Por la descolonización de Puerto Rico a Malvinas y la libertad del patriota Oscar López Rivera

“(…) Cuando un pueblo es invitado a unión por otro, podrá hacerlo con prisa el estadista ignorante y deslumbrado, podrá celebrarlo sin juicio la juventud prendada de bellas ideas, podrá recibirlo como una merced el político venal o demente, y glorificarlo con palabras serviles, pero el que siente en su corazón la angustia de la patria, el que vigila y prevé, habrá de inquirir y ha de decir qué elementos componen el carácter del pueblo que convida y el convidado”. José Martí
El derecho a la autodeterminación de los pueblos
Para la comunidad internacional la autodeterminación es el derecho de un pueblo a decidir sus propias formas de gobierno, perseguir su desarrollo económico, social y cultural, estructurarse libremente, sin injerencias externas y de acuerdo con el principio de igualdad. Acertadamente se le añade el adjetivo libre, lo cual significa que no basta que un pueblo sometido al colonialismo, en el cual se reprime a los que luchan por la independencia y se menosprecia a través de la educación y la propaganda, el idioma y la cultura de ese pueblo, vote por opciones supuestamente descolonizadoras.
Para que una votación al respecto pueda considerarse como un ejercicio del derecho a la libre determinación, el país antes tiene que ser libre.
Este derecho a la libre determinación de los pueblos se ha recogido en varios de los documentos más importantes del derecho internacional, entre ellos la Carta de las Naciones Unidas de 1945 (art.1º párraf.2) y los Pactos Internacionales de Derechos Humanos, así como en numerosas resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. La autodeterminación tiene carácter inalienable y genera obligaciones para todos los Estados.
¿Quién es Oscar López Rivera?
El patriota puertorriqueño, Oscar López Rivera, nació en San Sebastián, Puerto Rico, el 6 de enero de 1943. Su familia se mudó a Estados Unidos cuando Oscar tenía 9 años. Fue reclutado en el ejército y sirvió en la Guerra de Vietnam. Le fue concedida la Medalla de Bronce. Al salir del ejército, se dedicó al trabajo comunitario para mejorar las condiciones de vida de sus compatriotas en Chicago. Conoce de primera mano la opresión y la represión que sufre su patria bajo el sistema colonial que padece, lo que lo lleva a unirse a una organización clandestina que llevaba acciones de propaganda armada en los Estados Unidos. Estas organizaciones que luchan por la liberación de países que no han logrado la independencia, son reconocidas como legítimas en el Derecho Internacional ya que combaten el colonialismo- que es considerado un crimen contra la humanidad. Oscar y otros compañeros y compañeras fueron arrestados y acusados de conspiración sediciosa. Fue condenado a 70 años de prisión, una pena mayor que la establecida para muchos asesinos y violadores. Al presente Oscar ha cumplido 33 años como prisionero en cárceles de Estados Unidos (1).
En 1999, el Presidente Clinton concedió libertad condicionada a varios de los compañeros de Oscar, prisioneros políticos y de guerra. A Oscar López Rivera le ofrecieron su excarcelación en 10 años, pero rechazó la oferta en solidaridad con dos compañeros a quienes no le ofrecieron liberarlos. Desde entonces han transcurrido 15 años y sus dos compañeros fueron excarcelados hace ya varios años. Oscar es el puertorriqueño que más tiempo ha pasado en prisión por luchar por la liberación de su patria. El reclamo por la libertad de Oscar López Rivera ha contado con el apoyo de amplios sectores civiles, políticos y religiosos del pueblo, dentro de Puerto Rico y en la diáspora. Internacionalmente también crece el clamor por su excarcelación, incluyendo a ganadores del Premio Nobel de la Paz. Personajes de las artes y los deportes también expresaron su apoyo y solidaridad con Oscar, son los casos de la banda Calle 13, el rapero Tego Calderón, el boxeador boricua Miguel Angel Coto y el boxeador argentino Sergio “Maravilla” Martínez.
La situación económico-social del país
Por años, el gobierno estadounidense presentó a Puerto Rico como un ejemplo de desarrollo económico y de progreso. Asimismo, mediante presiones y su poder económico, quiso engañar a la comunidad internacional, cuando en 1954, en la Organización de las Naciones Unidas, logró que se sacara a la isla borincana de la lista de países bajo un régimen colonial. Hoy, la cruda realidad ha pulverizado ambos mitos.
La economía de puerto Rico se encuentra en una clara bancarrota imposible de reflotar bajo las condiciones opresivas de la dominación colonial. El desempleo real rebasa el 25 por ciento, mientras que, de toda la población en condiciones de trabajar la tasa de participación es apenas del 40 por ciento, su nivel mas bajo desde que se lleva registro de la misma. En tales condiciones, crece como la espuma el trabajo informal y la economía subterránea. Mientras tanto, las políticas neoliberales de la actual administración colonial han propiciado un proceso acelerado de empobrecimiento de los trabajadores, precarizando sus condiciones laborales y derogando derechos adquiridos.
El cuadro es dramático. En Puerto Rico, el trabajo comienza a ser una actividad en peligro de extinción. Nada mas favorable resulta la quiebra del sistema económico como excelente caldo de cultivo para el crecimiento de las actividades delictivas y particularmente para el “florecimiento” del narcotráfico. Cifras recientes destacan como la “economía”, vinculada al trasiego de los carteles de la droga representa el 10% de la economía formal. Las propias estadísticas de la Policía de Puerto Rico revelan la existencia de al menos 1600 lugares (puntos de drogas, como se les conoce en la jerga puertorriqueña), que son centros ilegales de venta de drogas. Lo que equivale a registrar que, en todo el territorio boricua, hay más “puntos de drogas” que escuelas.
Lo anterior se agrava con la enorme desigualdad social. El 20 por ciento más rico de la población posee el 55,3 por ciento de los ingresos, mientras que el 20 por ciento más pobre es dueño de apenas el 1,7 por ciento. El ingreso anual del 20 por ciento más pobre de los puertorriqueños es de 2.455 dólares, mientras que el ingreso promedio del 20 por ciento más rico es de $ 78.679. Se estima, además, que en 2014 la economía no crecerá por sexto año consecutivo.
Ante una realidad tan desesperante, según los datos recientes del Censo de Población, 300 mil puertorriqueños se han visto obligados a emigrar desde el año 2000, siendo Puerto Rico uno de los pocos países en el mundo donde se ha experimentado una reducción absoluta de su población.
Bases militares de Estados Unidos
Desde que el imperio del Norte invadió Puerto Rico en 1898, desplazando al Imperio Español, construyó en la isla bases militares. Y los luchadores por la independencia desplegaron grandes esfuerzos contra la presencia militar extranjera que consolidaba la ocupación. Muchas de esas luchas históricas trascendieron al mundo y permitieron a otros pueblos entender el papel que Washington asignaba a Puerto Rico en sus proyectos imperiales de intervención militar y dominación del continente.
Pero, hacia fines del siglo XX, una serie de cambios en la doctrina, la estrategia militar y los planes concretos de los EE.UU. en la región –y en particular el acuerdo entre los gobiernos de Estados Unidos y Colombia que permitía al Pentágono (2) el uso generalizado de bases e instalaciones militares colombianas- modificó en parte el interés de Washington por la utilización del territorio puertorriqueño con fines militares. Y hubo también modificaciones en la estructura de las fuerzas emplazadas en la isla.
En 2003 se produjo el cierre de la conocida base naval de Roosevelt Roads, así como el Area de Tiro y el Area de Maniobras de la Flota del Atlántico en Vieques; varios comandos de operaciones del Comando Sur fueron trasladados a Estados de la Costa Este estadounidense. Estos y otros cambios, por cierto “alteraron la importancia militar estratégica hasta entonces adjudicada a Puerto Rico. Sin embargo, lo anterior no significa la pérdida de importancia militar de Puerto Rico en los planes de dominación geopolítica de Estados Unidos en la región” (3).
Dicha afirmación, que surge del análisis de estudiosos puertorriqueños, se ve confirmada en los hechos, es decir por la presencia activa de por lo menos 12 bases e instalaciones militares del Pentágono en una isla cuya superficie es de 9.104 kilómetros cuadrados con una población de 3.725.789 habitantes, según el Censo Federal del año 2010.
Tales emplazamientos comprenden bases de operaciones, radares, sistemas de control aéreo y submarino, centros de investigación militar, sedes de organismos de seguridad e inteligencia, centros de comunicaciones, cuarteles para alojar a miles de efectivos, etc. Los cuales se encuentran localizados en Lajas, Aguada, Borinquén, Isabela, Sabana Seca, Fuerte Buchanan, El Yunque, Naguabo, Roosevelt Roads, Isla Piñero, Vieques y Salinas, entre otros, y abarcan prácticamente toda la extensión de la isla, sus costas y el mar que la circunda.
Más información sobre dichas instalaciones puede encontrase en el trabajo antes citado y también en el libro de Telma Luzzani “Territorios vigilados” (4).
Poner fin al colonialismo
Al fundarse la Organización de las Naciones Unidas (ONU), tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, 750 millones de personas -casi una tercera parte de la población del mundo- vivía en territorios sujetos al colonialismo.
Quince años después y en el marco de un notable proceso histórico en el que 80 antiguas colonias obtienen su independencia, la ONU aprueba, el 14 de diciembre de 1960, la Resolución 1514 (XV), conocida como la Carta Magna de la Descolonización. Y establece además un Comité Especial de Descolonización el cual se reúne anualmente para evaluar la situación de los territorios que todavía padecen la dominación colonial.
En el caso de Puerto Rico, ya en 1953 Estados Unidos había maniobrado ante la ONU pretendiendo demostrar que no se trataba de una colonia pues en 1952, al aprobarse su constitución como Estados Libre Asociado (ELA) habría ejercido su derecho a la autodeterminación. Esto era y es falso, pues sigue siendo el Congreso de los Estados Unidos, y no el pueblo puertorriqueño, quien tiene el poder de decidir sobre aspectos fundamentales relacionados con la soberanía del país como la justicia, la defensa nacional, la moneda, las fronteras, las elecciones, las migraciones y otros. Como resultado de la maniobra la ONU había retirado el nombre de Puerto Rico de la lista de pueblos sujetos al dominio de otro país. Sin embargo desde 1973 y como resultado del trabajo internacional del movimiento independentista, el Comité Especial de Descolonización asume el caso de Puerto Rico.
La Resolución 1514 es muy importante porque fija los criterios para eliminar el colonialismo, en base al “respeto de los principios de la igualdad de derechos y de la libre determinación de todos los pueblos, y de asegurar el respeto universal de los derechos humanos y las libertades fundamentales para todos sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión”. A la vez “proclama solemnemente la necesidad de poner fin, rápida e incondicionalmente al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones” y agrega además: para que “los pueblos dependientes puedan ejercer pacífica y libremente su derecho a la independencia completa, deberá cesar toda acción armada o toda medida represiva de cualquier índole dirigida contra ellos, y deberá respetarse la integridad de su territorio nacional.”
Como se ve, la Resolución no deja dudas en cuanto a su propósito que es acabar con la opresión colonial. Y aunque hoy las tres potencias coloniales subsistentes (Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia) pretendan desconocerlo, tales recomendaciones se aplican claramente a Puerto Rico, y también a nuestras Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, así como a la Guayana Francesa y otras posesiones coloniales en la región y en el mundo.
Es importante registrar que, en sus sesiones del año en curso, el Comité de Descolonización de Naciones Unidas adoptó, el 23 de junio, una nueva resolución ratificando el derecho de Puerto Rico a la libre autodeterminación e independencia. Se trata del trigésimo tercer documento aprobado en esa instancia por el caso de Puerto Rico, donde se ratifica, además el carácter latinoamericano y caribeño de un país cuyo pueblo, como resultado de su actual status de subordinación política, se encuentra privado del derecho de tomar decisiones soberanas para atender sus necesidades y desafíos, entre ellos los graves problemas económicos y sociales de la isla.

La lucha de los pueblos y la acción diplomática
En nuestro continente, con el respaldo del derecho internacional y en el marco del actual proceso de integración regional, existen condiciones más favorables para derrotar definitivamente al colonialismo. Las decisiones de los países del ALBA, de la UNASUR y la CELAC fortalecen esas posibilidades.
En la primera cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada el 27 y 28 de enero de 2013, en Santiago de Chile, se aprobó por primera vez una Declaración que contiene un pronunciamiento sobre Puerto Rico, destacando “el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico” y tomando nota “de las resoluciones sobre Puerto Rico adoptadas por el Comité especial de Descolonización de las Naciones Unidas”, la Declaración considera que se trata de “un asunto de interés de la CELAC” . En correspondencia con tal interés en la segunda cumbre de Jefes y Jefas de Estado de la CELAC, celebrada recientemente en la Habana, Cuba, es invitada y participa una nutrida representación del independentismo de Puerto Rico.
Vivimos pues un momento especial para desplegar una amplia campaña en solidaridad con el pueblo puertorriqueño, así como para afirmar nuestra soberanía en Malvinas y denunciar la militarización del Atlántico Sur, todo ello apuntando al objetivo de poner fin al colonialismo en nuestro continente.
Buenos Aires, 25 de junio de 2014
Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA)
Movimiento por la Paz, la Soberanía y la Solidaridad entre los Pueblos (Mopassol)

NOTAS
(1) Es difícil saber exactamente cuántos presos políticos hay en los EEUU, el periodista Néstor García Iturbe publica regularmente una Lista de Presos Políticos en base a datos de la organizaciones National Jericho Movement y Social Movement Prisoners. En esa lista hay cerca de 157 prisioneros, pero a estos hay que sumarle los 166 de la cárcel de Guantánamo y las decenas del Movimiento Indígena Estadounidense -como Leonard Peltier de la etnia anishinaabeg lakota-. Algunos de los presos políticos del imperialismo son Russell Maroon Shoats que pasó mas de 30 años en confinamiento solitario, Mumia Abu-Jamal que estuvo condenado a muerte por 20 años acusado de matar a un policía y hace 14 años que se la conmutaron a cadena perpetua y, entre muchos otros, los cinco cubanos antiterroristas Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort, Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar y René González Sehwerert (aunque en este momento solamente quedan tres porque Fernando González Llort y René González Sehwerert cumplieron sus condenas y han regresado a Cuba). Otra presa política boricua que estuvo más de 30 años detenida en USA es Haydeé Beltrán Torres, que fue liberada en el 2009. Mientras, muchos terroristas socios del gobierno de los EEUU que se jactan de haber asesinado siguen paseando tranquilamente por las calles de Miami como Luis Posada Carriles y Santiago Alvarez Fernandez Magriña.
(2) Ministerio de Defensa de los Estados Unidos.
(3) Alejandro Torres Rivera, “Las bases militares estadounidenses en Puerto Rico”, artículo en la Web
(4) Telma Luzzani, “Territorios vigilados”, Editorial Random House Mondadori, Buenos Aires, 2012

Contactos:

http://www.ctera.org.ar/

ddhhctera@gmail.com
http://www.mopassol.com.ar
rina.bertaccini@speedy.com.ar

DECLARACION DEL MOVIMIENTO CUBANO POR LA PAZ Y LA SOBERANIA DE LOS PUEBLOS.

EL MOVIENTO CUBANO POR LA PAZ Y LA SOBERANIA DE LOS PUEBLOS EXPRESAMOS LA MAS ENERGICA CONDENA CONTRA EL GOBIERNO ISRAEL POR LA BRUTAL MASACRE QUE PERPETRA CONTRA LA POBLACION CIVIL PALESTINA RESIDENTE EN LA FRAMJA DE GAZA.
NUESTRA ORGANIZACIÓN , PROMOTORA DE LA PAZ , LLAMA A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL A MANIFESTARSE CON ACCIONES CONCRETAS QUE HAGAN DETENER EL DERRAMAMIENTO DE SANGRE DE UNA POBLACION CIVIL QUE SUFRE DE LAS ACCIONES MILITARES ISRAELI QUE HASTA EL MOMENTO HAN OCASIONADO MAS DE 180 MUERTOS FUNADAMENTALMENTE ANCIANOS, MUJERES Y NINOS.
EL MOVIMIENTO CUBANO POR LA PAZ EXIGE QUE LOS PAISES E INSTITUCIONES INVOLUCLARADS CONCRETEN UNA SOLUCION DEFINITIVA AL CONFLICTO ENTRE ISRAEL Y PALESTINA. NO BASTARA CONQUE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL REACCIONE ANTE UN PERIODO CICLICO DE CRISIS , DEBEMOS EXIGIR AL GOBIERNO DE LOS EE.UU,A ISRAEL Y AL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU A QUE DEN SOLUCION A ESTE CONFLICTO PARA QUE EL PUEBLO PALESTINO LOGRE DE UNA VEZ POR TODAS SER EL DUENO DE SUS TERRITORIOS USURPADOS POR LOS GOBIERNOS REACIONARIOS DE ISRAEL.
EL MOVIMIENTO CUBANO POR LA PAZ Y LA SOBERANIA DE LOS PUIEBLOS REITERA SU INCODICIONAL APOYO AL PUEBLO PALESTINO , CON EL CONVENCIMIENTO QUE LOGRARAN QUE SE HARAN RELIDAD SUS JUSTAS Y LEGITIMAS ASPIRACIONES.
FUERA ISRAEL DE LA FRANJA DE GAZA
VIVA PALESTINA LIBRE.

Antibelicistas cubanos resaltan aporte a la paz de la CELAC

La Habana, 20 jun (AIN) La contribución a la paz aportada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) fue resaltada hoy, en esta capital, por miembros del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (MOVPAZ).
La “Declaración de América Latina y el Caribe como zona de Paz”, adoptada en la II Cumbre del mecanismo, en enero pasado en La Habana, sirvió de tema central al taller efectuado este viernes en la sede del MOVPAZ e inaugurado por Silvio Platero Irola, presidente de la institución pacifista.
No ha existido un documento jurídico de tanta relevancia y tan destacada contribución a la paz en nuestro Continente y de paso en el Mundo, como esa declaración, dijo la doctora Doris Quintana, miembro del Secretariado del MOVPAZ, al analizar el documento emitido por los Estados integrantes del bloque regional en la capital cubana.
Al inicio del taller, el Licenciado José Francisco Piedra, también Colaborador del MOVPAZ, resaltó asimismo la importancia del documento emitido por la CELAC.
Recordó que la región latinoamericana y caribeña fue la primera en el mundo en declararse libre de armas nucleares con la emisión del Tratado de Tlatelolco, México, el cuatro de febrero de 1967.
El también académico y ex embajador cubano en varias naciones caribeñas, refirió que actualmente en el área el único conflicto armado existente es el de Colombia.
Luego de hablar sobre los peligros que para América Latina y especialmente para Venezuela entraña la guerra en esa nación suramericana, Sergio Alejandro Gómez, periodista del diario Granma e integrante del panel que dirigió el taller, se refirió al serio compromiso que tiene el gobierno de Juan Manuel Santos para el logro de la paz en esa nación.
Señaló que la presencia militar norteamericana en ese país, que comparte una extensa frontera con Venezuela, es una de las serias amenazas para la Revolución Bolivariana y para todo el continente.
Analizó que sobre la nación bolivariana se ciernen los denodados intentos de Estados Unidos por desestabilizar al país y lograr el derrocamiento de su legítimo Gobierno.
Los preceptos de guerra no convencional aplicados ya en países como Libia y Ucrania, son los que tratan de utilizar en Venezuela, denunció.
La Máster en Ciencias Maylin Cabrera, investigadora del Centro de Estudios Hemisféricos y Sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana, analizó los grandes escollos que para la estabilidad interna de las naciones del Caribe, entraña el crimen internacional organizado, con males como el descontrol y tráfico de armas, el narcotráfico y altos índices de criminalidad, entre otros.
Al inaugurar el taller, Platero Irola anunció un conjunto de actividades que durante el resto del año tendrán lugar con vistas a festejar los 65 años del MOVPAZ, una institución que lidera y representa la vocación pacifista cubana desde su fundación, el ocho de agosto de 1949.

REUNION CONTINENTAL AMERICA-CARIBE DEL CONSEJO MUNDIAL POR LA PAZ (CMP) DECLARACION FINAL

Buenos Aires 105
Nuestra reunión continental se realizó en momentos en que se intensifican los peligros de guerras y conflictos; los ejemplos de lo que ocurre en Siria, Venezuela, Ucrania, y la persistente falta de solución del problema Palestino, son sólo una muestra de ello.
Entre las actividades realizadas, tuvimos un importante conversatorio sobre las Malvinas y la geopolítica del atlántico sur, con ex-combatientes de las Malvinas, miembros de la mesa de MOPASSOL e invitados en representación de los diferentes sectores de la sociedad.
En el marco Reunión Regional, tuvo lugar un concurrido acto de solidaridad con Venezuela que fue una expresión importante de nuestro reconocimiento a la obra del pueblo y gobierno venezolano y a la revolución bolivariana como legado político del Comandante Hugo Chávez.
En nuestra reunión pasamos revista a la situación política en el mundo y específicamente de nuestro continente, informe que fue presentado por el MOVPAZ como coordinador de la región y ampliamente debatido con posterioridad. Del análisis y las evaluaciones realizadas, se estructuró un plan de acción que servirá de guía para la jerarquización de las principales acciones de paz para el presente 2014 y el próximo año 2015.
Los delegados participantes reconocieron el agravamiento de la situación internacional y la ampliación de la política cada vez más guerrerista del imperialismo y sus aliados, que emplean diferentes estrategias tendientes a derrotar a los gobiernos y a los procesos políticos que no son de su conveniencia.
Como colofón de nuestra reunión continental, los delegados presentes acordamos la siguiente Declaración:
PRIMERO: Promover el compromiso de las organizaciones del CMP con la declaración de la Región América-Caribe como Zona de Paz, suscrita por todos los dignatarios participantes en la II Cumbre de la CELAC celebrada en enero del 2014 en la Habana.
SEGUNDO: Ampliar la campaña “Fuera las bases militares Extranjeras de nuestra Zona de Paz”, realizando acciones masivas nacionales, coordinadas con otras organizaciones internacionales que también luchan, en las que se denuncie la tenencia el incremento de las bases militares en nuestra región. Denunciar la presencia en el área de la IV Flota de los Estados Unidos.
TERCERO: Denunciar permanentemente la posesión y amenaza de las armas nucleares, especialmente en las conmemoraciones de los aniversarios de los ataques nucleares contra Hiroshima y Nagasaki el 6 y el 9 de agosto del presente año.
CUARTO: Apoyar la soberanía de Argentina sobre las islas Malvinas y Sándwich del Sur, expresando con acciones concretas la solidaridad del movimiento internacional por la paz, en reclamo de la descolonización, respeto a la soberanía y desmilitarización del Atlántico sur.
QUINTO: Defender con firmeza mediante declaraciones y actos de solidaridad a la revolución bolivariana y a su gobierno, que junto al pueblo venezolano luchan por construir una patria digna donde impere la justicia y la inclusión social.
SEXTO: Conmemorar con relevancia en el 2015 el Aniversario 70 de la derrota del fascismo, en momentos en que es evidente el renacimiento en varios países del mundo de esa ideología y sus lesivas acciones contra la humanidad. Participar activamente en una campaña mundial que difunda por todos los medios posibles la barbarie que ello significa.
SÉPTIMO: Continuar promoviendo la más amplia movilización internacional a favor de la liberación de los héroes cubanos presos injustamente en cárceles del imperio, así como exigir el levantamiento del criminal bloqueo contra Cuba y la devolución del territorio de la base naval de los EE.UU ocupado ilegalmente en contra de la voluntad del pueblo cubano.
OCTAVO: Ampliar y sistematizar la campaña de apoyo por la total independencia de Puerto Rico y denunciar su ocupación por los Estados Unidos, así como reclamar la liberación del patriota borinqueño Oscar López Rivera, encarcelado injustamente hace 33 años en los EE.UU.
NOVENO: Denunciar las acciones militares perpetradas por el gobierno golpista de Ucrania contra los movimientos federalistas en el sur y el este del país y las acciones criminales de los grupos neonazis, y de igual forma condenar a los EE.UU., la OTAN y países de la Unión Europea por proteger y financiar al nuevo gobierno con la finalidad de acercar de manera amenazadora las fronteras con Rusia.
DÉCIMO: Continuar ofreciendo apoyo al dialogo de paz que se desarrolla entre el Gobierno y la Guerrilla de las FAR-EP en la Habana, Cuba.
UNDÉCIMO: Continuar expresando la más amplia solidaridad con los pueblos Sirio, Palestino y Saharaui, y con todos los pueblos del mundo que enfrentan las amenazas del imperialismo.
DUODÉCIMO: Resaltar en el presente 2014 el Aniversario 65 del Congreso de los Luchadores por la Paz en Paris en 1949, mediante la ejecución de actividades o eventos en recordación a la histórica fecha organizados por todos los movimientos de paz del continente.
DÉCIMOTERCERO: Ofrecer nuestra solidaridad y acompañamiento al pueblo mexicano y sus fuerzas progresistas que sufren las nefastas consecuencias de las acciones del imperialismo, que ocasionan pérdidas de miles de vidas humanas como resultado de su influencia y ocupación practica en una sociedad que languidece gradualmente.
DÉCIMOCUARTO: Siendo impostergable el fortalecimiento de las organizaciones de paz de la región se harán las gestiones pertinentes a través del Foro de Sao Pablo para llamar la atención de los partidos, organizaciones políticas, fuerzas progresista y movimientos sociales en la necesidad urgente de ello.
Los participantes acordaron expresar la más profunda gratitud y el reconocimiento al MOPASSOL por la acogida ofrecida a los delegados y por la efectiva labor realizada para la realización exitosa de la reunión continental.
Dado en Buenos Aires República Argentina el 14 de mayo del 2014.

INTERVENCION DE LA PRESIDENTA DEL CONSEJO MUNDIAL POR LA PAZ SOCORRO GOMES EN LA REUNION CONTINENTAL DE AMERICA-CARIBE, EFECTUADA EN BUENOS AIRES ARGENTINA DEL 12 AL 14 DE MAYO.2014

Socorro Gomes, presidenta el Consejo Mundial
Compañeras y compañeros:

Para mí es un honor clausurar esta reunión regional de las Américas del Consejo Mundial por la Paz que se ha celebrado en Argentina, un país con tantas luchas heroicas por la democracia, la independencia nacional y la justicia social.

Agradecemos a los compañeros del Movimiento por la Paz, la Soberanía y la Solidaridad entre los Pueblos (Mopassol), y, en particular, a la compañera Rina Bertaccini, por auspiciar esta reunión, y al compañero Silvio Platero del Movpaz de Cuba, coordinador regional del CMP.

Los argentinos lucharon contra las dictaduras y los gobiernos neoliberales. Aquí prevaleció en los años 70 del siglo pasado hasta la década de los 80, uno de los regímenes más sangrientos de todo el siglo de las dictaduras militares instauradas por el imperialismo estadounidense en alianza con las clases dominantes locales. La dictadura argentina torturó y asesinó a miles de activistas políticos y cometió delitos atroces contra la humanidad.

Los argentinos también fueron víctimas de uno de los gobiernos neoliberales más sumisos en toda la década de 1990, cuyas políticas a favor del capital financiero internacional devastó al país y depauperó a los trabajadores y al pueblo. Fue en ese período que Argentina adoptó una política de plena sumisión al imperialismo de los EE.UU., la política conocida como “relaciones carnales”, cuando llegó a proponer integrar la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Estamos en el país de la resistencia contra la invasión territorial perpetrada por el Imperio Británico, que por medios violentos ocupó las Islas Malvinas. Apoyamos la lucha del pueblo argentino para la recuperación de esta parte inalienable de su territorio y sumamos nuestra voz a la suya: ¡Las Malvinas son argentinas!

Compañeros y compañeras:

En el momento en que nos reunimos, la humanidad se enfrenta a nuevas amenazas de guerra, con el reciente estallido de conflictos, golpes de Estado e intentos de intervención militar que violan los derechos de las personas, la paz mundial y el derecho internacional.

Recientemente, el Secretario de Defensa de EE.UU., Charles Hagel, defendió la política intervencionista de su país en diferentes partes del mundo, y criticó a aquellos dentro de los propios EE.UU. que prefieren ver al país menos involucrado en conflictos internacionales. En línea con esta visión de la Secretaría de Defensa, se anunció que este año el gobierno destinará más de 600 mil millones de dólares para gastos de guerra. El mismo Secretario de Defensa ha hecho un llamamiento a los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para aumentar su gasto militar y comprometerse con los EE.UU. para hacer frente a la actual crisis internacional.

En este momento, las principales potencias imperialistas -EE.UU. y sus socios de la Unión Europea y la OTAN- están involucrados en la crisis de Ucrania, donde han perpetrado un golpe de Estado en febrero pasado y apoyan a las fuerzas fascistas.

La tensión en el este de Ucrania está llegando a un punto alto. En los últimos meses, la atención internacional se ha volcado en Ucrania. La Europa del Este está reviviendo situaciones de confrontación. Los grandes medios internacionales, guiados por los discursos oficiales de EE.UU. y la Unión Europea (UE), llaman a esta confrontación la nueva Guerra Fría, con lo cual intentan justificar este nuevo episodio de interferencia occidental y la manipulación de una nueva crisis política.

Estos poderes están muy arraigados y tienen como finalidad aislar políticamente a Rusia y rodearla militarmente. Nada de esto se asemeja a la cooperación internacional y el uso de métodos suaves para hacer frente a la crisis, como dice el aparato de propaganda de la administración Obama. La presión, el chantaje y las amenazas son los métodos y tácticas de las potencias occidentales.

Los EE.UU. hacen el juego diplomático, promulgan acuerdos como el de Ginebra en torno a la crisis de Ucrania, pero actúan a favor de las soluciones de fuerza. EE.UU. ha patrocinado un golpe y apoya las acciones del nuevo gobierno de Ucrania, que en convivencia con los nazis y los grupos fascistas comete atentados contra el pueblo y las fuerzas patrióticas. Esto causa la justa revuelta de los pueblos discriminados y oprimidos, que no aceptan la dominación occidental sobre el país y que su territorio se convierta en escenario de las operaciones militares de la OTAN y sea sometido al saqueo económico de los monopolios de la Unión Europea.

En este momento en que estamos aquí reunidos, quisiera reiterar los términos de una declaración que hace poco expresamos sobre los acontecimientos en Ucrania.

En nombre de la Presidencia del Consejo Mundial de la Paz, rechazamos con todas nuestras fuerzas la escalada de acciones militares del gobierno golpista de Ucrania contra los movimientos federalistas en el sur y este del país, así como el apoyo explícito que este gobierno ha estado dando a las acciones criminales de los neonazis.

Se trata de una violación grave de los derechos humanos la masacre que ocurrió el 2 de mayo en Odessa en la Casa de los Sindicatos, donde los manifestantes fueron arrestados en el edificio en llamas, mientras que la salida fue bloqueada por los grupos neonazis. Con profundo dolor, expresamos nuestras condolencias y solidaridad con las familias de las víctimas.

El gobierno ucraniano actual carece de legitimidad, tomó el poder mediante un golpe de Estado orquestado por los EE.UU. y el imperialismo europeo. Detrás de esto está el objetivo de desestabilizar el país e instalar un régimen títere que acordó ampliar la OTAN hasta las fronteras con Rusia. La presencia de las organizaciones ultranacionalistas de inspiración fascista y nazi en el gobierno de Kiev merece el rechazo de todos los amantes de la paz en todo el mundo.

Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo de Ucrania en la lucha por sus legítimos derechos.

A pesar de la retórica sobre el “multilateralismo” y el pacifismo, hay una clara militarización de las relaciones internacionales y la hipertrofia de las organizaciones agresivas como la OTAN. Este es uno de los principales aspectos de la situación internacional y el aspecto esencial de la política imperialista para oprimir a los pueblos y garantizar sus intereses de saqueo. El imperialismo de los EE.UU. y sus aliados de la OTAN, permanecen ejerciendo una ofensiva brutal contra las libertades y los derechos fundamentales, la soberanía y la autodeterminación de los pueblos y las naciones.

Un balance de los principales hechos de la situación internacional muestra eso. A grandes rasgos: la ofensiva para derrocar al gobierno sirio, el fomento de una guerra interna en el país árabe que trajo consecuencias dramáticas; la intervención militar en Libia; la estrategia militar hacia Asia; el nuevo papel de la OTAN; la posición militarista en la península coreana; las amenazas de desestabilización de Venezuela; la política de dos caras con Irán y la lucha del pueblo palestino, y ahora una injerencia directa en la crisis de Ucrania, el fomento de un golpe y el equipamiento de las fuerzas fascistas en actos de abierta provocación contra Rusia, todo ello muestra cómo son falsas las promesas de paz hechas por las grandes potencias.

El mundo es cada vez más inseguro y son graves las amenazas para los pueblos y las naciones que quieren asegurar su independencia. Además de la doctrina de la “guerra contra el terror”, a la que el actual Gobierno de los EE.UU. no ha renunciado y que en la práctica es una doctrina genocida de guerra permanente contra los pueblos, los EE.UU. promueven la creciente militarización del planeta. Bases militares son distribuidas en todos los continentes, y toda su estrategia es mantener su primacía militar, la hegemonía y la dominación política sobre los pueblos y naciones para saquear sus riquezas.

En el mundo actual, bajo la hegemonía del imperialismo, nada indica la prevalencia de tácticas o métodos suaves. El belicismo es una tendencia intrínseca al imperialismo.

Mientras que el escenario se complica en Europa Oriental, la situación sigue siendo delicada en algunas partes de Asia. En un reciente viaje a la región, el presidente de los EE.UU., Barack Obama, hizo desde la capital de Corea del Sur amenazas contra la República Popular Democrática de Corea, instando al país a abandonar sus pruebas nucleares y los misiles balísticos, acusando a Pyongyang de ser la causa de la crisis de la región, además de ratificar la realización de maniobras militares conjuntas con Corea del Sur.

Las tensiones aumentan y la amenaza de conflictos se manifiestan en el mundo, después de la decisión del régimen sionista de Israel de suspender las conversaciones que había mantenido con la Autoridad Nacional Palestina, alegando que la reconciliación entre el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (Hamas) y el Movimiento de Liberación Nacional Palestina (AlFatah), representa una unión de este último con el “terrorismo”.

Compañeras y compañeros:

Aprovecho la ocasión en que estamos reunidos en la región de las Américas del CMP, para informar sobre la celebración en marzo último de la Conferencia del Foro de Belgrado por un mundo de iguales, realizado en Serbia, en el curso del 15 Aniversario de la agresión de la OTAN contra la antigua Yugoslavia.

En esta ocasión, resaltamos la posición de denuncia del CMP de los crímenes que las potencias imperialistas, sobre todo de los EE.UU. y sus aliados de la OTAN, han perpetrado contra una nación soberana: Yugoslavia. El país fue víctima de una agresión monstruosa, una intensa campaña de bombardeos aéreos llevados a cabo durante casi 80 días, lo cual resultó una masacre de cerca de tres mil personas, y dejó a más de 12,500 heridos.

La guerra de la OTAN contra la antigua Yugoslavia fue la primera prueba del nuevo concepto estratégico de la alianza agresiva, que ha establecido el principio de “concepto amplio de seguridad” y su disposición “para intervenir en los conflictos regionales más allá del territorio de los miembros de la OTAN”.

Siempre es imprescindible reflexionar sobre el papel de la OTAN como el principal gendarme a servicio de la política de intervención, militarismo y la guerra de los EE.UU. y la UE. Además de Yugoslavia, la OTAN desempeñó un papel decisivo en la guerra de Afganistán y la intervención militar en Libia.

Durante la crisis en Ucrania y después del referéndum en el que el pueblo de Crimea decidió regresar a Rusia, el Presidente de los EE.UU. y sus aliados europeos blandieron la fuerza de la OTAN y amenazaron con una intervención. La crisis aún no ha tenido su cierre, la situación sigue siendo impredecible y tenemos que ser conscientes de lo que todavía puede suceder. Obama llegó al punto de decir que la OTAN sigue siendo la alianza militar más poderosa del mundo, al igual que advirtió que está lista para realizar una intervención.

La OTAN es responsable de violaciones del derecho internacional y de la degradación del sistema de las Naciones Unidas. La alianza atlántica instiga la carrera de armamentos, la militarización del planeta y causa crisis en los países y regiones del mundo. La estrategia de la OTAN se enfrenta a los objetivos de paz y seguridad, destruye la democracia, los derechos humanos y los logros de la civilización. Por lo tanto, reiteramos la exigencia de la disolución de este pacto agresivo.

Compañeros y compañeras:

Hecho nuevo en la actual situación internacional es el cambio de la situación en Siria, donde el gobierno y las fuerzas patrióticas han logrado éxitos en la lucha contra las fuerzas mercenarias y los grupos terroristas y han eliminado temporalmente el peligro de una intervención extranjera. Hace tres años, comenzó el conflicto interno en Siria, que pronto se convirtió en una operación de intervención de los Estados Unidos, Reino Unido, Francia y las fuerzas regionales como Israel, Arabia Saudita, Turquía y Qatar.

Durante este tiempo, estas potencias imperialistas y las fuerzas reaccionarias locales apoyaron con armas y dinero a los grupos mercenarios y terroristas. Generosamente tratados como “rebeldes” por los medios de comunicación, estos grupos trasformaron las calles, los campos y las ciudades de Siria en el escenario de la destrucción y la muerte. Más de 120 mil personas, la mayoría civiles, murieron durante el conflicto, además de decenas de miles de heridos y mutilados. Hospitales, escuelas, barrios residenciales, iglesias, mezquitas, la infraestructura del Estado, fueron atacados sistemáticamente, creando el caos y el terror entre la población.

A pesar de todo esto Siria resistió y está en pie, y en la actualidad son los EE.UU. y sus aliados los que sienten el amargo sabor de la derrota. Gracias a la fuerza nacional tenaz y las acciones diplomáticas del propio gobierno sirio y las naciones amigas, la intervención militar directa no se consumó. Todas las maniobras a ese efecto formuladas por los EE.UU. y sus aliados han fracasado.

Ahora, ante el fracaso de sus intentos de derrocar al gobierno sirio a través de la guerra, las potencias imperialistas insisten en arruinar la Conferencia de Ginebra 2 y distorsionan la Declaración de Ginebra 1 que establece la responsabilidad de todas las partes, sin excepción, de preservar las instituciones del Estado sirio.

Los ministerios de relaciones exteriores de los EE.UU. y de Europa occidental siguen usando un lenguaje obsceno contra Siria, hacen discursos incompatibles con las normas diplomáticas y el derecho internacional. Por lo tanto, han dado inicio a una furiosa campaña contra el anuncio de la candidatura del presidente Bashar Assad por la reelección y hacen amenazas irracionales.

El pueblo sirio ha mostrado gran valor y coraje en la defensa de su autodeterminación, siendo un ejemplo y esperanza para los pueblos que luchan. Sólo el pueblo sirio tiene que decidir su destino y el futuro de su patria. El pueblo sirio heroico es el depositario de la solidaridad de todos los pueblos del mundo. Su causa de soberanía, justicia y paz vencerá.

Compañeras y compañeros:

En el momento de la reunión de la regional de las Américas del CMP, nuestra atención se dirige a la Venezuela Bolivariana, donde las fuerzas imperialistas, en complicidad con los oligarcas que fueron derrotados políticamente hace 15 años, hacen la contrarrevolución, el intento de golpe de Estado y preparan el terreno para la intervención externa.

Las fuerzas contrarrevolucionarias concentraron su ataque contra el presidente Nicolás Maduro, exigiendo su destitución o renuncia. Especulan con las dificultades objetivas que enfrenta el país. Los golpistas navegan en las aguas turbias de las dificultades que enfrenta el país haciendo la guerra económica.

Pero, el poder bolivariano resiste. En el poder desde hace un año, después de la desaparición de Hugo Chávez, el presidente Maduro lleva adelante la consolidación de la Revolución Bolivariana. Estableció el gobierno en las calles para encontrar soluciones creativas y viables a los problemas apremiantes de la población. Combate la usura, la especulación y los intentos de inestabilidad económica y financiera. Persigue el esfuerzo de integración empujando al ALBA, MERCOSUR, UNASUR y CELAC, y la apertura de nuevas alianzas comerciales y políticas. Y busca las alianzas externas con Rusia, Irán y China.

La Revolución Bolivariana tiene por objeto llevar adelante la lucha por el socialismo, la aplicación de un programa patriótico y de izquierda, democrático-popular y antiimperialista para construir una nación progresista en el territorio latinoamericano, con independencia política, económica, financiera, científica y tecnológica; la lucha contra las desigualdades sociales, el fortalecimiento de la integración regional, el desarrollo del nivel educativo y cultural y la universalización de los derechos sociales.

En ocasión de encontrarse reunida la región de las Américas del CMP, nuestros ojos y nuestros corazones también se dirigen a la siempre solidaria e internacionalista Cuba, hoy inmersa en el proceso creativo del perfeccionamiento de su sistema económico, político y social. Nuestra solidaridad irrestricta en la lucha contra el injusto bloqueo y por la liberación de sus heroicos patriotas encarcelados en Estados Unidos.

Compañeros y compañeras:

Este año se conmemora el centenario de la Primera Guerra Mundial y el 69 aniversario del fin de la Segunda, episodios de los que debemos sacar lecciones para impulsar la construcción de la paz. Para sistematizar estas experiencias, reafirmamos que es inaceptable que los EE.UU. y la UE sigan fomentando los conflictos que pueden resultar tragedias de proporciones graves.

Estas potencias muestran una fuerza colosal que utilizan para conseguir sus objetivos, por lo tanto, para los pueblos sigue vigente la lucha contra estos planes y acciones de carácter imperialista. La lucha de los pueblos con el tiempo demostrará que el imperialismo no es invencible y será derrotado.

Gracias,

Socorro Gomes,

Presidenta del Consejo Mundial por la Paz

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.