Maria Do Socorro Gomes: “Tenemos responsabilidad con la paz”

A Maria Do Socorro Gomes le preocupa la paz. La paz, me dice en un portuñol que ella misma reconoce terrible, “está muy amenazada en todos los continentes, hay amenazas en Asia, en América Latina…”, y frunce su ceño de mujer temperamental, de luchadora.

En ese contexto, la presidenta del Consejo Mundial por la Paz reconoce como “emblemático” el Quinto Seminario de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, que se celebrará desde hoy y hasta el sábado aquí, como un espacio para “fortalecer la unidad y la cultura contra la guerra”.

Sobre estas preocupaciones, y muchas esperanzas, conversó Venceremos…

¿Cuán amenazado está el mundo, en estos momentos?

La paz está amenazada en todos los continentes. Ahora mismo, el nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, atacó a Siria y lo hizo con argumentos falsos, diciendo que Bashar Al Assad había usado armas químicas contra una región de Alepo.

Pero sucede que ni la propia Organización de las Naciones Unidas sabe a ciencia cierta de dónde partieron las bombas, pues todavía es necesaria una investigación.

Y a pesar de ello, qué es lo primero que hace el presidente -un hombre que además no hemos visto equilibrado sino más bien acelerado: actuar contra la ley, contra el derecho internacional, y hacer de la región del oriente medio y sus vecinos, un verdadero calvario.

La península coreana también está extremadamente amenazada por los ejercicios militares provocadores de –otra vez- los Estados Unidos con Corea del Sur, y con la Otan, que cada vez más aumenta los presupuestos militares de los países miembros.

En nuestro continente hay un clima de amenaza generalizado. En Venezuela, desde el primer momento en que asume el poder Hugo Chávez, los Estados Unidos buscó golpear la democracia y soberanía bolivarianas.

En otros países también vemos agresiones, golpes de estado: Honduras contra Zelaya; Paraguay contra Lugo, porque son golpes, no importa si militares, o tienen cierta apariencia de legalidad, golpes parlamentarios, golpes judiciales con apoyo de un instrumento que se ha tornado un arma de guerra de la modernidad, los grandes medios de comunicación.

Esa prensa se ha convertido en el primer batallón de los imperios, porque van sembrando mentiras, demonizando presidentes, creando caos y terror, como en Siria, para que los ejércitos puedan intervenir, derrocar gobiernos soberanos y promover otros sumisos a sus intereses; asaltar, como verdaderos mercenarios, las riquezas de los pueblos.

Brasil es un ejemplo de este golpe de la modernidad, con la diplomacia sucia, que incluyó desde el espionaje de la CIA y el Pentágono a Dilma Rousseff, hasta las difamaciones contra el gobierno.

Ante esta coyuntura, solo hay una forma de detener la escalada guerrerista y es la unidad de los pueblos, la conciencia y la fuerza en la lucha, porque estos golpes buscan además imponer la política neoliberal, y destruir los derechos laborales, las conquistas sociales, imponer la dictadura de las oligarquías financieras.

Y en ese contexto, llega el Seminario. A buen tiempo, diría yo…
El seminario será emblemático para nosotros, primero porque es en Guantánamo y en Cuba.
En Guantánamo, que es la primera base de la región y que tiene la característica especifica de ser la única base que, desde el triunfo revolucionario, existe en contra de la voluntad del gobierno y el pueblo cubanos, y que solo permanece por la fuerza bruta, por la amenazada de las armas.
Y en Cuba porque es un ejemplo para todas las personas que aman la paz, de humanismo, solidaridad y amistad entre los pueblos, que exporta salud, educación y los más nobles valores humanos mientras el capitalismo exporta armas y explotadores.
Además estamos en esta región, que ha sido víctima del imperialismo, de las políticas neoliberales, que sufrió el Plan Cóndor, La Escuela de las Américas, las dictaduras militares, y cuyos pueblos han aprendido a valorar la importancia de la paz, y de la unidad para lograr un mundo que no solo es justo y necesario, sino como decía el Comandante Fidel, imprescindible.
¿Qué espera de este quinto seminario?
Primero, un fortalecimiento de la cultura de la paz, y eso es esencial, pues solo conquistaremos una sociedad justa si promovemos el respeto a la soberanía de los pueblos, al hecho de que los países tienen iguales derechos y deberes no importa si son ricos o pobres, incluso de escoger su camino.

Tendremos muchos momentos importantes, experiencias reveladoras, pero yo creo la cumbre será la declaración final que se hará en Caimanera, donde se leerán las manifestaciones de las organizaciones, su determinación de continuar defendiendo a Cuba contra el bloqueo y por la devolución de la base ocupada ilegalmente, y las propuestas para la lucha futura.

¿Cree que en todos estos años del Seminario, que se realiza bianualmente, se ha logrado replicar efectivamente el mensaje de la paz, contra las bases militares?

Creo que han contribuido a generar conciencia, informaciones y redes que buscan la paz en el mundo, y la conciencia de lo que representa la Otan, ese instrumento de guerra que está involucrada en todas las conflagraciones de la contemporaneidad, desde Yugoslavia, Irak, Siria…

Ha fortalecido las convicciones de nuestros movimientos sociales en cuanto a la importancia de resistir y la unidad, y a la creación de un movimiento muy fuerte en el mundo contra la militarización y las maquinarias de guerra, contra las armas nucleares y químicas.

Y, por supuesto, por la eliminación de las bases militares en países extranjeros que es importantísimo, porque ahora mismo los Estados Unidos tienen casi mil bases en todo el mundo, si sumamos las bases militares, más las flotas de guerra situadas en todos los mares, y los llamados puestos de avanzadas, aunque no hay una sola base extranjera en su territorio.

Es terrible, esta política, es una amenaza contra la humanidad. En estos días, hemos visto lo rápido que se mueven las tropas para amenazar a los pueblos, como pasa en Corea, pero pasó en América Latina también.
¿Se ha avanzado entonces?

Avanzamos en algunos momentos cuando triunfaron los gobiernos progresistas de América Latina sobre todo, y se crearon mecanismos de integración como el Alba, Unasur, la Celac, que además promovió la firma de un compromiso para declarar a la región como zona de paz, en Ecuador cuando se abolieron las bases.

Pero la última etapa ha sido muy difícil, porque el imperialismo estadounidense está en medio de una contraofensiva, motivada por su odio profundo a las conquistas de la soberanía de los pueblos.

Latinoamérica durante casi toda su historia fue el patio trasero de los estadounidenses, y esos gobiernos soberanos frenaron eso, tuvieron grandes avances reconocidos por la ONU en la lucha contra el hambre, el analfabetismo, la miseria, las desigualdades sociales, y esto está en contra de los intereses de los imperios, de sus intereses de saquear nuestras riquezas.
Por eso quieren derrotar cualquier proyecto de soberanía, justicia social, progreso, de integración y de paz. De modo que es un momento muy delicado y es muy importante para nosotros impedir que nuestros gobiernos soberanos sean derrocados por estos intentos criminales.
Tenemos la obligación de impedir que ese proyecto de violencia, de saqueo, y amenaza derrote el proyecto de paz.

Y en cuanto a Cuba. ¿Cree que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos implica en freno a sus agresiones?

Lo más importante de ese proceso de acercamiento es el reconocimiento de los Estados Unidos de que su política de tantos años, de agresiones, de intentar asfixiar al pueblo cubano mediante las penurias económicas, fracasó rotundamente pues Cuba y su pueblo resistieron a todos sus intentos. Y por eso tuvieron que cambiar, porque Cuba no renunció su proyecto, de solidaridad, de unidad…

Ese momento también fue un momento de victoria para el Consejo y para todos los movimientos de solidaridad que lucharon por el regreso de Los Cinco, cuyo proceso tuvo un enorme respaldo.

Los Estados Unidos, entonces, solo cambiaron el método, nunca el objetivo, de modo que hay que estar atentos, porque ellos están acostumbrados a la guerra sucia, a la diplomacia subterránea, a la llamada guerra de baja intensidad, con su dinero de la CIA.

A pesar de todo, yo confío. Confío en la resistencia del pueblo cubano, que tiene una larga experiencia, y convicción en su proyecto de nación, y además líderes muy respetados en todo mundo.

Fotogalería: Concierto en Guantánamo Una Canción para la Paz

DECLARACIÓN FINAL Quinto Seminario Internacional de Paz y por la abolición de las bases militares extranjeras “Un mundo de paz es posible” Guantánamo, 4, 5 y 6 de mayo de 2017


Por un mundo de paz sin bases, instalaciones y enclaves militares extranjeros”
DECLARACIÓN FINAL
Quinto Seminario Internacional de Paz y por la abolición de las bases militares extranjeras
“Un mundo de paz es posible”
Guantánamo, 4, 5 y 6 de mayo de 2017
El Quinto Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras se realizó nuevamente en Guantánamo, la más oriental provincia cubana y primera trinchera antiimperialista de América por tener una parte de su territorio ilegalmente ocupado por una base militar extranjera en contra de la voluntad de su pueblo.
Esta nueva edición del Seminario contó con un total de 217 participantes de 32 países entre los que se encontraron líderes del Consejo Mundial por la Paz (CMP) y de sus organizaciones miembros, así como personalidades, luchadores por la Paz, antibelicistas y amigos solidarios de Cuba procedentes de Angola, Argentina, Australia, Barbados, Bolivia, Bostwana, Brasil, Canadá, Chad, Chile, Colombia, Comoras, Cuba, El Salvador, España, Estados Unidos, Guinea Bissau, Guyana, Honduras, Italia, Japón, Kiribati, Laos, México, Nicaragua, Palestina, Puerto Rico, RASD, República Dominicana, Seychelles, Suiza y Venezuela.
Los participantes constataron que el evento se desarrolló en el contexto de una compleja situación internacional caracterizada esencialmente por la permanencia de la agresividad del imperialismo estadounidense y de sus aliados de la OTAN que intentan reconfigurar un nuevo mapa mundial acorde con sus intereses geopolíticos y geoestratégicos y para lo cual incrementan su injerencia en naciones de todos los continentes y la opresión a sus pueblos.
Para lograr esos objetivos de intervención, dominación y chantaje contra los pueblos del mundo, el imperialismo se apoya en un conjunto de herramientas entre las que sobresale la proliferación de bases e instalaciones militares en numerosos países del planeta.
En esencia, es Estados Unidos, el país que mayor número de bases detenta en todo el orbe seguido de sus socios imperialistas de la OTAN, y es el que posee el mayor arsenal nuclear en la historia de la humanidad.
A lo anterior se adiciona la persistencia de la aguda crisis económica del capitalismo que, entre sus efectos más negativos, ha acrecentado la miseria, el hambre, la pobreza y las desigualdades en las naciones del llamado Tercer Mundo.
Las guerras injerencistas han afectado la estabilidad de varios países del Oriente Medio y de África, provocado como consecuencias los fenómenos migratorios masivos y desordenados que han causado la muerte en el mar de un gran número de inmigrantes que procuraban refugio en naciones europeas, que por lo general los rechazan.
A ese inestable contexto global se suma ahora la presencia de una nueva Administración republicana en Washington que ha generado innumerables cuestionamientos, críticas y un gran escepticismo, y cuyas acciones militares más reciente hacen sonar los tambores de una guerra de desbastadoras consecuencias para la humanidad.
En América Latina y El Caribe, el imperialismo y sus lacayos de turno de las oligarquías nacionales de varios países, intentan revertir el proceso de cambios progresistas iniciado por fuerzas de la izquierda hace ya más de una década, y pretenden restablecer las políticas neoliberales que tanto daño causaron a los pueblos de la región.
Para ello el imperio y sus acólitos, apelan a una sucia guerra económica, política y mediática dirigida a confundir a los pueblos y a destruir el entramado de logros sociales alcanzados por gobiernos progresistas en Venezuela, Bolivia, Brasil, Argentina, Ecuador, Nicaragua y otros, donde hoy se dirime el futuro de toda la región.
En ese contexto, cobra mayor vigencia la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz aprobada por la II Cumbre de la CELAC realizada en La Habana en enero de 2014 como el compromiso político de mayor envergadura adoptado por todos los Estados latinoamericanos y caribeños, reafirmado en las Declaraciones emitidas en la IV Cumbre efectuada en Quito, Ecuador, en enero de 2016, y en la V Cumbre realizada en Punta Cana, República Dominicana, en enero de 2017.
Reconociendo a las personas que luchan en el mundo por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras y por lo expuesto con anterioridad, este Quinto Seminario Internacional llama a redoblar la lucha contra las acciones agresivas imperialistas que amenazan a la paz mundial.
Lo luchadores por la paz reunidos en Guantánamo también nos
COMPROMETEMOS A:
 Denunciar sistemáticamente la agresión y la injerencia económica, política y militar del imperialismo estadounidense y sus aliados de la OTAN.
 Alertar a los pueblos sobre los peligros de una conflagración nuclear mundial de incalculables consecuencias para la humanidad.
 Demandar el cierre de las bases, instalaciones y enclaves militares foráneos y el retiro inmediato de las tropas de ocupación extranjeras de los países donde se encuentran desplegadas.
 Continuar reclamando a Estados Unidos que devuelva a Cuba y a su pueblo el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo, y el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero.
 Ampliar la divulgación del contenido de la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz dada su actualidad y vigencia en el contexto político latinoamericano y caribeño.
 Fortalecer la lucha mundial contra el terrorismo, denunciando que sus acciones benefician a los objetivos del imperialismo.
 Multiplicar las acciones de la campaña internacional por un mundo de paz sin armas nucleares, químicas y bacteriológicas y revelar su presencia en bases e instalaciones militares foráneas.
 Denunciar las acciones en contra del medio ambiente y la salud de las poblaciones donde se encuentran enclavadas las bases militares extranjeras.
 Expresar la más amplia solidaridad con los países y pueblos bajo dominio colonial en El Caribe y en Sudamérica donde hay presencia militar extranjera como en Puerto Rico y en las Islas Malvinas, Georgia y Sandwich del Sur.
 Mantener la denuncia de las acciones intervencionistas del imperialismo y la oligarquía contrarrevolucionaria en Venezuela dirigidas a destruir el proceso bolivariano, lo que representa, además, una clara amenaza a la paz en la región.
 Incentivar la solidaridad con los demás procesos progresistas latinoamericanos y caribeños y con el proceso soberano de integración regional, hoy amenazados por el imperialismo.
 Expresar la más amplia solidaridad con los países y pueblos árabes bajo dominación colonial, ocupación y guerras de agresiones imperialistas y sionistas en Palestina, Siria, Irak, Líbano y la RASD. De igual modo, nos solidarizamos con los prisioneros palestinos en huelga general y exigimos la liberación de todos los patriotas de ese país en ejemplar resistencia.
 Seguir ofreciendo el más decisivo apoyo a la exitosa culminación del proceso de paz en Colombia.
 Manifestar el más irrestricto respaldo a Bolivia en su justo reclamo por la salida al mar.
 Condenar las políticas proteccionistas y las amenazas de la nueva administración estadounidense contra los migrantes.
Los participantes en el Quinto Seminario Internacional de Paz y por la abolición de las Bases Militares Extranjeras acordaron trasmitir un fraternal saludo y el reconocimiento al pueblo de Guantánamo y a sus autoridades por la cálida acogida dispensada y las facilidades extendidas para la exitosa culminación del evento.
Asimismo extendieron su saludo a todo el pueblo cubano que continúa realizando un gran esfuerzo por alcanzar una sociedad socialista más justa, próspera y sostenible, y rindieron homenaje a la memoria del líder indiscutible de la Revolución Cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Guantánamo, Cuba, 6 de mayo de 2017.

“For a world of peace without foreign military bases, constructions and enclaves”
FINAL STATEMENT
Fifth International Seminar for Peace and the Abolition of Foreign Military Bases
“A World of Peace is Possible”
Guantánamo, May 4, 5, 6, 2017
The Fifth International Seminar for Peace and the Abolition of Foreign Military Bases was held again in Guantánamo, the easternmost Cuban province and first anti-imperialist trench of America because part of its territory is illegally occupied by a foreign military base against the will of its people.
This most recent Seminar had a total of 217 participants from 32 countries, among them leaders from the World Peace Council (WPC) and its member organizations, as well as public figures, fighters for peace, peace-loving people and friends in solidarity with Cuba from Angola, Argentina, Australia, Barbados, Bolivia, Bostwana, Brazil, Canada, Chad, Chile, Colombia, Comoras, Cuba, El Salvador, Spain, the United States, Guinea Bissau, Guyana, Honduras, Italy, Japan, Kiribati, Laos, Mexico, Nicaragua, Spain, Palestine, Puerto Rico, RASD, Dominican Republic, Seychelles, Switzerland, Venezuela.
The participants confirmed that the event was celebrated within the context of a complex international situation essentially characterized by the permanent aggressiveness of the United States imperialism and its NATO allies, that attempt to rebuild a new world map according to their geopolitical and geo-strategic interests, for which purpose they increase their interference in nations from all continents and the oppression their peoples.
To achieve those purposes of intervention, domination and blackmail against the peoples of the world, imperialism relies on a group of tools, among which stands out the proliferation of military bases and facilities in numerous countries of the planet.
Essentially, the United States is the country with the largest number of military bases worldwide, followed by its imperialist NATO partners, and it is the country with the largest nuclear arsenal in the history of humankind.
Furthermore, the acute economic crisis of capitalism remains, with the increase of poverty, hunger, and inequalities in the so-called Third World nations among its most negative effects.
The interventionist wars that have severely impaired the stability of several Middle East and African countries have produced massive and chaotic migratory phenomena that have brought death at sea of a large number of migrants seeking refuge in European, nations which, in general, reject them.
To that unstable global context must be added the presence of a new Republican administration in Washington that has raised numerous questions, criticism and great skepticism, and whose most recent military actions make the drums of a war of devastating consequences for humankind sound louder than ever.
In Latin America and the Caribbean, imperialism and its current lackeys among the national oligarchies of several countries are attempting to reverse the process of progressive changes initiated by leftist forces more than a decade ago, and intend to restore the neo-liberal policies that caused so much damage to the peoples of the region.
To achieve such end, imperialism and its acolytes appeal to a dirty economic, political and media war aimed at confusing the peoples and destroying the group of social achievements attained by progressive governments in Venezuela, Bolivia, Brazil, Argentina, Ecuador, Nicaragua and other countries where the future of the entire region today is at stake.
Within that context, the Proclamation of Latin America and the Caribbean as Peace Zone approved by the Second Summit of the CELAC held in Havana in January, 2014 gains greater validity as the most relevant political commitment made by all Latin American and Caribbean states, confirmed by the Statements issued at the Fourth Summit held in Quito, Ecuador, in January, 2016, and at the Fifth Summit held in Punta Cana, Dominican Republic, in January, 2017.
Recognizing people who fight all over the world for the abolition of foreign military bases and taking into consideration all the above, this Fifth International Seminar calls to redouble the struggle against the aggressive imperialist actions that threaten world peace, and agrees to create a Global Coalition of Organizations against foreign military bases.
We, peace fighters gathered here in Guantánamo also
COMMIT OURSELVES TO:
 Systematically denounce the aggression and the economic, political and military aggressiveness and interference of the United States imperialism and its NATO allies
 Alert the peoples about the dangers of a world nuclear war of unforeseeable consequences for humankind
 Demand the closing of foreign military bases, facilities and enclaves and the immediate withdrawal of the foreign occupation troops from the countries where they are deployed.
 Continue to demand that the United States return to Cuba and its people the illegally occupied territory of the Guantánamo Naval Base, and the lifting of the economic, commercial and financial blockade.
 To disseminate the contents of the Proclamation of Latin America and the Caribbean as Peace Zone, given its topical nature and validity within the Latin American and Caribbean political context
 Strengthen the world struggle against terrorism, denouncing that its actions benefit the purposes of imperialism
 Multiply the actions of the international campaign for a world of peace without nuclear, chemical and bacteriological weapons, and reveal their presence in foreign military bases and facilities
 Denounce the impact on the environment and the health of the populations of the territories where foreign military bases are located
 Express the widest solidarity with the countries and peoples under colonial dominance with military presence in the Caribbean and in South America, such as Puerto Rico and the Malvinas (Falkland Islands), South Georgia and South Sandwich islands
 Continue to denounce of the interventionist actions of imperialism and the counterrevolutionary oligarchy in Venezuela aimed at destroying the Bolivarian process, which in addition is a clear threat to peace in the region.
 Encourage solidarity with the remaining Latin American and Caribbean progressive processes, and with the sovereign process of regional integration, today threatened by imperialism.
 Call for the broadest international solidarity with the Arab countries and peoples under colonial domination, occupation and Zionist and imperialist wars of aggression in Palestine, Syria, Iraq, Lebanon and RASD.
 Likewise, we express our solidarity with the Palestinian prisoners on a general strike and demand the release of all the patriots from that country who are showing an exemplary resistance.
 Continue to grant the most resolute support to the successful culmination of the peace process in Colombia
 Express the unrestricted support of Bolivia in its just demand for an access to the sea.
 Condemn the protectionist policies and threats of the new United States administration against migrants
The participants in the Fifth International Seminar for Peace and the Abolition of Foreign Military Bases agreed to convey a brotherly greeting and acknowledgment to the people of Guantánamo and its authorities for the warm welcome given to them, and for the facilities granted them for the successful achievement of the event.
They likewise conveyed their greetings to the entire Cuban people, which continue to make a great effort to achieve a more just, prosperous and sustainable socialist society, and paid tribute to the memory of the indisputable leader of the Cuban revolution, Commander in Chief Fidel Castro Ruz.
Guantánamo, Cuba, May 6, 2017

ANTÍDOTO NORCOREANO PARA LA GUERRA YANQUI

ANTÍDOTO NORCOREANO PARA LA GUERRA YANQUI
Por Manuel E. Yepe

http://manuelyepe.wordpress.com/

La República Popular Democrática de Corea, Corea del Norte o Corea
Comunista es uno de los blancos más sistemáticos de la propaganda
peyorativa e injuriosa que acometen los medios que, a escala global
controla el capitalismo.
Pero la RPDC no ha sucumbido nunca a las intimidaciones de Washington
y esto le ha generado admiración, por el hecho mismo de su
supervivencia, y solidaridad, por la valentía con que enfrenta tanta
propaganda en su contra en todo el mundo.
Pyongyang jamás ha dado muestras de flaquear ante tamañas amenazas y,
por el contrario, hasta se ha atrevido a desarrollar un reducido
arsenal de armas nucleares para defenderse en caso de que Estados
Unidos intente afirmar su dominio lanzando otra guerra como la que
llevó a cabo en los años cincuenta.
A raíz de las más recientes provocaciones militares de Estados Unidos
contra Norcorea y la habitual firmeza de las respuestas de ésta, el
periodista norteamericano Mike Whitney ha publicado un enjundioso
artículo en la revista digital Counterpunch recordando que “Washington
nunca ha hecho esfuerzo alguno por ocultar su desprecio por Corea del
Norte en los 64 años transcurridos desde que terminó la guerra y, en
cambio, ha hecho todo lo posible para castigar, humillar y causar
dolor en el país comunista”.
Washington ha sometido a la RPDC a la inanición, ha impedido que su
gobierno tenga acceso a mercados y a capital extranjero, estranguló su
economía con paralizantes sanciones económicas y hasta le ha instalado
sistemas de misiles letales y bases militares en la puerta de su
propia casa.
Las negociaciones no tienen lugar –observa Whitney– porque Washington
se niega a sentarse con un país que considera inferior. Ahora,
Estados Unidos ha acudido a China para solicitarle que transmita a
Norcorea, a modo de ultimátum, una oferta que partiría del abandono de
su programa nuclear, con la ilusoria esperanza de que Pyongyang
cediera a la intimidación.
No hay ningún país en el mundo que necesite más que Corea del Norte
las armas nucleares. Cualquier estadounidense, con su cerebro lavado
por las noticias de FOX o CNN que cotidianamente recibe, difiere de
este punto de vista, pero si ocurriera que una nación hostil
desplegara fuerzas de combate frente a las costas de California al
tiempo que realiza juegos masivos de guerra en la frontera con México,
sin duda vería las cosas diferentemente. Tendría que reconocer el
valor positivo de poseer armas nucleares para disuadir a esa nación
hostil de hacer algo realmente estúpido”.
Según Whitney, la única razón por la que Kim Jong Un no ha corrido la
misma suerte que Saddam Hussein y Muamar el Gadafi, es porque Corea
del Norte tiene la capacidad de reducir a Seúl, Okinawa y Tokio a
escombros. Sin armas de destrucción masiva, Pyongyang habría tenido
que afrontar un ataque preventivo hace mucho tiempo y Kim Jong Un
habría enfrentado un destino similar al de Gadafi. “Las armas
nucleares son el único antídoto conocido para las aventuras de Estados
Unidos”, precisa el periodista.
“En la temprana década de 1950, durante la guerra de Corea, Estados
Unidos lanzó más bombas sobre Corea del Norte que las que habían caído
en el teatro de guerra del Pacífico entero durante la segunda guerra
mundial. Estos bombardeos contra objetivos tanto civiles como
militares, que incluyeron 32.000 toneladas de napalm, destruyeron
ciudades enteras con muchos miles de civiles inocentes muertos y
muchos más dejados sin hogar y hambrientos”.
Estados Unidos mató a más 2 millones de personas en un país que no
planteó ninguna amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos.
Como la de Vietnam, la guerra de Corea fue un ejercicio muscular en el
que Estados Unidos periódicamente participa cada vez que se aburre o
necesita algún pretexto para probar sus nuevos sistemas de armas.
Estados Unidos no tenía nada que ganar en su agresión en la península
coreana.
Mucha gente piensa en Estados Unidos –dice Whitney- que el problema de
las tensiones en la península coreana reside en la política de Corea
del Norte, pero no es así. Es en Estados Unidos donde está el
problema: la falta de voluntad para negociar un fin a la guerra, su
falta de voluntad para proporcionar garantías de seguridad básica a
Corea del Norte, su falta de voluntad incluso para sentarse con las
personas que, motivados por tan obstinada ineptitud de Washington,
están desarrollando en Norcorea misiles balísticos de largo alcance
capaces de alcanzar ciudades de Norteamérica.
Según Whitney, las relaciones de Estados Unidos con Corea del Norte
pudieran normalizarse, pueden reforzarse los lazos económicos, puede
restaurarse la confianza y desactivarse la amenaza nuclear. Sólo se
requiere un cambio en la política, un poco de negociación y líderes
que genuinamente quieran la paz más que la guerra.

Abril 20 de 2017.

Pacifista cubano alerta de peligro por ataque a Siria

Por Jorge Petinaud

La Habana, 7 abr (PL) El presidente del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, Silvio Platero, afirmó hoy que el ataque coheteril de Estados Unidos contra Siria representa un grave peligro para el mundo.

Aseguró Platero en declaraciones a Prensa Latina que esta agresión ordenada por la Casa Blanca pone al planeta al borde de un conflicto de mayor envergadura.

La embestida armada directa ocurre en el inicio de la nueva presidencia de Estados Unidos, de Donald Trump, pero estaba muy bien pensada y preparada desde hace mucho tiempo, dijo Platero.

Subrayó que los pacifistas del mundo, organizados en el Consejo Mundial por la Paz, coinciden en el criterio de que este golpe aéreo masivo sorpresivo se venía estudiando desde meses atrás.

La Asamblea Mundial por la Paz se efectuó en noviembre pasado en el estado de Marañao, en Brasil, donde se produjo un gran debate sobre las posibilidades de una solución en Siria sobre la base de las condiciones creadas a partir de la presencia de fuerzas rusas con la autorización del gobierno constitucional de ese país, recordó el activista.

Evocó la ofensiva siria respaldada por Moscú contra el Estado Islámico tras el llamado de Damasco, que solo en dos o tres meses logró reducir a la mínima expresión la presencia de esas fuerzas terroristas.

‘Por el contrario -comparó-, la coalición que encabeza Estados Unidos fue inefectiva, lo cual demuestra que era toda una argucia su ofensiva de años en territorio sirio sin la autorización de ese país’.

El titular del Movimiento Cubano por la Paz advirtió también sobre una campaña internacional de sectores neoliberales con el objetivo de justificar una agresión directa contra Venezuela.

‘Quienes estamos entrenados en el análisis de los peligros que amenazan a la paz tenemos conciencia de que existen vasos comunicantes entre el golpe contra Siria y las amenazas contra la Revolución Bolivariana’, consideró el experto.

Platero alertó sobre ‘la existencia de una contraofensiva imperial desde hace dos o tres años precisamente contra los países con modelos distintos a los que el imperio quiere’. Mencionó a Venezuela como ‘un mal ejemplo’ para los enemigos de los procesos sociales progresistas y revolucionarios.

Adicionalmente, deploró el titular, la derecha internacional logró reclutar al secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro.

‘Ese funcionario de un organismo internacional formó parte en el pasado reciente de un gobierno de izquierda en Uruguay, pero ahora se comporta como un mercenario y se presta para los planes del imperio de derrocar al presidente Nicolás Maduro y a la Revolución Bolivariana’, concluyó Platero.