MÉXICO VUELVE A SU LUGAR EN LA VANGUARDIA

Por Manuel E. Yepe colaborador del MOVPAZ
¡México y Latinoamérica están de fiesta! ¡México eligió un Presidente a la altura de su papel en la historia!
Una amplia victoria electoral, arrolladora e inobjetable, convirtió a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el próximo Presidente de los Estados Unidos de México. Su candidatura fue presentada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido fundado por él y el de más reciente registro nacional, formando la alianza Juntos Haremos Historia con los partidos del Trabajo y del Encuentro Social.
Su prestigio descansa principalmente en su honestidad y su lema electoral, ya hecho realidad, es “la esperanza de México”.
La victoria popular de AMLO en la patria del cura Hidalgo, Benito Juárez, Emiliano Zapata, Pancho Villa y Lázaro Cárdenas constituye un hito en la historia política de América Latina y el Caribe e inclina significativamente la balanza de poder a favor de las luchas populares, la unidad de América Latina y el apoyo a los gobiernos progresistas contra el neoliberalismo.
El ascenso de un gobierno popular cuya política exterior presagia una lucha constante en defensa de la soberanía, la independencia, la no intervención y la solución pacífica de los conflictos articula con la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz acordada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en su II Cumbre de La Habana, instrumento vital para la defensa de la paz en la región.
La inseguridad y la violencia; las desigualdades sociales y la pobreza, todo unido a la corrupción galopante y la tensa relación con Estados Unidos, cuyo presidente ha amenazado con construir un muro en la frontera con México para aislarse del mundo y hacerlo por cuenta del erario mexicano, son algunos de los retos más urgentes y arduos que deberá enfrentar AMLO al asumir la presidencia de México el primero de diciembre, tras una transición que será de cinco meses.
En lo que respecta a las relaciones de México y Latinoamérica en general con el vecino del norte, siempre resuena el proverbio “¡Pobre México!, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos!” y ahora se recuerda el profético estudio publicado por AMLO en abril de 2017 en Le Monde Diplomatique, acerca de la estrategia que llevaría a Donald Trump a la presidencia en Estados Unidos y la situación que se crearía para México bajo su presidencia:
“Hace alrededor de dos años el futuro presidente (Trump) y sus asesores comenzaron a estudiar de manera sistemática el ánimo de los estadounidenses. Entre los sentimientos más frecuentes encontraron la decepción, la irritación, la ira, la tristeza y la desesperación.
Bastaba aprovechar este humor general, convertirse en su portavoz y avanzar en su interpretación con la esperanza de impregnar a toda la sociedad.
“Mucho antes de la asunción de Trump, era evidente que su campaña antimexicana no se originaba en un análisis económico de su país, sino que obedecía (y obedece) al interés político de sacar provecho del sentimiento nacionalista estadounidense”.
El flamante presidente electo de México promete cortar el “copete de los privilegios”, terminar con la “mafia del poder”, acabar con la corrupción mediante el ejemplo y dar prioridad a los pobres.
Este hijo de comerciantes, nacido el 13 de noviembre del 1953 en Tepetitán, estado de Tabasco, y conocido como AMLO por sus iniciales, encarna para muchos mexicanos el anhelo de cambio.
Es un líder de masas que transmite seguridad y confianza en su discurso. A un solo llamado suyo, decenas de miles de personas llenan las plazas públicas.
Desde el punto de vista ideológico no es fácil encasillarlo, pero generalmente la prensa y la gente lo conceptúan como un político de izquierda o como un político honesto.
En lo económico apuesta por el mercado interno, fijar precios de garantía para el campo y revisar la apertura al capital privado del sector del petróleo.
En lo social AMLO busca reducir las desigualdades pero evita pronunciarse en temas que entrarían en una agenda tradicional de izquierda, como el aborto y los matrimonios homosexuales.
Después de haber perdido en las elecciones del 2006 y el 2012, en la actual campaña moderó su discurso para atraer a sectores que antes desconfiaban de su prédica progresista pero nunca se deslizó más allá de su identificación con los humildes.
De hecho, propone un cambio comparable con las grandes transformaciones de la historia como la Revolución Mexicana del 1910, forma parte del sistema político.
Ha declarado que se inspira en los padres de la patria, que dejaron lecciones para luchar por la justicia, por la democracia, por la soberanía nacional.
Julio 5 de 2018.

Anuncios

ESTADOS UNIDOS: CON COREA SÍ, PERO NO CON CUBA

Por:Jesús Arboleya Cervera
Progreso Semanal, 27 de junio de 2018

Una pregunta que ha sido repetida a los funcionarios de Estados Unidos en los últimos días es la razón por la cual pueden negociar con Corea de Norte y no con Cuba. La respuesta ha sido la misma: en Cuba nada ha cambiado, a pesar de que acaba de inaugurarse un nuevo gobierno, bajo la presidencia de Miguel Díaz Canel.
No deja de ser llamativa esta respuesta para una administración que hereda una historia de cientos de atentados a Fidel Castro, en el entendido de que, ante la ausencia del líder cubano, la Revolución Cubana no tenía otros asideros. La moraleja es que las premisas que condicionaron la política norteamericana hacia Cuba, y ahora se repiten, siempre fueron falsas. El problema de Estados Unidos con Cuba no radica en un supuesto accidente de lo que denominaron el “castrismo”.
Pero incluso si aceptáramos esta lógica para justificar la opción de no negociar, la verdad es que menos ha cambiado el gobierno de Corea del Norte. Al contrario, los recientes acuerdos con ese país, aunque aún sin precisar sus aspectos concretos y determinada su irreversibilidad, han servido para exaltar la dirección de Kim Jung-Un, hasta ahora considerado el peor enemigo de Estados Unidos en Asia.
La primera razón que entonces salta a la vista para explicar la negativa norteamericana de negociar con el gobierno cubano es que, a diferencia de Corea del Norte, Cuba no posee armas nucleares y ello le resta importancia en la agenda norteamericana.
El otro impedimento para negociar con Cuba es Cuba misma. Como reflejan documentos desclasificados, desde los primeros momentos Estados Unidos llegó a la conclusión de que no podía convivir con el régimen revolucionario cubano y ello desencadenó una guerra en muchos frentes, que perdura hasta nuestros días.
Si bien, como reconoció Obama en su momento, esta guerra fracasó en su intención de derrocar al gobierno cubano, en particular el bloqueo económico ha resultado funcional para evitar el despliegue de todas las potencialidades de la Revolución y la demostración de las virtudes del modelo. Trump se suma a esta lógica perversa, que nada tiene que ver con el bienestar del pueblo cubano, como ha declarado, ni acarrea beneficios a los propios norteamericanos.
También existen factores que convierten a Cuba, junto con México, en los países latinoamericanos donde la situación doméstica de Estados Unidos más influye en las relaciones bilaterales con ese país.
En el caso de México, las raíces del conflicto se remontan a 1848 cuando le fue arrebatado más de la mitad de su territorio. En la actualidad se destaca el tema migratorio y la presencia de una población que crece exponencialmente, influyendo en el balance demográfico norteamericano, lo que ha originado una reacción xenófoba y racista en sectores que constituyen la base electoral de Donald Trump.
A ello que se suman los intereses económicos existentes entre los dos países, condicionados por una relativa decadencia de la competitividad norteamericana, lo que explica los intentos proteccionistas de la agenda trumpista, así como la porosidad de una frontera por donde transita el tráfico de drogas, armas y personas, en buena medida reflejo de males intrínsecos de la sociedad la estadounidense, que no puede ser resuelto mediante la construcción de muros o el despliegue de tropas.
En el cubano, también influyen antecedentes históricos que acompañan la vida de ambas naciones. Cuba fue la primera neocolonia norteamericana y el enfrentamiento a este régimen determinó los objetivos de la Revolución Cubana, precisamente en el momento en que Estados Unidos extendía este sistema de dominación en el Tercer Mundo.
La guerra contra Cuba promovió la construcción de una fuerza política contrarrevolucionaria de origen cubano dentro del territorio estadounidense, que extendió su influencia a otros aspectos de la vida nacional, en particular en las estructuras políticas del sur de La Florida, así como el Congreso y la burocracia federal. Para esta fuerza resulta vital mantener la beligerancia contra Cuba y ello explica su reticencia a cualquier tipo de negociación entre los dos países.
Como Trump necesitó de ella para el respaldo a su gobierno, le entregó la política hacia Cuba, a pesar de que la mayoría del pueblo estadounidense, incluso dentro de la comunidad cubanoamericana e importantes sectores del partido republicano, respaldan la iniciativa encaminada al mejoramiento de las relaciones entre los dos países, llevada a cabo por Obama.
Visto el caso, quizás para enmendar las cosas y continuar negociando en el sentido que interesa a ambos países, lo que en realidad hace falta cambiar es el gobierno de Estados Unidos, una probabilidad que no parece imposible y que muchos, dentro y fuera, agradecerán.

TRUMP Y EL INFANTICIDIO EN ESTADOS UNIDOS

Por Manuel E. Yepe Colaborador del Movimiento Cubano por la Paz
La administración Trump está reteniendo en cautiverio a unos 1,500 adolescentes y preadolescentes de entre 10 y 17 años de edad, capturados y separados de sus padres a lo largo de la frontera mexicana.
Así lo reportó el diario Salt Lake Tribune, precisando que el local era un viejo Walmart abandonado que fue renovado con aulas, centros de recreación y salas de examen médico para mantener a los niños bajo custodia federal. A los pequeños se les permite dos horas al aire libre cada día, incluyendo una hora de ejercicio físico y otra de tiempo libre. Hay dos turnos separados de aprendizaje debido al elevado número de niños en la institución.
En el antiguo supermercado de 250,000 pies cuadrados (poco más de
23,000 metros cuadrados) se adaptaron 313 dormitorios, sin puertas ni techos interiores, donde los niños se ven obligados a permanecer acostados todo el tiempo en sus camas. Aunque según informes al periódico, están siendo bien alimentados, muchos de los jóvenes consultados por los medios testimoniaron a que “la comida era terrible y todo el mundo se quejaba de ésta”.
Se supone que la mayoría de los niños adolescentes entraron a Estados Unidos solos, pero puede asegurarse que los más jóvenes fueron separados a la fuerza de sus padres en la frontera en virtud de la nueva política Trump de tolerancia cero para la inmigración que obliga a remitir a la justicia criminal a toda persona sorprendida cruzando la frontera ilegalmente para su procesamiento federal, una decisión que ha sido causante de la separación de un gran número de niños de sus familias.
“Si cruzas la frontera ilegalmente, incluso si lo haces por vez primera, vamos a procesarte”, dijo amenazante Jeff Sessions ante la Asociación de Agencias Estatales de Investigación Criminal en mayo.
“Si usted está traficando con un niño, vamos a procesarlo, y ese niño probablemente será separado de usted, como lo dispone la ley. Si no quieres que tu hijo sea separado, entonces no lo lleves ilegalmente al otro lado de la frontera”.
“Estamos tratando de hacer lo mejor que podemos para cuidar a estos niños. Nuestra meta en última instancia es reunir a los niños con sus familias”, dijo. “No somos un centro de detención. … Lo que operamos son refugios que cuiden a los niños. Es una diferencia sumamente grande”.
Según funcionarios federales, en las dos semanas siguientes a que el Procurador General de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunciara la política de separación, fueron procesados 638 adultos que estaban acompañados por 658 niños.
No se ha aclarado si hay otros centros como estos operando en otros sitios del país encarcelando niños en campos de detención pero se sabe que Jeff Sessions ha ordenado a todos los fiscales federales que presenten cargos penales contra todas las detenidos por cruzar ilegalmente la frontera.
Según la agencia de prensa estadounidense Associated Press, que analizó los registros del Departamento de Seguridad Nacional, 1,995 niños fueron separados entre el 19 de abril y el 31 de mayo del año en curso en función de las nuevas fuertes políticas migratorias.
¿Cuántos más de estos casos existen en los que los niños son arrebatados a sus padres que cruzan ilegalmente la frontera?, se pregunta el corresponsal de la AP.
Arrinconado políticamente por la indignación generalizada que causó el apartamiento forzoso de miles de padres e hijos, Trump firmó el 21 de junio una orden ejecutiva para acabar con ese proceder que hasta un día antes calificaba como inevitable.
Pero así como continuaron esas comparaciones, también surgieron otros señalamientos al gobierno de Trump desde organizaciones internacionales.
El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos se manifestó profundamente preocupado por la “práctica cruel” de separar a la fuerza a niños de sus padres.
“La idea de que cualquier Estado trate de disuadir a los padres de migrar infligiendo tal abuso a los niños es inconcebible”, dijo el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein en una sesión del Consejo que encabeza.
La directora para las Américas de la organización no gubernamental Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, sostuvo que “estos actos cumplen con las definiciones de tortura según el derecho estadounidense e internacional”, por el daño mental que acarrean a las familias con fines coercitivos.
Trump respondió a los señalamientos con una peculiar defensa de la política de su gobierno, sugiriendo que los migrantes adultos arrestados en la frontera podrían ser asesinos y ladrones. También acusó a la oposición demócrata de ser obstruccionista y principal responsable por la separación de familias en Estados Unidos.
Junio 28 de 2018.

LOCURA RUSOFÓBICA AFECTA A ESTADOS UNIDOS

Por Manuel E. Yepe cola
Jack F. Matlock Jr, embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética de 1987 a 1991, llamó a la ciudadanía de su país a poner fin a la locura rusofóbica que domina al Congreso y a muchos de los medios de comunicación de Norteamérica en un artículo publicado recientemente en varios medios de prensa estadounidenses.
Cita como ejemplo flagrante de ello, al editorial principal del New York Times del 17 de febrero titulado “Deje de permitir que los rusos se salgan con la suya, Sr. Trump”, en el cual los editores del periódico repudian a Rusia por interferir en las elecciones de Estados Unidos y demandan mayores sanciones contra ésta “para proteger la democracia estadounidense”.
“Nunca se me había ocurrido que nuestro sistema político, sin duda disfuncional, fuera tan débil, subdesarrollado y enfermo que con ineptas acciones en la Internet podría ser dañado” dice Matlock.
Pero el New York Times no es el único acusado. La mayoría de los demás medios de prensa en de Estados Unidos, electrónicos e impresos, han seguido esta línea. “Cada vez más, tanto en el Congreso como en los medios, se ha aceptado como un hecho la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016”.
Entre las acciones rusas que han disgustado al establishment estadounidense y ahora se quieren presentar como hechos que han contribuido desde Rusia al ascenso de Trump, está la creación por el gobierno ruso de un sofisticado servicio de televisión (Russia Today o
RT) que proporciona entretenimiento, información y propaganda a audiencias extranjeras, incluyendo a la de Estados Unidos. La magnitud de sus televidentes quizás sea varias veces inferior a la de los grandes medios de Estados Unidos pero indudablemente ha venido a debilitar el monopolio informativo que han tenido los medios occidentales y ha tenido una acogida enorme dondequiera, sin excluir a Estados Unidos.
Los líderes rusos, como la mayoría de los de los demás países del mundo pensaron que Clinton sería elegida, pero algunos altos funcionarios rusos expresaron su preferencia por la candidatura de Trump a raíz de que la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, comparara a Hitler con el Presidente Putin e instara a una intervención militar más activa de Estados Unidos en el extranjero, mostrando un tono rusofóbico contrastante con el de Donald Trump, que entonces se pronunciaba en favor de la cooperación con Rusia en vez de tratarla como a un enemigo, explica Matlock.
Nadie parece haber hecho ni un estudio, siquiera superficial, del efecto que tuvieron las acciones rusas en la votación. No hay pruebas de que las actividades rusas hayan tenido un impacto tangible en el resultado de las elecciones, sostiene Matlock.
Pero el hecho más importante, oscurecido por la histeria anti Rusia, es que fueron los estadounidenses quienes eligieron a Trump bajo los términos establecidos en la Constitución; los estadounidenses crearon el Colegio Electoral, que permite que un candidato con una menos de votos populares se convierta en presidente, y son ellos los que manipulan los distritos electorales a favor de un partido político determinado cuando ello conviene al sistema.
La Corte Suprema emitió la infame decisión que permite el financiamiento corporativo de los candidatos a cargos políticos. Los estadounidenses crearon un Senado que es todo menos democrático, ya que da una representación desproporcionada a los estados con poblaciones relativamente pequeñas. Fueron los senadores estadounidenses quienes establecieron procedimientos no democráticos que permiten a minorías, bloquear una legislación o confirmar los nombramientos.
Para Matlolck, el solo hecho de que los estadounidenses mismos hayan sido quienes eligieron su sistema electoral no significa que la elección de Trump sea buena para el país. En su opinión, las elecciones presidenciales y legislativas de 2016 representaron un peligro inminente para la nación. Han creado desastres potenciales que pondrán severamente a prueba los frenos y contrapesos incorporados en la Constitución. Esto es especialmente cierto hoy cuando ambas cámaras del Congreso están controladas por el Partido Republicano, que a su vez representa menos votantes que el partido de la oposición.
Matlock asegura que él no votó por Trump, pero cree que la imputación de que las acciones rusas interfirieron en las elecciones, o dañaron la calidad de la democracia en el país es ridícula, patética y vergonzosa. “Y debería añadir peligrosa porque hacerse enemigo de Rusia, la otra superpotencia nuclear, se acerca más a la locura política que cualquier otra cosa que se me pueda ocurrir”.
El ex embajador estadounidense concluye su artículo llamando a sus coterráneos a desistir de la actual locura rusofóbica y animar a los Presidentes Trump y Putin a restablecer la cooperación en cuestiones de seguridad nuclear, la no proliferación, el control de materiales nucleares y la reducción de armas atómicas, temas que son de vital interés tanto para Estados Unidos como para Rusia.
Junio 25 de 2018.

110 AÑOS DEL HOMBRE DE LA PAZ

El hombre de la paz cumple 110 años. Nació en Valparaíso, Chile, el 26 de junio de 1908. Un luchador social cuya presencia persiste en el ámbito nacional e internacional. Muchas cosas pasaron y pasarán después del 11 de septiembre de 1973 cuando este hombre de la paz nos dejó un mandato irrevocable en el tiempo y la memoria. Hay que abrir nuevamente las grandes alamedas, es posible y necesario porque la historia es nuestra y la hacen los pueblos
Todavía en nuestra patria queda mucho para para poder abrir ese camino y recuperar las conquistas y beneficios que tenían todos los chilenos, sin distinción ninguna a pesar de que sabemos que existen las clases sociales pudientes y que no necesitan salud gratuita, educación gratuita, empleos y salarios dignos para vivir, pero había constitucionalmente tales beneficios y muchos otros más. Hoy son grandes motivos de reclamos, manifestaciones populares y empeños por llevar adelante proyectos y reformas en el orden legislativo.
Este mandato es posible, como lo era el Triunfo de la Unidad Popular en 1970, que no fue un hecho improvisado ni espontáneo, fue fruto de grandes y continuas luchas de los trabajadores desde inicios del siglo XX cuando comienzan a organizarse y tomar conciencia de su rol en esta historia. En este proceso, el hombre de la paz fue un importante protagonista y gestor. Este triunfo fue algo inusitado para el momento, en el sentido que ocurre en el contexto de feroces contiendas en al ámbito regional e internacional, en las duras batallas por la liberación nacional y la política intervencionista y guerrerista del imperialismo norteamericano y otros potencias colonialistas. En medio de esta situación triunfa un marxista, el hombre de la paz, con un programa de carácter popular, democrático y con el objetivo de iniciar la construcción del socialismo en Chile.
Este hecho tiene un valor histórico enorme, como también lo fue el Triunfo de la Revolución Cubana el 1 de enero del 1959, un ejército guerrillero derrota militarmente a un ejército nacional profesional e inicia un proceso revolucionario, democrático y popular, con carácter antimperialista. Triunfo que es continuidad de todo un proceso independentista que data de 1868.
Pudiera decirse entonces que ambos eventos son partes de un mismo todo, dinámicos, contradictorios pero no excluyentes. Un proceso en que en ambos coexisten la lucha, la violencia en amplias modalidades, la armada, las manifestaciones sociales, la electoral y parlamentaria y que protagonizan y cuyos logros benefician fundamentalmente a los trabajadores y los pobres, los humillados y ofendidos y en tal proceso surgen los lideres necesarios, no importa de qué segmento social provengan, que hacen suyos estos empeños por una sociedad democrática, con plena libertad, autodeterminación y con justicia social. Tienen ambas partes entonces la misma sustancia generadora, objetivos sociales, económicos y humanos similares. Lo que los diferencia son las formas de lucha para lograrlos, el cómo hacer los cambios necesarios para abrir los caminos a esta nueva sociedad, el socialismo. Pero hay que estar claro que estas partes de que hablamos no son las únicas que pueden darse.
Es inevitable decir que al plantear estas cosas tengamos que recordar la justeza de la obra de Carlos Marx, en su bicentenario. Todo esto que se mantiene en marcha en Cuba, en Venezuela, Bolivia, en Chile y muchas partes de este planeta tienen que ver con su legado, con su visión, aunque limitada a su contexto histórico, de los procesos sociales, pero qué más real que entender que la historia de todas las sociedades, hasta nuestros días, es la historia de la lucha de clases. Hoy persisten las clases sociales, los explotados y explotadores, la historia no se ha detenido, a pesar de los grandes avance tecnológicos en todos los órdenes y que ha creado también consigo una diversidad de escenarios y actores o grupos sociales, pero todo debido a la gran acumulación de riquezas por parte de los monopolios, consorcios o grandes transnacionales que incrementan la pobreza a grados extremos. Todo ello hace necesario llevar adelante grandes esfuerzos, una batalla ideológica, para vencer la resignación manipulada de los explotados, humillados, saqueados y vilipendiados sectores más humildes de la sociedad. Una tarea bien difícil, pero que ha sido lograda en más de un momento de nuestra historia universal. No exenta de errores o insuficiencias como en nuestro caso.
Chile entonces fue motivo de una gran atención de todo el mundo progresista, el campo socialista y por supuesto del capitalista que ya tenía en su mira al hombre de la paz, que representaba, su proyecto y sus fines, una nueva Cuba. Era un mal ejemplo, un peligro para mantener su orden patronal en la región. Había que eliminarlo, echar abajo tal gobierno “comunista” o “marxista”, como estos señores acostumbran a denominar a todo tipo de gobierno progresista.
Independientemente de todas las medidas y maniobras que utilizó el imperialismo y otras potencias capitalistas, el hombre de la paz y su gobierno recibió y mantuvo el apoyo del pueblo y una gran solidaridad internacional, que fue más profunda y determinante después del 11 de septiembre de 1973 cuando se consumaron los nefastos objetivos imperiales.
Los grandes cambios y beneficios para el pueblo de Chile que logró el gobierno popular del hombre de la paz son y fueron reales e incuestionables y conllevan a afirmar que en nuestro país había entonces un proceso revolucionario. Se había logrado conformar una amplia unidad, no solo de partidos de izquierda sino de todo un pueblo que ansiaba cambios y estaban convencidos de que se podía lograr. La persistencia, la lealtad a sus principios y consecuencia política, social y humana del hombre de la paz era la garantía de ello.
Todo marchó bien hasta que esta unidad empieza a romperse. Sectores del gobierno y de los partidos quieren ir y van más allá de lo programado, quieren acelerar el proceso, esto en medio de la más feroz guerra económica, mediática y confrontacional con el enemigo externo y los sectores opositores nacionales que no escatiman el crimen para sus empeños. Sumándose a ello a todas las ramas de las Fuerzas Armadas chilenas.
Con toda esta situación el hombre de la paz se ve colocado en un trance histórico, pero con suma serenidad sentencia para la historia a los criminales, traidores y rastreros y le habla al pueblo, a los trabajadores, a la gente sencilla, a los que les reitera su lealtad y fe en ellos. Deja un mandato ético, un ejemplo digno de lo que hoy falta en muchos de los gobernantes de las grandes potencias y otros insensatos países serviles a ellos y es que en política es esencial la ética y los valores morales, virtudes que hacen que el hombre de la paz esté siempre presente en lo bueno y en lo justo de la lucha por un Chile mejor, por un mundo nuevo.
La unidad fue uno de los empeños más importante en su quehacer político nacional e internacional, en 1966 lo señalaba, en la Primera Conferencia Tricontinental: “Es fuerte y poderoso el imperialismo, pero, en conjunto, los pueblos oprimidos son mucho más fuerte que él y están en condiciones de vencerlo. De ahí por que valoramos nosotros, extraordinariamente, la lucha antiimperialista de todos los pueblos del mundo y lo sentimos como nuestra”. Y subrayaba la necesidad de la unidad: “Unidad basada en la lucha intransigente que lleva a la derrota a las fuerzas que obstaculizan el avance de los pueblos de Asia, África y América Latina hacia la democracia, el socialismo y la paz; unidad para pasar con decisión a la ofensiva y conquistar la independencia económica y la soberanía política de nuestros pueblos. Unidad para darle al hombre la dignidad que hoy se le niega. Unidad para terminar con el hambre, la enfermedad y la miseria moral y fisiológica. Unidad para estructurar la nueva sociedad, sin explotados y explotadores. Unidad para construir el socialismo.”
Por todo ello: “Para batir al hombre de la paz tuvieron que asesinarlo muchas veces, porque el hombre de la paz era una fortaleza. Para matar al hombre de la paz tuvieron que imaginar que era una tropa, una armada, una hueste, una brigada, tuvieron que creer que era otro ejército, pero el hombre de la paz era tan solo un pueblo y tenía en sus manos un fusil y un mandato y eran necesarios más tanques, más rencores, más bombas más aviones, más oprobios, porque el hombre de la paz era una fortaleza”*
“Salvador Allende demostró más dignidad, más honor, más valor y más heroísmo que todos los militares fascistas juntos. Su gesto de grandeza incomparable, hundió para siempre en la ignominia a Pinochet y sus cómplices”. **

Dr. Alex Soza Orellana. Chileno residente en Cuba
La Habana 25 de junio del 2018. “Año 60 de la Revolución”

*Fragmento de: Allende. Poema de Mario Benedetti
** Fidel Castro en la Plaza de la Revolución. 28 de septiembre de 1973

Repolarización, Repolitización y Reunificación

Por Adán Chávez Frías
El pueblo venezolano, con la reelección del presidente obrero Nicolás Maduro propinó, sin duda, un duro golpe al imperialismo norteamericano y sus aliados.
Hay preocupación en la Casa Blanca por el reacomodo en la correlación de fuerzas en el continente; el decretado fin del ciclo de gobiernos progresistas en la Patria Grande no parece concretarse, pues nuestros pueblos heroicos continúan en batalla. Con Cuba, Venezuela y Nicaragua a la cabeza, permanecemos de pie pese a las brutales arremetidas de ese sistema, “fase superior del capitalismo”.
En lo que a Venezuela respecta, la administración Trump cada día se vuelve más agresiva intentando frenar la influencia de la Revolución Bolivariana en los procesos de liberación en marcha. Por ejemplo, las nuevas sanciones ilegales de Canadá demuestran que Washington no cesará en su empeño de derrocarnos.
El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, propondrá esta semana en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), la suspensión de Venezuela de ese organismo para pretender aislar y cercar al Gobierno Bolivariano, que ya hace mucho expresó su decisión de no continuar formando parte de esa instancia regional. No nos cabe ninguna duda, nuevamente serán derrotados por la dignidad de la mayoría de los gobiernos latinoamericanos y caribeños.
Cada día hay mayores evidencias del fracaso del neoliberalismo como modelo económico y los pueblos continuarán en rebelión contra quienes pretendan arrebatarle sus derechos sociales y políticos.
En este momento, la paz hemisférica se encuentra en serio peligro con el ingreso de Colombia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), porque asegura a las potencias hegemónicas la posibilidad real de intervenir de manera directa en los asuntos internos de los países latinoamericanos.
En ese contexto, la Revolución Bolivariana continuará fortaleciendo la diplomacia de paz y así lo deja claro con gestos como la liberación del ciudadano estadounidense Joshua Holt, cumpliendo la primera línea de acción política de las seis anunciadas por el Presidente Nicolás Maduro.
Por otra parte, la quinta línea de acción orientada por el camarada Presidente, es justamente la defensa de la Patria y de la Constitución ante las conspiraciones y amenazas foráneas. Pero la defensa de la Patria frente al imperialismo pasa también, entre otras cosas, por la lucha contra la corrupción, por la construcción de la nueva ética socialista y la reafirmación del Socialismo Bolivariano.
Y es allí donde este nuevo Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), anunciado por la Dirección Nacional, va a jugar un importante papel en ese sentido. Estamos en un punto de inflexión histórica en el que debemos apresurar la consolidación del modelo socialista para garantizar la continuidad de la Revolución Bolivariana.
Ni por un momento debemos vacilar. Tengamos presente que van a incrementarse las agresiones y debemos impedir a toda costa los escenarios de violencia que pretende revivir la contrarrevolución. Para que el pueblo resista y avance pese a las amenazas y dificultades, tiene que estar mejor conectado con los objetivos estratégicos del proyecto socialista bolivariano, con el legado del Comandante Eterno y por supuesto, con las compañeras y compañeros que por una u otra razón, les ha correspondido asumir la dirigencia del proceso,
Es imperativo entonces que el Congreso del PSUV profundice el diálogo de manera directa con las comunidades, con el pueblo, para articular lo estratégico con lo táctico en la construcción socialista. Hay que ir al debate en las catacumbas del pueblo, porque es el pueblo el que nos dará respuestas para continuar avanzando en el combate contra la guerra económica, en la optimización de la producción y en el mantenimiento de la paz, tanto en nuestra política interna como externa.
En ese sentido, es allí donde queremos hacer un aporte programático. Para complementar metodológicamente en esta coyuntura las 6 líneas estratégicas orientadas por el camarada Presidente Maduro (diálogo, pacificación y reconciliación nacional; avanzar hacia un acuerdo económico productivo; lucha renovada y frontal contra la corrupción; fortalecimiento de los programas sociales para la protección del pueblo; defensa de la nación y ratificar el rumbo hacia el socialismo) debemos retomar el método de las 3R al cuadrado propuesto por el Comandante Chávez, que implica además de la Revisión, la Rectificación y el Reimpulso, la Repolarización, Repolitización y Reunificación, para un gran proceso de reconstrucción de la mayoría revolucionaria en el país.
En esta nueva etapa de la Revolución Bolivariana, no podemos improvisar o correremos el riesgo de perder lo que hemos alcanzado. Donde tengamos que hacernos la autocrítica más profunda, la haremos a fondo para reactivar las 3R al cuadrado.
La Revolución debe atender las necesidades de la gente y debe estar, como nos enseñó Chávez, acompañando al pueblo en su cotidianidad, en su dolor, apoyándolo, organizándolo, ganando en conciencia colectiva, aprendiendo junto a él.
Nuestro partido, hoy más que nunca, tiene que ser uno de los dos brazos del gran cuerpo de la Revolución. En un brazo el partido, como parte de la gestión política; en el otro, la gestión de gobierno para garantizar la búsqueda de soluciones con un programa socialista y de vanguardia. Ambos, forman parte del cuerpo de la Revolución, que debe tener un gran cerebro colectivo, consolidado en la batalla de las ideas; y un enorme corazón, que sea capaz de abarcar la razón amorosa que nos legó nuestro Comandante Eterno. Sólo de esta manera, actuando de forma articulada, organizada, consciente, fortaleciendo el Poder Popular, lograremos avanzar.
Como dijo nuestro compañero Nicolás Maduro durante su juramentación como presidente reelecto ante la soberana Asamblea Nacional Constituyente: “Hace falta una gran rectificación profunda, un aprendizaje profundo… Necesitamos retomar la revolución permanente que pregonaba el Comandante Chávez, preparada para el látigo del enemigo imperialista, que no se duerma y aprenda a hacerse, recrearse y recomponerse”.
Vamos pues compatriotas. Sigamos en el debate y en la reflexión para la acción revolucionaria! ¡A repolarizar, a repolitizar y a reunificar al pueblo y a nuestra militancia!
¡Con Chávez Siempre!
¡Todos con Maduro!

Sentir Bolivariano
Caracas, 03 de junio de 2018.

LA PAZ Y LA AGENDA 2030

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, con Status Consultivo Especial ante ECOSOC y Mensajero de Paz de la Organización de Naciones Unidas, tuvo el honor de ser invitado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), para asistir al Trigésimo séptimo período de sesiones de la CEPAL, efectuado en La Habana, Cuba del 7 al 11 de mayo de 2018, en cuyo marco se celebró el Aniversario 70 de la fundación del importante órgano de la ONU, de la cual Cuba es miembro fundador.

La Agenda 2030 aprobada en la ONU, uno de los pilares fundamentales del trabajo de la CEPAL, fue adoptada por todos los países latinoamericanos y caribeños, y su labor se corresponde plenamente con el contenido de la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz, suscrito por las Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno asistentes a la II Cumbre de la CELAC efectuada en La Habana en 2014. Ambas coinciden en identificar los problemas, las necesidades y las aspiraciones de los pueblos de Nuestra América.

En la apertura del Trigésimo séptimo período de sesiones pronunciaron los discursos centrales Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, Francisco Guzmán Ortiz, Jefe de la Oficina de la Presidencia de los Estados Unidos Mexicanos, y Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Entre las personalidades asistentes estuvo Amina Mohammed, Vicesecretaria General de la ONU, quien realizó una intervención especial en uno de los paneles efectuados, al igual que los ex Secretarios Ejecutivos de la CEPAL: Enrique Iglesias, Gert Rosenthal, José Antonio Ocampo y José Luis Machinea.

En las palabras pronunciadas en la ceremonia de inauguración oficial del Trigésimo séptimo período de sesiones de la CEPAL, Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, dio a conocer que Cuba asumiría la presidencia de ese órgano en el período 2018-2019, cargo desempeñado hasta entonces por México.

En su discurso inaugural, el Presidente cubano expresó que “La Cepal, que ha constituido durante décadas un referente del conocimiento económico y social en la América Latina y el Caribe, a nivel regional y global, ha contribuido decisivamente a situar la equidad en el centro del desarrollo, ha demostrado que la región sigue siendo la más desigual del planeta, y ha estudiado determinadas causas estructurales del problema, que seguramente serán abordadas en esta reunión.”

“Es preciso transformar la cultura de la desigualdad, asociada al pasado colonial de nuestras naciones y que particularmente afecta a las poblaciones indígenas, personas afrodescendientes, a las niñas y a las mujeres. Es también, en nuestra opinión, consecuencia del imperialismo, el neoliberalismo, de políticas macroeconómicas que durante décadas favorecieron a las transnacionales e hicieron más profundas las diferencias: de clases, por el color de la piel, territorios y población urbana y rural.”

La Agenda 2030 aprobada el 18 de septiembre de 2015 por la Asamblea General de la ONU, expresa el consenso de la comunidad internacional de luchar contra la desigualdad mediante “un plan de acción en favor de las personas, el planeta y la prosperidad. También tiene por objeto fortalecer la paz universal dentro de un concepto más amplio de la libertad.”

Es un documento directriz de carácter universal, conformado por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 metas, con mayor alcance y profundidad que los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y toma en consideración las metas incumplidas de este último.

Un aspecto fundamental establecido por la Asamblea General de la ONU para la Agenda 2030, es que “Los Objetivos y las metas son de carácter integrado e indivisible y conjugan las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental.”

En el acápite referido a la paz, el documento expresa que las partes “Estamos decididos a propiciar sociedades pacíficas, justas e inclusivas que estén libres del temor y la violencia. No puede haber desarrollo sostenible sin paz, ni paz sin desarrollo sostenible.”

En ese sentido “Estamos resueltos a poner fin a la pobreza y el hambre en todo el mundo de aquí a 2030, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los derechos humanos y promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales. Estamos resueltos también a crear las condiciones necesarias para un crecimiento económico sostenible, inclusivo y sostenido, una prosperidad compartida y el trabajo decente para todos, teniendo en cuenta los diferentes niveles nacionales de desarrollo y capacidad.”

Los resultados de los estudios realizados por la CEPAL, evidencian que “A pesar de los progresos significativos en la reducción de la pobreza, su persistencia sigue siendo un desafío clave para los países de América Latina y el Caribe. Entre 2002 y 2014, más de 50 millones de personas salieron de la pobreza en la región y casi 30 millones salieron de la pobreza extrema. Sin embargo, 168 millones de latinoamericanos y caribeños aún viven en condiciones de pobreza y casi el 40% de la población de la región podría considerarse vulnerable a volver a caer en la pobreza…”

“La región tiene además uno de los niveles más altos de desigualdad de ingresos entre las regiones en desarrollo (0.50) junto con África subsahariana (0.45).” “Las desigualdades también se reflejan en otras dimensiones, incluidas las desigualdades territoriales al interior de los países, las desigualdades de género y las desigualdades en los aspectos sociales y económicos, como en el acceso y la calidad de la educación, la infraestructura básica y los servicios de salud.”

“A pesar de los avances en las últimas décadas los problemas de pobreza, desigualdad y desarrollo institucional deficiente siguen siendo cruciales para los países de ingreso medio o incluso para algunos países de altos ingresos. Este es el caso de la mayoría de las economías de América Latina y el Caribe.” Para erradicar esos desbalances, la CEPAL considera que “La cooperación Sur-Sur es crucial para afrontar los grandes retos que nos imponen la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.”

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, en varias de sus intervenciones se refirió a la extrema vulnerabilidad de los países del Caribe, anunciando que en todas las reuniones de la CEPAL, los problemas del área ocuparían un lugar destacado en los debates.

Durante el Día Nacional efectuado el día 7 de mayo, la Asociación Cubana de las Naciones Unidad (ACNU) presidió un panel en el que la sociedad civil analizó el cumplimiento y proyecciones de la aplicación de la Agenda 2030. Al respecto, Alicia Bárcena valoró los progresos realizados por Cuba en la implementación de la misma, y su compromiso para continuar trabajando por lograr un enfoque integral en materia de desarrollo.

Los documentos de la CEPAL, y específicamente los del Trigésimo séptimo período de sesiones realizadas en Cuba, pueden obtenerse en el sitio:https://www.cepal.org/es

Blog de Cuba en Japón

“Admiramos a Japón por su espíritu laborioso, por su cultura, por su talento, su filosofía, por su forma de enfrentar la vida.” Fidel Castro, Inauguración del jardín japonés en La Habana, 26.10.89

El Heraldo Cubano

En busca de la verdad

Siempre con Cuba

Yo defiendo a Cuba

Asociacion Cubana de las Naciones Unidas

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

MOVIMIENTO MEXICANO POR LA PAZ Y EL DESARROLLO

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

Canadian Peace Congress

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

Visiones de Política Internacional

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

World Peace Council

Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

Jamaica Peace Council

Peace is everybody's business.......Keep the Caribbean and Latin America a Zone of Peace......End all wars.......Protect the environment.

A %d blogueros les gusta esto: