Archivos Mensuales: agosto 2017

DECLARACION SOBRE AMENAZA DE INTERVENCION MILITAR EN VENEZUELA POR PARTE DE ESTADOS UNIDOS DE AMERICA

UNION DOMINICANA DE PERIODISTAS POR LA PAZ, INC. (UDPP)
Recientemente el presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump declaró que “no descarta el uso militar para solucionar el conflicto en Venezuela y que no aceptará una dictadura en el país latinoamericano”.
¿Quién eligió a ese señor como “el salvador de América?” La Unión Dominicana de Periodistas por la Paz, Inc. (UDPP) rechaza rotundamente por desafortunadas y desacertadas las declaraciones del presidente norte americano. Venezuela es un país libre y soberano y en virtud del principio de la no injerencia de un estado en los asuntos internos de otros estados, nadie tiene el derecho de jugar el rol del Chapulín Colorado y menos Estados Unidos.
América Latina es un continente de Paz, no tan solo en el papel, sino en la praxis. Los movimientos de masas y las organizaciones políticas de América deben unir sus esfuerzos para que el presidente de Estados Unidos entienda que ya este continente no es el patio trasero de su país.
Hay que respetar las decisiones del pueblo venezolano, que dicho sea de paso, atraviesa la más cruel de las guerras sucias que el imperio haya hecho contra un país cualquiera del área. El saqueo de la cosa pública, los asesinatos y homicidios cometidos por la oposición, las reuniones sediciosas, y, en fin, todas esas acciones son impulsadas por “ciertos venezolanos democráticos” con el apoyo de bandas criminales de venezolanos que operan desde Miami y otras latitudes norteamericanas.
Todo hombre de bien en el planeta debe repudiar las declaraciones de Donald Trump, pues las mismas solo sirven para llevar desasosiego a la familia latinoamericana. Ni Trump ni nadie en el planeta puede intervenir en Venezuela, a no ser que se haga por solicitud expresa del gobierno del país hermano y siempre dentro del más estricto cumplimiento de las normas del Derecho Internacional.
Declaraciones como las vertidas por Donald Trump son las que separan cada vez a nuestra América del imperio del norte. Nuestra institución y el pueblo dominicano hacen un ferviente llamado al pueblo de Venezuela para que, en un diálogo franco y sincero, se busque una solución pacífica al conflicto vigente, pero entre los venezolanos, no con intervenciones espurias. Reiteramos firmemente el rechazo a la amenaza del uso de la fuerza para solucionar conflictos y demandamos que se aplique la Carta de la ONU, no para vencer a Venezuela, como pretendió, por ejemplo, la OEA de Almagro, sino para ayudarla a solucionar un conflicto tan grave como el que vive ese hermano país.
Finalmente, la Unión Dominicana de Periodistas por la Paz, Inc. (UDPP) invita cordialmente a todos los movimientos de paz del planeta, especialmente a los de América a pronunciarse rechazando la bravuconada del presidente norteamericano por considerar que con esas declaraciones se pretende amedrentar al gallardo pueblo bolivariano y latinoamericano.
¡Fuera gringos de América Latina! Venezuela forma parte importante de nuestra Patria Grande y la defenderemos desde cada una de nuestras trincheras.
Moca, 14 de agosto de 2017

Anuncios

Fidel y el Che: dos hombres, un ideal, y la verdadera amistad. En ellos, no cabe duda, se encuentra el principio de todos los empeños revolucionarios, y también sus más preclaros fundamentos

Dos seres diferentes, pero con principios, sueños, proyectos semejantes, una época común signada por la injusticia, y el deseo impostergable de enfrentarla. Eso eran el Che y Fidel. Dos hombres que juntaron la hermandad de las ideas, conocimientos profundos, espíritu rebelde, y desazón ante la libertad cautiva de los pueblos de la Patria Grande.

Hasta México habían llegado, uno enfrascado en la preparación de la lucha armada contra la tiranía batistiana, el otro después de palpar la realidad más descarnada de América. Cuentan que una noche de julio de 1955 se encontraron, y después de diez horas de conversación, en las que se compartieron anhelos y esperanzas sobre la libertad de Cuba, el Che se convirtió en el médico de la futura expedición que se preparaba en el yate Granma.

«Fidel me impresionó como un hombre extraordinario», dijo el Guerrillero Heroico años después, y no hubo obra de pensamiento y acción que ejecutara en su vida, que no llevara el sello de aquel encuentro, porque de él surgiría una amistad inquebrantable, no exenta de innumerables pruebas de fidelidad en el transcurso de los años.

Precisamente en México, a poco tiempo de conocerse, cuando fueron apresados, impactaría en el joven médico la actitud de Fidel, a quien le expuso su condición de extranjero que se encontraba ilegal en ese país, y por el que no podía detenerse la Revolución. La respuesta del jefe del Movimiento 26 de Julio fue cortante: «Yo no te abandono». Esas actitudes personales, expresó el Che sobre él, «son la clave del fanatismo que crea a su alrededor».
Una profunda amistad surgiría entre Fidel y el Che una noche de julio de 1955, en México. Foto: Archivo

En ambos se conjugaban valores y principios claves para la construcción de un país, como la concepción de la lucha, el rol decisivo del pueblo, el Partido como vanguardia, el futuro de la Revolución, la juventud… A esta última, el Che apostaba la esperanza y la continuidad, como «arcilla fundamental de nuestra obra». Fidel, en similar sentido, depositaba en los jóvenes –«materia prima de la Patria»– la mayor confianza.

Una de las características que más apreciaba Fidel en el Che era su voluntad, su fortaleza espiritual y constancia, reflejada -como contara una vez el líder de la Revolución, por solo poner un ejemplo– en los varios intentos de escalar el Popocatépetl, un volcán ubicado en el centro de México, tras los impedimentos del asma. «(…) se habría pasado toda la vida intentando subir el Popocatépetl, aunque nunca alcanzara aquella cumbre».

Sin embargo, otro rasgo del argentino cautivaba al Comandante, y era que cada vez que «hacía falta (…) un voluntario para una tarea determinada, el primero que siempre se presentaba era el Che».

Muchos fueron los escenarios en que ello pudo constatarse, así como en los que se demostró la confianza que sentía por el Guerrillero Heroico. Las evidencias se encuentran en las más diversas hazañas militares; en aquel verano de 1958, durante los momentos más críticos de la lucha guerrillera, cuando le confiara la organización de la primera y única escuela de reclutas del Primer Frente, y más adelante, la conducción de una columna invasora hasta el centro de Cuba; o cuando encabezara, tras el Triunfo de la Revolución, organismos tan importantes como el Banco Nacional de Cuba y el Ministerio de Industrias.

Constantes fueron, además, las muestras de preocupación del Comandante en Jefe por la vida del Che, cuyo botón de muestra significó la misión encargada al hoy general de brigada Harry Villegas y a Carlos Coello (Tuma), ante la epopeya del Congo: «¡Ustedes me responden por la vida del Che, tienen que cuidarlo, me responden por su vida! No se separen de él ni un instante».

Son lecciones de vida los artículos y epístolas en los cuales el Che devuelve, sin quererlo, ese profundo cariño, admiración, respeto. Quizá uno de los más elocuentes es aquel poema escrito en el año 1956, mientras se preparaba la expedición del Granma: Vámonos,/ ardiente profeta de la aurora,/ por recónditos senderos inalámbricos/ a libertar el verde caimán que tanto amas.

Y como fuera el Che el más genuino ejemplo de hombre nuevo por el que tanto luchó, cumplió ese deseo de acompañar al líder en los momentos cardinales de la Revolución Cubana, como la Ley de Reforma Agraria, Playa Girón o la Crisis de Octubre, donde apreció más que nunca «la grandeza, valentía y la condición de estadista» del líder.

Quizá fuera él uno de los más indicados para afirmar con vehemencia: «Fidel es un hombre de tan enorme personalidad que en cualquier movimiento donde participe, debe llevar la conducción».

A ello se suma –al decir del Che– su condición de ser que representa «un continente con el solo pedestal de sus barbas guerrilleras», de «fuerza telúrica» que el futuro se encargaría de colocar en su justo peldaño, y de «conductor de hombres» que posee, «como nadie en Cuba, la cualidad de tener todas las autoridades morales posibles para pedir cualquier sacrificio en nombre de la Revolución».

Fruto de esa amistad verdadera el héroe de Santa Clara, cuando parte hacia las tierras que reclamaban el concurso de sus modestos esfuerzos, escribe la carta de despedida a Fidel, y a Cuba entera: «…si me llega la hora definitiva bajo otros cielos, mi último pensamiento será para este pueblo y especialmente para ti».

Con certeza absoluta afirmaría el Comandante en Jefe en la velada solemne realizada en su nombre en la Plaza de la Revolución, el 18 de octubre de 1967, que si se quiere «un modelo de hombre, un modelo de hombre que no pertenece a este tiempo, un modelo de hombre que pertenece al futuro (…) ese modelo es el Che».

De la admiración que sentían mutuamente podrían escribirse muchas cuartillas. La tiranía del espacio atenta contra estas. Pero unas palabras resumen lo que hoy puede decirse de ambos, y es lo que suscribiera Fidel en el discurso de inhumación de los restos del Che y sus compañeros de guerrilla: «está librando y ganando más batallas que nunca». Porque en ellos, no cabe duda, se encuentra el principio de todos los empeños revolucionarios, y también sus más preclaros fundamentos.

COMPARTIR facebook twitter

Las palomas desde su altura Fidel y las palomas, cual escoltas perennes de un eterno peregrinar por la paz. Autor: Juvenal Balán | juvenal@granma.cu

10 de agosto de 2017 23:08:02
En Columbia, hoy Ciudad Escolar Libertad, el 8 de enero de 1959.
En Columbia, hoy Ciudad Escolar Libertad, el 8 de enero de 1959. Foto: Archivo

La paloma es símbolo del candor, la sencillez, de la paz. Tiene gran sentido de la orientación, es una de las aves que más rápido vuela, y tiene un agudísimo sentido de la vista.

Cuando Fidel hablaba a la multitud concentrada en la explanada de Columbia, hoy Ciudad Libertad, en Marianao, aquel 8 de enero de 1959, tras su entrada triunfal a La Habana, palomas blancas se posaron en sus hombros. Era el portador de la esperanza y ellas lo identificaron rápidamente.

Treinta años después, en el mismo escenario, recordando la fecha, unas pioneritas suben al estrado y junto al podio que él ocupaba, le ponen en sus manos una paloma blanca. Sin pensarlo, el Comandante en Jefe la libera hacia el cielo y esta, después de sobrevolar varias veces la tribuna, se le posa en su hombro derecho y asume, desde esa altura, una posición de lujo con su buche erguido.

Pasaron los años, llegó el momento en que los agradecidos acompañaron a Fidel hasta su última morada, en Santiago de Cuba y las palomas volvían, cual escoltas perennes de un eterno peregrinar por la paz. Sobrevuelo también eterno, porque ellas saben que él y su pueblo jamás dejarán de luchar por ese mundo mejor que él divisó posible y necesario.
Treinta años después de aquel 8 de enero, en la misma Ciudad Escolar Libertad. Foto: Archivo
Las palomas volvieron, en su invicto regreso triunfal, en diciembre del pasado año, porque él y su pueblo jamás dejarán de luchar. Foto: Juvenal Balán

COMPARTIR facebook twitter

La paz en la proyección política de Fidel Castro

La noción de Fidel Castro sobre el concepto de paz y la coexistencia pacífica en las relaciones internacionales no puede concebirse sin tener en cuenta su sentido de pertenencia a una comunidad humana que trasciende los términos de raza, nación o cultura
Autor: Orlando Abel Martínez Fernández | internet@granma.cu
10 de agosto de 2017 23:08:15

Como político revolucionario, Fidel une a su condición de estadista y pensador, una visión crítica, antidogmática, de la realidad social. El líder cubano percibe la necesidad apremiante de desarmar el andamiaje múltiple de la dominación, y que dicha exigencia está estrechamente vinculada a la deconstrucción teórica y de carácter jurídico, de la «normalidad» impuesta a las relaciones entre los estados, bajo el sistema capitalista.
El abordaje ecuménico del fenómeno que realiza el estadista, por su basamento ético universal, supera la contradicción liberal entre individuo y Estado, así como entre los derechos de los ciudadanos metropolitanos y los derechos de los ciudadanos de las antiguas colonias.
Desde una perspectiva antihegemónica, entiende que solo transformando el orden internacional prevaleciente y subvirtiendo el modo de ser propio de las relaciones políticas entre los estados capitalistas, rearticulando la injusta división internacional del trabajo con su consustancial polarización de las riquezas a nivel global que impide el desarrollo socioeconómico de los países tradicionalmente colonizados y marginados del progreso, se puede construir y concertar una paz duradera, sobre bases de justicia, y fundamentada en la solidaridad real entre los pueblos y gobiernos; un nuevo orden civilizatorio, multicultural y respetuoso de las diferentes formas de vida y de gobierno existentes.
Con ese entramado conceptual, consigue revelar la relación orgánica entre paz, desarrollo socioeconómico y justicia social.
Durante su intervención en la Sexta Sesión Plenaria de la Conferencia Económica de los 21, celebrada en Buenos Aires, el 2 de mayo de 1959[1], Fidel aclaraba un punto medular, al reconsiderar los criterios asumidos hasta entonces por la clase política latinoamericana e invertir la lógica prevaleciente en el cónclave. La cuestión de que la inestabilidad política existente en la región no era la causa del subdesarrollo económico y social de sus pueblos, sino precisamente su consecuencia, y ante la esperanza que despertaba en algunos políticos el derrocamiento de algunas dictaduras en el continente, señalaba que esto era una mera ilusión, hasta tanto no se resolvieran los problemas de la miseria y la precariedad social en que vivían la mayoría de sus habitantes, recalcando que las condiciones económicas y sociales de América Latina hacían imposible la realización del ideal democrático basado en la paz y la justicia.
En todo caso, la permanencia de estas condiciones dejaría las puertas abiertas para la instauración de gobiernos de fuerza, que custodiarían el orden a sangre y fuego, y calificarían a su vez de anárquicos y criminales todo intento de revertir tal estado de cosas. Eso era lo que históricamente venía sucediendo en América Latina, de ahí que se instalara una mirada inversa y alienada de razonamiento según la cual, la paz, como era entendida por las clases políticas, es decir, la obediencia genuflexa de los pueblos al status quo, la aceptación acrítica de sus relaciones subordinadas, era un requisito indispensable para la consecución de la estabilidad social que atrajera inversiones, que a su vez, garantizaran el desarrollo.
Naturalmente, el cínico presupuesto fue desmantelado por el joven revolucionario cubano, al argumentar que solo un modelo que articulara la cooperación de todos, y exigiera sacrificios, no solo a los obreros, sino a todos los sectores sociales, que satisficiera a todos por igual, podría asegurar la estabilidad política, el progreso económico y la paz social.
En el contexto de su participación en los debates de la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrada en Nueva York, en noviembre de 1960, en memorable discurso, esclarecía cuál era el «quid de la paz y de la guerra», el hecho de que: «Las guerras, desde el principio de la humanidad, han surgido, fundamentalmente, por una razón; el deseo de unos de despojar a otros de sus riquezas»[2], dejando plasmadas en el escenario las emblemáticas palabras: «¡Desaparezca la filosofía del despojo, y habrá desaparecido la filosofía de la guerra!. ¡De-saparezcan las colonias, desaparezca la explotación de los países por los monopolios, y entonces la humanidad habrá alcanzado una verdadera etapa de progreso!»[3].
Coincide aquí con una línea de argumentación según la cual el terror no es la guerra, sino la ideología que la engendra. El hecho verificado históricamente de que toda filosofía excluyente y elitista deviene por su peso en una praxis irracional de violencia.
La visión global del líder cubano respecto al dilema de la paz, sometía a juicio, no solo el fenómeno colonial, en momentos en que tenía lugar un amplio proceso de descolonización en Asia y África, sino la propia lógica del capital, referente a la tasa de ganancia y la idea arraigada en círculos políticos de los Estados Unidos, de que la industria bélica constituía un estímulo para la economía en momentos de crisis, por la posibilidad de generar empleos, idea pervertida por una pretensión de asepsia que dejaba sin respuesta el impacto futuro de la construcción de armas, como si fuese un bien de consumo más, necesario e inocuo.
Frente a ello, desenmascara el nefasto papel del Complejo Militar Industrial como generador de conflictos y tensiones internacionales, por la sencilla razón de que todo capitalista necesita un mercado para sus productos, y estos, un espacio donde materializar su valor de uso; por eso apoyaba la propuesta de desarme total hecha por la Unión Soviética en la reunión y enfatizaba: «La historia del mundo ha enseñado trágicamente que las carreras armamentistas han conducido siempre a la guerra»[4], situación agravada, en un momento como ese por una responsabilidad mayor, alertando contra el peligro de una hecatombe nuclear; en tanto finalizaba su alocución reivindicando lo expresado unos meses antes en la Asamblea
General Nacional del pueblo de Cuba, reunida en La Habana, «el derecho de los pueblos a convertir sus fortalezas militares en escuelas, pero también el derecho de sus obreros a armarse para defender sus destinos».[5]

Fidel Castro junto a Michael Manley, Primer Ministro de Jamaica; Maurice Bishop, Primer Ministro de Granada y Kurt Waldhein, Secretario General de la onu, durante la Sexta Cumbre del mnoal, en 1979. Foto: Emilio Argüelles
Durante su histórica intervención en el ámbito del XXXIV periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, acontecida el 12 de octubre de 1979, daba a conocer las conclusiones de la Sexta Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, que acababa de tener lugar en La Habana, mandato que asumía, no a nombre de Cuba, bloqueada y agredida, sino de la inmensa mayoría de la humanidad: los países colonizados y marginados del desarrollo, agrupados en ese movimiento.
En dicho cónclave demandaba, una vez más, la necesidad de cambiar el sistema de relaciones internacionales vigente y la aspiración a instaurar un nuevo orden basado en la justicia, la equidad y la paz. Instaba, entre los problemas a debatir en la Asamblea, a colocar en primer puesto la búsqueda de la paz, pero no una paz selectiva, ni discriminatoria, sino indivisible, que beneficie por igual a todos, «que abarque todos los ámbitos del mundo y llegue a todos sus ciudadanos[6]».
Para el Movimiento, del cual el estadista fue uno de sus más activos defensores, los principios de la coexistencia pacífica constituyen la piedra angular de las relaciones internacionales, la base del fortalecimiento de la paz y la seguridad internacional, pero llevan intrínsecos otros como el derecho de los pueblos a la libre determinación, a escoger su propio sistema social, político y económico.
No obstante, estos preceptos, asiduamente enarbolados en las tribunas, no han disfrutado del certificado de garantía en la vida práctica, por eso, para ser consecuentes con esa preocupación de primer orden dentro del programa del Movimiento, no bastaba con buenas intenciones y llamados beatíficos a convivir como hermanos, se imponía echar abajo la arquitectura del poder global y unirse contra toda forma de injerencia externa en los asuntos internos de una nación, demandando igualmente detener la carrera armamentista y reorientar esos recursos al desarrollo sostenible del Tercer Mundo.
Culminaba su fulminante discurso llamando a cesar el intercambio de-sigual, sustituir el sistema monetario internacional, cancelar la deuda externa de los países pobres y a eliminar el abismo económico y la polarización de la riqueza, poner fin al modo de vida instalado en las sociedades primermundistas, irracional y consumista, y luego, una sentencia premonitoria: «Si no encontramos soluciones adecuadas, todos seremos víctimas de la catástrofe».[7]
«¿Para qué sirve entonces la civilización, si no es capaz de resolver estos problemas?», decía Fidel, «¿Para qué sirve la conciencia del hombre?, ¿Para qué sirven las Naciones Unidas?».[8] A más de 30 años, soberbia y oídos sordos mediante, el mundo es testigo de la vigencia de sus palabras.
Hablar de paz, sin tener en cuenta los millones de hambrientos, enfermos y analfabetos que existen en el mundo, resultaba cuando menos una burla obscena. Pese al oscuro cuadro, no se percibe la pretensión de asumir el papel de profeta de la revolución. Prevalece, por encima de todo, una apelación a la paz y a la colaboración entre los pueblos.
Su llamado a olvidar el lenguaje amenazante de las armas y a consagrarse civilizadamente a resolver los problemas más urgentes que agobian al mundo, como deber sagrado de todos los ciudadanos del planeta, en primer lugar los estadistas, se mantiene alejado de los centros del capital global, pero resuena aún como un repique de campana que impide dormirse a la conciencia de la opinión pública mundial.
La noción de Fidel Castro sobre el concepto de paz y la coexistencia pacífica en las relaciones internacionales no puede concebirse sin tener en cuenta su sentido de pertenencia a una comunidad humana que trasciende los términos de raza, nación o cultura; un sentimiento incorporado a la identidad cubana, que alcanzó su más alta expresión en Martí, y que se concreta en su vocación internacionalista, configurando un cuerpo axiológico que forma parte esencial de su proyección política.
Por eso, ante las propuestas o exigencias de pragmatismo, características sin duda necesarias a todo líder político, su respuesta no puede soslayar los principios éticos que rigen la política exterior de la Revolución Cubana.
En ese sentido, la flexibilidad correspondiente a cualquier negociación política para llegar a un diálogo con el principal enemigo del pueblo de Cuba, el gobierno de los Estados Unidos, está sujeta a factores que van más allá del conflicto bilateral entre ambas naciones; y es que entre las premisas para el establecimiento de relaciones «normales» entre los dos países, no pueden introducirse, bajo ningún concepto, el silencio y la complicidad de Cuba con la política de saqueo económico y el injerencismo históricamente practicado por el gobierno de los Estados Unidos en los países del Tercer Mundo, por muchos beneficios que esa relación reportara para la Isla.
De ahí que su argumento resulte tajante: «¿Qué debemos hacer nosotros? ¿Callarnos la boca y no hablar de esas cosas, no denunciar estas cosas para tener buenas relaciones con Estados Unidos?»[9], porque para el líder cubano, existen concepciones en las que no puede haber compromisos, aunque puedan encontrarse puntos de acercamiento en otras áreas[10].
Esta es una idea que reitera en su discurso en el Aula Magna de la
Universidad Central de Venezuela, el 3 de febrero de 1999, cuando afirma: «¡Que no se hagan ni la más remota ilusión de que, si un día suspenden el bloqueo, Cuba dejará de hablar con la misma franqueza y la misma honestidad con que ha estado hablando durante estos cuarenta años!»[11].
La expresión del desarrollo de las ideas del compañero Fidel sobre la paz, se muestra evidente en tres direcciones fundamentales: 1- la batalla por los derechos del pueblo cubano a vivir en paz y construir su destino, frente a la hostilidad permanente del gobierno de los Estados Unidos, que ha hecho todo lo posible por impedirlo, pretendiendo ahogar aún el propio derecho a la vida. Eso y no otra cosa es lo que representa el bloqueo; 2- su participación mediadora en la solución de conflictos regionales y locales, a petición de las partes implicadas y 3- los esfuerzos a favor de la paz mundial, indisolublemente unidos con la condena a la carrera armamentista y por la transformación del orden internacional vigente.
Se expresa en su alerta temprana sobre las consecuencias que traería la cruzada contra el terrorismo emprendida por el gobierno de los Estados Unidos en términos de caos, rebelión e ingobernabilidad para todos, por cuanto el precio a pagar afectaría también a los países ricos, así como el hecho de poner a un lado asuntos de real interés, relacionados con la propia supervivencia de la humanidad. El desastre ambiental y ecológico, serían secuestrados del debate público global, ocultados por la cortina de humo de la amenaza terrorista.
En el Mensaje a los estudiantes universitarios cubanos, del 4 de septiembre del 2010, señalaba la responsabilidad que asume Cuba hoy, frente a los problemas globales, mayor que en otros momentos, por los caracteres trágicos de la coyuntura, debido a los grados de irracionalidad e ingobernabilidad de la política sistémica del capital, entre ellos, en primer orden, el desmesurado arsenal y poder destructivo de las armas acumuladas.
El discurso argumental de sus reflexiones que lo ocuparon en los últimos años, estuvo marcado por dos objetivos fundamentales; la convocatoria a movilizar a la opinión pública mundial, como una vía ineludible para enfrentar los graves peligros que acechan a la humanidad, convencido de que, ante fenómenos y situaciones que devienen condiciones objetivas de carácter global, el sujeto del cambio revolucionario tendrá que ser inevitablemente de carácter universal. En el propio mensaje a los estudiantes universitarios resaltaba: «Si quieres la paz, prepárate para cambiar tu conciencia»[12], pues ante la capacidad de concertación de un poder global, se impone la tarea de erigir una sociedad civil internacional armada de conciencia crítica.
Conjuntamente llamó a mantener la confianza y el optimismo en los resultados y las posibilidades de la lucha por revertir esta triste realidad, a pesar del pesimismo que pueda invadir a muchos, incrementado por el hecho de que los centros del poder mediático tratan de instalar, como sentido común de una época, el hedonismo escapista y la desconexión social frente a la realidad opresora que sobrepasa al hombre común y que excede a su poder de decisión, con lo que se refuerza la sensación de impotencia ante la imposibilidad de cambiar las estructuras vigentes.
Frente a ello, la ideología de la Revolución Cubana y el pensamiento de Fidel Castro contraponen la inamovible fe en el mejoramiento humano y en la posibilidad de un mundo mejor como única alternativa.
Frente a las construcciones hegemónicas que exaltan la guerra como fuente de gloria, expresión consustancial a la naturaleza humana y una de sus más eximias creaciones culturales, urge como deber ineludible oponer una verdadera cultura humanista resumida por Martí en ese canto a la autonomía del hombre que es su ensayo sobre el Poema del Niágara, cuando afirmaba: «La guerra, antes fuente de gloria, cae en desuso, y lo que pareció grandeza, comienza a ser crimen. La batalla está en los talleres; la gloria está en la paz; el templo, en toda la tierra; el poema, en la naturaleza».[13] Esas son las claves que el compañero Fidel hizo suyas, y regieron su pensamiento y acción revolucionarios.

RECORDACIÓN A LAS VICTIMAS DEL CRIMINAL BOMBARDEO A HIROSHIMA Y NAGASAKI.

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, participó conjuntamente con la comunidad de Cayo Hueso, en el municipio de Centro Habana en el Callejón de la Paz, en un homenaje en ocasión a los 72 años de los bombardeos criminales de los Estados Unidos contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, donde perdieron la vida de forma inmediata miles de personas víctimas de tan horrible crimen, coincidiendo con el 68 Aniversario de la creación del Movimiento Cubano por la Paz y las Soberanía de los Pueblos, cuyo primer presidente fue Don Fernando Ortiz.
Después de 72 años recordamos ese horrendo crimen, en momentos donde la situación mundial se caracteriza por una oleada de violencia, como resultado de la creciente carrera armamentista, del militarismo, el intervencionismo y las guerras impuestas por el imperialismo estadounidense.
En un emotivo encuentro que sostuvo el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, en el Palacio de las Convenciones, con la presencia de 770 integrantes del Crucero por la Paz, el 1 de marzo de 2012 expresó “El crimen genocida de Hiroshima y Nagasaki, es el único bombardeo nuclear que ha conocido la humanidad. Pero la especie humana y el planeta están en riesgos permanentes mientras tales armas, multiplicadas en cantidad y poder explosivo, permanezcan en manos de unos pocos países. Se necesita un desarme nuclear completo”.
En la actualidad el mundo se enfrenta y peligrosas amenazas a la paz, incluidas las intervenciones militares imperialistas en curso contra países soberanos y el resurgimiento del fascismo, como está sucediendo en la hermana República Bolivariana de Venezuela.
Denunciamos las recientes acciones terroristas de la oposición contrarrevolucionaria y ultraconservadora venezolana en sus esfuerzos por derrocar al gobierno constitucional de Venezuela, en contubernio con el imperialismo para acabar con los procesos de independencia, soberanía y justicia social en la región.
El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos llama a todos los pueblos amantes de la Paz, a incrementar su lucha por la prohibición de todas las armas nucleares y otras armas de destrucción masiva, y al desarme general y completo, al rechazo de la instalación del sistema anti-misiles de Estados Unidos/OTAN y a la abolición de todas las bases e instalaciones militares extranjeras en nuestros territorios
El porvenir es la Paz.
La Habana, 9 de agosto del 2017

A %d blogueros les gusta esto: