Archivos Mensuales: diciembre 2016

FELIZ AÑO NUEVO

FELIZ AÑO

Campaña por la excarcelación de Oscar López Rivera

index

San Juan, Puerto Rico- El Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico urge a continuar reforzando la campaña de excarcelación de Oscar López Rivera, luego de lograr la meta y sobrepasar las 100 mil firmas requeridas de la petición “We the People” para que la Casa Blanca se exprese sobre el pedido de excarcelación de López Rivera. “Nos encontramos en un momento crucial dada la cercanía al fin del mandato de Obama. No podemos detener la lucha, debemos continuar los esfuerzos para lograr que Obama le conceda el indulto. Por eso exhortamos a todos a inundar con llamadas, twitters, fax y cartas a Casa Blanca para exigir la inmediata excarcelación de Oscar”, señala Eduardo Villanueva Muñoz, portavoz del Comité.

La campaña persigue no bajar la intensidad de la presión a Obama y demostrarle que no detendremos nuestra lucha hasta la liberación de Oscar. De ahí, que se pida se envíe al Presidente Obama el mensaje #FreeOscarLopez a su correo electrónico: <mailto:president@whitehouse.gov> president@whitehouse.gov o a sus Twitters @POTUS, @BarackObama, o a ambos. También llamar a Casa Blanca al 1-202-456-1111 o enviar un fax al 1-202-456-2461. A través de facebook: <http://whitehouse.gov/&gt; http://whitehouse.gov/ puede igualmente enviar el mensaje.

En Estados Unidos, la diáspora puertorriqueña impulsa un esfuerzo similar. Organizan además una vigilia el 6 de enero, día del cumpleaños de Oscar, la cual se llevará a cabo en el Parque Lafayette, que ubica frente a Casa Blanca en Washington, DC. El Comité Pro Derechos Humanos se une a esa iniciativa.

LA MANIPULACION DE LOS TERMINOS EN POLITICAS

LA MANIPULACIÓN DE LOS TERMINOS EN POLÍTICAS
Por Manuel E. Yepe

La manipulación del significado de ciertos términos en la evaluación
de los procesos políticos es un elemento esencial de la propaganda
imperialista estadounidense. No es algo que maneje un partido o el
otro, es parte de la estrategia de propaganda que lleva a cabo la
élite del poder que verdaderamente gobierna en los Estados Unidos, esa
que nadie elige pero que impone modas y maneras a la información y la
publicidad a escala global.
Vocablos como libertad, democracia, derechos humanos, y muchos otros
se aplican con deliberada reiteración a su propio ordenamiento
político y social, siempre con una fuerte carga de connotaciones
laudatorias.
Sobre algunos de estos términos asumen la posición de árbitros y
custodios, reservándose la facultad de calificar, respecto a ellos,
cualquier ordenamiento ajeno y así reprobar a los que difieran del
modelo que conviene a su política exterior.
Acuñan términos como dictadores, terroristas y extremistas que aplican
contra dirigentes políticos a quienes valora inconvenientes u hostiles
a la hegemonía estadounidense.
Tan alto grado de penetración ha llegado a lograr con su abrumadora
propaganda mediante la imposición de términos acuñados al efecto, que
no es extraño encontrar en cualquier país de América Latina a personas
sencillas que digan con convicción: “Fidel Castro habrá sido un
dictador, pero yo estoy de acuerdo con todo lo que él ha dice y hace”.
(Una tonada colombiana que se popularizó por todo el continente en los
años 60 del pasado siglo decía: “…si las cosas de Fidel son cosas de
comunista, que me pongan en la lista, que estoy de acuerdo con él”).
El término democracia ha sido probablemente el más injuriado por su
apócrifo uso a lo largo de la historia. En la Grecia antigua surgió
como calificativo de un sistema de gobierno ejercido por el pueblo,
pese a que el ordenamiento político que distinguía admitía la
esclavitud y excluía de la sociedad a los esclavos.
Pero jamás en la historia otro imperio había abusado de manera tan
pertinaz del uso de la palabra democracia para inyectar valores
aparentes a su autoestima nacional y para proyectarse desdeñosamente
sobre las demás naciones, como el gobierno estadounidense actual.
Hay términos prácticamente excluidos del lenguaje mediático que
utiliza la gran prensa al referirse a las motivaciones de los
movimientos populares. Sobresalen por su ausencia los que se
identifican con aspiraciones nacionales como independencia,
autodeterminación, patriotismo y soberanía, así como otros que
reflejan aspiraciones sociales populares como lucha de clases,
igualdad, revolución, rebeldía y muchas más.
En cambio, han retomado el término populismo, que se utilizó en las
ciencias sociales a mediados del pasado siglo para calificar
políticas “inflacionarias”, “irresponsables” y “aventureras” que, para
lograr el apoyo popular, incurrían en concesiones sociales
incompatibles con las sutilezas de la economía y las finanzas.
Lo refieren ahora a gobernantes populares y queridos por sus pueblos
como los venezolanos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, el boliviano de
Evo Morales y el ecuatoriano de Rafael Correa o el nicaragüense Daniel
Ortega. Y lo insinúan puntualmente para calificar a los demás líderes
independentistas, como para llamarles al orden cuando actúan en forma
que de alguna manera amenace intereses de los explotadores.
Cuando se habla de derechos humanos, limitan el término a los derechos
civiles e ignoran los sociales, económicos, laborales, alimentarios,
educativos y a la salud, tan humanos como aquellos. Desafían la lógica
y la semántica cuando manipulan en sus lemas palabras de significado
contradictorio con la orientación política de sus objetivos, como
transición, cambio, y hasta revolución.
Contra Cuba, han pretendido desplegar una campaña usando el término
cambio con un sentido contrarrevolucionario, obviando el hecho de que
la revolución cubana ha sido y sigue siendo la fuente de inspiración
de los cambios actuales en Latinoamérica.
Pretendiendo descalificar su camino socialista, acusan a Cuba de
adoptar soluciones capitalistas para sus problemas económicos, como si
el mercado, le fuera exclusivo al capitalismo y no hubiera existido
mucho antes que éste.
Se hace el juego al imperio cuando se le concede derecho de propiedad
sobre ciertos términos de los que se ha apropiado o pretende
apropiarse para describir, identificar o nombrar categorías que no son
exclusivos de su orden social como son sociedad civil, desarrollo
humano e incluso el mercado, que puede servir, y de hecho sirve
también, al socialismo.
En Occidente, los medios han connotado al término comunismo con un
sentido tan peyorativo que se cuenta que, antes de 1959, cuando aún se
luchaba contra la tiranía de Fulgencio Batista, un combatiente cubano
declaró: “Nos acusan de ser comunistas y, en verdad, comunistas son
ellos, los batistianos y los yanquis”.
Diciembre 8 de 2016.

Para Fidel y Cuba, la inspiración de mi vida.

15193507_10157961523750515_8589810108174570171_n
Fundadora de la Asociación de Amistad Sueco-Cubana

Hace 50 años, junto con un grupo de amigos – entre ellos un arquitecto cubano refugiado en Estocolmo, huyendo de la tiranía de Batista – fundamos la Asociación de Amistad Sueco-Cubana. El me convenció de que yo podía ser más útil en su tierra querida.

Preparándome para mi primer viaje a Cuba – donde me quedé trabajando del 1968 al 1970 – aprendí el idioma leyendo discursos de Fidel en ”Orientación Revolucionaria”. Así aprendí más que el idioma, conocí el mundo del pensamiento de Fidel, conocí el marxismo, el socialismo cubano, formas de analizar y explicar el mundo, y luchar por un mundo mejor. Sus palabras, su pensamiento, hizo vibrar en mi una fibra profunda, que ha seguido vibrando, no solamente por la excelencia pedagógica de Fidel, su análisis político y su amor a la humanidad, sino también por la sociedad que se ha ido levantando con el pensamiento y el pueblo de Fidel.

Con la experiencia de vivir y trabajar como cubana, y escuchar a Fidel en la Plaza, con un millón de cubanas y cubanos atentas a cada palabra, se cementó mi compromiso con la Revolución. Entendí la seriedad del peligro del imperialismo yanqui y la importancia de la solidaridad internacional. Regresé a Estocolmo, a la presidencia de la Asociación Sueco-Cubana. El pasado 13 de agosto tuvimos la enorme alegría de poder celebrar Fidel en vida con una gran fiesta en su cumpleaños 90.

Tres meses después celebrábamos el 50 aniversario de la fundación de la Asociación SC, con una treintena de organizaciones de solidaridad con Cuba en Europa. Terminado el Encuentro Europeo hice mi viaje quinquenaria a La Habana, para participar en la 18 Convención Científica de Ingeniería y Arquitectura, y para la celebración del aniversario de la llegada de Granma, el inicio de la lucha armada para la liberación definitiva de Cuba. Solamente para despertar con la noticia dolorosa de la muerte física de Fidel. Pero feliz de estar aquí, en la querida isla de Cuba, para compartir con el pueblo cubano rindiendo tributo a Fidel. Con un sentimiento profundo de dolor, el pueblo reafirmando sus convicciones revolucionarias de independencia y soberanía.

Tuve el privilegio de conversar con Fidel en la década del 80, encontrando lo mismo como tantos han contado, su atención, su curiosidad para saberlo todo, en el caso nuestro sobre Suecia: su amabilidad, su actitud abierta, su interés por las personas, y en mi caso hasta su interés de que mi hijo aprendiera español. Lo que gracias a Fidel empezó a aprender medio año después, con 7 años de edad.

Hoy nos llena de dolor inmenso la ausencia física de Fidel, el gigante entre los jefes de estado, líderes políticos y sociales del mundo. El que ha marcado dos siglos. Con su ejemplo de humanidad e internacionalismo ha tenido más impacto que nadie en la lucha por un mundo mejor, un mundo sostenible con libertad, dignidad y justicia. Conociendo los logros y el ejemplo de Cuba, un mundo de problemas y peligros enormes no solamente ha absuelto a Fidel, sino celebra la obra de su vida. Una obra que seguirá en construcción con su pensamiento inmortal y concepto de Revolución.

En Estocolmo la Asociación Sueco-Cubano junto con los Cubanos por Cuba en Suecia hoy conmemoró la vida de Fidel en la Casa de Solidaridad, jurando mantener su pensamiento y ejemplo como estrella guía en la solidaridad perenne con Cuba Revolucionaria.

Hasta la Victoria Siempre!

Declaración política de la Asamblea del WPC “Fortalecer la solidaridad de los pueblos en la lucha por la paz, contra el imperialismo” Asamblea Mundial de la Paz 2016 – Declaración Final

Declaración política de la Asamblea del WPC

“Fortalecer la solidaridad de los pueblos en la lucha por la paz, contra el imperialismo”

Asamblea Mundial de la Paz 2016 – Declaración Final

La Asamblea de 2016 del Consejo Mundial de la Paz celebrada del 18 al 19 de noviembre en São Luís y auspiciada por el Centro Brasileño de Solidaridad de los Pueblos y Lucha por la Paz (CEBRAPAZ) concluyó con la aprobación de los siguientes documentos.

Introducción

1. El Consejo Mundial de la Paz celebra honorablemente su Asamblea 2016 en territorio latinoamericano. Tras el golpe de estado parlamentario, judicial y mediático contra la voluntad del pueblo brasileño, afirmamos nuestra solidaridad con el pueblo, resistiendo los ataques antidemocráticos y antipersonales de las fuerzas golpistas.

2. En un período de profunda crisis económica, el mundo se enfrenta a nuevos peligros y amenazas a la paz, incluidas las intervenciones militares imperialistas en curso contra países soberanos y el resurgimiento del fascismo en formas nuevas y antiguas. La humanidad se enfrenta a los peligros de una guerra generalizada de dimensiones globales. Sin embargo, este es también un tiempo de esperanza, basado en las luchas de los pueblos amantes de la paz del mundo, de que esta eventualidad puede ser detenida. Necesitamos recordar las lecciones de las luchas históricas y unir todas las fuerzas consecuentes y amplias para la paz y el progreso en una fuerte movilización cuya fuerza, amplitud y convicción pueden impedir que ocurran nuevas tragedias.

3. El período de cuatro años transcurrido desde la última Asamblea en Nepal ha sido rico en actividades y luchas. El WPC y sus organizaciones miembros en los distintos continentes han participado en acciones callejeras, seminarios, debates, congresos y encuentros regionales. Fueron intensos momentos de reflexión, de compartir opiniones y experiencias, en los que firmemente sosteníamos la bandera de la paz. Mediante un análisis claro de las principales amenazas a la paz y proponiendo tácticas claras y sólidas bases de unidad, ayudamos a fortalecer el amplio movimiento por los más nobles ideales de la humanidad. En el proceso, hemos fortalecido nuestras convicciones, nuestra esperanza y nuestra confianza en la voluntad de los pueblos de avanzar y alcanzar otro orden mundial, donde triunfarán la paz, la soberanía, la democracia y la justicia social. Este período reciente confirma que nuestro análisis antiimperialista, expresado con el compromiso de construir una unidad basada en principios en la acción entre la paz amplia y las fuerzas progresistas, es el enfoque correcto para fortalecer y desarrollar un movimiento efectivo y amplio para la paz.

4. Durante este mismo período, se marcaron tres importantes e históricos aniversarios. En agosto de 2014, marcamos el centenario del comienzo de la Primera Guerra Mundial; En septiembre de ese mismo año recordamos el 75 aniversario del comienzo de la Segunda Guerra Mundial; Y en mayo de 2015 celebramos el 70 aniversario del triunfo de los pueblos sobre el fascismo nazi y el militarismo japonés.

5. En este período, el CMP reafirmó su compromiso permanente de fortalecer la movilización internacional por la paz, como organización internacional de paz que lucha por la paz y contra las causas profundas de las guerras y la explotación imperialistas.

Amenazas a la Paz

6. Los grandes logros democráticos y sociales del período de posguerra, incluyendo la descolonización y la independencia nacional; Social, económica y cultural; y la expansión del estado de derecho internacional en ámbitos como la paz y la soberanía se han debilitado sistemática y agresivamente desde los años noventa. En este período, el imperialismo ha aumentado su impulso para imponer y mantener posiciones dominantes en el mundo.

7. Desde la última Asamblea del WPC, hemos presenciado la aplicación de una política de hegemonía y de imperialismo: la continua destrucción de Libia y su transformación en diferentes protectorados al servicio de las potencias occidentales y sus aliados regionales; la intervención en Siria, con el objetivo de derrocar al gobierno legítimo; la continuación de la política de ocupación, colonización, depuración étnica y terrorismo por parte del Estado de Israel contra el pueblo palestino, con el apoyo abierto del imperialismo estadounidense y la complicidad de la UE; y la creación y promoción, por el imperialismo norteamericano y sus aliados en la región, de fuerzas violentas como el “Estado islámico”, que son activos en el plan imperialista de desestabilización y fragmentación.

8. Las amenazas a la paz también han incluido un golpe con un carácter fascista en Ucrania, con el apoyo de los Estados Unidos, la UE y las potencias de la OTAN; la aplicación de la estrategia militar “Pivot a Asia” de los Estados Unidos que se dirige a Asia, incluida China; el aumento del gasto militar mundial y militarización del planeta y del espacio; los nuevos avances en la tecnología de las armas nucleares, que han aumentado sus niveles de amenaza y la intensificación de las intervenciones, incluyendo golpes de Estado, para detener y revertir los logros económicos y sociales democráticos y soberanos en muchas áreas de América Latina.

9. La doctrina estadounidense de “dominación del espectro completo” define su orientación global y combina el desmantelamiento de los países soberanos en el Oriente Medio, confrontando la expansión de la economía emergente de China y promoviendo una guerra no convencional contra Rusia. Esta última táctica forma parte de la feroz competencia y crea un amplio “muro de contención” contra Rusia que se extiende a través de los Balcanes y Eurasia. Es una acción liderada por la OTAN y la UE, que ha ido ampliando su máquinaria belicosa y buscando la incorporación de países de la ex URSS. El episodio más relevante y reciente que involucra directamente a Europa es la desestabilización de Ucrania a través de un golpe de Estado fascista. Al mismo tiempo, una respuesta agresiva a esta doctrina deteriorará la situación y aumentará aún más las tensiones.

10. La escalada de las guerras de agresión contra los Estados soberanos y las redes terroristas en el Oriente Medio, África y Asia ha demostrado que las amenazas a la humanidad son aún mayores. Las organizaciones y grupos terroristas que el imperialismo norteamericano y sus aliados han ayudado a crear, y a los que dieron recursos y armas, están sembrando violencia contra los pueblos de Oriente Medio y están instrumentalizando la promoción de una “tendencia de seguridad” que viola y desprecia los derechos fundamentales, y las libertades en muchos países, como han demostrado los últimos dos años de ataques terroristas.

11. En sus esfuerzos por hacer valer su hegemonía, incluso mediante la imposición de un cambio de régimen, el imperialismo está haciendo un uso cada vez mayor de medios corporativos altamente concentrados, tanto a nivel nacional como mundial. Esto socava la capacidad de los pueblos para acceder e intercambiar información y análisis. Es una forma peligrosa de ataque ideológico y control por el imperialismo.

12. Sin embargo, la situación mundial se caracteriza no sólo por las amenazas a la paz, sino también por la creciente corriente favorable a un mundo de paz y justicia. Como hemos visto, los movimientos populares en diferentes partes del mundo están asumiendo papeles cada vez más importantes en la defensa de los derechos y la soberanía de los pueblos. Al mismo tiempo, hay movimientos gubernamentales, como el Movimiento de Países No Alineados y otros foros regionales, incluida la CELAC, opuestos a cualquier acción de hegemonía y que favorecen la solución pacífica de conflictos basados en las leyes internacionales y en la Carta de las Naciones Unidas y un mundo sin armas nucleares.

Crisis económica y social

13. Como organización y movimiento que lucha por una causa que concierne a toda la humanidad, nos sentimos conectados con las dificultades que afectan a las mayorías ignoradas y oprimidas en todo el mundo por un sistema socioeconómico desigual. Las actuales amenazas de guerra están directamente relacionadas con la amplia gama de crisis que afectan al mundo. El sistema económico dominante muestra cada vez más su naturaleza explotadora y opresora, en las contradicciones entre los que poseen capital y los desposeídos. Además de los aspectos económicos y financieros, la crisis sistémica también afecta a los recursos energéticos, los alimentos y el medio ambiente.

14. A medida que se intensifica la explotación de los trabajadores y de los pueblos, se extiende la liquidación de los derechos de los trabajadores y las políticas de reducción del gasto público provocan el deterioro de la educación, la salud y otras inversiones esenciales para el bienestar social. La crisis profundiza la polarización social y las desigualdades en la redistribución de la riqueza y se revela como particularmente destructiva.

15. Si bien la crisis general está aumentando y los pueblos luchan por sus derechos, por su desarrollo y progreso, por la protección del medio ambiente, el fin de la pobreza y el hambre y un mundo justo, los Estados Unidos, la UE y la OTAN continúan comprometidos con políticas militaristas y preparativos de guerra. En 2015, según un informe del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI), el 2,3% del PIB mundial se gastó en el sector militar, lo que indica un retorno a la tendencia de aumento de los gastos que se había interrumpido brevemente. En otras palabras: en 2015, el mundo gastó US $ 1.7 billones en este sector. Estados Unidos fue el único país que gastó más de US $ 595.000 millones, con más del doble del segundo mayor desembolso, China, que gastó US $ 215.000 millones. Los países de la OTAN representan más del 50% del total de los gastos militares mundiales.

16. Las amenazas a la paz mundial y a los derechos de los pueblos están directamente vinculadas al creciente poder político y económico del capital financiero internacional y a las enormes corporaciones transnacionales así como a la concentración del poder político y económico mundial en manos de grandes potencias imperialistas. Las expresiones más recientes de este fenómeno son la Asociación Transpacífica (TPP), que representa un salto cualitativo en este proceso de concentración, el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) Canadá-Unión Europea y la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP) que se está negociando y que es la “OTAN económica”. Paralelamente, se están produciendo tensiones significativas en el orden mundial, con la decadencia de ciertas potencias y el surgimiento de nuevas articulaciones entre países, lo que provoca cambios en la correlación de fuerzas. Luchando por la paz, no somos indiferentes a estos procesos.

17. En este contexto, mientras Estados Unidos, la UE y la OTAN colaboran y mantienen su dominio en el marco de la globalización capitalista, han surgido nuevos espacios de integración y cooperación multilateral con objetivos, características y campos de acción diferenciados. Estos incluyen la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Estos fenómenos son expresiones de las actuales contradicciones geopolíticas y económicas.

18. Nuevas contradicciones entre los principales estados imperialistas y las “economías emergentes” se expresan en el desarrollo de nuevas formaciones económicas como el BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica).

Escenarios Regionales

19. Europa fue una de las regiones más afectadas por la crisis económica y financiera que apareció en 2007-2008. La UE, como estructura política y militar supranacional, dominada por las grandes potencias, especialmente Alemania, impuso junto con sus gobiernos una brutal ofensiva contra los derechos sociales y la soberanía nacional, un proceso que llevó a la ruina nacional en muchos países. El empobrecimiento de las grandes masas, el desmantelamiento de los derechos y logros sociales y el creciente desempleo, que han sido promovidos por las políticas de la UE y del gobierno nacional, se acompañan de los enormes beneficios del gran capital y de los monopolios. Los esfuerzos por la paz están ligados a la solidaridad con los pueblos de Europa por construir una Europa de paz, de cooperación, de progreso y de justicia social, donde los pueblos sean dueños de sus riquezas y de sus fortunas.

20. En los últimos años, las políticas belicosas e imperialistas de las grandes potencias se han intensificado, especialmente por parte de Estados Unidos y la UE, contra países como Siria, Afganistán, Irak, Libia, Yemen y otras naciones de Oriente Medio, con el objetivo de reconfigurar la Región según sus intereses hegemónicos. La agresividad permanente del gobierno israelí contra el pueblo palestino sigue siendo clave en esta estrategia de dominación, un obstáculo para la paz en la región, así como la presencia militar masiva de Estados Unidos.

21. Durante más de 42 años, el 37% del territorio de Chipre ha estado bajo ocupación ilegal de Turquía, en violación de las resoluciones de la ONU. El CMP reafirma su solidaridad con el pueblo chipriota en su lucha por una solución justa, viable y sostenible para los grecochipriotas, los turcochipriotas, los armenios, los maronitas y los latinos, con la retirada de todas las fuerzas de ocupación, todas las bases y fuerzas militares. El CMP apoya el esfuerzo para un Chipre reunificado y el pueblo, la tierra y la economía, en una federación bi-zonal y bicomunal con una soberanía, una ciudadanía y una personalidad internacional, tal como está previsto en las resoluciones de las Naciones Unidas y otros acuerdos de alto nivel a favor de un Chipre libre de custodios y guardianes.

22. La crisis en Siria es un ámbito clave para la agresión imperialista en el contexto actual. Durante cinco años, el país ha sido sistemáticamente atacado por milicias terroristas – compuestas abrumadoramente por mercenarios extranjeros – que han sido reclutadas, armadas y entrenadas por gobiernos de Occidente, Israel y Estados árabes reaccionarios y por países que violan la soberanía y la integridad territorial de Siria, como Estados Unidos y Turquía. Detrás de todo esto está el objetivo de controlar los recursos energéticos y las carreteras, los mercados y las esferas de influencia. El resultado es millones de víctimas y pérdidas materiales que no se pueden medir. Hay fuerzas involucradas que se dedican a encontrar una solución política, así como fuerzas agresivas cuyo objetivo es la fragmentación del país para la formación de nuevas zonas de influencia.

23. Los millones de refugiados e inmigrantes de Siria, Irak, Afganistán, Libia y otros países africanos son el resultado de las políticas y guerras imperialistas, de las cuales estas personas son víctimas. Las mismas fuerzas que causan las guerras están mostrando su hipócrita preocupación por las consecuencias aplicando los acuerdos de Schengen y Dublín. El CMP denuncia enérgicamente el acuerdo UE-Turquía sobre los refugiados, que es una violación de la Convención de Ginebra y el derecho internacional sobre los refugiados en general. Exigimos el derecho de los refugiados a ir al destino de su elección.

24. La política agresiva e imperialista de Israel en Palestina continúa a través del asedio de la Franja palestina de Gaza, la expansión de los asentamientos, el robo de tierras y la aplicación de políticas de apartheid. El CMP reitera su solidaridad con la heroica lucha del pueblo palestino contra la ocupación israelí y la política genocida, que los subyuga a una forma cruel de colonialismo. Defendemos el derecho soberano del pueblo palestino a constituir su estado independiente y soberano, dentro de las fronteras anteriores a la guerra de 1967, con su capital en Jerusalén oriental y el derecho de los refugiados a regresar, según la Resolución 194 de las Naciones Unidas. El desmantelamiento de todos los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado y la demolición del muro de separación, así como la liberación de los siete mil presos políticos palestinos en las cárceles israelíes, incluidos más de 300 niños. Pedimos que se reconozca al Estado palestino como miembro de pleno derecho de la ONU y que los gobiernos de los países miembros de la ONU reconozcan urgentemente el Estado de Palestina. El CMP apoya las acciones de boicot contra los productos israelíes de asentamiento, como una forma de aumentar la presión sobre el gobierno israelí.

25. El continente africano es un objetivo de las acciones neocolonialistas y agresivas de las grandes potencias, como lo demuestra la destrucción del Estado libio. Además de la presencia militar de Francia en unos 10 países del continente (incluyendo, pero no solamente, las operaciones de la ONU), las tropas estadounidenses también la están transformando en su laboratorio de experimentación. La presencia del Comando de África de Estados Unidos (AFRICOM), los ejercicios militares y la instalación de bases militares en cooperación con la UE y la OTAN, revelan que el continente africano es también un blanco de las políticas belicistas de este poder y de sus aliados.

26. Los Estados Unidos mantienen una presencia militar en Egipto y en el Cuerno de África en su base en Djibouti, y alimentan la disputa fronteriza entre Eritrea y Etiopía. Cada vez más, el imperialismo utiliza el pretexto de “misiones de mantenimiento de la paz” para justificar y llevar a cabo sus agresiones y ocupaciones contra los pueblos de África.

27. La ocupación del Sáhara Occidental por Marruecos es un flagrante ejemplo de injusticia, opresión nacional y violación del Derecho Internacional. Es una expresión abominable del colonialismo – el Sáhara Occidental es la última colonia africana – en contra de la tendencia de la época histórica que conduce a la consecución de la emancipación nacional, la independencia, la autodeterminación y la soberanía.

28. En 2010, la Administración de los Estados Unidos anunció un “reequilibrio” que modifica la prioridad militar global hacia la región de Asia y el Pacífico. Esto incluye el despliegue del 60% de las fuerzas navales de los Estados Unidos en el Pacífico y la intensificación de la actividad política y diplomática con el objetivo de establecer una mayor presencia y hegemonía en la región.

29. La cooperación militar entre Estados Unidos y Japón se desarrolló radicalmente con una “ley de guerra” que permite a Japón ejercer un derecho de autodefensa colectiva con los Estados Unidos. Saludamos al pueblo japonés en su lucha contra las bases militares estadounidenses en el país, incluyendo Okinawa, y contra los planes del gobierno para la re-militarización de Japón.

30. Las maniobras militares conjuntas de los Estados Unidos y sus aliados y el recién desplegado THAAD en Corea del Sur intensifican las tensiones con China y con la República Popular Democrática de Corea. La continuación de las maniobras militares conjuntas entre Estados Unidos y Corea del Sur sólo deteriora la situación, que debería resolverse por medios diplomáticos, incluso a través de las “conversaciones de seis partes”.

31. Muchas personas en Vietnam siguen sufriendo los efectos del Agente Naranja, 55 años después de su empleo por primera vez en ese país. El CMP se solidariza con las víctimas de esos ataques químicos, en su lucha por la justicia y la compensación del gobierno de Estados Unidos y de las corporaciones químicas que fabricaban el Agente Naranja.

32. El CMP apoya la resolución multilateral, política y pacífica de las controversias territoriales en el Mar Meridional de China, de conformidad con el derecho internacional basado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS, 1982). Nos oponemos a cualquier acción unilateral de las partes involucradas para cambiar la situación actual. El CMP denuncia la intervención militar estadounidense en estas disputas y se opone a la escalada militar en la región.

33. Asia meridional se ha convertido en un punto de confrontación importante, con las relaciones entre la India y Pakistán, ambas potencias nucleares, deteriorándose hasta un muy bajo nivel. El terrorismo transfronterizo y los frecuentes incumplimientos de la línea de control aumentan el riesgo de un conflicto armado pleno. El crecimiento del fundamentalismo religioso y del sectarismo se suma a este peligro. Como parte del objetivo del imperialismo estadounidense es crear una versión asiática de la OTAN, India ha sido cooptada a través de una asociación militar y estratégica con los Estados Unidos, para compartir bases e instalaciones militares.

34. El imperialismo estadounidense está desarrollando una fuerte contraofensiva en América Latina y el Caribe para destituir gobiernos progresistas e izquierdistas, como puente para controlar los mercados y saquear las materias primas de la región. La derecha continental, subordinada al imperialismo estadounidense, ha intensificado sus acciones para desmantelar los procesos de cambio social en curso desde hace casi dos décadas. La democracia se ha profundizado y ampliado en muchas áreas, y se ha iniciado un nuevo ciclo de desarrollo económico, progreso social, integración basada en la solidaridad y la soberanía nacional. Este proceso democrático ha proporcionado un espacio efectivo para contribuir a la paz, y es de gran importancia que la CELAC proclamara al continente como una “zona de paz”, en su Cumbre del año 2014.

35. Hacemos hincapié en la heroica victoria de la Revolución cubana en su batalla durante más de medio siglo frente a la agresividad del imperialismo norteamericano, con el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la derrota de su política contra Cuba y con el inicio del proceso de normalización de las relaciones entre ambos países. El CMP apoya la lucha del pueblo cubano por el fin del criminal bloqueo económico, financiero y comercial, que fue declarado obsoleto por el propio Gobierno de los Estados Unidos y contra la ocupación ilegal de territorio cubano por parte de la base naval estadounidense en Guantánamo.

36. El CMP extiende nuestra plena solidaridad al pueblo de Puerto Rico, en su lucha por su independencia de los Estados Unidos y por la autodeterminación. El CMP también expresa su solidaridad con el pueblo argentino en su derecho legítimo a la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, que están bajo control británico. Es necesario advertir que estas islas, al igual que otros territorios, se convierten con frecuencia en bases militares del Reino Unido o de la OTAN.

37. Una victoria incontestable de las fuerzas democráticas de la región fue el avance de las conversaciones de paz en Colombia, entre el Gobierno y las FARC-EP, fruto de la heroica lucha popular. En este progreso, los movimientos y comunidades sociales colombianos, con el apoyo y la solidaridad de otras naciones, desempeñan un papel clave para una solución política con justicia y dignidad que el pueblo colombiano pueda utilizar para fortalecer su lucha.

38. En el escenario latinoamericano, la lucha en defensa de la Revolución Bolivariana venezolana es cada vez más relevante frente a las constantes amenazas de desestabilización e intervención provenientes de la oligarquía local, en colusión con Estados Unidos. Expresamos nuestra solidaridad con las fuerzas antiimperialistas venezolanas y con el Comité de Solidaridad Internacional (COSI).

39. También expresamos nuestro apoyo y solidaridad con el pueblo brasileño y el Centro Brasileño de Solidaridad con los Pueblos y Lucha por la Paz (CEBRAPAZ) en su defensa de la democracia y contra los ataques ilegítimos del gobierno a los derechos sociales, económicos y políticos, luego del Golpe de Estado consolidado en agosto de 2016, derrumbando a la presidenta Dilma Rousseff, que había sido reelegida con los votos de 54,5 millones de brasileños en 2014.

40. El CMP apoya el fin de la presencia militar extranjera a través de la MINUSTAH en Haití y su sustitución por un mecanismo de apoyo civil y humanitario. El pueblo haitiano ha estado determinado en su lucha por superar los repetidos desastres naturales que han destruido gran parte de la infraestructura del país, con apoyo internacional, y también para consolidar sus instituciones basadas en su soberanía nacional. El CMP apoya las justas demandas del pueblo haitiano para el reembolso, en dólares corrientes, de las reparaciones pagadas a Francia en “intercambio” por la independencia de Haití.

41. El Consejo Mundial de la Paz expresa su solidaridad con los pueblos latinoamericanos y caribeños en su lucha por una sociedad con justicia y libertad. Es una lucha en la que los pueblos, sus organizaciones políticas y sociales y los gobiernos que defienden los intereses de los pueblos se enfrentan a las fuerzas más poderosas del mundo.

42. En el Ártico, los países circumpolares -incluidos los Estados Unidos, Canadá, Rusia, Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca- están participando en una creciente acumulación militar que contribuye a la escalada de las tensiones mundiales. Estos acontecimientos también amenazan el frágil y delicado entorno natural en el Ártico, así como las comunidades indígenas de allí.

43. En todo el mundo continúa el colonialismo y el genocidio contra los Pueblos Indígenas. Eso está profundamente entrelazado con el impulso de obtener más ganancias corporativas, particularmente por las industrias de extracción de recursos, y el impulso imperialista de controlar territorios mayores. Al mismo tiempo, un número cada vez mayor de luchas en todo el mundo por la paz, los derechos humanos y la justicia ambiental están siendo iniciadas y dirigidas por los Pueblos Indígenas. El Consejo Mundial de la Paz expresa nuestra profunda solidaridad con las luchas de los Pueblos Indígenas de todo el mundo, por sus derechos culturales, nacionales, territoriales, políticos y económicos.

Militarización y OTAN

44. Para asegurar su dominio sobre el mundo, Estados Unidos mantiene 865 bases militares en unos 130 países, donde aloja a 350.000 soldados equipados con los más sofisticados armamentos, aviones de guerra, misiles y barcos de guerra. Esto representa el 95% de todas las bases militares extranjeras en el mundo, e incluye bases estadounidenses en todos los continentes y regiones.

45. Además de mantener bases militares en todo el mundo, Estados Unidos busca dominar los mares y los océanos a través de siete poderosas flotas navales y controlar el espacio exterior y cibernético a través de una infinidad de satélites, espías, radares y estaciones de vigilancia y redes de comunicaciones.

46. La extensión de la OTAN es también uno de los temas más acuciantes de nuestra agenda. Esta poderosa organización militar, bajo el dominio estadounidense, reúne a 28 estados miembros en América del Norte y Europa y mantiene diversas asociaciones con decenas de países en todos los continentes. Desde 1991, la OTAN se ha ampliado y ampliado su marco y área de operaciones, lo que revela su objetivo fundamental de ser una herramienta primaria para la dominación del mundo. La OTAN es un enemigo de la paz y de los pueblos. Desde sus días de fundación en 1949 y como una ofensiva, la alianza militar, siempre está dispuesta a intervenir. La expansión y las provocaciones de la OTAN son directamente responsables de la desestabilización, las tensiones, la violencia y la guerra.

47. En su Cumbre de Varsovia de 2016, la OTAN declaró oficial y públicamente, con el acuerdo de sus Estados miembros, que mantiene el derecho y la disposición para un primer golpe nuclear.

48. La lucha contra la OTAN es parte de la plataforma en la que se movilizan los pueblos y las organizaciones sociales y políticas que abogan por la paz, la justicia social y el progreso. Esto incluye promover la lucha de los movimientos populares y de paz por la disolución de la OTAN y por la lucha de cada pueblo dentro de cada Estado miembro de la OTAN por su retirada de esta alianza criminal. Es una de las principales luchas del Consejo Mundial de la Paz.

49. Las potencias hegemónicas siguen amenazando la vida en el planeta con sus armas nucleares y otras armas de destrucción masiva instaladas en las bases militares del sistema estadounidense-OTAN. Es indispensable promover la lucha por la abolición de estas armas y por el fin de las bases militares.

50. La abolición de las armas nucleares es más urgente que nunca, si queremos evitar una catástrofe humana como la experimentada por los japoneses en Hiroshima y Nagasaki, hace 71 años, o de mayor proporción. El arsenal mundial de ojivas nucleares supera los 13.000, y los nuevos avances en la tecnología de armas nucleares y los mecanismos de entrega están impulsando la proliferación. La misma supervivencia de la humanidad está amenazada. 1.800 de ellos todavía están en alerta máxima, es una grave amenaza para la supervivencia de la humanidad.

51. Uno de los acontecimientos recientes más importantes en la oposición a esta tendencia fue la adopción de una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas titulada “Hacer avanzar las negociaciones multilaterales sobre el desarme nuclear” para iniciar una negociación sobre instrumentos jurídicamente vinculantes que prohíban las armas nucleares y que conduzca a su total eliminación. Este fue un reflejo de la opinión pública internacional y los movimientos que llaman a la prohibición total de las armas nucleares, así como los esfuerzos gubernamentales por parte de los Estados no poseedores de armas nucleares.

52. Por otra parte, la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de 2015 dio lugar a otro fiasco, al no adoptar un documento final debido a la oposición de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá. Estos países siguieron la voluntad de Israel, que se opuso a la convocación de una conferencia sobre el Oriente Medio como una zona libre de armas nucleares y otras de destrucción masiva.

Un llamado a la unidad en la lucha por la paz

53. El Consejo Mundial de la Paz concluye su Asamblea de 2016 en São Luís confiado en su creciente fuerza como organización antiimperialista que puede unir a amplias fuerzas en la lucha por la paz y en solidaridad con los pueblos. Esta convicción se basa en el rico repertorio de actividades que el CMP ha realizado y logrado. Desde la Asamblea de 2012 en Nepal, el CMP ha promovido y desarrollado campañas y acciones globales en todas las regiones del mundo, ha movilizado fuerzas sociales contra las intervenciones militares en países soberanos, golpes de estado, militarización y armas nucleares. Una detallada revisión de estas actividades es la base para seguir fortaleciendo el CMP.

54. Los Estados Unidos, la OTAN y las grandes potencias de la UE y sus aliados, en su ambición de dominación mundial, son las grandes amenazas contra la paz y los pueblos de todo el planeta. El orden mundial que las potencias hegemónicas han tratado de imponer al planeta a través de amenazas y agresiones no puede tener éxito.

55. Hoy, con las armas existentes, una nueva guerra de proporciones igual a las grandes guerras mundiales que marcaron el siglo XX significaría la destrucción de la Humanidad tal como la conocemos. Es urgente defender principios como el derecho de los pueblos a la autodeterminación, la soberanía nacional y la independencia, la no injerencia en los asuntos internos de los Estados, la solución pacífica de los conflictos internacionales, el fin de todas las formas de opresión nacional, el desarme, La disolución de los bloques político-militares, la cooperación entre los pueblos y los países para un nuevo orden mundial de paz, emancipación y progreso de la humanidad.

56. El impulso incesante del capitalismo global para obtener ganancias resulta en la devastación del medio ambiente natural, a través del agotamiento de los recursos, la contaminación de la tierra y el agua y el cambio climático global. Esta destrucción indiscriminada destruye la vida de millones de personas, desplaza a millones de personas en todo el mundo y amenaza la supervivencia de toda la raza humana. La mayor parte de la crisis ambiental ha sido causada por las actividades económicas de los países más ricos, que se niegan a asumir toda su responsabilidad.

57. Los pueblos se han movilizado en defensa de sus derechos y soberanía. No estaremos obligados a someternos a ninguna agenda imperialista de opresión o explotación nacional, seguiremos resistiéndonos y rechazando sus instrumentos de guerra y dominación, como la OTAN, las armas nucleares y las bases militares, las flotas y los ejercicios militares en todo el mundo.

58. El fortalecimiento del CMP es una tarea clave para fortalecer la solidaridad entre los pueblos. Nuestra alianza y convergencia entre los movimientos que son sus miembros y las organizaciones amistosas son esenciales para promover nuestra lucha unitaria por la paz, la justicia, la soberanía popular y nacional, el progreso común y un mundo libre de ocupación, opresión, colonialismo, explotación imperialismo y la guerra. En esto debemos continuar y continuaremos trabajando.

59. El espíritu de nuestro tiempo es la afirmación de la voluntad de los pueblos de tomar su destino en sus manos. Desarrollar la lucha por la paz, la democracia y la justicia es una tendencia inexorable. Todo lo que contradice esta tendencia es la manifestación de la intolerancia y la opresión, la imposición de la fuerza sobre el derecho, del poder imperialista y militar, del intervencionismo y la guerra contra la voluntad soberana de los pueblos y merece la condena de todos los demócratas y amantes de la paz.

60. Se pide al Consejo Mundial de la Paz que desempeñe un papel importante en esta lucha y en el fortalecimiento de esta tendencia de progreso. Desde su fundación, el CMP es una organización internacional que abarca una amplia convergencia de todos los que luchan contra la guerra, las armas nucleares, la militarización, el imperialismo en su conjunto y las violaciones de los derechos de los pueblos y de las naciones. Confiamos en que la Asamblea de 2016 en São Luís, Brasil, nos ofrezca otro paso e impulso en el camino hacia el fortalecimiento del CMP y de todo el movimiento por la paz.

61. Es con estas convicciones que los delegados a la Asamblea en São Luís y las organizaciones nacionales miembros del CMP están decididos a formular resoluciones y mociones que impulsen una amplia unidad en las acciones por la paz, la democracia, la justicia social y la solidaridad entre los pueblos. De esta manera, fortaleceremos la solidaridad de los pueblos en la lucha por la paz, contra el imperialismo!