroristas cubanos injustamente condenados en Estados Unidos, la cual fue recibida, en nombre de los familiares, por Mirta Rodríguez, madre de Antonio Guerrero.
Gerardo Hernández y Ramón Labañino, otros dos del grupo cumplen, al igual que Antonio, injusto encierro en Estados Unidos por monitorear a grupos terroristas basificados en La Florida, en tanto René González y Fernando González, están en Cuba luego de haber cumplido totalmente sus arbitrarias condenas.
Asimismo fueron merecedores del reconocimiento del MOvpaz, Orlando Fundora, ex presidente de la institución y del Consejo Mundial por la Paz (CMP), el doctor Silvio Baró Herrera, luchador pacifista por más de 30 años y María del Socorro Gómez, presidenta del CMP.
También resultaron acreedores del lauro, la Agencia de Información Nacional “por su tradicional aporte a la divulgación de las actividades del Movpaz”, así como también el Hospital Calixto García, que en agosto de 1949 sirviera de sede al acto fundacional de la institución, y otras entidades.
Asistieron a la ceremonia más de 40 embajadores y funcionarios de igual número de representaciones acreditadas en La Habana, funcionarios de la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina, de la cancillería y trabajadores del Movpaz, de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas y de otras instituciones.

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (MovPaz) desarrollará un programa de actividades para celebrar el aniversario 65 de su fundación.

La Habana, 2 jul(AIN) El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (MovPaz) desarrollará un programa de actividades para celebrar el aniversario 65 de su fundación.
La mejor manera de evitar la guerra es crear en la población una conciencia de paz, manifestó Silvio Platero Irola, presidente del MovPaz, y afirmó que las actividades conmemorativas por esta fecha serán un recuento de los sucesos trascendentales ocurridos desde los primeros años de su fundación, el ocho de agosto de 1949.
Para dar comienzo a las celebraciones se efectuará el acto de conmemoración fundacional, que tendrá lugar el ocho de agosto venidero en el teatro del Hospital Calixto García.
Anunció que del 14 al 28 estará abierta al público una exposición cultural en la Casa del Alba, donde se presentarán 65 afiches por la paz, creados por la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.
Se realizará una impresión especial de una moneda conmemorativa por el aniversario 65 del MovPaz y se desarrollarán propagandas gráficas mediante carteles y vallas alegóricos a la fecha, según el programa planificado.
Además las actividades efectuadas serán difundidas a través de diferentes espacios de la radio y la televisión nacional e internacional.

LA CUESTION PALESTINA Y LAS NACIONES UNIDAS. LA ILEGALIDAD DE LA EXISTENCIA DE ISRAEL.

Con motivo del 69 Periodo de Sesiones de su Asamblea General.
Por Ernesto Gómez Abascal, Colaborador del MovPaz

Hace 67 años, durante la II Asamblea General de la entonces recién nacida Organización de Naciones Unidas, el delegado de Cuba, Dr. Ernesto Dihigo, se opuso con argumentos contundentes e irrebatibles al Plan de Partición de Palestina, el cual tomaría cuerpo después con la aprobación de la Resolución 181 (II). Cuba estuvo entre los 13 países que votaron en contra y fue uno de los dos países no islámicos que mantuvieron esa posición.
Aquel hecho dio lugar a la primera guerra árabe-israelí y provocó la creación del conflicto del Medio Oriente que se mantiene hasta nuestros días. El Estado Palestino no se llegó a crear y aún hoy, su aceptación como miembro de plenos derechos en la Organización, todavía es rechazada por un pequeño grupo de países, especialmente por Estados Unidos y Gran Bretaña, causantes originales de un conflicto que ya dura más de medio siglo y que en estos momentos conoce una peligrosa expansión bélica terrorista, estimulada precisamente por estas potencias imperialistas, que persisten en su empeño de dominar toda la región, controlar sus enormes recursos energéticos y apoyar a la entidad sionista por ellos patrocinada, en su criminal política expansionista y genocida, tal como ocurrió recientemente en Gaza.
Por su importancia y completa actualidad, reproducimos los aspectos más importantes del discurso y los argumentos del delegado cubano:
“Señor Presidente y Señores Delegados:
“De modo muy breve deseamos exponer las razones por las cuales la Delegación de Cuba se ve obligada a votar en contra del plan de partición de Palestina por la Comisión Ad Hoc.
“Hemos seguido con interés los debates, analizando los argumentos de unos y otros, a fin de llegar a la conclusión que nos pareciera más justa. Cuba ha demostrado su simpatía hacia los hebreos y el aprecio por sus cualidades, pues ha admitido en su territorio a miles de ellos, que hoy viven entre nosotros libres y tranquilamente, sin discriminaciones ni prejuicios, pero no podemos aquí votar conforme a sus deseos, porque consideramos que la partición de Palestina es contraria al derecho y a la justicia. En primer término, la base inicial de toda reclamación es la Declaración Balfour, causante de todo el problema que hoy tenemos ante nosotros; y la Declaración Balfour, a juicio nuestro, carece por completo de valor legal, pues el gobierno Británico ofreció en ella una cosa de la cual no tenía derecho a disponer, porque no era suya. Mas, aceptando su validez, lo que ahora quiere hacerse va mucho más allá de sus términos, pues ella prometió a los hebreos un “Hogar Nacional” en Palestina, dejando a salvo los derechos civiles de la población árabe, pero no ofreció un Estado Libre, cuya creación forzosamente afectará esos derechos que se trató de salvaguardar.
“Es también contraria a derecho la partición si nos atenemos al mandato conferido por la Liga de las Naciones. Cabría preguntar si la Liga de las Naciones podía, en justicia, hacer lo que hizo, o sea, ordenar el establecimiento de un Hogar Nacional Judío, con las graves consecuencias demográficas y políticas que han tenido, en una tierra ajena sin el consentimiento de sus habitantes.
“Pero aun admitiendo lo hecho, la partición que estudiamos va contra los términos de ese mandato, que su Art. 6to, ordenó que no fueran afectados los derechos y la posición de la población no hebrea de Palestina, y mal puede sostenerse que esos derechos no resultan perjudicados cuando va a arrebatarse a los nativos más de la mitad de su territorio y varios cientos de miles de árabes quedarán sometidos al gobierno hebreo y colocados en una situación subordinada allí donde antes eran dueños.
“En tercer lugar, el proyecto es también contrario a derecho, a nuestro juicio, porque va contra la libre determinación de los pueblos, que era principio esencial del Pacto de la Liga, aquí se está disponiendo de la suerte de una nación, privándola de su suelo nacional, del suelo que ha tenido durante muchos siglos, sin que se haya consultado para conocer su opinión. Y si del Pacto de la Liga pasamos a la Carta de las Naciones Unidas, encontraremos que va a cometerse idéntica violación, porque el principio de la libre determinación de los pueblos se encuentra reconocido en el párrafo 2do. del Art. 1ro. con carácter general, y reiterado en el párrafo (b) del Art. 76 para los pueblos no autónomos al decir que la administración fiduciaria (equivalente al mandato de la Liga) deberá tener en cuenta “Los deseos libremente expresados de los pueblos interesados”.
“No nos convence el argumento, dicho por alguno, de que Palestina no es un Estado y, por tanto, no tiene el carácter de sujeto de Derecho Internacional, pues, en todo caso, esos preceptos no hablan de Estados, sino de pueblos, y no cabe duda de que el palestino lo es.
“Hemos proclamado solemnemente el principio de la libre determinación de los pueblos, pero con gran alarma vemos que cuando ha llegado el momento de aplicarlo, nos olvidamos de él.
“Tal sistema nos parece funesto. La Delegación de Cuba está firmemente convencida de que la paz verdadera y el mundo de justicia de que tanto hablaron los líderes de la Segunda Guerra Mundial, no depende de que ciertos principios fundamentales se inscriban en las convenciones y tratados y allí queden como letra muerta, sino de que llegado el instante oportuno, se cumplan por todos y para todos, grandes y pequeños, débiles o fuertes.
“¿Por qué no se ha procedido de modo democrático en este caso consultando la voluntad de todo el pueblo de Palestina?¿Es que se ha temido que el resultado de la consulta fuera contrario a lo que de todas maneras de quería hacer? Y si esto es así ¿Dónde están los principios y donde la democracia que continuamente invocamos? No terminan ahí nuestras dudas legales. En el curso del debate, se han impugnado las facultades de la Asamblea para acordar la partición. Se ha contestado que, conforme a los Arts. 10 y 11 de la Carta, la Asamblea puede hacer recomendaciones sobre todo problema que esté dentro de los límites de ese documento o que se relacione con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional. Sin discutir ahora si el problema de Palestina está dentro de esos límites o si constituye una amenaza para la paz internacional, no podemos dejar de advertir que una cosa es hacer una recomendación y otra muy diversa es adoptar un plan que afecta la integridad territorial de un pueblo que su posición jurídica y política, y encomendar la ejecución del proyecto a una Comisión de la propia Asamblea.
“Tampoco nos parece que pueda sostenerse que ese proyecto es una mera recomendación, pues toda recomendación lleva implícita la posibilidad de que no sea aceptada y el plan aprobado tiene, sin duda alguna, carácter coactivo, como lo prueba el hecho de que, por una de sus disposiciones, será considerada como amenaza o violación de la paz o acto de agresión, conforme al Art. 39 de la Carta, “cualquier tentativa de alterar por la fuerza el arreglo contemplado en la resolución”. Se trata pues, de algo que se impone por la fuerza, no de una mera recomendación y como este, a juicio nuestro, infringe la Carta, no podemos votar a favor del proyecto.
“Porque teníamos todas esas dudas legales, fue que votamos en la Comisión a favor de que previamente se consultara a la Corte Internacional de Justicia, para que pudiéramos avanzar sobre terreno firme. La consulta fue rechazada por la mayoría, lo que consideramos un error no justificado por la demora que ella hubiera causado, pues más valía haber esperado unos meses que lanzarnos a una acción que tantas dudas ofrece, aparte de que la negativa de acudir a la Corte pudiera dar la impresión de que la Asamblea rehusó buscar soluciones conforme al derecho. Por otro lado, consideramos que el proyecto es, además, injusto.
“El pueblo árabe ha tenido ininterrumpidamente durante muchos siglos, el territorio de Palestina, y por los datos oficiales que se nos han presentado, al terminar la Primera Guerra Mundial, constituía casi el 90% de toda la población del país. Por medio del Reino Unido, como potencia mandataria, y el cumplimiento de lo resuelto por la Liga, abrió sus puertas a una inmigración extranjera, ofreciéndole un lugar en que pudiera vivir y desenvolver su existencia conforme a sus deseos, con libertad religiosa y sin discriminaciones humillantes, y ahora esos individuos pagan la generosa hospitalidad de quienes les acogieron, quitándoles por la fuerza la mitad de su suelo natal.
“Hemos dicho inmigración extranjera de modo consistente, pues con todo respeto hacia la opinión de los hebreos, ellos son, a juicio nuestro, extranjeros en la tierra de Palestina. En efecto, durante los debates de la Comisión se adujeron datos para probar que los antepasados de un gran número de los hebreos que ya han ido o que aun quieren ir a Palestina, jamás estuvieron en esa región; pero aun en el caso de que los remotos antecesores de todos ellos hubieran nacido allí, es indudable que abandonaron dicha tierra hace tanto tiempo, para establecerse en otros países, que sus descendientes han dejado de pertenecer a Palestina, del mismo modo que nosotros, hombres de América, nacidos de emigrantes que vinieron de todos los rincones de la Tierra, no podemos considerarnos con ningún derecho a la patria de nuestros padres en el viejo continente.
“El íntimo y ferviente anhelo de los hebreos de volver a Palestina, tal vez por tradición, tal vez por razones místicas u obsesión religiosa, es algo que puede tener toda nuestra consideración y simpatía sentimental, pero no constituye, en nuestra opinión, un título para que se les entregue lo que no les pertenece, muchos menos si para ello hay que despojar por la fuerza a otro con más derecho.
“Asimismo consideramos injusto el proyecto, porque es la imposición del criterio de una minoría sobre una mayoría enorme, en contra de un principio cardinal de la democracia. En el caso actual, esa minoría, no queriendo someterse al criterio de los más, pretende poner casa aparte, pero llevándose una porción del territorio del pueblo que lo admitió en su seno.
(….)
“No se nos diga que a veces hay que aceptar una solución política aunque sea injusta, pues sobre la injusticia nunca podrá asentarse la paz y la cordialidad entre los pueblos.
“Respecto a los refugiados, judíos o no judíos, que hoy se encuentran en campos de concentración, problema sobre el cual se ha insistido por los partidarios del proyecto, Cuba expresó que debía resolverse con un criterio de buena voluntad por parte de todas la Naciones Unidas, aceptándolas proporcionalmente, según las condiciones peculiares de cada país; pero entiende que no puede imponerse a Palestina que ella lo resuelva sola, sobre todo si se tiene en cuenta que es ajena por completo a las causas que han determinado el desplazamiento de todas esas personas.
“Por esas razones, tendremos que votar en contra del plan de partición, como ya lo hicimos en la Comisión, y una vez formado nuestro criterio, nos consideramos en el deber de manifestarlo por medio del voto, manteniéndolo con firmeza, a pesar de las gestiones y presiones que se han hecho en torno nuestro”.

Pacifistas cubanos condenan agresiones contra la Franja de Gaza

f0015952

Las agresiones de Israel contra el pueblo palestino y el apoyo de Estados Unidos a esos criminales hechos fueron condenados ayer, en la capital, por Silvio Platero Irola, presidente del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (MovPaz)
Autor: Miguel Maury Guerrero | internet@granma.cu
8 de agosto de 2014 22:08:30
El criminal ataque israelí al pueblo palestino en la Franja de Gaza ha costado ya más de dos mil vidas. Foto: Huffingtonpost
LA HABANA.—Las agresiones de Israel contra el pueblo palestino y el apoyo de Estados Unidos a esos criminales hechos fueron condenados ayer, en la capital, por Silvio Platero Irola, presidente del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (MovPaz).
Washington mantiene su apoyo a Israel en su criminal ataque al pueblo palestino en la Franja de Gaza, que ha costado ya más de dos mil vidas principalmente entre ancianos, mujeres y niños, dijo Platero Irola durante el acto central por al aniversario 65 del MovPaz, efectuado en el teatro del hospital Calixto García.
En presencia de fundadores del ente pacifista cubano, en el mismo escenario donde fuera fundado en 1949, el también académico recordó que la Casa Blanca ha sido promotora de la cadena de movimientos desestabilizadores que ha sacudido a muchas naciones árabes como Libia, Líbano y Siria, entre otros.
Platero Irola se refirió asimismo a la contribución de la Co¬munidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) al antibelicismo mundial, con la declaración de la región como Zona de Paz, durante la II Cumbre del mecanismo en La Habana en enero último.
En nombre de los fundadores del MovPaz el doctor Helenio Ferrer García recordó que la entidad pacifista ha mantenido su pujanza y combatividad durante los 65 años transcurridos y significó la talla de quienes en 1949, durante el Congreso por la Paz y la Democracia, fundaron la institución.
El doctor Carlos Alberto Martínez Blanco, director del hospital Calixto García, se refirió al honor que para el centro asistencial y docente significa haber sido sede de un evento de tal trascendencia para la vida y el prestigio de Cuba.
Una moneda conmemorativa por el aniversario 65 del MovPaz, le fue entregada a Fernando González Llort, uno de los Cinco Héroes antiterroristas cubanos y actual vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).
El ingeniero José Altshuler, presidente de la Sociedad Cu¬bana de la Ciencia y la Tecnología, la doctora Elsa Gutiérrez y Abelardo Adán García, de 93 años y ex dirigente de la Juventud Socialista, fueron asimismo acreedores de la moneda.
María del Socorro Gómez, presidenta del Consejo Mundial por la Paz, hizo llegar un mensaje —leído durante el acto— en el cual, en nombre de esa institución internacional reconoce “la influencia y combatividad de una institución aún más antigua que la nuestra”.
Presentes en la ceremonia se encontraban Jorge Risquet Valdés, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Oscar Martínez Cordovés, vicejefe del Depar¬tamento de Relaciones Internacionales de la propia instancia partidista, y Kenia Serrano Puig, presidenta del ICAP.

El mañana ineludible: la paz

DSC_3747DSC_3744CAlapaz4CAlapaz3

Publicado el 3 agosto, 2014 • 10:03 por Georgina Camacho Leyva

El movimiento mundial a favor de la paz surgió después del ataque atómico contra Hiroshima y Nagasaki, perpetrado por Estados Unidos. Intelectuales del mundo se percataron entonces de la necesidad de luchar contra las doctrinas belicistas imperantes y el riesgo de la amenaza nuclear. Así se acordó celebrar una jornada de concertación mundial en defensa de la paz y nacieron los comités nacionales en numerosos países, entre ellos Cuba. Se fijó agosto de 1948 para celebrar en Polonia el Congreso Mundial de Intelectuales en Defensa de la Paz, que tendría su continuidad al año siguiente en Francia, bajo la denominación de Congreso Mundial de Partidarios de la Paz, presidido por el Premio Nobel de Química, Frédéric Joliot-Curie. De manera simultánea sesionó en la antigua Checoslovaquia, debido a la negativa de visado del Gobierno galo a algunos delegados. En aquel último encuentro, entre otros temas, se examinó el papel de la Organización de Naciones Unidas en la defensa de la paz, se denunció la propaganda de guerra y se adoptó una resolución encaminada a la lucha por la prohibición de las armas nucleares. Polonia sirvió de escenario en 1950 a otro congreso, dirigido también por Joliot- Curie, quien se convirtió en el primer presidente del Consejo Mundial por la Paz. Al encuentro de París asistió una delegación cubana encabezada por Juan Marinello Vidaurreta —quien formó parte de la presidencia del cónclave—, y que estuvo integrada, además, por Nicolás Guillén, Mirta Aguirre, Blas Roca Calderío, Raúl Valdés Vivó, María Josefa Vidaurreta, Alfredo Guevara, Abelardo Adan García, Domingo Villamil, Javier Lezcano Izquierdo y Gilberto del Pino Urra. A su regreso, el 8 de agosto de 1949, en el anfiteatro del hospital Calixto García, fue elegido el ejecutivo del Comité Permanente por la Defensa de la Paz y la Democracia, con la asistencia de 250 delegados y bajo la presidencia del prestigioso intelectual cubano don Fernando Ortiz. En 1959, después del triunfo de la Revolución, la institución adoptó el nombre de Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (Movpaz). Desde el 2004 hasta el 2008, Cuba estuvo al frente del Consejo Mundial por la Paz, en la persona de Orlando Fundora. Actualmente, nuestro país es coordinador para la región América-Caribe. Abelardo Adan. Foto: César A. Rodríguez Abelardo Adan. Foto: César A. Rodríguez Abelardo Adan García, uno de los participantes en el importante encuentro de 1949, tiene ahora 94 años, y asegura que “la paz es una necesidad, sin ella no hay desarrollo posible. En el mundo de hoy las amenazas han crecido; el imperialismo no sale de una guerra para entrar en otra y los peligros de una conflagración están vigentes. De ahí la importancia de fortalecer el movimiento internacional por la paz”. Dagoberto Cantera. Foto: César A. Rodríguez Dagoberto Cantera. Foto: César A. Rodríguez Dagoberto Cantera, igualmente fundador del Movpaz, tenía entonces 20 años y representó al Colegio Nacional de Técnicos Industriales. “La lucha por la paz no es fácil, pero es una obligación de todo ser humano; la situación en Afganistán, Ucrania, Palestina muestran las atrocidades de la guerra; la amenaza nuclear está latente, y el agresor israelí posee el arma atómica”. Helenio Ferrer. Foto: César A. Rodríguez Helenio Ferrer. Foto: César A. Rodríguez Helenio Ferrer era estudiante. Ahora con 84 años asegura: “Sigo batallando contra la guerra y la violencia como médico y ser humano. La paz es algo esencial, es un derecho sin el cual no puede haber ningún disfrute, para que exista salud esta tiene que estar asegurada. Hace 65 años, don Fernando Ortiz dijo que había una epidemia de guerra, esa pandemia existe todavía”. José Alshuler. Foto: César A. Rodríguez José Alshuler. Foto: César A. Rodríguez José Alshuler cursaba en 1949 el segundo año de Ingeniería Eléctrica y evoca aquel momento trascendental: “La lucha por la paz es importante ante el resurgir del neofascismo. Si rememoramos aquellos tiempos vemos la importancia actual de reforzar la lucha, porque vivimos una época de extrema violencia. Está sucediendo algo parecido a lo ocurrido en Alemania y en Italia con el fascismo, que costó tantos millones de vidas. Tenemos que aprender de la historia, tratar de no olvidar, porque su repetición sería muy grave. El futuro tiene que ser ineludiblemente un mañana de paz”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.