El armantismo amenaza a la paz mundial, a debate en Guantánamo

Publicado por Raiza Martin Lobo en 3:43 p. m.
Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest
Seminario-Paz-Abolición-Bases-Militares
Por. Yadira Cruz Valera

El armamentismo y la inestabilidad de la paz mundial centraron los debates matutinos la de la segunda jornada del IV Seminario por la Paz y Abolición de las Bases Militares Extranjeras que sesiona en la ciudad de Guantánamo desde ayer y culminará mañana.

Durante su conferencia sobre desarme nuclear, el doctor Leyde Rodríguez de Cuba, expuso los desafíos que enfrenta la humanidad ante el incremento desproporcionado de toda la maquinaria armamentista de Estados Unidos y las potencias occidentales.

En su intervención, el investigador exhorto a desmontar el mito propagandístico, que venden las grandes trasnacionales de la comunicación, de que vivimos en un mundo más seguro.

“La principal amenaza a la paz y la seguridad internacional sigue radicando en la existencia de armas nucleares en continuo perfeccionamiento”, expresó.

Nos quieren hacer creer que en la llamada postguerra fría estamos en un mundo más estable y eso no es cierto, puntualizó, por eso es necesario concientizar y movilizar a los pueblos en la lucha contra el armamentismo.

“El fracaso de las Conferencias sobre Desarme y la de No proliferación Nuclear, los grupos terroristas incontrolables-creados por Occidente-, las 16 mil 500 armas nucleares existentes, son ejemplos preclaros de lo que está sucediendo”, expresó Rodríguez.

Por eso la política exterior cubana ha partido siempre del principio de “Desarme General y Completo”, el armamentismo es un fenómeno que amenaza la paz mundial, aseveró.

Anuncios

Pacifistas del mundo reclaman en Guantánamo devolución de territorio ilegalmente ocupado

nov 22, 2015
52664-fotografia-m
GUANTÁNAMO.— «Fue aquí donde el imperialismo norteamericano puso sus pies para amenazar, violar y agredir la soberanía del pueblo cubano», sentenció María Do Socorro Gomes, presidenta del Consejo Mundial por la Paz (CMP), en el preámbulo de la reunión del Comité Ejecutivo de esa instancia, que sesiona en esta provincia.
La cita ocurre en un contexto histórico, de alta sensibilidad política y carga simbólica, expresó la líder pacifista.
Argumentó que por esa franja de 117 kilómetros de territorio, ilegalmente ocupados contra la voluntad del pueblo de Cuba, comenzó la campaña militarista, guerrerista e injerencista del imperialismo que hoy amenaza la sobrevivencia de toda la humanidad.
Do Socorro Gomes recalcó el compromiso de todos los integrantes del CMP —del que es parte el Movimiento Cubano por la Paz (MCP)— de fortalecer y ampliar la lucha contra las bases militares, empezando por la enclavada en Guantánamo.
Cerca de una veintena de representante de movimientos pacifistas de Europa, Asia, y América Latina, coordinan desde ayer y hasta este sábado acciones para denunciar el cierre de la base militar en suelo guantanamero y exigir su devolución a los verdaderos dueños, además de abogar por el cese de la injerencia imperialista.
La reunión del CMP ocurre en un momento de mucha gravedad por las sangrientas consecuencias, que genera el terrorismo y que tiene su expresión palmaria en los atentados contra un avión ruso con más de 200 pasajeros y los ataques en los que murieron unas 130 personas en las calles parisinas, explicó la dirigente antibelicista.
Previo a la apertura de las sesiones de trabajo quedó inaugurada, en la plaza Mariana Grajales, de esta ciudad, la exposición de carteles Un mundo de paz es posible, auspiciada por la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS) y el Movimiento Cubano por la Paz (MCP).
Matilde Márquez, presidenta de la ACCS en la provincia, dijo que la muestra está compuesta por 46 obras premiadas entre más de 120 inscritas en el concurso auspiciado por esa institución junto al MCP.
La exposición cumplirá hasta más allá del 1ro. de enero de 2016, en saludo al triunfo de la Revolución Cubana, un amplio programa de presentaciones en centros laborales e instituciones guantanameras antes de ser llevada a otras provincias, aseguró Márquez.
«Se trata de despertar conciencia, apelar a los mejores valores de las personas, así como mover el pensamiento antibelicista para legar un entorno de paz a nuestros hijos», apuntó.
Lisván Lescaille Durand

Guantánamo por la paz sin bases militares

Lista la oriental provincia cubana para celebrar el IV Seminario Internacional de Paz, por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras…
Raisa Otilia Martín Lobo
base-guantanamo-palmerola
Exigirán en Guantánamo más de 200 pacifistas la abolición de las bases militares. (Cubahora)
• Base Naval de Guantánamo: Área de 117 mil 6 kilómetros cuadrados ocupada ilegalmente desde 1903 por los Estados Unidos contra la voluntad del pueblo cubano. Esta instalación se encuentra en la Bahía de Guantánamo. En el último cuarto del siglo XX, la base fue usada como centro de reclusión para refugiados cubanos y haitianos interceptados en alta mar.
• Se estima que Estados Unidos posee entre 700 y 800 bases militares por el mundo.
La provincia de Guantánamo está lista para acoger el IV Seminario Internacional de Paz, por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, del 23 al 25 de noviembre, con el objetivo de reflexionar sobre los daños que representan los enclaves militares en distintas partes del mundo.
El Seminario tiene entre sus propósitos denunciar la política injerencista de las grandes potencias, empeñadas en establecer ba¬ses militares en todos los continentes. También lograr el apoyo de los participantes a la justa demanda del pueblo y el gobierno cu¬banos al de los Estados Unidos, para que devuelva el territorio ocupado ilegalmente desde 1903 por la Base Naval de Guantánamo.
Silvio Platero Irola, presidente del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, confirmó en esta ciudad la participación de más de 200 pacifistas de 27 países, de todos los continentes, que asisten al IV Seminario para presentar ponencias, experiencias y vivencias en torno a la presencia de las bases militares en sus países y el efecto que tienen sobre sus habitantes.
“Este Seminario —señaló el académico— difiere de los anteriores por la masividad. En cuanto al contenido se parece mucho a los anteriores, sin embargo, lo novedoso es la presencia de una fuerte representación de norteamericanos y del movimiento pacifista de esa nación, con un número considerable de participantes. Antes eran dos o tres, ahora es la delegación más grande en cuanto a país”.
La presidenta del Consejo Mundial de Paz, Socorro Gomes; el presidente del Consejo Estadounidense por la Paz, Alfred Mardher, y la activista pacifista norteamericana Cindy Sheehan, conocida como Mamá Paz, prestigiarán el IV Seminario. A estas personalidades se suman, además, Medea Benjamín, líder del grupo Código Rosa; Ann Wright, excoronel de la marina norteamericana; y Ramsey Clark, exfiscal general de esa nación, quienesintercambiarán experiencias y reflexionarán en torno a los efectos de esas instalaciones militares en diferentes partes del mundo.
Como antecedente del Seminario, los días 20 y 21, se realizó la reunión del Comité Ejecutivo del Consejo Mundial por la Paz, en los salones de la Plaza de la Revolución Mariana Grajales, con la participación de activistas de Estados Unidos, Canadá, Italia, Puerto Rico, Chile, Brasil, Turquía, Palestina y Bélgica; quienes denunciarán la extrema situación de violencia que se vive en el mundo.
“Este encuentro —informó Silvio Platero Irola— por vez primera se realizará fuera de la capital del país. Y al desarrollarse en Guantánamo cobra un gran simbolismo. Aquí está enclavada la base naval del gobierno de los Estados Unidos, la más antigua del mundo y el único enclave de ese tipo establecido contra la voluntad popular, por lo que representa el cierre definitivo de la ilegal base yanqui en la bahía de Caimanera”.
Los seminaristas realizarán un recorrido por centros históricos culturales de esta oriental provincia, disfrutarán de la popular noche guantanamera, tendrán un encuentro con residentes en un Comité de Defensa de la Revolución (CDR) de la ciudad de Guantánamo y visitarán el poblado costero de Caimanera, territorio limítrofe con la ilegal base naval norteamericana, para desde allí, hacer la declaración final del Seminario junto a los pobladores del municipio.
Un elemento clave en el actual proceso hacia la normalización de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos es la devolución del área ocupada por la ilegal base naval yanqui. Por tanto, la solución de este conflicto deviene una mirada internacional de quienes se suman al pedido del retorno a Cuba de parte de su territorio, donde desde hace más de diez años el gobierno de Estados Unidos mantiene, además, uno de los centros de tortura más espantosos y brutales del planeta, en el que se violan los más elementales derechos humanos.

Voces por la paz y la abolición de bases militares extranjeras Publicado el 22 noviembre, 2015 • 15:22 por Rodny Alcolea Olivares

DSC00023
Foto: Rodny AlcoleaFoto: Rodny Alcolea

“Instar a todas las personas de bien a construir juntos un mundo de armonía y concordia que no solo es posible sino imprescindible será el primer llamado que primará en este Seminario de paz y por la abolición de las bases extranjeras, que por cuarta ocasión se desarrolla en Guantánamo”. Así expresó a Trabajadores la brasileña María Do Socorro Gomes, presidenta del Consejo Mundial de la Paz (CMP), quien en nombre de sus compañeros manifestó su agradecimiento a las autoridades de la más oriental provincia cubana por la realización del seminario, el de mayor participación de extranjeros de los efectuados hasta la fecha y que se hace en un contexto internacional signado por el auge del terrorismo en varias regiones del planeta. “Desde hoy lunes y hasta el próximo día 25 —dijo Do Socorro Gomes— alrededor de 200 antibelicistas de unos 27 países se dan cita en Guantánamo para aunar acciones en relación con las campañas a favor de la paz, única forma de preservar a la humanidad”. “Guantánamo es el territorio del archipiélago cubano donde existe, desde principios del siglo XX, y en contra de la voluntad de su Gobierno y pueblo, una base militar norteamericana, por lo que al desarrollarse el seminario en esta histórica tierra cobra un gran simbolismo”, declaró Silvio Platero Yrola, presidente del Movimiento Cubano por la Paz.

La base de Guantánamo, una grave afrenta a la paz

Publicado el lunes, 16 de noviembre de 2015 14:59 pm | Escrito por Pedro Martínez Pírez
1447704068guantanamo1
Luego de la reciente y muy contundente victoria cubana contra el bloqueo de Estados Unidos, que tuvo como escenario la Asamblea General de las Naciones Unidas, doscientos pacifistas de todo el mundo vendrán a Cuba esta semana para exigir a Washington que se retire de la centenaria base naval de Guantánamo.
El bloqueo económico, comercial y financiero y la ilegal base que Estados Unidos mantiene en el territorio de la oriental provincia de Guantánamo, son dos obstáculos fundamentales, aunque no los únicos, para que pueda hablarse de normalización de las relaciones entre los gobiernos de Washington y La Habana.
De ahí la importancia del IV Seminario Internacional de Paz y Abolición de Bases Militares Extranjeras que sesionará los días 23 y 25 de noviembre en la provincia cubana de Guantánamo.
Estos Seminarios se celebran cada dos años en Cuba y son organizados por el Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos y el Consejo Mundial de la Paz. Y según informó en La Habana Silvio Platero, Presidente del Movimiento pacifista cubano, han confirmado su participación representantes de cuarenta países.
Varios embajadores acreditados en Cuba asistirán a la cita de Guantánamo, entre ellos Edgar Ponce, representante de Ecuador, país que este 2015 ostenta la presidencia pro tempore de la CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y cuyo gobierno decidió cerrar hace algunos años la base militar que Estados Unidos operaba en la ciudad ecuatoriana de Manta.
La permanencia en la oriental provincia cubana de Guantánamo de una base militar de Estados Unidos, contra la voluntad del pueblo y el gobierno de Cuba, constituye también un flagrante irrespeto por Washington hacia la Declaración de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, aprobada el pasado año en La Habana por todas las naciones integrantes de la CELAC.
La base de Guantánamo, donde además existe una cárcel en la cual se violan en forma flagrante los más elementales derechos humanos de los presos, que además carecen de asistencia jurídica, es la instalación militar más antigua de Estados Unidos en el mundo, y cuya prolongada permanencia constituye una violación inaceptable de la soberanía cubana y del derecho internacional.

Guantánamo, sede de la paz mundial

La oriental provincia acogerá los días 20 y 21 de este mes a más de 200 pacifistas de todo el mundo, en el IV Seminario Internacional de Paz y Abolición de Bases Militares Extranjeras
Autor: Laura Prada | internet@granma.cu
12 de noviembre de 2015 23:11:51
f0047931
Uno de los objetivos de la cita es favorecer el intercambio de experiencias sobre las consecuencias de esas instalaciones militares.
Durante los días 20 y 21 del presente mes se desarrollará el IV Se¬minario Internacional de Paz y Abo¬lición de Bases Militares Ex¬tranjeras, en la provincia de Guantánamo, in-formó este jueves, en el Centro de Prensa Interna¬cional, Silvio Platero, presidente del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos.
El encuentro, organizado por el Movimiento Cubano por la Paz y el Consejo Mundial por la Paz, sesionará en la sala Mariana Grajales de la Plaza de Revolución de esa provincia.
Uno de los objetivos de la cita es favorecer el intercambio de experiencias sobre las consecuencias de esas instalaciones militares en diferentes partes del mundo.
Platero dijo que fue escogida esa provincia cubana para la celebración del Seminario, porque allí se encuentra la base militar más antigua que posee
EE.UU. fuera de su territorio, la ilegal base naval de Guantánamo.
Según el Presidente de esa organización en la Isla, en el caso de Cuba, este lugar es foco permanente de ac¬ciones que atentan contra su pueblo y la soberanía e integridad nacional.
Ese territorio ilegalmente ocupado, desconoce la declaración de Zona de Paz realizada por los países miembros de Comunidad de Estados Lati¬noa¬me¬ricanos y Caribeños (Celac) en el 2014 en La Habana.
La Base Naval de Guantánamo sur¬ge como parte del Tratado de Bases Navales y Carboneras de 1903, el cual fue cancelado por Cuba desde 1960, pero que Estados Unidos se ha negado a aceptar.
La solución de este conflicto es uno de los principales pedidos cubanos desde el triunfo de la Revolución y un elemento clave en el actual proceso hacia la normalización de relaciones entre ambos países.
Estos seminarios se desarrollan en Cuba desde el 2008, con carácter bie¬nal, y según trascendió en el encuentro con la prensa, continuarán mientras no sea eliminada la base naval de Guantánamo.
Hasta el momento han confirmado su asistencia al evento más de 200 pacifistas, entre ellos representantes de los 40 países miembros del Conse¬jo Mundial.
El Consejo Mundial por la Paz es una organización no gubernamental de carácter multinacional, fue constituido en 1950 en Polonia, mientras, el Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos es miembro fundador del Consejo; su primer presidente fue Fernando Ortiz.

La patria no siempre se le sirve con un fusil en la mano

Ese día el Co¬man¬dante en Jefe se dirigió a Guantánamo para sostener un encuentro muy especial con los obre¬ros cubanos que trabajaban en la Base Naval
f0047921
Autor: Eugenio Suárez Pérez | internet@granma.cu
Autor: Acela Caner Román | internet@granma.cu
12 de noviembre de 2015 22:11:45
Antigua imagen de la Base Naval de Guantánamo. Foto: Archivo
En los últimos meses de 1960, fueron ar¬madas las unidades de las Milicias Nacionales Revolucionarias que se venían formando y preparando desde principios de año. En San¬tiago de Cuba, el domingo 13 de noviembre de 1960, numerosos batallones recibieron sus armas y desfilaron, con mucho entusiasmo y fervor revolucionario, desde el Alto de Quin¬tero hasta el aeropuerto Antonio Ma¬ceo.
Fidel, Raúl, Vilma, Celia y otros dirigentes es¬tuvieron presentes en el desfile y, en áreas aledañas al aeropuerto, el jefe de la Revo¬lución les dirigió la palabra.
Ese día, en otras muchas ciudades del país, también recibieron sus armas los batallones de milicianos que se preparaban, resueltamente, para enfrentar la agresión militar contra Cuba proyectada por el gobierno de Eisen¬hower.
Esa tarde, desde Santiago de Cuba, el Co¬man¬dante en Jefe se dirigió a Guantánamo para sostener un encuentro muy especial con los obre¬ros cubanos que trabajaban en la Base Naval.

TENER SUFICIENTE VALOR Y SUFICIENTE INTELIGENCIA
En horas de la noche, en el local del Ins¬tituto de Segunda Enseñanza de Guan¬tána¬mo, al iniciar su amena charla, Fidel afirmó: “Ha¬cía mucho tiempo que tenía la idea de celebrar una reunión con ustedes, los obreros de la Base Naval de Caimanera. En realidad, como tenemos mucho trabajo, habían ido transcurriendo los meses y no había podido venir a cumplir este propósito. Por fin hoy, haciendo un esfuerzo y pidiéndoles, al mismo tiempo, la excusa por la hora en que hemos llegado, decidimos hacer el viaje aquí y organizar, discretamente, esta reunión”.1
El líder de la Revolución quería conversar solamente con ellos. Por eso, casa por casa, los obreros de la base fueron citados pocas horas antes del encuentro.
Fidel les aclaró que lo hizo porque no quería que se armara agitación alrededor de su visita y de la reunión. Su preocupación no era que se supiera el contenido de la reunión sino que fuera una reunión tranquila, para analizar con tranquilidad cuestiones de interés para esos trabajadores.
En primer lugar, el Comandante en Jefe se refirió a que, en todo lo relacionado con la base naval norteamericana en Guantánamo, el go¬bierno cubano se consideraba en la obligación de actuar con mucho cuidado, pues Es¬ta¬dos Unidos podría tomarla como un pretexto para crear conflictos al Gobierno Revo¬lucio¬nario. Fidel agregó: “Siempre he-mos estado preocupados con esa posibilidad de que un día quieran fraguar una auto provocación”. Y no faltaron las intenciones.
Sobre este asunto, destacó que se habían adoptado medidas, e incluso, se había advertido al pueblo cuando, exaltado, en los actos gritaba: “¡Sin fronteras!”, “¡Abajo Caima¬ne¬ra!” pues aunque la gente lo hacía con sinceridad y mucho fervor revolucionario, “la tarea de nosotros, en estas ocasiones, no es la de exaltar más al pueblo, […] el deber nuestro y el deber de nuestro pueblo es tener la suficiente inteligencia, no solamente el suficiente va¬lor, sino también la suficiente inteligencia, para ir llevando adelante su obra, y lograr un día ver realizados todos sus deseos y todos sus sueños, sin que ningún factor, ningún enemigo pueda destruir esa obra”.

HACER LAS COSAS COMO DEBEN HACERSE
Con amplitud, el jefe de la Revolución transmitió sus preocupaciones sobre la base militar y expresó que “nosotros no podemos darles el pretexto a ellos para crear aquí un conflicto y mucho menos para agredirnos”. Y recalcó que aunque nos sentíamos seguros de la capacidad de nuestro pueblo para resistir, el problema de la base era delicado y un punto neurálgico, “un punto —reiteró— donde noso¬tros tenemos que actuar con la mayor inteligencia; un problema legal, un problema de derecho, un problema moral, no un problema de fuerza. Y que tenemos la seguridad que a la larga este derecho nuestro, esa razón moral, eso, triunfará”.
Fidel al continuar su explicación insistió en ser muy cuidadosos de la política a seguir, para no facilitarle al enemigo el camino de una auto provocación o un pretexto para la agresión a nuestro país. “En esta política —acentuó Fi¬del— tiene que haber una línea muy recta y una postura muy patriótica por parte de los trabajadores de la base, los trabajadores cubanos, en el sentido de cooperar con el Gobierno Revo¬lu¬cionario a seguir una política como la que debe seguir con relación a la base de Caimanera”.

LES PIDO NO PERTENECER A LAS MILICIAS
Esa línea recta y esa política fue analizada en detalles por Fidel, quien destacó la postura patriótica y la situación tan difícil que enfrentaban los obreros de la base de Guantánamo como cubanos revolucionarios y patriotas que trabajan en una base militar extranjera.
Fidel partía de la inquietud que tenía el Gobierno Revolucionario por los trabajadores ante la posibilidad de que, por su condición de milicianos, sufrieran tratos arbitrarios y persecuciones. Ese fue el momento en que el máximo líder les planteó que la política a seguir imponía sacrificios de orden sentimental y les preguntó a los presentes si ellos eran “capaces por amor a su país y porque el bien de su país se lo pide, si ustedes son capaces, los obreros de la base, de no pertenecer a las milicias […] eso es lo que yo les vengo a pedir, muy consciente de lo que les estoy pidiendo, y creo que cualquiera no se atreve a venir a pedir eso”.
Con la transparencia, con la verdad, con la razón y con la claridad para argumentar que siempre ha caracterizado al compañero Fidel, les insistió: “Sé que se les pide una cosa dura, y se lo pide un compatriota que tengan la seguridad de que tiene una línea muy firme en todo eso, y que está muy decidido, […] yo lo he venido a pedir con la seguridad de que us¬tedes lo comprenderán y que, además, es¬tarán de acuerdo con nosotros; estarán de acuerdo con nosotros sabiendo, sobre todo, que eso contribuye a que el enemigo no tenga pretextos, a quitarle ocasión al enemigo”.
Un gran murmullo se escuchó en la sala. Los rostros de los trabajadores reflejaban in-cer¬tidumbre, y perplejidad. Nadie hubiese ima¬ginado que Fidel se reuniera con ellos pa¬ra hacerles esa solicitud, sobre todo en aquellos momentos, que Cuba era amenazada y que la agresión era inminente.
Pero, la expresión de los rostros cambió cuando Fidel les dijo:“¡Esto no quiere decir que si nuestro país se viese agredido, no tuviese cada uno de ustedes un puesto y un fusil para defender a su patria!; quiere decir que nosotros debemos seguir una política, que esa política exige sacrificios.
Verdaderamente, pa¬ra nosotros es un gran sacrificio que ustedes estén trabajando en la base; para nosotros es un dolor que ustedes estén trabajando en la base. Sin embargo, nosotros tenemos que aceptar esa situación, mientras nosotros no podamos hacer otra cosa”.
Largo fue el diálogo entre Fidel y los trabajadores de la base que, en su mayoría, estaban incorporados a las milicias. Pero, poco a poco, el convencimiento llegó tras el impacto inicial que causó esa inesperada petición del Co¬mandante en Jefe. Los trabajadores comprendieron que no se podía dar ningún pretexto al enemigo que preparaba su campo de agresiones contra Cuba. La frase de Fidel “A la patria no siempre se le sirve con un fusil en la mano”, caló muy hondo en la conciencia de todos.
Esta reunión con los obreros de la base de Guantánamo, en momentos cruciales en los que todo el pueblo se incorporaba a las milicias, demuestra la mesura y la ética de la Re¬volución Cubana que nunca ha dado un motivo que el imperialismo pudiese tomar de pretexto para una agresión directa a nuestro país.

1 Todas las citas han sido tomadas del discurso de Fidel publicado en Revolución del 16 de febrero de 1960, p. 10.

Asociacion Cubana de las Naciones Unidas

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

MOVIMIENTO MEXICANO POR LA PAZ Y EL DESARROLLO

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

Canadian Peace Congress

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

Visiones de Política Internacional

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

World Peace Council

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

Jamaica Peace Council

Peace is everybody's business.......Keep the Caribbean and Latin America a Zone of Peace......End all wars.......Protect the environment.

A %d blogueros les gusta esto: