DECLARACIÓN FINAL Reunión Regional del CMP para las Américas y El Caribe Toronto, Canadá, 18 y 19 de julio 2016

Con la participación de representantes de 10 organizaciones de Paz del Continente americano, se realizo en Toronto, Canadá, los días 18 y 19 de julio del 2016, la Reunión Regional del Consejo Mundial por la Paz correspondiente a esa zona geográfica que estuvo presidida por la Presidenta del CMP, Socorro Gomes y por el Coordinador Regional Silvio Platero..
Estuvieron presentes en la cita lideres y luchadores por la Paz del Congreso Canadiense por la Paz, anfitrión de la reunión, del Consejo de Paz de Brasil (Cebrapaz), del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (Movpaz), el Consejo por la Paz de los Estados Unidos, del Movimiento Mexicano por la Paz y el Desarrollo (MOMPADE), de la Unión Dominicana de Periodistas por la Paz (UDPP), del Comité de Solidaridad Internacional (COSI) de Venezuela, de la Escuela de Paz de Colombia, del Consejo por la Paz de Jamaica y del Comité de Defensa del Patrimonio Nacional de la Soberanía y Dignidad (CODEPANAL) de Bolivia, asi como IraklisTsavdaridis, Secrecretario Ejecutivo del CMP.
La reunión aprobó el Informe presentado por el Coordinador Regional que recogió la síntesis del trabajo a favor de la Paz en el Continente, constatándose que, aunque modestos, se lograron avances en las acciones de denuncia y movilización social contra las acciones del imperialismo estadounidense y sus aliados.
Asimismo, los participantes tomaron nota de los Informes presentados por cada una de las Organizaciones adscritas al CMP y de otras invitadas que recogían las acciones principales realizadas por cada una en sus respectivos escenarios nacionales desde la última reunión similar realizada en Buenos Aires, Argentina, en el 2014.
La celebración de la Asamblea del CMP en la ciudad de Sao Luis, Estado Maranhao, en Brasil, 17 al 19 de noviembre del presente año, será una de las tareas fundamentales del trabajo de las organizaciones en lo que resta de año, por lo que los participantes en este encuentro en Toronto, acordaron movilizar todas las fuerzas posibles a fin de asegurar la mayor presencia de organizaciones, personalidades y personas amantes de la Paz de la región y de otras zonas del mundo con la finalidad de incrementar la denuncia mundial contra el imperialismo, la carrera armamentista y a favor del desarme, así como pronunciarse por un mundo de paz, cooperación, progreso y justicia social.
La reunión saludo la celebración de la Tercera Conferencia Trilateral orientada a coordinar las acciones entre los Consejos de Paz de Norteamericana, Canadá, México y los EEUU que se realizara inmediatamente después de esta Reunión Regional en Toronto.

Los participantes constataron que este encuentro de paz en Toronto, se realizo en el contexto de una compleja situación política mundial y regional donde se conjugan la crisis general capitalista y la escalada militar agresiva del imperialismo y la OTAN en Oriente Medio, Europa del Este y Asia, con sus renovadas apetencias de control político y económico hegemónico sobre América Latina y El Caribe, mediante el empleo de estrategias de “golpes suaves” orientadas a la desarticulación de los procesos progresistas y democrático populares en varios países del Continente y a la reinstauración del neoliberalismo. Todo ello acompañado de una fuerte campaña mediática dirigida a confundir a los pueblos y desacreditar a los líderes de la izquierda latinoamericana.
En tal sentido, la reunión regional expresó su gran preocupación por la incrementada injerencia política y militar del imperialismo estadounidense y sus aliados de la OTAN en varios países y zonas del mundo que atentan contra la estabilidad y el derecho soberano de los pueblos a vivir en Paz y que colocan a la humanidad al borde de otra conflagración mundial de impredecibles consecuencias.
Bajo el pretexto de combatir al terrorismo y las organizaciones que lo representan como el Estado Islámico, Al Qaeda y otras, que en su momento fueron creadas y financiadas por los propios Estados Unidos, la OTAN y gobiernos afines como el de Arabia Saudita, Turquia y otros, el imperialismo interviene en Siria, Afganistán, Irak, Libia, Yemen y otras naciones del Oriente Medio con el propósito de reacomodar geopolíticamente la región a sus intereses hegemónicos. La permanente hostilidad del gobierno sionista de Israel contra el pueblo palestino continua siendo pieza clave dentro de esa estrategia de dominación.
Al respecto, las organizaciones presentes en la reunión reiteraron su más fuerte condena a los intentos imperialistas de crear un nuevo Medio Oriente y renovaron su solidaridad con los pueblos de esa región que son víctimas del atropello imperial, al tiempo que exigieron la retirada total e inmediata de todas las fuerzas de ocupación extranjeras de esos territorios.
La Cumbre de la OTAN realizada recientemente en Varsovia, Polonia, constituyo una nueva expresión de esa visión guerrerista que pretende, entre otras estrategias militaristas, cercar a Rusia de una parte y extender sus esferas de influencia militar hasta la región del Asia Pacifico, todo lo cual fue vigorosamente rechazado por los pueblos amantes de la paz que desafiaron la pretendida supremacía imperialista y que dijeron No a la OTAN y Sí a la Paz.
En tal contexto, la reunión regional se pronunció por la retirada de Canadá y de los Estados Unidos de ese Pacto Militar agresivo y dio su más pleno respaldo a la campaña desarrollada por el Congreso Canadiense por la Paz y el Consejo de Paz de los Estados Unidos dirigida al logro de ese objetivo.
En América Latina y El Caribe, el asedio imperial a los gobiernos de Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y El Salvador marca la pauta de esa estrategia que ya tuvo resultados concretos en Argentina y que busca extenderse por todo el Continente en una nueva versión del Plan Cóndor de amenaza a la paz en la región.

Ante esto, las fuerzas amantes de la Paz, patrióticas y populares, se movilizan en defensa de las conquistas sociales alcanzadas y de su independencia y soberanía y, en correspondencia con ello, los participantes en la reunión reiteraron la plena vigencia de la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz aprobada por todos los Jefes de Estado y de Gobierno de la región, reunidos en la II Cumbre de la CELAC realizada en La Habana, Cuba, en enero del 2014.
Igualmente reconoció que ante los desafíos que imponen la nueva arremetida imperial contra los pueblos latinoamericanos y caribeños, la Proclama se erige como bastión político fundamental para la defensa y la preservación de la Paz en nuestro Continente.
La reunión regional saludó el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos y el inicio del largo y complejo proceso de normalización de los vínculos bilaterales entre los dos países al tiempo que reiteró su rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero que por más de cinco décadas los gobiernos de los Estados Unidos han impuesto en contra del pueblo cubano. Al mismo tiempo se pronunció por el cierre de la Base Naval de Guantánamo y el centro de torturas allí instalado por los Estados Unidos y llamó a devolver a Cuba el territorio de esa oriental provincia cubana ilegalmente ocupado durante más de una centuria.
La reunión tomó nota de la próxima celebración en Cuba de dos eventos internacionales de significativa importancia para la paz en la región en el actual contexto político de enfrentamiento a la nueva estrategia de dominación imperialista: el Primer Seminario Internacional “Realidades y Desafíos de la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz” que se realizará en La Habana del 21 al 23 de Septiembre del presente año y el V Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras que tendrá lugar en Guantánamo del 4 al 6 de mayo del 2017.
Los participantes en la reunión también denunciaron fuertemente las agresiones a que están sometidos el pueblo y el Gobierno bolivariano de Venezuela como resultado de la brutal guerra económica y mediática orquestada por el imperialismo estadounidense y por la oligarquía fascista venezolana, con la clara intención de destruir la Revolución, sus logros sociales y el legado del eterno Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.
Asimismo acordaron apoyar la solicitud del COSI y otras organizaciones venezolanas de exigir al Consejo Permanente de la OEA la inmediata destitución de su Secretario General Luis Almagro, por extralimitarse en sus funciones en un brutal y despiadado ataque contra las instituciones del Estado venezolano en una actitud abiertamente injerencista en los asuntos internos de un Estado miembro, actuando en contra de uno de los principios transversales y fundamentales del Organismo. Igualmente se pronunciaron a favor del traspaso inmediato de la Presidencia Pro tempore del Mercosur a Venezuela, tal como lo establece la propia normativa interna.
Los pueblos amantes de la Paz aquí representados, unieron sus voces solidarias a las de otros pueblos de la región para demandar el cese de esas agresiones y la eliminación del espurio decreto Presidencial que declara a Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos y reclamaron el soberano derecho del pueblo venezolano a decidir por si mismo, fuera de toda injerencia externa, su destino y su futuro en un clima de paz. Asimismo respaldaron las iniciativas de dialogo con la Oposición impulsadas por el gobierno revolucionario venezolano, encabezado por el Presidente Nicolás Maduro, que han recibido apoyos creciente a nivel continental y mundial.
Con júbilo genuino, la reunión celebró la firma de los acuerdos de paz suscritos en La Habana entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC EP que representan un firme paso en el camino de la paz definitiva y sostenible para el hermano pueblo de Colombia y para el inicio de una nueva etapa para la democracia en esa querida Nación. Al propio tiempo expreso su apoyo al inicio de un dialogo negociador similar entre el Gobierno y el ELN.
Las organizaciones de paz de la región también condenaron de manera inequívoca el ataque contra la democracia, los derechos sociales y la soberanía nacional en Brasil mediante el artero golpe que suspendió temporalmente de su cargo a la Presidenta democráticamente electa, Dilma Rousseff por medio de un infame y viciado proceso político judicial dirigido contra la mandataria, el Partido de los Trabajadores de Brasil y su líder histórico Luiz Inacio Lula da Silva y expresó su más absoluta y militante solidaridad con Cebrapaz, con los trabajadores y el pueblo brasilero en su lucha por no dejarse arrebatar las conquistas sociales alcanzadas en más de una década de gobiernos del PT. La reunión reconoció además que lo acontecido en Brasil forma parte de la estrategia anti popular y reaccionara de los Estados Unidos que busca también dar un golpe al proceso de integración de la región del cual Brasil es uno de sus líderes.
La reunión regional expresó su solidaridad con el pueblo de Argentina en su derecho legítimo de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur y reiteró el llamado a una negociación respetuosa y efectiva entre los Gobiernos británico y argentino que ponga fin a ese diferendo.
De igual forma se pronunció solidariamente con las luchas sociales que se desarrollan en México en defensa de mejores condiciones económicas y de vida para diversos segmentos de la población y en contra de la represión a que están sometidos y exhorta a que se establezca el dialogo entre el gobierno y los movimientos sociales para buscar alternativas de solución a la crisis que sufre el país..
La permanencia de una situación colonial en la subregión de El Caribe recibió la más fuerte repulsa de todos los representantes reunidos en Toronto quienes se pronunciaron, además, a favor del derecho del pueblo de Puerto Rico a la independencia y a su libre determinación.
La reunión mostro su preocupación por la permanencia de fuerzas extranjeras en Haití que poco han contribuido a la Paz y a la estabilidad política de esa Nación caribeña y demando la retirada de las fuerzas de la MINUSTAH del territorio haitiano.
Asimismo se exigió la retirada de todas las Bases e instalaciones militares extranjeras existentes en la región.
La reunión regional reconoció el incremento de las fuerzas reaccionarias y derechistas en EEUU, Canadá, México y en otros países, que son en parte el resultado de las políticas neoliberales que enriquecen aun mas a aquellos que ya son ricos y empobrecen a las grandes mayorías. Esas son políticas que van en paralelo con los gastos para la guerra y la violencia existente en muchos países. En los EEUU, la violencia que se ejerce hacia afuera se refleja adentro en la instauración de un estado policiaco y la militarización de la policía lo que esta ejemplificado en los asesinatos de afroamericanos por la policía, la islamofobia y la retorica y las acciones antiinmigrantes, todo lo cual ha resultado en la aparición de movimientos de resistencia como el llamado “Las vidas de los negros cuentan”.
Los participantes también condenaron el Acuerdo Transpacifico, el TTIP para el Atlantico y el TISA (Acuerdo Internacional de Ofertas de Servicios Comerciales), los que tenen menos que ver con el comercio y mas con la cesion de la soberanía nacional a las grandes trasnacionales que luego destruyen la vida de los trabajadores y el medio ambiente.
Las luchas y reivindicaciones de los derechos de los pueblos indígenas recibió el apoyo absoluto de los luchadores por la Paz reunidos en Toronto quienes expresaron el compromiso de hacer más efectiva y visible la solidaridad con las nobles causas de nuestros hermanos y hermanas que se resisten al genocidio y luchan por su soberanía.
La reunión otorgó su respaldo las nuevas solicitudes de adhesión al CMP de parte de la Escuela de Paz de Colombia, del Consejo por la Paz de Jamaica y del Comité de Defensa del Patrimonio Nacional de la Soberanía y Dignidad (CODEPANAL) de Bolivia, las que serán analizadas para su aprobación en el marco de la reunión del Comité Ejecutivo del CMP en Brasil en noviembre.
Los participantes en este encuentro continental americano de Paz acordaron realizar la próxima reunión regional del CMP para las Américas en la República Dominicana en 2018. Igualmente se pronunciaron por realizar reuniones subregionales del CMP durante el año 2017.
Al término de la reunión, los representantes de las Organizaciones de Paz del Continente expresaron su reconocimiento y agradecimiento al Congreso Canadiense por la Paz por su efectivo rol como anfitrión de la cita y por las esmeradas atenciones que dispenso a los participantes.
Toronto, Canadá, 19 de julio 2016

Publicado el 22 de julio de 2016 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: