RELIGIÓN Y POLÍTICA, POR UNA CULTURA DE PAZ

Eje temático: La historia como memoria libertaria de los pueblos de América.

1Lic. Belkiss Elena Comas Martínez, Escuela Superior “Ñico López”.
Profesora del Departamento de Ciencias de la Dirección.
Aspirante. Profesora Asistente.
Correo electrónico: bcm@espnl.co.cu

RESUMEN
La historia latinoamericana es prolifera en hechos que revelan una voluntad permanente de resistencia, de transformación social de lucha bajo la aspiración de justicia, paz, igualdad y desarrollo. El pensamiento social, político, histórico y filosófico del continente ha alcanzado un connotado desarrollo en especial en figuras de talla universal. Variados acontecimientos demuestran la tendencia general de los pueblos por alcanzar sus demandas; en ello es criterio coincidente en muchos analistas y científicos sociales contemporáneos que la Revolución Cubana es síntesis a la vez que estímulo en esta geografía.
La conciencia social latinoamericana posee un importante componente religioso desde las culturas autóctonas hasta las africanas y europeas. En estas condiciones se ha conformado al interior del catolicismo una forma de interpretar el cristianismo, y un estilo de actuación social sobre las bases de concepciones novedosas, que ha sido denominado Iglesia Popular.
La Teología de la Liberación es una vertiente de pensamiento teórico cristiano sistematizado que a pesar de ser heterogéneo, se define por hacer énfasis en los problemas sociales y políticos, parte desde las Ciencias Históricas en general, y por esa vía incluso algunos teólogos de la liberación llegan a utilizar el análisis marxista para interpretar la realidad social. Por ello su significación mayor, y así se asume, como resultado de esta investigación, está en la práctica política, el estímulo que ella representa, y contiene, en una participación activa de los creyentes a los procesos libertarios de transformación social e incluso de integración en el continente.
1. INTRODUCCIÓN
El diálogo y el respeto mutuo entre culturas es hoy, uno de los principales desafíos para garantizar la coexistencia pacífica y una cultura de paz. La ciencia y la tecnología son procesos sociales profundamente marcados por la civilización, donde ha crecido el desarrollo científico-tecnológico, que requiere de una estimulación cuidadosa de sus fuerzas motrices e impactos y un conocimiento profundo de sus interrelaciones con la sociedad (Núñez, 1999).

En ellos se ven reflejados los procesos culturales de una época, de modo que para llegar a los nuevos saberes los mismos están conducidos por las teorías, las filosofías de preferencia metodológica y otras en diferentes campos de los hombres y grupos. La religión, como parte de estos procesos culturales a lo largo de la historia, ha tenido múltiples interpretaciones, refleja la realidad de un modo peculiar.
Tiende a explicar y dar un sentido a las relaciones entre los hombres y la naturaleza e interviene además, entre otros, en los procesos sociales. Puede ser opio o protesta, como dijera Marx y a su vez, Engels también valorara al plantear que el cristianismo primitivo y el pensamiento social religioso de Tomás Münzer habían tenido un carácter revolucionario frente a las condiciones imperantes de su época, y a las religiones dominantes.
Ambos estimaron la reforma como un movimiento hacia el progreso social, en oposición al sistema social feudal y al propio clericalismo que lo caracterizó.
Fidel Castro admite esa contradicción, cuando en sus conversaciones con Freí Betto, afirmó que desde el punto de vista político, la religión puede ser opio o no, en la medida que se utilice o se aplique, en dependencia de la forma en que se aborden los problemas políticos, sociales y materiales del ser humano, que independientemente de teología o creencia religiosa, nacen y tienen que vivir en este mundo (Fidel, 1985:333-386).
Los diversos encuentros de Fidel con religiosos en América Latina, Cuba y sus conversaciones con Freí Betto, puso al descubierto la necesidad histórica como proceso, de la comprensión y unidad estratégica entre la Revolución Cubana y los hombres y mujeres que profesan honestamente una determinada fe religiosa .
La religión, es por tanto, una forma de la conciencia social, una parte de la vida espiritual, de los sujetos creyentes y es un fenómeno social que incide en diferentes campos de la actividad de los hombres y grupos.
En sus definiciones de la religión, Marx y Engels ven el reflejo religioso condicionado por factores sociales e históricos que actúan sobre la mente humana. Lenin explica los procesos del conocimiento y el modo en que la capacidad de abstracción interviene en el curso de este proceso. La crítica marxista posterior, sobre estas bases definió las raíces de la religión y las clasificó en sociales, gnoseológicas, psicológicas e históricas .
El análisis marxista de las condiciones de la religión supera enfoques unilaterales como los criterios iluministas, que encuentran las causas en la ignorancia, o los que las ven solamente en el temor.
Se asume el criterio de Ramírez Calzadilla, cuando plantea en “Religión y Relaciones Sociales”, la concepción acerca de las raíces de la religión, ofrece un esquema teórico para estudios causales que deben precisar los factores que, directa e indirectamente, determinan o contribuyen a que la religión se genere, reproduzca, trasmita y modifique. La religión se conecta con un conjunto variado de factores de distinto orden que actúan en una relación causal. Las fuentes concretas de religiosidad, por lo tanto, hay que buscarlas en: condiciones materiales de vida, relaciones sociales, aspiraciones, necesidades, frustraciones, temores, ansiedades, ideales de vida, valores, modelos de conducta, procesos cognitivos, tradiciones, costumbres, en la cultura heredada y con especial énfasis desde lo que se promueve en las nuevas condiciones históricas concreta.
Ante los nuevos saberes se requería de una nueva visión del mundo, que rompiera con viejos esquemas y que diera respuesta a las interrogantes de los nuevos actores sociales, movimientos populares, que se están conformando en un contexto completamente nuevo de auge revolucionario en Latinoamérica y el Caribe y, a escala mundial.
La Teología de la Liberación surge en un nuevo contexto de auge revolucionario a escala mundial, en determinados estados de ánimo, con la influencia de la Revolución Cubana, el auge del movimiento obrero y de los movimientos de liberación nacional en Latinoamérica. En este ambiente se dan condiciones que propician el avance del pensamiento cristiano–revolucionario de la Teología de la Liberación, como corriente del pensamiento de la izquierda cristiana, inspirados en el renovado Concilio Vaticano ll, desde 1962 al 65, y la Conferencia Episcopal Latinoamericana, efectuada en Medellín, Colombia y en Puebla, México.
La importancia de esta forma de Teología es variada. Ella representa una novedosa interpretación religiosa de la realidad y en ese sentido es de un interés de carácter gnoseológico. Los principios teóricos, políticos, económicos, éticos, sociológicos, culturales, que defienden estos teólogos, llaman la atención de las Ciencias Sociales en general y particularmente de la historia y de la filosofía. Pero su significación mayor, está en el terreno de la práctica política, por constituir un hecho singular, en la historia de las luchas latinoamericanas .
El resultado de la investigación presenta un análisis sucinto desde la historia, del contexto, surgimiento y significación socio- política de la Teología de la Liberación, por una Cultura de paz.
La Teología de la Liberación expresa en tanto su opción preferencial por las clases emergentes, en respuesta a las profundas crisis en que vivían las economías y sociedades de América Latina, así como al fracaso de la Alianza para el Progreso. A partir de este instante tiene lugar una acción renovadora, desde lo interno de la iglesia católica y en algunas protestantes, manifiesta su opción por los pobres, los excluidos y marginados, surge esta forma de pensamiento religioso, como un hecho singular, de ruptura con lo establecido por la alta jerarquía eclesiástica, en las llamadas CEBs.
2. DESARROLLO
En las Ciencias Sociales existe un creciente interés por la revalorización del estudio de las culturas que se le ha incorporado como variable relevante el análisis del fenómeno social.
Cuando hablamos de cultura debe hacerse desde la perspectiva de una concepción amplia de los valores, costumbres, creencias, identidad, en creación continua y práctica de un grupo social específico.
La cultura va más allá de las expresiones estéticas, es convivencia y relación con nuestros semejantes, es una forma y un estilo de vida, por ello la particularidad que encierra y el papel jugado desde su etapa fundacional por la Teología de la Liberación en la condición de su génesis, dado la condición de continente dominado desde su rol en la historia de la región, es un factor predominante en las causas y consecuencias del nacimiento entre otros de este fenómeno religioso.
Del panorama religioso de los países latinoamericanos y caribeños, un antecedente histórico cultural común, lo constituye el establecimiento del catolicismo como religión oficial y como parte del sistema de dominación que imperó, herencia de la colonia española.
En la actualidad la Iglesia Católica Romana cuenta con mil ochenta y seis millones de fieles en el mundo, y según cifras del Vaticano, en el año 2003, el cincuenta por ciento vive en el continente Americano. En cuanto a estos datos son Brasil y México los países de mayor feligresía católica en el mundo .
Sin embargo, en el marco de la globalización que se desarrolla a nivel planetario, si se tiene en cuenta que este no es sólo una visión de mundialización en las culturas, que conservan pluralidades, sino también un proceso que impone estructuras neoliberales y hegemónicas.
Un continente en su generalidad considerado tradicionalmente católico, ignorando a veces en determinados procesos sociales, la diversidad que siempre ha acompañado a la Cultura y la Religión Latinoamericana, estos elementos son claves para evaluar el papel a jugar por los nuevos actores sociales en cuanto a las transformaciones económicas, políticas y sociales.
Como resultado de la investigación científica existen coincidencias con Silvio Platero Irola, experto e Investigador Auxiliar, en publicaciones en el tema, cuando plantea para comprender mejor el mosaico cultural que ha llegado a ser en nuestra región y las variaciones ocurridas que han pluralizado aún más las creencias y prácticas (Silvio, 2006:2-7), hay que tener en cuenta este fenómeno religioso que tiene lugar después del segundo concilio vaticano, Medellín y Puebla.
En la investigación se abordan los antecedentes, el proceso de maduración y el papel de la Teología de Liberación, como hecho singular de la historia de las luchas Latinoamericanas, que marca la ruptura con lo tradicional, con lo oligárquico desde el interior de la iglesia católica, presentando un cristianismo más abierto y ecuménico, como una de las alternativas y utopías de lucha, pudiera ser un factor dinámico por la unidad entre creyentes y no creyentes en su intento por alcanzar un mundo mejor. Contexto en que influyó la denominada Teología de la Liberación.
Durante los años sesenta se suscitan acontecimientos trascendentales en Europa, Asia, África y específicamente en Latinoamérica que influyen con gran relevancia en el movimiento de liberación nacional y en el movimiento cristiano en esta última área.
Debido a la influencia de la Revolución Cubana y la situación económica, política y social existente de dependencia y subdesarrollo en la región, se inscribe la lucha guerrillera en este continente, que obligaron a los gobernantes de Washington a utilizar otras vías y métodos para mantener sometidos a estos pueblos.
El imperialismo implementó, la denominada “Alianza para el Progreso” cuyo programa reformista, así como el respaldo financiero con el que contó, no constituyeron apoyo suficiente para combatir a la Revolución Cubana, a la que agredió política y económicamente desde sus inicios.
Eduardo Freí fue la elección del imperialismo como contrapartida de la experiencia cubana, a la que decía combatir en razón de un supuesto totalitarismo, mientras que después al derrocamiento de Joao Goulart en Brasil, en 1964 y del gobierno del partido progresista en Guyana, que se habían negado a seguirlos en sus ataques contra Cuba.
Freí buscó el capitalismo en Chile e impedir la revolución popular y el Socialismo. Experiencias similares ocurrieron en Perú, Venezuela, y otros pueblos, conformándose en este contexto, la guerrilla en otros países, acciones de la clase obrera, de las fuerzas democráticas de los países desarrollados y de los movimientos de liberación nacional. A lo que se unieron el movimiento de pacifista y los sectores cristianos en acciones de coligamiento progresistas en estos países, tomando rumbos diversos.
El grado de participación de los sectores populares en la conducción directa de las transformaciones político-sociales en Latinoamérica, mantuvo un grado de participación de las clases emergentes que señalaban una nueva realidad en el contenido, incluyendo las masas cristianas que observaban desde entonces mayores posibilidades de formación de gobiernos democráticos enfrentados con el imperialismo norteamericano.
Con la bancarrota de la “Alianza para el Progreso”, el enemigo histórico, el imperialismo norteamericano recurrió principalmente a sus viejos métodos intervencionistas y a la acción de la CIA, como instrumento de espionaje y de provocación. Sobre esta base organizó el derrocamiento del gobierno de Guatemala y durante todos los años posteriores ha dirigido la liquidación de miles de compatriotas latinoamericanos que militaron en sectores sociales, culturales y religiosos entre otros.
Las masas de la región, muy ligadas a los momentos claves de las luchas revolucionarias, que tienen su precedente en las contiendas anti-coloniales, gestan una determinada incorporación revolucionaria del bajo clero, que se identifica con los sufrimientos de las capas más pobres de estas sociedades dominadas.
En este contexto, junto a la sustracción de los principales recursos, los intentos imperialistas por reactivar la “guerra fría” mediante el incremento de su arsenal bélico y su activación de las llamadas guerras locales, constituyen factores que a la vez aumentaron los impulsos de la lucha del movimiento izquierdista y revolucionario en el seno de la población cristiana.
Por otro lado se destacó la gestión de lo que se ha dado en llamar nueva iglesia, iglesia rebelde, a través del Papa Juan XXIII, quien trabajó por un diálogo franco con creyentes y no creyentes, o sea, se constata desde la práctica histórica, lo que constituyó el colofón del inicio de una renovada concepción y una apertura de la Iglesia Católica hacia determinados matices de modernización, acorde con el momento. O sea, entendimiento con otras religiones e incluso el diálogo con los marxistas.
Como resultado de este desarrollo histórico objetivo, se observa que se producen semejantes estados de ánimo en los, sectores eclesiásticos, dando lugar a la forma de reflexión cristiana revolucionaria en que se inscribe la Teología de la Liberación, como hecho singular en la historia de las luchas, en un continente de mayor difusión católica, imprimiendo esta un carácter revolucionario y progresista dentro del seno del cristianismo y algunas Iglesias protestantes, optando desde su raíz, por la opción por los pobres y marginados al plantearse la praxis liberadora, como la solución a los males que los aquejaban.
Al considerar no solo en la actualidad la importancia y necesidad histórica de establecer un diálogo entre creyentes y no creyentes, sino la urgencia de una acción transformadora y revolucionaria de conjunto en lo estratégico, dada las condiciones de cómo interactúan la religión y las condiciones sociales, desde lo histórico dada las circunstancias propias de la región, por un conjunto específico de factores objetivos (económicos, clasistas, de relaciones económicas, de modos de vida ) y subjetivos (culturales, educacionales, expectativas, niveles de religiosidad): es una alternativa revolucionaria frente a la ideología dominante (política y religiosa) que revela heterogeneidad y contradicción en dicho campo, que tiene como expresión teórica a la Teología de la Liberación. La diversidad de posiciones respecto al socialismo con argumentos religiosos, es un reflejo de la contrariedad del fenómeno y la heterogeneidad. En la práctica política implica la necesidad de distinguir tipos de religiosidad en formas diferentes de enfocar la realidad social por las agrupaciones religiosas y por los individuos.
En Brasil con el Partido del Trabajo surgieron comunidades eclesiales de base, donde logran mayor apego de atención y sistematicidad a sus problemas cotidianos, como asociaciones de vecinos, grupos que viven la fe en sus encuentros y que tienen su fuerza en el grupo cristiano y no en la institución, ni en las tradiciones, sino en el cristianismo como instancia de esperanza.
El carácter praxiológico de la fe es lo que tiende a convertir a la reflexión teológica de la Teología de la Liberación, en una cosa diferente a lo que el hacer teológico ha sido hasta el presente.
Desde esa perspectiva la Teología de la Liberación, puede ser un factor clave en la necesidad histórica de la unidad entre creyentes y no creyentes en la historia de la región de referencia, es un hecho de singular importancia en tanto el papel a jugar en las luchas latinoamericanas y como expresara el Guerrillero Heroico cuando los cristianos se incorporan a la Revolución Latinoamericana, esta sería invencible” (2004-365).
Algunos autores fundacionales de esta forma de Teología, refieren que la educación liberadora tuvo gran acogida y se desarrolló en los movimientos renovadores de la iglesia católica al calor de la opción por los pobres que indicara la conferencia de Medellín en 1968. Fue la que nutrió, en tiempos de la seguridad nacional, al movimiento de cristianos por el socialismo, donde se observa un nivel de participación de sacerdotes, pastores, religiosos y religiosas. Algunos de ellos asesinados por los gobiernos dictatoriales. Esto también tiene su sustento en los documentos de Santa Fe del I al IV.
Se trata de concentrarse no solo en el terreno de la práctica educativa por sí, sino insertarse en la práctica socio-política, organizativa y cultural, de muchas experiencias en el continente.
La gente vive en su diversidad, la diversidad es local, regional, económica, de género, religión, etnia, ideología, etc. La gente vive en su cultura y por tanto vive sus culturas. En este sentido la Teología de la Liberación está a tono con este pensamiento desde su praxis en el surgimiento de las comunidades eclesiales de base; así, la importancia lograda por ellas en la lucha de liberación, desprende recelos en el seno de la jerarquía, de allí su aspiración por silenciarlas o destruirlas y a tales efectos cuentan con el apoyo del Vaticano.
En su caminar las comunidades han enfrentado muchas dificultades; su auge y el papel que han jugado en algunos procesos de liberación han despertado el temor y la resistencia de algunos sectores de la jerarquía, que han tratado de frenar su crecimiento y disolverlas.
Según Boff, en tanto la Teología de la Liberación es portadora en las comunidades eclesiales de base, con una lectura crítica de la biblia y representada por primera vez en la historia eclesiástica, el grito articulado de los oprimidos que desde la periferia claman hacia el centro de diversas Iglesias escuchando ese clamor. Conviene vigilar para que este sea asimilado de forma espiritual y moral y se incorpore así a las instituciones vigentes .
En segundo lugar siguiendo a Boff, esta teología ha recuperado el carácter revolucionario del cristianismo. Lo ha liberado del cautiverio capitalista como fuerza de apoyo del orden creado por él, profundamente desfavorable para los pobres. Ha arrebatado al marxismo del monopolio de la idea de la transformación social.
Iglesias de origen católica y algunas protestantes, asumen la actitud de protesta contra las opresiones y de incorporación en los movimientos liberadores, mostrando la dimensión liberadora en la vida terrenal, del pueblo oprimido .
En tercer lugar, esta Teología ha situado la praxis concreta en las cuestiones económicas, políticas sociales e ideológicas del pueblo, como objeto de reflexión teológica y no como una problemática ajena a la historia, siempre conflictiva. Ha elaborado una hermenéutica original mediante la cual se articula el discurso de la fe con el discurso de la sociedad en la óptica de los oprimidos, garantizando el carácter teológico de la teología.
En cuarto lugar la Teología de la Liberación ha definido otro lugar de elaboración teológica, menos académica y más comunitaria y al servicio directo de la comunidad. Hay una profunda eclesialidad porque está hecha en comunión con una pastoral y sus pastores. El sujeto de la teología no es principalmente el teólogo individual sino la comunidad que colabora en los planteamientos y soluciones, con sus prácticas y reflexiones, asumidas y profundizadas por el teólogo. La Teología de la Liberación ha favorecido la aparición de una teología popular, hecha por los agentes pastorales y por los militantes cristianos. En quinto lugar, la Teología de la Liberación rescata el carácter evangelizador que toda reflexión cristiana debe tener. Debe llevar una buena noticia de liberación y esperanza a las personas. Para ello no basta que la Teología sea ortodoxa; es necesario que asuma el riesgo de pensar en las cuestiones vitales y dramáticas de la existencia personal y social, confiriéndoles una perspectiva de consuelo y de promesa de salvación.
Por fin una Teología de la Liberación es una teología perseguida, en la sociedad dominante, es acusada de marxista y de fomentar la lucha de clases. Hay quienes la acusan de politizar la Fe y de crear una iglesia paralela. Reconociendo algunos excesos, generalmente es una forma para no tomarse en serio la opción preferencial por los pobres y no aceptar el desafío que viene de las comunidades eclesiales de base, las cuales obligan a revisar la división social del trabajo religioso y dar un lugar más prominente a los laicos. Principalmente a las mujeres, dentro de las Iglesias.
Esta situación debe ser confrontada por los teólogos como una forma de vivir el espíritu de los perseguidos y de compartir el sufrimiento del pueblo oprimido. El mérito mayor de esta forma de hacer teología es la definición como reflexión crítica sobre la praxis histórica de liberación de un continente, la Teología de la Liberación se presenta explícitamente, en esta etapa, como una forma latinoamericana de teología, como teología política, y la insistencia en el punto de partida histórico de la reflexión de la situación de América Latina dominada con excepción de Cuba en este contexto.
Con relación a este tipo de Teología el compañero Fidel Castro argumentó “Yo podría definir la Teología de la Liberación como un reencuentro con sus raíces, con su historia más humana y más gloriosa, de tal magnitud que ello obliga a todas las izquierdas en América Latina a tener esto en cuenta, como uno de los acontecimientos más fundamentales de los que han ocurrido en nuestra época” (Fidel, 1985:291)
En el propio medio religioso cubano se ha producido una actividad y un pensamiento sistematizado que se contrapone al conservadurismo y reacción religiosos. Una parte considerable de la población creyente, incluso de cristianos y otros identificados con expresiones y agrupaciones determinadas, han obviado y han participado conscientemente en diferentes actividades políticas, sociales y de la defensa. Diversas organizaciones religiosas han realizado actividades en apoyo del proceso cubano y manifestada disposición de contribuir con los objetivos del proceso de actualización y de la implementación de la política económica y social de la Revolución Cubana, tanto en declaraciones públicas dentro y fuera del país. Son significativas las acciones de solidaridad que se promueven en el medio religioso nacional y extranjero entre otros, contra el bloqueo impuesto por Estados Unidos.
Desde los primeros años de la etapa revolucionaria se ha producido en medios cristianos cubanos, en especial dentro del movimiento ecuménico y de iglesias protestantes históricas, un pensamiento sistematizado, incluso en términos teológicos, con clara orientación hacia los problemas sociales, que advierte la consonancia entre los objetivos de la revolución cubana y los principios cristianos (Berges, Cárdenas y Carrillo, 1992), sin que por ello se renuncie a la vocación profética.
Coincide la autora con (Berges y otros, 1993) sobre el surgimiento y desarrollo de concepciones teóricas sistematizadas como la denominada “nueva teología cubana” de contenido revolucionario y progresista, revelan que en la práctica social cubana las creencias y prácticas religiosas no impiden la participación consciente en un proceso social transformador y los creyentes por ser tales no son necesariamente opuestos al progreso social ni al socialismo.
En un mundo en crisis, hay teologías y otros sistemas teóricos religiosos que legitimen el orden de cosas imperante< pero otros lo desaprueban. El criterio religioso de un mundo mejor adquiere a su vez diversas modalidades, en sintonía o en oposición a teorías laicas, no necesariamente antirreligiosas, favorables al cambio social.
En los temas de debate actual con relación al marxismo, se destaca el carácter creador en la América Latina, y el lugar y el papel de los movimientos sociales conectados con la temática en cuestión, esta corriente de pensamiento se dibuja, especialmente en los pueblos originarios, quienes se remonta a los líderes de los enfrentamientos a los conquistadores españoles como Túpac Amaru, y a Bolívar como el padre de la independencia suramericano, buscando asentar sus proyectos de cambio socio-político en las tradiciones nacionales y continentales revolucionarios.
Por ello, no hay tarea más urgente para las izquierdas de América Latina y el Caribe, que recorrer el empinado trayecto que conduzca a la unidad de nuestras fuerzas revolucionarias desprejuiciados de posiciones verticalistas y dogmáticas ; tanto a nivel local y nacional como a niveles regionales, por un mundo mejor, por una cultura de paz.

3. CONCLUSIONES
 Contribuye a la creación de una cultura de paz en tanto es un hecho trascendental de la historia de las luchas latinoamericanas en el siglo XX y puede acelerar y desacelerar procesos en este siglo, como variable de utopía en la unidad política de las masas, a partir del papel a jugar con las clases emergentes, pobres y excluidas para enfrentar su enemigo común, el imperialismo y alcanzar los objetivos sociales por los que luchan.
 La singularidad de la Teología de la Liberación, estriba que marca una ruptura con lo tradicional y con lo oligárquico, como factor clave de enfrentamiento al fundamentalismo de derecha cristiana exacerbado hoy desde las políticas hegemónicas. Esta forma de teología le imprime a este fenómeno religioso un nuevo carácter revolucionario, al romper con las estructuras de la jerarquía eclesiástica desde un perfeccionamiento de la reflexión crítica de la fe, es reconocido por autores el aporte a las Ciencias Sociales desde un cuerpo categorial novedoso, como clases emergentes, excluidos entre otros, por una cultura de paz, como alternativa ante los dilemas de la contemporaneidad, donde Cuba constituye una particularidad.

4. BIBLIOGRAFIA
 Arce Martínez Sergio, “Las Siete y las setenta veces siete palabras”, Editora Centro de Estudios del Consejo de Iglesias de Cuba, diciembre1997.
 Báez Rosa Miriam, “Chávez Nuestro”. Consejo de Estado, enero del 2005.Editora del consejo de Estado.
 Berges,J., R. Cárdenas y E. Carrillo,“ El pastorada protestante y la Nueva Teología Cubana", en La Religión. Estudios de especialistas cubanos sobre la temática, Editora Política, La Habana, 1993.
 Betto Frei. “Fidel y la Religión”, conversaciones con Frei Betto. Oficinas del Consejo de Estado, La Habana, Cuba, 1985.
 Benjamín Forcano, “Leonardo Boff, Semblanza, Teología de la Liberación”, Editorial Nueva Utopía, 1997.
 Boff Leonardo, “Iglesia, Carisma y Poder”, Editorial Sol Terrae, Santander 1982.
 Bunge, M. “Paradigmas y Revoluciones en Ciencia y Técnica”. En problemas de teoría y metodología del conocimiento. Ediciones universidad de la Habana, 1985.
 Castro Ruz, Fidel. “Conciencia, Ideología y Política”, Editora Política, 1985.
 ————————“Nada podrá detener la marcha de la historia”, Editora Política, 1985.
 ————————“Desaparezca el hambre y no el hombre”, discurso pronunciado en Río de Janeiro durante la conferencia sobre medioambiente y desarrollo, 12 de junio de 1992.
 ————————“Reflexiones, “Una especie en peligro de extención”,21 de septiembre, previo a la Cumbre de Copenhague, web Cuba debate, Cuba, 2009.
 ————————“Reflexiones, “La verdad de lo ocurrido en la Cumbre (de Copenhague)”, 19 de diciembre, web Cuba debate, Cuba, 2009.
 ————————“Reflexiones, “El derecho de la humanidad a existir”, 26 de diciembre, web Cuba debate, Cuba, 2009.
 ————————“Ciencia, Tecnología y Sociedad”, II T. Editorial Política, La Habana, 1990 y 91.
 Colectivo de autores, “La religión en América Latina, Sociedad y Teoría”. Editora América, 1972.
 ————————“Los llamados Nuevos Movimientos Religiosos en el Gran Caribe”, Centro de Estudios sobre América, Ediciones CEA 2006.
 …………………… “Los Nuevos Movimientos Religiosos en Cuba” Centro Félix Varela- Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas. Publicaciones Acurio, La Habana, 2013.
 ————————“La Teología de la Liberación desde una perspectiva Cubana”. Editorial Academia, La Habana, 1993.
 ————————“Revolución y Religión”, Editora Dirección Política de la FAR, Septiembre 1997.
 ———————–“Necesidad de la unidad de la izquierda en América Latina y el Caribe”. Presentado por el PCC en reunión del Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo, La Habana, Junio de 2013.
 Comas Martínez, Belkiss “Aproximación a la Teología de la Liberación”. Trabajo de Diploma, Enrique José Varona, Facultad de Ciencias Sociales. Mayo 1983.
 ———————–“La Teología de la Liberación, como hecho singular en la historia de las luchas Latinoamericanas, por una Cultura de paz”, articulo presentado en el VII Evento Internacional Socio religioso del CIPS, La Habana, Julio 2 al 7, 2013.
 Documentos Programáticos e Informes del I-VI Congresos y de la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba (folleto). Editora Política, 1975-2012.
 1era Conferencia Nacional del PCC, Editora Política, 2012.
 Dussel Enrique, “Teología de la Liberación, un panorama de su desarrollo”. Editorial Potrerillos, México, 1995.
 Editores Alfredo Prieto González y Jorge Ramírez Calzadilla, “Religión, Cultura y Espiritualidad a las puertas del tercer milenio”. Editorial Caminos, La Habana 2000.
 EE.UU. vs. Cuba, “Más de II siglos de agresiones”, Editora Verde Olivo, mayo, 1992.
 Engels, Federico. “Dialéctica de la naturaleza”, Editora Política, La Habana, 1979.
 ————————,”Anti-Duhring”, Editora Política, 1979.
 Fernández Domínguez, Rafael, “La libertad religiosa en el marco de los derechos humanos”. Colección Reflexiones No.3, CEA, 2005.
 Freyre, Pablo, “Por una educación popular, por una educación liberacionista”. Editorial Caminos, 1999.
 Fuentes Navarro, Raúl, “La emergencia de un campo académico”. Editora México, 1998.
 Galeano, Eduardo, “Las venas abiertas de América Latina”, Casa de las Américas, 2004.
 Gutiérrez, Gustavo, “Teología de la Liberación, perspectiva”. Editora Sígueme, Salamanca, 1985.
 Ilich Lenin, Vladimir, “Materialismo y Empiriocriticismo”, Editora Política, 1979.
 Informes cablegráficos AP, UPI, AFF.
 Kauski, Karl. “El Cristianismo, sus orígenes y fundamentos”, Editora Política, 1986.
 Kopnin V. “Lógica dialéctica”, Editora Universidad de la Habana”, 1980.
 Marx, Carlos. “El capital”, Editora Ciencias Sociales, Instituto Cubano del libro, La Habana, 1981.
 ————————Y Federico Engels. “El Manifiesto Comunista”. Editora Política, 1975.
 ————————“Sobre la Religión”, Editora Política, 1981.
 ————————Obras Escogidas en dos tomos, Editorial Moscú, 1971.
 Mina Gianni. “Habla Fidel”, Editora Madrid, 1988.
 Miranda, Olivia. “Ciencia, Tecnología y Sociedad en el pensamiento de Fidel Castro Ruz”, Editora Ciencias Sociales, 2005.
 Mo-Sung-Yung. “Economía, tema ausente en la Teología de la Liberación”. Editora DEI San José, Costa Rica, 1994.
 ————————“La Teología de la Liberación entre el deseo de la abundancia y la realidad de la escasez”, Editorial DEI, Costa Rica,No110,2003

 Núñez Jover, “Indagaciones metodológicas acerca de las Revoluciones científicas en Filosofía y Ciencias”, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1985.
 Núñez Jover, Jorge y Alonso Hernández, Narciso, “Universidad e innovación tecnológica”. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1999, pág. 36-54.
 Platero Silvio, “Globalización y Reconversión Religiosa”. Un reto a la identidad latinoamericana, en Cuadernos de Nuestra América. Enero- Junio, La Habana 2000.
 ———————— (compilador). “El fundamentalismo religioso hoy”, Colección Reflexiones No 2 Centro de Estudios sobre América, La Habana, 2002.
 Ramírez Calzadilla, Jorge, “El incremento religioso desde la perspectiva de las Ciencias Sociales”, CIPS, 2004.
 ————————“La Teología de Liberación desde una perspectiva Cubana”, Editorial Academia, 1993.
 Richard Pablo, “Fuerza ética y espiritual de la Teología de la Liberación en el contexto actual de la globalización”, La Habana, Editorial Caminos 2004, pág. 97-100.
 Reguillo, Rosana, “4 Ensayos de comunicación y cultura para pensar en lo contemporáneo”. México, Universidad Iberoamericana, León, 2002.

Publicado el 14 de noviembre de 2014 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: