El desastroso cambio climático también amenaza la paz mundial

El desastroso cambio climático
Por Hedelberto López Blanch

El océano Atlántico ha experimentado en las últimas semanas potentes y peligrosos fenómenos naturales al pasar simultáneamente por sus aguas tres poderosos huracanes y dejar en las tierras impactadas, desastres materiales y humanos.

José, y sobre todo Irma, arrasó con las islas de San Martin, Antigua y Barbudas y provocó numerosos daños en Puerto Rico, República Dominicana, Cuba, mientras Katia arremetía contra México.

En su desastroso paso, Irma llegó hasta territorio norteamericano, y unido al Harvey, que semanas antes penetró por Texas con enorme cantidad de agua y viento, costarán a Estados Unidos 290 000 millones de dólares, equivalentes a 1,5 % del Producto Interno Bruto (PIB) según informó el servicio meteorológico privado Accuweather.
El Centro Nacional de Huracanes Estadounidense, explicó que al sureste de Houston, se detectaron 125,27 centímetros, superando el récord precedente de 121,9 establecido durante el ciclón tropical Amelia de 1978, en Medina (Texas).

La formación simultánea de tres huracanes en la cuenca atlántica, como fueron los casos de Irma, José y Katia es poco frecuente, unido a la potente intensidad que alcanzaron de 5, 4 y 3 en la escala de Richter.

Las últimas ocasiones en que simultáneamente llegaron dos huracanes a esa categoría sucedieron en 1935 y 2010.

Con vientos de 295 kilómetros por hora durante 35 horas, Irma se convirtió en el huracán de mayor duración con semejante intensidad desde que se tienen datos sobre estos fenómenos, según el meteorólogo cubano José Rubiera. Irma superó el récord del tifón Haiyan, que en 2013 en Filipinas, suscitó vientos de la misma magnitud durante 24 horas y dejó más de 7 000 muertos y desaparecidos.

El presidente norteamericano Donald Trump, ha venido declarando desde 2012 que “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva a la manufactura de Estados Unidos”.

Durante la campaña electoral, el republicano repitió varias veces que el cambio climático era un “engaño” y no era un gran creyente en la contribución del hombre al cambio climático.

Tras ganar las elecciones aseguró tener una “mente abierta” sobre el asunto, pero canceló las futuras regulaciones que impondría el gobierno de Barack Obama para adaptarse a los Acuerdos de París.

Pero no han sido solo los huracanes los que han golpeado últimamente a Estados Unidos. Extensos incendios, que ya consumieron más de 4 300 kilómetros cuadrados, han ocurrido desde Nuevo México y Arizona, hasta Washington y Montana, afectando también zonas de Texas, Oklahoma, Kansas, Florida y Colorado.

Las condiciones calurosas y secas empeorarán la situación, explicó en un parte el Servicio Meteorológico Nacional que advirtió de la presencia de tormentas secas, con rayos pero sin lluvia, pueden provocar más fuegos.

En las recientes semanas, los bomberos han estado luchando contra 45 incendios a través de la parte occidental de Estados Unidos, detalló el Servicio Forestal estadounidense.

Solo en California, bajo las condiciones calurosas y secas existentes, miles de californianos evacuaron sus hogares debido al peligro de los incendios forestales, mientras 5 000 bomberos luchan contra 14 fuegos diferentes en todo el Estado.
Al menos 17 estructuras, incluyendo casas, fueron destruidas por el fuego en el Estado, mientras que otras cinco resultaron dañadas, dijeron las autoridades. Unas 5 400 estaban amenazadas.

Pese a todos esos desastres, Trump retiró a su país del Acuerdo de París sobre cambio climático aprobado por 195 países en diciembre de 2015 y que tiene como fin ir reduciendo las emisiones de gases invernaderos a partir de 2020.

Durante un anunció realizado desde la Casa Blanca el pasado mes de junio, el presidente adujo que “para cumplir mí solemne deber de proteger a Estados Unidos y a sus ciudadanos, mi país se retirará del acuerdo climático de París” y agregó que pedirá renegociar el tratado “en términos justos para Washington” como condición para retornar al mismo.

El mundo quedó en ascuas ante la declaración del mandatario y hasta sus aliados de la Unión Europea expresaron: “Estamos completamente convencidos de que el Acuerdo de París no se puede volver a negociar, ya que es un instrumento vital para nuestro planeta, nuestras sociedades y nuestras economías”.

Alrededor de 400 especialistas y profesionales de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, incluyendo a 30 premios Nóbel, en una carta publicada en el portal Climate Interactive denunciaron que “esa decisión traerá graves y largas consecuencias para el clima de nuestro planeta y el incumplimiento del Acuerdo empeorará claramente las perspectivas de calentamiento global”.

El magnate republicano aclaró el porqué de su decisión al agregar que “abandonar el Acuerdo de París ayudará a las industrias de petróleo y carbón. Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburg, no a los de París”.

Desgraciadamente, el multimillonario presidente deja a la deriva a millones de personas con menos recursos en su país y en el mundo que deberán enfrentar cada día mayores y más fuertes embates de desastres naturales, mientras que abre las oportunidades para que las empresas transnacionales continúen enriqueciéndose.

En conclusiones, Trump y su equipo de dirección no desean salvar el futuro del planeta aunque con ello desaparezcan no solo sus negocios y edificaciones suntuosas sino también la especie humana.

Anuncios

TODOS SOMOS VENEZUELA

EL MOMPADE SALUDA AL ENCUENTRO MUNDIAL DE SOLIDARIDAD CON VENEZUELA 2017

VENEZUELA SOMOS TODOS

SOMOS LA ESPERANZA DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO POR UN MUNDO MEJOR, POR UNA PAZ GLOBAL EN ARMONÍA TOTAL EN DIÁLOGO ETERNO DE NUESTRAS DIFERENCIAS, EN ACUERDO PERMANENTE DE NUESTRA CONDICIÓN HUMANA, HACIA EL PODER POPULAR Y EL SOCIALISMO.

No, Venezuela no está sola frente a todos los ataques que recibe de un conglomerado nacional e internacional de enemigos. La prueba de ello es el notorio éxito del Encuentro Mundial de Solidaridad que este pasado fin de semana congregó más de 200 delegados y delegadas de 60 países de casi todos los continentes. Ávidos de información de primera mano sobre el destino del proceso revolucionario, quienes llegaron de lejos pudieron escuchar en la voz de la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, del canciller Jorge Arreaza y de Adán Chávez, expresiones de puro agradecimiento por la infinidad de acciones llevadas a cabo en el exterior en apoyo de lo que varios oradores caracterizaron como “punto fundamental de dignidad y resistencia”. De esas adhesiones y de la necesidad de reforzar lo que ya existe as que surge la lógica consigna de que “Todos y todas somos Venezuela”.

Después de una serie de intensos debates donde se caracterizó primero la etapa que vive el continente, en que el imperio y la derecha regional buscan quedarse con todo y para ello no se andan con sutilezas, la discusión se centró en buscar aumentar la solidaridad con Venezuela. A partir de esa definición es que se lanzaron decenas de propuestas para que de aquí en más las respuestas a las amenazas del presidente norteamericano Donald Trump sean respondidas desde diversos ángulos de ataque. Entre ellas, se definió como muy importante la necesidad de unir en un solo puño a todas las iniciativas llevadas a cabo hasta ahora en muchos países. En ese marco, toma fuerza la idea explicitada por el presidente Nicolás Maduro de ir delineando una gran marcha mundial por la paz y contra la violencia imperialista.

El plato fuerte del encuentro fue el conversatorio entre Maduro y Evo Morales, uno de los más leales y consecuentes timoneles de la solidaridad con el gobierno y pueblo venezolano. Para ello se utilizó el espacio televisivo que Maduro tiene todos los domingos para conectarse con su pueblo.

En realidad, se trató de una charla entre amigos que comparten un mismo sueño y una práctica revolucionaria atravesada por la fuerza de la creatividad para enfrentar idénticos enemigos. Si a esto se le suman las intervenciones de varios de los invitados al Encuentro, aportando imágenes y contenidos del sostén militante al chavismo en otros países latinoamericanos, europeos, africanos y asiáticos, se puede tener una idea de la cantidad de elementos para levantar la propia autoestima que se llevarán de regreso los visitantes.

El mandatario venezolano, a diferencia de la ola derechista y retrógrada que invade el continente, reivindicó el legado de Chávez y Fidel, alentó la lucha por el socialismo, y no dudó en posar junto a Evo con una foto de Santiago Maldonado, desaparecido en manos de la Gendarmería argentina.

No pasó desapercibida las importantes delegaciones enviadas por Cuba y Bolivia al Encuentro. La primera encabezada por uno de “los cinco héroes”, Fernando González, titular del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), y la boliviana, representada por campesinos, obreros, estudiantes e intelectuales, que en un número superior a 70 personas se constituyó en la más numerosa y bulliciosa.

Evo, en lengua sencilla y desbordante de sabiduría compartió recuerdos de cariño y admiración hacia el Comandante Hugo Chávez y reiteró sus advertencias a Trump y sus cómplices para que no siga con las amenazas a los pueblos del continente. Maduro por su parte, relató todo el camino recorrido en estos últimos meses en la idea de encontrar una salida dialogante a los planteos violentos y desaforados de la oposición. Una y otra vez insistió a sus adversarios que “no le mientan más al pueblo” y acepten que están manteniendo conversaciones en la República Dominicana. Completó esa ofensiva mostrando imágenes donde se pueden ver a los principales referentes de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), como Julio Borges, con aspecto sonriente y relajado, en charlas con la ex canciller Delcy Rodríguez y con su hermano Jorge, quien fuera designado por el Gobierno para llevar adelante una serie de acercamientos y discusiones con los líderes de la MUD.

También, el presidente venezolano dedicó una parte de su intervención en criticar a esa izquierda boba, mezquina y desubicada que minoritariamente le ha dado la espalda a la Revolución sin entender por donde pasa hoy la línea del frente contra el imperialismo y las oligarquías.

Este lunes, los visitantes podrán escuchar información de primera mano sobre la Defensa integral frente a los planes de la oposición interna y externa, en la voz del ministro de esa área, Padrino López, pero también mantendrán reuniones con la presidenta de la ANC, Delcy Rodríguez y visitarán los barrios donde el chavismo ha desarrollado sus mejores experiencias de poder popular. Allí palparán las lealtades incondicionales de los y las de abajo. De quienes, como diría el Che Guevara (quien será muy pronto homenajeado en Bolivia) son “destacamentos de vanguardia” en la guerra integral que aún queda por librar.

Esta reunión multitudinaria que ha convertido de hecho a Caracas como la capital de la solidaridad, además sirvió para que muchos de quienes llegaran desde los confines del planeta pudieran evidenciar en las calles de la capital venezolana que la paz ganada a pulso en aquellos turbulentos días de fin de julio se ha convertido en una satisfactoria realidad. Ni guarimbas, ni gritos histéricos y destemplados, ni rastros de las barbaridades provocadas por el fascismo opositor que llegó a asesinar a más de 120 ciudadanos y ciudadanas. Todo lo contrario, niños jugando en las plazas, familias paseando relajadas y por todos lados la sensación de victoria que significaron esos más de 8 millones de votos para apuntalar a una Asamblea Nacional Constituyente que sin dudas se ha convertido en un elemento estratégico para avanzar y profundizar la revolución.

Resumen Latinoamericano, 18 septiembre 2017

LOS HURACANES Y EL BLOQUEO CONTRA CUBA

Por Manuel E. Yepe Colaborador del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos
Septiembre 14 de 2017

Aunque el bloqueo a Cuba se inicio oficialmente el 7 de febrero de 1962, en la práctica comenzó en 1959, apenas triunfó la revolución popular contra la dictadura pro estadounidense de Fulgencio Batista. La reciente tragedia que –para Cuba y varios otros países del Mar Caribe- ha significado el huracán Irma, me ha hecho recordar una discusión que tuve hace exactamente diez años con un amigo estadounidense de visita en Cuba quien sostenía que Fidel Castro debía estar agradecido al gobierno estadounidense por el bloqueo que le había impuesto durante medio siglo a la revolución cubana.

Según el criterio de ese amigo norteamericano, a los cubanos les habría resultado sumamente difícil, casi imposible, mantener la unidad de acción que han mostrado para el logro de sus grandes avances sociales, culturales, educativos, científicos y económicos, “si no hubiera existido la feroz y estúpida hostilidad contra la isla” de su poderoso vecino del norte.

Por ello, especulaba él, el gobierno de Cuba ha actuado de manera muy astuta al no hacer todo lo que ha estado a su alcance por lograr que Estados Unidos suspenda el bloqueo económico y normalice sus relaciones con la isla.

Argumenté contra tal especulación recordándole la vertical posición del gobierno cubano contra el bloqueo, la promoción que ha venido haciendo desde hace muchos años en pro de acuerdos internacionales de condena a éste y su permanente disposición de negociar equitativamente todas las disputas con Washington.

Es incuestionable –reconocí- que la posición de una docena de sucesivos gobiernos de Estados Unidos en aras de la persistencia del bloqueo contra Cuba ha contribuido, al igual que su política de amenazas y agresiones abiertas y encubiertas, a la promoción de una política de unidad popular de los cubanos que ha servido para estimular el apoyo entusiasta de la población al proyecto político. Pero hay que considerar que, si bien los ciclones aportan beneficios importantes mediante lluvias torrenciales que enriquecen el manto freático, llenan de agua los embalses y hasta renuevan los bosques derribando viejos árboles, sus secuelas perjudican en grado superlativo a la población mediante los daños que ocasionan los vientos, las lluvias, las mareas y las olas del mar en aras de tales efectos presuntamente provechosos.

Cuba es azotada frecuentemente por los poderosísimos huracanes que caracterizan a la región geográfica donde está ubicada. A veces lo hacen con muy poco tiempo entre uno y otro para permitir una recuperación efectiva, pero, cada vez que esto ocurre, recuerdo este intercambio con mi amigo estadounidense.

Los cubanos se sienten orgullosos de pertenecer a un pueblo que ofrece demostraciones tan extraordinarias de unidad, disciplina, solidaridad y creatividad al enfrentar estos fenómenos naturales con evitación de víctimas fatales y con efectos materiales intangibles en comparación con otros países que no cuentan con una similar organización social basada en la solidaridad.

No puedo evitar la comparación de esta actuación de los cubanos con la que manifiesta este pueblo en el enfrentamiento a los efectos del bloqueo y frente a la hostilidad que hace casi 60 años practican los gobiernos de Estados Unidos contra Cuba.

Los ciclones traen aguas para las siembras y las represas; el bloqueo contribuye a la firmeza de la concertación de los cubanos para la defensa de la nación. Pero cuando se considera la magnitud de los perjuicios materiales, los sufrimientos y los flagelos que derivan de los ciclones y del bloqueo, cualquiera comprende por qué son tan indeseables.

Ojalá la ciencia meteorológica alcance algún día la capacidad de disolver o desviar los huracanes a lugares no habitados. Y que los científicos encuentren los medios y maneras de obtener por otros medios el agua que ellos aportan.

Hasta tanto ello no ocurra sería deseable que la sensatez mueva al gobierno de Estados Unidos a renunciar al bloqueo que ha venido ejerciendo contra Cuba.

Los cubanos sabrán encontrar y perfeccionar cada vez más las fuerzas centrípetas capaces de hacer irreversible, a partir de bases cada vez más democráticas y permanentes, la práctica y defensa del proyecto revolucionario nuestroamericano de Bolívar y Martí.

Lamentablemente, para los cubanos, volver a la normalización tras el devastador fenómeno atmosférico Irma, significa también volver a vivir en las condiciones del no menos demoledor fenómeno criminal que es el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba en inútil esfuerzo por hacer a la isla volver al redil imperialista.

DECLARACIÓN DEL MOVIMIENTO CUBANO POR LA PAZ Y LA SOBERANIA DE LOS PUEBLOS (MOVPAZ)

DECLARACIÓN DEL MOVIMIENTO CUBANO POR LA PAZ Y LA SOBERANIA DE LOS PUEBLOS (MOVPAZ)

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (Movpaz) reitera su más enérgico rechazo a las campañas mediáticas y psicológicas que, orquestadas y dirigidas desde el gobierno de los Estados Unidos y acompañadas por sectores de la derecha oligárquica nacional e internacional, atentan contra el libre ejercicio democrático y la convivencia pacífica en la República Bolivariana de Venezuela.

Ya son varios meses que el pueblo bolivariano, su Gobierno y el Presidente democráticamente electo, Nicolás Maduro Moro, han venido enfrentando la agresión de las fuerzas más conservadoras de la región y del mundo encabezadas por el imperialismo y su principal exponente, el actual Presidente estadounidense, Donald Trump, las que en mordaz contubernio con los sectores extremistas de la oposición interna estimulan y apoyan la imposición de sanciones políticas, económicas, comerciales y financieras contra la revolución bolivariana con el pretendido propósito de frustrar y revertir los logros sociales y el ejemplo de humanismo y de solidaridad que ese proceso dignamente encabeza.

La amenaza de una intervención militar no escapa tampoco al brutal cerco que hoy se le tiende a esa hermana Nación latinoamericana y caribeña.

En las presentes circunstancias que afronta la Venezuela de Bolívar y Chávez, resultan hoy más necesarias que nunca las expresiones y acciones genuinas de apoyo y solidaridad provenientes de los sectores amantes de la Paz de todo el Planeta y, en especial en nuestra Región que sostiene con absoluta vigencia la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz.

En virtud de lo anterior, el Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos reitera su llamado a todas las organizaciones, movimientos y personas amantes de la Paz a multiplicar la denuncia contra la agresión imperialista a la República Bolivariana de Venezuela y a efectuar acciones contundentes de solidaridad con el pueblo venezolano y sus líderes.

La Habana, 12 de septiembre 2017

Presidenta del Consejo Mundial por la Paz, Maria Do Socorro Gomes:Solidaridad a los afectados por el huracán Irma y saludo al apoyo ofrecido por Cuba

Presidenta del Consejo Mundial por la Paz Maria do Socorro Gomes: Solidaridad a los afectados por el huracán Irma y saludo al apoyo ofrecido por Cuba

Monday, September 11, 2017

Antigua, Barbuda, St. Kitts, Nevis, Santa Lucía, Bahamas, Dominica y Haití recibieron el sábado (9) más de 750 médicos cubanos y enfermeros para ayudar a las víctimas del huracán Irma, que ya llega a Florida, Estados Unidos.

Expresamos nuestra solidaridad a las víctimas del huracán en todos los países afectados, entendiendo que las inundaciones y la destrucción causadas por el fenómeno, afectando las vidas de miles de personas, sus hogares, escuelas y otras infraestructuras, o incluso el temor que llevó a miles a desplazarse, deben ser respondidos hábilmente por las autoridades de los respectivos países, cuando sea posible, o contar con el apoyo internacional.

En este sentido, saludamos a la pronta respuesta de la República de Cuba, que ya ha enviado cientos de profesionales, como es de su práctica, para la asistencia humanitaria a los afectados por el huracán. La solidaridad y la fraternidad de la isla revolucionaria deben ser consideradas por la comunidad internacional como ejemplares.

Hace décadas en el enfrentamiento a los efectos de crisis humanitarias y epidemias como las verificadas en África – con el Ebola, en 2014 y 2015, cuando 600 médicos y enfermeros fueron enviados a Sierra Leona – hasta la recepción de jóvenes de todo el mundo para cursos en medicina y correlatos, Cuba está siempre en el apoyo a otras naciones en áreas tan esenciales como la salud y la educación.

Así construimos la solidaridad y la amistad entre los pueblos y la paz.

Socorro Gomes
Presidenta del Consejo Mundial de la Paz

_____________________________________________________________________________
Socorro Gomes: Solidarity with those affected by hurricane Irma; we salute the support offered by Cuba
Monday, September 11, 2017

More than 750 Cuban doctors and nurses were sent to Antigua, Barbuda, Saint Kitts, Nevis, Saint Lucia, Bahamas, Dominica and Haiti, this Saturday (Sept., 9) to assist the victims of hurricane Irma, which is already in Florida, in the United States.

We express our solidarity with the hurricane’s victims in all the affected countries, understanding that the floods and the destruction caused by the phenomenon, affecting the lives of thousands of people, their homes, schools and other infrastructure, or even the fear that caused thousands to displace, should be promptly answered by the authorities of the respective countries, when possible, or should have prompt international support.

In this regard, we welcome the Republic of Cuba’s rapid response, already sending hundreds of professionals, as it is of its practice, to offer humanitarian relief to those affected by the hurricane. The solidarity and fraternity of the revolutionary island must be considered by the international community as exemplary.

For decades now, in the face of the effects of humanitarian crises and epidemics such as those in Africa – with the Ebola in 2014 and 2015, when 600 doctors and nurses were sent to Sierra Leone – until the reception of young students from all over the world for courses in Medicine and related fields, Cuba is always ready to support other nations in areas as essential as health and education.

This way we build solidarity and friendship among the peoples and peace.

Socorro Gomes
President of the World Peace Council

EL RESPETO POR LA SOBERANIA DE LOS PUEBLOS Y EL DERECHO A SU LIBRE DETERMINACION ES EL CAMINO A LA PAZ

FUNDACION ESCUELA DE PAZ COLOMBIA

EL RESPETO POR LA SOBERANIA DE LOS PUEBLOS Y EL DERECHO A SU LIBRE DETERMINACION ES EL CAMINO A LA PAZ

Venezuela en estos últimos años ha venido enfrentando la más agresiva guerra mediática por parte de la Derecha Latinoamericana en confabulación con las políticas injerencistas del Gobierno Norteamericano, que han tendido un cerco desestabilizador y terrorista para desconocer los avances de la Revolución Bolivariana.

La guerra económica, la desinformación, la propaganda mediática promulgada diariamente en los medios de comunicación al servicio del capital financiero pretenden socavar y desdibujar la verdad de lo que realmente pasa en Venezuela y no es otra cosa que tratar de justificar el verdadero objetivo del imperio por apoderarse de las riquezas de los pueblos y mantener su hegemonía.

Venezuela se ha convertido en ejemplo para América Latina y el mundo, en su lucha por la soberanía y la autodeterminación de convivir en PAZ trabajando por construir una sociedad justa y equitativa, y lo ha venido haciendo.

Como luchadores por la Paz nos pronunciamos determinantemente y no aceptamos; rechazamos las Políticas del Gobierno Norteamericano que amenazan con una intervención militar contra Venezuela, y todas las acciones que amenazan la PAZ de la Región.

Hacemos un llamado a todas las organizaciones progresistas del mundo a solidarizarnos con el pueblo venezolano, a defender su derecho a la libre autodeterminación; y a pronunciarnos por todos los medios y acciones pacificas en contra de todas las agresiones que se están llevando a cabo en contra de nuestro hermano país.

América Latina es territorio de PAZ, Venezuela es un pueblo soberano, apoyamos al Presidente Nicolás Maduro y respaldamos la Revolución Bolivariana.

¡VIVA VENEZUELA LIBRE!!!
¡VIVA LA REVOLUCION BOLIVARIANA!!!
¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!

FUNDACION ESCUELA DE PAZ COLOMBIA

DECLARACION SOBRE AMENAZA DE INTERVENCION MILITAR EN VENEZUELA POR PARTE DE ESTADOS UNIDOS DE AMERICA

UNION DOMINICANA DE PERIODISTAS POR LA PAZ, INC. (UDPP)
Recientemente el presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump declaró que “no descarta el uso militar para solucionar el conflicto en Venezuela y que no aceptará una dictadura en el país latinoamericano”.
¿Quién eligió a ese señor como “el salvador de América?” La Unión Dominicana de Periodistas por la Paz, Inc. (UDPP) rechaza rotundamente por desafortunadas y desacertadas las declaraciones del presidente norte americano. Venezuela es un país libre y soberano y en virtud del principio de la no injerencia de un estado en los asuntos internos de otros estados, nadie tiene el derecho de jugar el rol del Chapulín Colorado y menos Estados Unidos.
América Latina es un continente de Paz, no tan solo en el papel, sino en la praxis. Los movimientos de masas y las organizaciones políticas de América deben unir sus esfuerzos para que el presidente de Estados Unidos entienda que ya este continente no es el patio trasero de su país.
Hay que respetar las decisiones del pueblo venezolano, que dicho sea de paso, atraviesa la más cruel de las guerras sucias que el imperio haya hecho contra un país cualquiera del área. El saqueo de la cosa pública, los asesinatos y homicidios cometidos por la oposición, las reuniones sediciosas, y, en fin, todas esas acciones son impulsadas por “ciertos venezolanos democráticos” con el apoyo de bandas criminales de venezolanos que operan desde Miami y otras latitudes norteamericanas.
Todo hombre de bien en el planeta debe repudiar las declaraciones de Donald Trump, pues las mismas solo sirven para llevar desasosiego a la familia latinoamericana. Ni Trump ni nadie en el planeta puede intervenir en Venezuela, a no ser que se haga por solicitud expresa del gobierno del país hermano y siempre dentro del más estricto cumplimiento de las normas del Derecho Internacional.
Declaraciones como las vertidas por Donald Trump son las que separan cada vez a nuestra América del imperio del norte. Nuestra institución y el pueblo dominicano hacen un ferviente llamado al pueblo de Venezuela para que, en un diálogo franco y sincero, se busque una solución pacífica al conflicto vigente, pero entre los venezolanos, no con intervenciones espurias. Reiteramos firmemente el rechazo a la amenaza del uso de la fuerza para solucionar conflictos y demandamos que se aplique la Carta de la ONU, no para vencer a Venezuela, como pretendió, por ejemplo, la OEA de Almagro, sino para ayudarla a solucionar un conflicto tan grave como el que vive ese hermano país.
Finalmente, la Unión Dominicana de Periodistas por la Paz, Inc. (UDPP) invita cordialmente a todos los movimientos de paz del planeta, especialmente a los de América a pronunciarse rechazando la bravuconada del presidente norteamericano por considerar que con esas declaraciones se pretende amedrentar al gallardo pueblo bolivariano y latinoamericano.
¡Fuera gringos de América Latina! Venezuela forma parte importante de nuestra Patria Grande y la defenderemos desde cada una de nuestras trincheras.
Moca, 14 de agosto de 2017

Las palomas desde su altura Fidel y las palomas, cual escoltas perennes de un eterno peregrinar por la paz. Autor: Juvenal Balán | juvenal@granma.cu

10 de agosto de 2017 23:08:02
En Columbia, hoy Ciudad Escolar Libertad, el 8 de enero de 1959.
En Columbia, hoy Ciudad Escolar Libertad, el 8 de enero de 1959. Foto: Archivo

La paloma es símbolo del candor, la sencillez, de la paz. Tiene gran sentido de la orientación, es una de las aves que más rápido vuela, y tiene un agudísimo sentido de la vista.

Cuando Fidel hablaba a la multitud concentrada en la explanada de Columbia, hoy Ciudad Libertad, en Marianao, aquel 8 de enero de 1959, tras su entrada triunfal a La Habana, palomas blancas se posaron en sus hombros. Era el portador de la esperanza y ellas lo identificaron rápidamente.

Treinta años después, en el mismo escenario, recordando la fecha, unas pioneritas suben al estrado y junto al podio que él ocupaba, le ponen en sus manos una paloma blanca. Sin pensarlo, el Comandante en Jefe la libera hacia el cielo y esta, después de sobrevolar varias veces la tribuna, se le posa en su hombro derecho y asume, desde esa altura, una posición de lujo con su buche erguido.

Pasaron los años, llegó el momento en que los agradecidos acompañaron a Fidel hasta su última morada, en Santiago de Cuba y las palomas volvían, cual escoltas perennes de un eterno peregrinar por la paz. Sobrevuelo también eterno, porque ellas saben que él y su pueblo jamás dejarán de luchar por ese mundo mejor que él divisó posible y necesario.
Treinta años después de aquel 8 de enero, en la misma Ciudad Escolar Libertad. Foto: Archivo
Las palomas volvieron, en su invicto regreso triunfal, en diciembre del pasado año, porque él y su pueblo jamás dejarán de luchar. Foto: Juvenal Balán

COMPARTIR facebook twitter

La paz en la proyección política de Fidel Castro

La noción de Fidel Castro sobre el concepto de paz y la coexistencia pacífica en las relaciones internacionales no puede concebirse sin tener en cuenta su sentido de pertenencia a una comunidad humana que trasciende los términos de raza, nación o cultura
Autor: Orlando Abel Martínez Fernández | internet@granma.cu
10 de agosto de 2017 23:08:15

Como político revolucionario, Fidel une a su condición de estadista y pensador, una visión crítica, antidogmática, de la realidad social. El líder cubano percibe la necesidad apremiante de desarmar el andamiaje múltiple de la dominación, y que dicha exigencia está estrechamente vinculada a la deconstrucción teórica y de carácter jurídico, de la «normalidad» impuesta a las relaciones entre los estados, bajo el sistema capitalista.
El abordaje ecuménico del fenómeno que realiza el estadista, por su basamento ético universal, supera la contradicción liberal entre individuo y Estado, así como entre los derechos de los ciudadanos metropolitanos y los derechos de los ciudadanos de las antiguas colonias.
Desde una perspectiva antihegemónica, entiende que solo transformando el orden internacional prevaleciente y subvirtiendo el modo de ser propio de las relaciones políticas entre los estados capitalistas, rearticulando la injusta división internacional del trabajo con su consustancial polarización de las riquezas a nivel global que impide el desarrollo socioeconómico de los países tradicionalmente colonizados y marginados del progreso, se puede construir y concertar una paz duradera, sobre bases de justicia, y fundamentada en la solidaridad real entre los pueblos y gobiernos; un nuevo orden civilizatorio, multicultural y respetuoso de las diferentes formas de vida y de gobierno existentes.
Con ese entramado conceptual, consigue revelar la relación orgánica entre paz, desarrollo socioeconómico y justicia social.
Durante su intervención en la Sexta Sesión Plenaria de la Conferencia Económica de los 21, celebrada en Buenos Aires, el 2 de mayo de 1959[1], Fidel aclaraba un punto medular, al reconsiderar los criterios asumidos hasta entonces por la clase política latinoamericana e invertir la lógica prevaleciente en el cónclave. La cuestión de que la inestabilidad política existente en la región no era la causa del subdesarrollo económico y social de sus pueblos, sino precisamente su consecuencia, y ante la esperanza que despertaba en algunos políticos el derrocamiento de algunas dictaduras en el continente, señalaba que esto era una mera ilusión, hasta tanto no se resolvieran los problemas de la miseria y la precariedad social en que vivían la mayoría de sus habitantes, recalcando que las condiciones económicas y sociales de América Latina hacían imposible la realización del ideal democrático basado en la paz y la justicia.
En todo caso, la permanencia de estas condiciones dejaría las puertas abiertas para la instauración de gobiernos de fuerza, que custodiarían el orden a sangre y fuego, y calificarían a su vez de anárquicos y criminales todo intento de revertir tal estado de cosas. Eso era lo que históricamente venía sucediendo en América Latina, de ahí que se instalara una mirada inversa y alienada de razonamiento según la cual, la paz, como era entendida por las clases políticas, es decir, la obediencia genuflexa de los pueblos al status quo, la aceptación acrítica de sus relaciones subordinadas, era un requisito indispensable para la consecución de la estabilidad social que atrajera inversiones, que a su vez, garantizaran el desarrollo.
Naturalmente, el cínico presupuesto fue desmantelado por el joven revolucionario cubano, al argumentar que solo un modelo que articulara la cooperación de todos, y exigiera sacrificios, no solo a los obreros, sino a todos los sectores sociales, que satisficiera a todos por igual, podría asegurar la estabilidad política, el progreso económico y la paz social.
En el contexto de su participación en los debates de la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrada en Nueva York, en noviembre de 1960, en memorable discurso, esclarecía cuál era el «quid de la paz y de la guerra», el hecho de que: «Las guerras, desde el principio de la humanidad, han surgido, fundamentalmente, por una razón; el deseo de unos de despojar a otros de sus riquezas»[2], dejando plasmadas en el escenario las emblemáticas palabras: «¡Desaparezca la filosofía del despojo, y habrá desaparecido la filosofía de la guerra!. ¡De-saparezcan las colonias, desaparezca la explotación de los países por los monopolios, y entonces la humanidad habrá alcanzado una verdadera etapa de progreso!»[3].
Coincide aquí con una línea de argumentación según la cual el terror no es la guerra, sino la ideología que la engendra. El hecho verificado históricamente de que toda filosofía excluyente y elitista deviene por su peso en una praxis irracional de violencia.
La visión global del líder cubano respecto al dilema de la paz, sometía a juicio, no solo el fenómeno colonial, en momentos en que tenía lugar un amplio proceso de descolonización en Asia y África, sino la propia lógica del capital, referente a la tasa de ganancia y la idea arraigada en círculos políticos de los Estados Unidos, de que la industria bélica constituía un estímulo para la economía en momentos de crisis, por la posibilidad de generar empleos, idea pervertida por una pretensión de asepsia que dejaba sin respuesta el impacto futuro de la construcción de armas, como si fuese un bien de consumo más, necesario e inocuo.
Frente a ello, desenmascara el nefasto papel del Complejo Militar Industrial como generador de conflictos y tensiones internacionales, por la sencilla razón de que todo capitalista necesita un mercado para sus productos, y estos, un espacio donde materializar su valor de uso; por eso apoyaba la propuesta de desarme total hecha por la Unión Soviética en la reunión y enfatizaba: «La historia del mundo ha enseñado trágicamente que las carreras armamentistas han conducido siempre a la guerra»[4], situación agravada, en un momento como ese por una responsabilidad mayor, alertando contra el peligro de una hecatombe nuclear; en tanto finalizaba su alocución reivindicando lo expresado unos meses antes en la Asamblea
General Nacional del pueblo de Cuba, reunida en La Habana, «el derecho de los pueblos a convertir sus fortalezas militares en escuelas, pero también el derecho de sus obreros a armarse para defender sus destinos».[5]

Fidel Castro junto a Michael Manley, Primer Ministro de Jamaica; Maurice Bishop, Primer Ministro de Granada y Kurt Waldhein, Secretario General de la onu, durante la Sexta Cumbre del mnoal, en 1979. Foto: Emilio Argüelles
Durante su histórica intervención en el ámbito del XXXIV periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, acontecida el 12 de octubre de 1979, daba a conocer las conclusiones de la Sexta Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, que acababa de tener lugar en La Habana, mandato que asumía, no a nombre de Cuba, bloqueada y agredida, sino de la inmensa mayoría de la humanidad: los países colonizados y marginados del desarrollo, agrupados en ese movimiento.
En dicho cónclave demandaba, una vez más, la necesidad de cambiar el sistema de relaciones internacionales vigente y la aspiración a instaurar un nuevo orden basado en la justicia, la equidad y la paz. Instaba, entre los problemas a debatir en la Asamblea, a colocar en primer puesto la búsqueda de la paz, pero no una paz selectiva, ni discriminatoria, sino indivisible, que beneficie por igual a todos, «que abarque todos los ámbitos del mundo y llegue a todos sus ciudadanos[6]».
Para el Movimiento, del cual el estadista fue uno de sus más activos defensores, los principios de la coexistencia pacífica constituyen la piedra angular de las relaciones internacionales, la base del fortalecimiento de la paz y la seguridad internacional, pero llevan intrínsecos otros como el derecho de los pueblos a la libre determinación, a escoger su propio sistema social, político y económico.
No obstante, estos preceptos, asiduamente enarbolados en las tribunas, no han disfrutado del certificado de garantía en la vida práctica, por eso, para ser consecuentes con esa preocupación de primer orden dentro del programa del Movimiento, no bastaba con buenas intenciones y llamados beatíficos a convivir como hermanos, se imponía echar abajo la arquitectura del poder global y unirse contra toda forma de injerencia externa en los asuntos internos de una nación, demandando igualmente detener la carrera armamentista y reorientar esos recursos al desarrollo sostenible del Tercer Mundo.
Culminaba su fulminante discurso llamando a cesar el intercambio de-sigual, sustituir el sistema monetario internacional, cancelar la deuda externa de los países pobres y a eliminar el abismo económico y la polarización de la riqueza, poner fin al modo de vida instalado en las sociedades primermundistas, irracional y consumista, y luego, una sentencia premonitoria: «Si no encontramos soluciones adecuadas, todos seremos víctimas de la catástrofe».[7]
«¿Para qué sirve entonces la civilización, si no es capaz de resolver estos problemas?», decía Fidel, «¿Para qué sirve la conciencia del hombre?, ¿Para qué sirven las Naciones Unidas?».[8] A más de 30 años, soberbia y oídos sordos mediante, el mundo es testigo de la vigencia de sus palabras.
Hablar de paz, sin tener en cuenta los millones de hambrientos, enfermos y analfabetos que existen en el mundo, resultaba cuando menos una burla obscena. Pese al oscuro cuadro, no se percibe la pretensión de asumir el papel de profeta de la revolución. Prevalece, por encima de todo, una apelación a la paz y a la colaboración entre los pueblos.
Su llamado a olvidar el lenguaje amenazante de las armas y a consagrarse civilizadamente a resolver los problemas más urgentes que agobian al mundo, como deber sagrado de todos los ciudadanos del planeta, en primer lugar los estadistas, se mantiene alejado de los centros del capital global, pero resuena aún como un repique de campana que impide dormirse a la conciencia de la opinión pública mundial.
La noción de Fidel Castro sobre el concepto de paz y la coexistencia pacífica en las relaciones internacionales no puede concebirse sin tener en cuenta su sentido de pertenencia a una comunidad humana que trasciende los términos de raza, nación o cultura; un sentimiento incorporado a la identidad cubana, que alcanzó su más alta expresión en Martí, y que se concreta en su vocación internacionalista, configurando un cuerpo axiológico que forma parte esencial de su proyección política.
Por eso, ante las propuestas o exigencias de pragmatismo, características sin duda necesarias a todo líder político, su respuesta no puede soslayar los principios éticos que rigen la política exterior de la Revolución Cubana.
En ese sentido, la flexibilidad correspondiente a cualquier negociación política para llegar a un diálogo con el principal enemigo del pueblo de Cuba, el gobierno de los Estados Unidos, está sujeta a factores que van más allá del conflicto bilateral entre ambas naciones; y es que entre las premisas para el establecimiento de relaciones «normales» entre los dos países, no pueden introducirse, bajo ningún concepto, el silencio y la complicidad de Cuba con la política de saqueo económico y el injerencismo históricamente practicado por el gobierno de los Estados Unidos en los países del Tercer Mundo, por muchos beneficios que esa relación reportara para la Isla.
De ahí que su argumento resulte tajante: «¿Qué debemos hacer nosotros? ¿Callarnos la boca y no hablar de esas cosas, no denunciar estas cosas para tener buenas relaciones con Estados Unidos?»[9], porque para el líder cubano, existen concepciones en las que no puede haber compromisos, aunque puedan encontrarse puntos de acercamiento en otras áreas[10].
Esta es una idea que reitera en su discurso en el Aula Magna de la
Universidad Central de Venezuela, el 3 de febrero de 1999, cuando afirma: «¡Que no se hagan ni la más remota ilusión de que, si un día suspenden el bloqueo, Cuba dejará de hablar con la misma franqueza y la misma honestidad con que ha estado hablando durante estos cuarenta años!»[11].
La expresión del desarrollo de las ideas del compañero Fidel sobre la paz, se muestra evidente en tres direcciones fundamentales: 1- la batalla por los derechos del pueblo cubano a vivir en paz y construir su destino, frente a la hostilidad permanente del gobierno de los Estados Unidos, que ha hecho todo lo posible por impedirlo, pretendiendo ahogar aún el propio derecho a la vida. Eso y no otra cosa es lo que representa el bloqueo; 2- su participación mediadora en la solución de conflictos regionales y locales, a petición de las partes implicadas y 3- los esfuerzos a favor de la paz mundial, indisolublemente unidos con la condena a la carrera armamentista y por la transformación del orden internacional vigente.
Se expresa en su alerta temprana sobre las consecuencias que traería la cruzada contra el terrorismo emprendida por el gobierno de los Estados Unidos en términos de caos, rebelión e ingobernabilidad para todos, por cuanto el precio a pagar afectaría también a los países ricos, así como el hecho de poner a un lado asuntos de real interés, relacionados con la propia supervivencia de la humanidad. El desastre ambiental y ecológico, serían secuestrados del debate público global, ocultados por la cortina de humo de la amenaza terrorista.
En el Mensaje a los estudiantes universitarios cubanos, del 4 de septiembre del 2010, señalaba la responsabilidad que asume Cuba hoy, frente a los problemas globales, mayor que en otros momentos, por los caracteres trágicos de la coyuntura, debido a los grados de irracionalidad e ingobernabilidad de la política sistémica del capital, entre ellos, en primer orden, el desmesurado arsenal y poder destructivo de las armas acumuladas.
El discurso argumental de sus reflexiones que lo ocuparon en los últimos años, estuvo marcado por dos objetivos fundamentales; la convocatoria a movilizar a la opinión pública mundial, como una vía ineludible para enfrentar los graves peligros que acechan a la humanidad, convencido de que, ante fenómenos y situaciones que devienen condiciones objetivas de carácter global, el sujeto del cambio revolucionario tendrá que ser inevitablemente de carácter universal. En el propio mensaje a los estudiantes universitarios resaltaba: «Si quieres la paz, prepárate para cambiar tu conciencia»[12], pues ante la capacidad de concertación de un poder global, se impone la tarea de erigir una sociedad civil internacional armada de conciencia crítica.
Conjuntamente llamó a mantener la confianza y el optimismo en los resultados y las posibilidades de la lucha por revertir esta triste realidad, a pesar del pesimismo que pueda invadir a muchos, incrementado por el hecho de que los centros del poder mediático tratan de instalar, como sentido común de una época, el hedonismo escapista y la desconexión social frente a la realidad opresora que sobrepasa al hombre común y que excede a su poder de decisión, con lo que se refuerza la sensación de impotencia ante la imposibilidad de cambiar las estructuras vigentes.
Frente a ello, la ideología de la Revolución Cubana y el pensamiento de Fidel Castro contraponen la inamovible fe en el mejoramiento humano y en la posibilidad de un mundo mejor como única alternativa.
Frente a las construcciones hegemónicas que exaltan la guerra como fuente de gloria, expresión consustancial a la naturaleza humana y una de sus más eximias creaciones culturales, urge como deber ineludible oponer una verdadera cultura humanista resumida por Martí en ese canto a la autonomía del hombre que es su ensayo sobre el Poema del Niágara, cuando afirmaba: «La guerra, antes fuente de gloria, cae en desuso, y lo que pareció grandeza, comienza a ser crimen. La batalla está en los talleres; la gloria está en la paz; el templo, en toda la tierra; el poema, en la naturaleza».[13] Esas son las claves que el compañero Fidel hizo suyas, y regieron su pensamiento y acción revolucionarios.

RECORDACIÓN A LAS VICTIMAS DEL CRIMINAL BOMBARDEO A HIROSHIMA Y NAGASAKI.

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, participó conjuntamente con la comunidad de Cayo Hueso, en el municipio de Centro Habana en el Callejón de la Paz, en un homenaje en ocasión a los 72 años de los bombardeos criminales de los Estados Unidos contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, donde perdieron la vida de forma inmediata miles de personas víctimas de tan horrible crimen, coincidiendo con el 68 Aniversario de la creación del Movimiento Cubano por la Paz y las Soberanía de los Pueblos, cuyo primer presidente fue Don Fernando Ortiz.
Después de 72 años recordamos ese horrendo crimen, en momentos donde la situación mundial se caracteriza por una oleada de violencia, como resultado de la creciente carrera armamentista, del militarismo, el intervencionismo y las guerras impuestas por el imperialismo estadounidense.
En un emotivo encuentro que sostuvo el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, en el Palacio de las Convenciones, con la presencia de 770 integrantes del Crucero por la Paz, el 1 de marzo de 2012 expresó “El crimen genocida de Hiroshima y Nagasaki, es el único bombardeo nuclear que ha conocido la humanidad. Pero la especie humana y el planeta están en riesgos permanentes mientras tales armas, multiplicadas en cantidad y poder explosivo, permanezcan en manos de unos pocos países. Se necesita un desarme nuclear completo”.
En la actualidad el mundo se enfrenta y peligrosas amenazas a la paz, incluidas las intervenciones militares imperialistas en curso contra países soberanos y el resurgimiento del fascismo, como está sucediendo en la hermana República Bolivariana de Venezuela.
Denunciamos las recientes acciones terroristas de la oposición contrarrevolucionaria y ultraconservadora venezolana en sus esfuerzos por derrocar al gobierno constitucional de Venezuela, en contubernio con el imperialismo para acabar con los procesos de independencia, soberanía y justicia social en la región.
El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos llama a todos los pueblos amantes de la Paz, a incrementar su lucha por la prohibición de todas las armas nucleares y otras armas de destrucción masiva, y al desarme general y completo, al rechazo de la instalación del sistema anti-misiles de Estados Unidos/OTAN y a la abolición de todas las bases e instalaciones militares extranjeras en nuestros territorios
El porvenir es la Paz.
La Habana, 9 de agosto del 2017

Statement of the World Peace Council about the recent resolution of the UN Security Council on the DPR of Korea


Wednesday, August 9, 2017 Statements

The World Peace Council (WPC) expresses its serious concern about the recent resolution of the UN Security Council on the 5thof August (2371/2017) to impose new sanctions against the Democratic People’s Republic of Korea and its people.
The WPC stands firm in solidarity with the Korean people for its right to decide alone and without any foreign interference its fortunesand future, while we reject and denounce the threats by the US administration and its allies in the region against the sovereignty of the DPR of Korea. We condemn the increasing military exercises of the USA, South Korea and Japan in the area as well as the military presence of more than 28,000 US troops in the South of the Korean peninsula. The deployment of the US missile defense shield THAAD in South Korea constitutes a further escalation of the strategy of threats, aiming at the ability for first strike without the possibility for retaliation.
The WPC is in favor of the abolition of all nuclear weapons in the world but we do not accept the one-sided eclectically applied propaganda against the “nuclear program” of the DPR Korea. At the same time we support and demand the peaceful settlement of the differences between the USA and DPR of Korea and the replacement of the armistice agreement of 1953 with a comprehensive peace accord of the two sides.
We are historically opposed to the singling out the DPR of Korea with further sanctions that serve to hurt the people and are in reality a form of aggression or preparation for a military intervention as in the cases of Iraq and Libya before.
The legitimate concerns of the DPR of Korea cannot be met by sanctions and threats, by efforts to strangle a people in order to impose the geostrategic control of the imperialist domination, which functions as the real threat to peace and stability in the region. We remind especially these days that not only is the USA the only country which used nuclear bombs 72 years ago in its crime in Hiroshima and Nagasaki, but it refuses to refrain even today from a first nuclear strike option.
The WPC reaffirms its support to the Korean people’s struggle against the imperialist plans, the defense of its sovereignty, for the demilitarization and nuclear disarmament of the region and the independent and peaceful reunification of Korea.

The United Nations should respect and safeguard the principles of its founding Charter and not violate them!

The WPC Secretariat, August 9, 2017

Declaración del Secretariado del CMP sobre el bombardeo de Hiroxima y Nagasaki


Recordar Hiroxima y Nagasaki
Prohibir todas las armas nucleares en el mundo

72 años después de los bombardeos criminales estadounidenses de las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki – los días 6 y 9 de agosto – y teniendo en cuenta los cientos de miles de víctimas, es más urgente que nunca exigir la prohibición de todas las armas nucleares en el mundo .
En un momento en que la situación mundial se caracteriza por la inestabilidad y la inseguridad crecientes, como resultado, en primer lugar, de una creciente carrera armamentista, del militarismo, el intervencionismo y las guerras impuestas por los Estados Unidos, la OTAN, la UE y sus aliados, con sua politica de dominación, saqueo y agresión, existe el gran peligro de una escalada a una confrontación de grandes proporciones, incluyendo con el uso de armas nucleares, que si no se previene significaría el fin de la humanidad.
Responsables de la única vez que se utilizaron armas nucleares contra las poblaciones, Estados Unidos posee uno de los mayores arsenales nucleares instalados en su territorio y en todo el mundo -en bases militares USA-OTAN- con su doctrina militar reconociendo la posibilidad de un primero ataque con armas nucleares.
En el marco de su agresiva doctrina militar, los EE.UU. desarrollan actualmente un programa para modernizar su arsenal nuclear -con el anunciado costo de más de un billón de dólares en los próximos 30 años- y instalan un sistema anti-misiles en Europa, el Ártico y Asia , que apunta especialmente a Rusia y China, buscando garantizar su capacidad para evitar la respuesta de otro país a un primer ataque estadounidense con armas nucleares.
La reserva mundial de ojivas nucleares, alrededor de 15 000, y los nuevos avances en la tecnología de las armas nucleares y los mecanismos de transporte conducen a la proliferación -1800 de ellos en Alerta Alta- son una amenaza para la supervivencia de la humanidad.
En este marco, tiene un gran significado la adopción el 7 de julio último del tratado sobre la prohibición de las armas nucleares por la Conferencia de las Naciones Unidas para negociar un instrumento jurídicamente vinculante para prohibir las armas nucleares, que conduzca a su total eliminación, reflexo de la voluntad de los pueblos, del movimiento mundial por la paz y los esfuerzos de los Estados no nucleares, a un mundo libre de armas nucleares.
Por otro lado, la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de 2015 dio lugar a otro fiasco, al no adoptar un documento final debido a la oposición de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá. Estos países siguieron la misma línea junto con Israel, que se opuso a la convocación de una conferencia sobre el Oriente Medio como una zona libre de armas nucleares y otras de destrucción masiva.
En un período de profunda crisis económica del capitalismo, el mundo se enfrenta a nuevos peligros y amenazas a la paz, incluidas las intervenciones militares imperialistas en curso contra países soberanos y el resurgimiento del fascismo en formas antiguas y nuevas. La humanidad se enfrenta a los peligros de una guerra generalizada de dimensiones globales. Sin embargo, este es también un tiempo de esperanza, basado en las luchas de los pueblos del mundo amantes de la paz, de que esta eventualidad puede ser detenida. Necesitamos recordar las lecciones de las luchas históricas y unir todas las fuerzas consecuentes y amplias para la paz, la justicia social y el progreso en una fuerte movilización cuya fuerza, amplitud y convicción pueden prevenir nuevas tragedias.
¡Nunca más el holocausto nuclear!
Haciendo un homenaje a las víctimas del terror nuclear en Hiroxima y Nagasaki, evocando el objetivo del Llamamiento de Estocolmo de CMP en los años 1950 por un mundo libre de armas nucleares, reafirmando nuestro compromiso y determinación con la causa de la paz, construyendo un mundo mas justo y de progreso social, llamamos a todas las fuerzas amantes de la paz y anti-imperialistas que incrementen su lucha por:
– La prohibición de todas las armas nucleares y otras armas de destrucción en masa, y el desarme general y controlado
– El rechazo de la instalación del sistema anti-misiles de Estados Unidos / OTAN y la abolición de todas las bases militares extranjeras;
-La defensa de los principios de la Carta de las Naciones Unidas, en defensa de la paz, la soberanía de los Estados y la igualdad de derechos de los pueblos.
6 de agosto de 2017
Secretariado del Consejo Mundial de la Paz
_____________________________________________________________________________________
Declaration of the International Meeting

On July 7 of this year, 72 years after the U.S. atomic bombings of Hiroshima and Nagasaki, a treaty to prohibit nuclear weapons was finally adopted. Having worked with the Hibakusha since the First World Conference against A and H Bombs in 1955 to call for the prevention of nuclear war, the elimination of nuclear weapons and the relief and solidarity with the Hibakusha, we heartily welcome the adoption of the treaty as a historic event, and pledge to move forward with renewed determination to achieve a “Nuclear Weapon-Free, Peaceful and Just World”.

The Treaty on the Prohibition of Nuclear Weapons is a milestoneleading towards their total elimination, the long cherished aspiration of the Hibakusha and the people around the world.
The treaty recognizes that nuclear weapons areinhumane weapons that would cause catastrophic consequences, running counter to the U.N. Charter, international law, includinginternational humanitarian law and international human rights law. It thus stigmatizes them.Nuclear weapons are now not only immoral, but also explicitly illegal for the first time in history. It rightfully acknowledges the struggle of the A-bomb survivors in their call for “No More Hibakusha”, stating that it is “mindful of the unacceptable suffering of and harm caused to the victims of the use of nuclear weapons (hibakusha), as well as of those affected by the testing of nuclear weapons”, and by describing them as bearer of “the role of public conscience in the furthering of the principles of humanity”.
The treaty prohibits all activities connected with nuclear weapons, including development, production, testing, manufacturing, acquisition, possession, stockpiling and use or threat to use, without allowing loopholes. Importantly, it provides a framework for the total elimination of nuclear weapons by elaborating the ways for the nuclear powers to become parties to the treaty. It also stipulates the responsibility to provide assistance to Hibakusha and victims of nuclear tests, meeting expectations of the people of the countries having suffered from A-bombings or nuclear testing. The Treaty on the Prohibition of Nuclear Weapons is the fruit of global struggles over some 70 post-war years to achieve a “world without nuclear weapons.”

The world still sees some 15,000 nuclear weapons threatening the survival of the humanity. The development and modernization of nuclear weapons continue. The danger of the actual use of nuclear weapons remains real. There is a growing concern over tensions in various parts of the world leading to the possible use of nuclear weapons. We call on all states to face up to the inhumane nature of nuclear weapons.To achieve peace and security of the world, a ban and the elimination of nuclear weapons is essential. All states should join the treaty on the prohibition of nuclear weapons without delay. We further demand that any activity banned by the treaty be ended and renounced forever.
That the treaty bans the use or threat to use nuclear weapons signifies that it denies the “nuclear deterrence” argument used as major justification to keep possessing nuclear weapons. We urge nuclear powers to abandon their nuclear deterrence policies, and their allies to renounce theirdependence on it and break away with the “nuclear umbrella”.

Further,we must move forward from adoption of the treaty to the total elimination of nuclearweapons, to achieve a “nuclear weapon-free, peaceful and just world.”
It is necessary above anything else to make the best use of the potentialinherent in the treaty. All activities that run counter to the treaty are to be condemned by the international community. Given that the legal norm is now established to render nuclear weapons illegal, no state that refusesto sign the treaty can evade political and moral restrictions. It carries the possibility of restricting and paralyzing the global nuclear strategies of nuclear superpowers.
It will be even more important than before to develop cooperation between the governments that have worked for the treaty, the United Nations and civil society movements. With the nuclear prohibition treaty, there is now a new opportunity on which to build up the movements and public support for them. With the participation of representatives of both anti-nuclear movements in the world and national governments, and the U.N., the World Conference against A and H Bombs haspromoted dialogues and cooperation among them. Growing public awareness encouraged by such activities will exert pressure on the nuclear powers and their allies into abandoning the policy of clinging to their nuclear arsenals.
To move forward towards completely eliminating nuclear weapons, it is of decisive importance to build a majority of opinion in support of the treaty in the nuclear-armed countries and their allies and press their governments to sign and ratify the treaty with the force of public opinion and movements. The U.S., the U.K. and France rejected the treaty, saying that they would not “ever become party“ to it. Some other nuclear powers expressed that they were in favor of a “step-by-step” approach and that they would not participate in the treaty. In these countries, we need to build public opinion to question the position of the governments towards the treaty and press for their participation in it. Big steps forward towards a world without nuclear weapons will be made possible by bringing together these voices and actions.

The nuclear and missile development of North Koreain violation of international agreements constitutes a serious threat to peace in the region and the world, and must not be tolerated. All military threats and provocations should stop immediately. All parties concerned should take steps for a diplomatic and peaceful solution without delay. Based on the spirit of the treaty on the prohibition of nuclear weapons, we urge North Korea to stop nuclear activities and abandon all its programs. Practices and consolidation of the existing nuclear weapons-free zones, as well as regional efforts to create new such zones are also important.

Disappointment and resentment are spreading among the Hibakusha and other sectors of people at the refusal of the Government of the A-bombed country to participate in the Nuclear Prohibition Treaty. We urge the Japanese Government to leave the U.S. “nuclear umbrella” and sign the Prohibition Treaty without delay. Large numbers of people are standing up against the destruction of peace principles of the Constitution and the preparations to join in wars overseas. In Okinawa, a struggle involving all Okinawa residents is growing against the construction of a new U.S. base. We express solidarity with the movement in Japan for the defense of the Constitution and for a non-nuclear and peaceful Japan.

At the root of the nuclear prohibition treaty has been the role played by the anti-nuclear peace movements working with Hibakusha at grassroots in the world. The opinion and movement of the people around the world will determine the outcome and future course of events. We call for following actions:

– To build up people’s opinion to demand from all governments participation in the Nuclear Prohibition Treaty and further engagement in achieving the complete elimination of nuclear weapons. From September 20 to 26, we propose to launch international simultaneous actions “Peace Wave” linking diverse grass-roots activities to call for participation in the Treaty.

– To initiate extensive dialogues to inform the general public about the inhumanity of nuclear weapons andthe imperative of the total elimination of nuclear weapons; to promote events and activities to listen to the testimonies of Hibakusha, exhibiting Hiroshima and Nagasaki photo panels, inheriting the memories of Hibakusha, and learning about the nuclear prohibition treaty itself;to enhance peace education as encouraged by the treaty.

– To accelerate and broaden the international signature campaign in support of the Hibakusha Appeal to prohibit and eliminate nuclear weapons with the goal of hundreds of millions of signatures worldwide by 2020.

– To expand cooperation between national governments, the U.N. and civil society movements on such occasions as the September 20th opening for signing the Treaty, International Day for the Total Elimination of Nuclear Weapons on September 26, the regular session of the First Committee of the UNGA, the UN High Level Meeting on Nuclear Disarmament in 2018, and the next Preparatory Committee meeting of the NPT Review Conference.

– To extend relief and solidarity to Hibakusha and help to achieve state compensation for them; support the efforts of second and third generation Hibakusha; call for support of the nuclear test victims; strengthen solidarity with the movements demanding the relief of the sufferers of the nuclear power plant accident and demanding ZERO nuclear power; support the victims of Agent Orange, depleted uranium and other war damage.

-To extend solidarity to the struggles and movements against war and for peace, for the reduction and removal of foreign bases in Okinawa and others, opposition to military-industrial complex; areductionin military spending and improvement in living standard, employment and social welfare, overcoming of poverty and social gap, prevention of climate change and protection of global environment, overcoming of the discrimination based on sex and other factors and struggle for the development of Culture of Peace.

The nuclear prohibition treaty emphasizes the role of Hibakusha and the movements of civil society in their advocacy of the total elimination of nuclear weapons. Let us open up our future together with the Hibakusha. Now that the door to a “nuclear weapon-free world” is open, let us walk forward with young people in high spirit to achieve it.

August 5, 2017
International Meeting
The 2017 World Conference against A and H Bombs

Socorro Gomes: Saludamos al pueblo venezolano por la Victoria en la elección de la Asamblea Nacional Constituyente

Tuesday, August 1, 2017
Statements

Es con alegría y confianza que recibimos la noticia de los resultados de las elecciones democráticas en Venezuela para la composición de la Asamblea Nacional Constituyente, convocada de forma legítima y soberana. Estamos seguros de que este magnífico resultado crea mejores condiciones para restablecer la paz en el país y alcanzar la estabilidad política. También da más fuerza al pueblo venezolano y al gobierno bolivariano para resistir la injerencia imperialista de Estados Unidos y sus aliados y los intentos golpistas de la oligarquía reaccionaria y antipatriótica.

Más de ocho millones de venezolanos y venezolanas se dirigieron a las urnas el domingo (30 de julio) para dar su voto de confianza en aquellos y en aquellas que asumen legítimamente poderes constitucionales plenipotenciarios. El pueblo venezolano acudió a las urnas con civismo, a pesar de los intentos que hicieron las fuerzas reaccionarias de promover el caos y la violencia, ayudadas por la guerra mediática contra la Revolución Bolivariana.

Representando más del 40% del electorado de Venezuela, los valientes hombres y mujeres que fueron a depositar sus votos en los más de 15 mil centros electorales repartidos por el país reafirmaron el apoyo popular a la alternativa promovida por el gobierno progresista para poner fin a la violencia y la agresividad antidemocrática de la oposición de derecha y fascista, apoyada por el imperialismo estadounidense y por las fuerzas reaccionarias regionales.

Pocos países conocen tan gran ejercicio democrático. Desde la elección del presidente Hugo Chávez, Venezuela contó con varias consultas electorales en las que el pueblo participó directamente de la construcción de la Revolución Bolivariana. Las normas electorales se revelaron democráticas, legítimas y transparentes, lo que evidencia la mentira promovida a través de la guerra mediática antinacional y antidemocrática de que el gobierno venezolano impone al pueblo un régimen dictatorial.

El Consejo Mundial de la Paz y las organizaciones que lo componen, por eso, han reforzado su movilización en solidaridad al pueblo venezolano en la defensa de su democracia y de su soberanía, manifestando a través de declaraciones, acciones de apoyo y otras formas nuestro completo rechazo a la injerencia imperialista de Estados Unidos y las intenciones golpistas de las violentas fuerzas reaccionarias de Venezuela.

Exigimos, por lo tanto, el fin inmediato de los intentos de aislamiento de Venezuela por parte de Estados Unidos y de sus aliados europeos y regionales.

¡Saludamos al pueblo venezolano por tan inspirador ejercicio democrático y de resistencia!

¡Viva Venezuela, por la paz, la justicia social y la soberanía nacional y popular!

Socorro Gomes
Presidenta del Consejo Mundial de la Paz
______________________________________________________________________________________
Socorro Gomes: We salute the Venezuelan people for their victory in the election of the National Constituent Assembly
Tuesday, August 1, 2017
Statements

It is with joy and confidence that we receive the news of the results of the democratic elections in Venezuela for the composition of the National Constituent Assembly, called for in a legitimate and sovereign process. We are confident that this magnificent result creates better conditions to restore peace in the country and achieve political stability. It also strengthens the Venezuelan people and the Bolivarian government to resist the imperialist interference of the United States and its allies and the coup attempts of the reactionary and unpatriotic oligarchy.

More than eight million Venezuelans went to the polls this Sunday (July, 30) to give their vote of confidence to men and women who will legitimately undertake plenipotentiary constitutional powers. The Venezuelan people have come to the polls with civility, despite attempts by the reactionary forces to promote chaos and violence, aided by the media war against the Bolivarian Revolution.

Representing more than 40% of Venezuela’s electorate, the brave men and women who voted in more than 15,000 polling stations around the country reaffirmed popular support for the progressive government’s alternative to end violence and the anti-democratic aggressiveness of the right-wing and fascist opposition, backed by US imperialism and regional reactionary forces.

Few countries know such a democratic exercise. Since the election of President Hugo Chávez, Venezuela has had several electoral consultations in which the people participated directly in the construction of the Bolivarian Revolution. The electoral norms have proved to be democratic, legitimate and transparent, which evidences the lie promoted through the anti-national and antidemocratic media war that the Venezuelan government imposes a dictatorial regime on the people.

The World Peace Council and its member organizations have therefore stepped up their mobilization in solidarity with the Venezuelan people in defending their democracy and sovereignty, expressing, through statements, support actions and other forms, our complete rejection of the US imperialist interference and the coup attempts of the violent reactionary forces of Venezuela.

We therefore call for an immediate end to the attempts by the United States and its European and regional allies to isolate Venezuela.

We salute the Venezuelan people for such an inspiring democratic exercise and resistance!

Long live Venezuela, for peace, social justice and national and popular sovereignty!

Socorro Gomes
President of the World Peace Council

DECLARACIÓN DE FERAB-AMERICA

DECLARACIÓN DE FERAB-AMERICA

La Federación de Entidades Americano-Árabes (FEARAB-AMERICA) denuncia y condena con toda energía la criminal escalada de violencia del ejército israelí contra la población civil palestina en Jerusalén Oriental, y la prohibición de las autoridades del régimen sionista a los árabes musulmanes a su acceso a la Explanada de las Mezquitas y en particular a la histórica Mezquita de Al Aqsa, impidiéndoles el libre ejercicio de sus deberes religiosos.

Desde su constitución en 1948 y mediante guerras de rapiña, limpieza étnica y crímenes de lesa humanidad, Israel ha ocupado la mayor porción del territorio palestino y sus sagrados lugares como lo es la bíblica Jerusalén (Al Quds), la ciudad santa y centro de las tres grandes culturas cristiana, musulmana y judía.

La Resolución 181 de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de noviembre de 1947, dividió a Palestina en dos estados uno árabe, que no se ha concretado hasta el presente y uno judío, Israel, al que concedió el 46 % del histórico territorio palestino.

En esa Resolución quedó establecido que la ciudad de Jerusalén permaneciera
como un corpus separatum bajo un régimen internacional especial y administrada por el Consejo Fiduciario de la ONU e incluía esa municipalidad y las ciudades y pueblos de su periferia, entre ellos Belén, considerada el sitio del nacimiento de Jesucristo, pero esas disposiciones tampoco fueron puestas en práctica

La proclamación del Estado de Israel en mayo de1948, rechazado por la población palestina y los países árabes vecinos, originó la primera guerra árabe-israelí. En la contienda, los sionistas ocuparon la mayor parte del territorio de Palestina y Jerusalén quedó dividida. Tiempo después, en diciembre de 1949 el Gobierno de Israel incorporó ilegalmente a su territorio la parte de Jerusalén controlada anteriormente por Cisjordania.

El 5 de junio de l967 se inició la denominada Guerra de los Seis Días con desastrosos resultados para los países árabes involucrados y especialmente para el pueblo palestino. Al final de este conflicto armado, Israel había ocupado la península egipcia del Sinai, las estratégicas Alturas del Golan, Gaza y Cisjordania, incluida la parte árabe u oriental de Jerusalén, ciudad que proclamo su capital histórica, única e indivisible.

Al igual que la Franja de Gaza y Cisjordania, Jerusalén oriental es un permanente escenario de tensiones, agresiones, provocaciones, e ilegal expansión sionista, en la que han sido construidos cientos de asentamientos de colonos judíos, con el objetivo de judaizar su territorio.

En las últimas semanas los ataques del ejército israelí, han causado decenas de muertos palestinos, en desiguales enfrentamientos que tienen como centro la Explanada de las Mezquitas y en particular la de Al Aqsa.

FEARAB-AMERICA exhorta a sus organizaciones y a toda la comunidad internacional a demandar el cese de esta ola de terrorismo sionista y a respaldar los inalienables derechos del pueblo palestino, incluidos la constitución de su Estado independiente con Jerusalén Oriental como su capital y dentro de las fronteras de junio de l967, la liberación de sus miles de prisioneros políticos y el retorno a la patria de sus refugiados.

Ello será una gran contribución a la justicia y a la paz regional y mundial.

Ing. Alfredo Deriche Gutiérrez Lic. Juan Dufflar Amel
Presidente Secretario General FEARAB-AMERICA FEARAB-AMERICA

VENEZUELA RECHAZÓ LA VIOLENCIA… Y TRIUNFÓ

VENEZUELA RECHAZÓ LA VIOLENCIA… Y TRIUNFÓ
Por Manuel E. Yepe

El domingo 16 de julio fue un día de mucho sabor a elecciones en Caracas, como seguramente lo será también el domingo 23 y ni que decir el domingo 30 de julio. En esta última fecha serán las elecciones de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente convocada por el Presidente Nicolás Maduro. En los dos domingos anteriores se efectuarán simulacros promovidos por el Colegio Nacional Electoral (CNE) en los centros electorales que son parte de los actos
preparatorios del gran evento electivo. A juzgar por el vivo movimiento de electores en todos los centros electorales es de presumir que habrá una convocatoria masiva para la Constituyente. La oposición, por su parte, llamó a un plebiscito para el mismo primer domingo 16 de julio, solo que éste es ilegal porque no cuenta con el aval del CNE, único organismo autorizado para la realización de cualquier proceso electoral en el país. Tiene carácter subversivo, fue diseñado para impedir el proceso electoral de la Constituyente. Ni en la Constitución Nacional, ni en alguna otra ley venezolana figura del plebiscito como método de consulta popular.
Pero, ¿en qué momento está la lucha por consolidar el proceso revolucionario bolivariano iniciado por Hugo Chávez en aras de la plena asunción por el pueblo venezolano de la soberanía sobre las riquezas naturales, la historia y el futuro de esa nación caribeña y suramericana?
La Dirección Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ) del Partido Socialista en un comunicado hecho público el día 3 del mes de julio en curso valora que el conflicto en Venezuela se encuentra en un nuevo nivel, no por voluntad de la revolución, sino porque así lo impuso el plan de Golpe de Estado en marcha luego de dos meses de infructuosos intentos.
La estrategia es trazada por el Departamento de Estado de EEUU, el Comando Sur del Departamento de Defensa de EEUU con sede en Miami y la derecha económica y política venezolana. Hasta la fecha se ha observado el despliegue de diferentes armas golpistas: la
comunicacional, la psicológica, la internacional, la económica, la institucional, y la violencia. Han ensayado y avanzado cada una de ellas, como parte de la guerra de cuarta generación, que combina las distintas formas bélicas. Su mayor debilidad ha sido siempre la falta de apoyo popular.
Es en el ámbito institucional en el que más trabajan y golpean hoy, apostando a eventuales fracturas en el bloque chavista.
Dada su escasez de apoyo popular, la derecha ha optado por poner en práctica varias tácticas a la vez. Una consiste en presionar sobre la economía para alzar los precios, desabastecer y atacar puntos de abastecimiento y transporte de alimentos a fin de profundizar las dificultades económicas de la gente humilde para empujarla al saqueo. Otra se basa en desplegar grupos de choque para asediar ciudades enteras durante varios días, dejando tras de sí una estela de muertes, destrozos, saqueos, incendios, terror y otras imágenes que golpean el tejido social, denuncia la CRBZ.
Lo radical de la guerra que plantea la derecha se explica por la desesperación estadounidense y el carácter clasista del conflicto. Buscan con desespero recuperar el control político y lapidar el proyecto histórico que es la revolución bolivariana.
“Ante este escenario, es imprescindible mantener la unidad del chavismo, defender la revolución no solamente desde el Estado, sino también desde el protagonismo popular, involucrando gente en la protección organizada de las instituciones, los territorios, los hospitales, centros de alimentos. Lograr que médicos, trabajadores, comuneros y vecinos, cuiden sus espacios para que la derecha no destruya lo construido por el pueblo en ejercicio de la democracia participativa y salvaguardar sus conquistas de tantos años”. El otro gran propósito del chavismo es llegar al 30 de julio habiendo puesto en marcha un proceso de participación y debate alrededor de la Asamblea Nacional Constituyente. “Debemos activar asambleas en los territorios, recrear la política desde las bases, escuchar las críticas, construir espacios de intercambio que no sean solamente para aplaudir dirigentes y repetir lo mismo. Ese ejercicio nos permitirá convocar al voto a las mayorías el 30 de julio y tener mejores condiciones para enfrentar los siguientes pasos”.
El chavismo se propone aportar urgentes respuestas a las demandas materiales de la gente: gas, estabilización de precios, abastecimiento, fármacos. Y no hacerlo desde una óptica electoral, sino desde la imperiosa necesidad de responder a necesidades que se multiplican en los territorios y que son caldo de cultivo para el descontento, la abstención y la despolitización.
“Estamos en un mes decisivo –reconocen los chavistas- la derecha, por designio de Estados Unidos, hará todo lo posible para intentar su asalto final. La revolución tiene fuerzas para resistir y seguir avanzando. Es necesario utilizar todas esas fuerzas, en particular la del protagonismo de la gente”.

Julio 17 de 2017.

DECLARACIÓN DEL MOVIMIENTO CUBANO POR LA PAZ Y LA SOBERANÍA DE LOS PUEBLOS (MOVPAZ)

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (Movpaz), organización miembro de la sociedad civil cubana, expresa su más firme solidaridad con el pueblo y gobierno venezolano y exige el cese inmediato de las acciones hostiles y terroristas de la oposición oligarca y del gobierno de los Estados Unidos contra la República Bolivariana de Venezuela.

La puesta en marcha de planes desestabilizadores y agresiones fascistas por parte de la oposición contrarrevolucionaria y ultraconservadora en sus esfuerzos por derrocar la Revolución, sumado a la guerra económica, política y mediática en contra del proceso bolivariano y de sus principales líderes, se enmarcan en el esquema y en los postulados de la Guerra No convencional diseñada por el imperialismo estadounidense para acabar con los procesos de independencia, soberanía y justicia social en la Región.
Las recientes declaraciones injerencistas del presidente de los Estados Unidos, en contubernio con la Organización de Estados Americanos, constituyen una nueva provocación a la soberanía nacional de la hermana Nación y una flagrante intromisión en sus asuntos internos en contra de los principios refrendados en la carta de las Naciones Unidas.
En este contexto, cobra mayor vigencia la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz aprobada por la II Cumbre de la CELAC realizada en La Habana en enero de 2014, que refrendó el respeto de los principios y normas del Derecho Internacional, el derecho inalienable de todo Estado a elegir libremente el sistema político, económico, social o cultural, sin injerencia de ningún tipo y la igualdad soberana y la reciprocidad entre los Estados.

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos llama a todas las organizaciones y fuerzas progresistas amantes de la Paz de la región y del mundo, a solidarizarse con la lucha que hoy libra la hermana República Bolivariana de Venezuela, su pueblo y su gobierno, en contra de la agresión oligarca e imperialista y en defensa de la Paz.
¡Viva la Revolución Bolivariana!
La Habana, 28 de Julio del 2017

Solidarity with Bolivarian Venezuela

Statements

The Bolivarian Republic of Venezuela is being targeted by a violent, destabilizing, putschist campaign promoted by the USA and the Venezuelan oligarchy, part of an offensive against the peoples and the progressive anti-imperialist and sovereign affirmation processes in Latin America and the Caribbean, an offensive that aims at imposing USA’s politic and economic domination in the region.

Venezuela’s immense natural resources, namely its oil reserves, are the target of big multinational corporations greed, namely from the USA, that never accepted the process of change and transformations initiated by President Hugo Chávez 18 year ago.

The ongoing economic war, financial blockade, boycott, hoarding of goods, price speculation, destabilization hot-spots, sabotage actions and acts of extreme violence and destruction carried out by fascist groups, the media war of disinformation and manipulation, all correspond to powerful plans of interference and putsch subversion aiming at attacking the legitimate power democratically exercised by President Nicolás Maduro, by its government and other institutional bodies, exercised by the Venezuelan people that defend freedom, democracy, peace, that defend the Venezuelan Constitution.

The putschist forces and those that support them internally and abroad, creating a false image of the situation in Venezuela – presenting as “democrats” the putschist and terrorist groups, and as “repression” the action of those that truly defend freedom, democracy and the safety and well-being of Venezuelan citizens – and calling for a USA backed foreign intervention, have set in motion a new operation of interference and aggression, like the ones USA have unleashed against other States and peoples, this time against the Bolivarian process and the Venezuelan people, their conquests and achievements.

By the foregoing and in the defence of peace and of the sovereignty and independence of the Bolivarian Republic of Venezuela, in defence of the right of the Venezuelan people to decide their fate, the signatory organizations:

Repudiate the actions of interference, economic war and aggression against the Bolivarian Republic of Venezuela and its people;

Condemn the criminal act of extreme violence perpetrated by terrorist groups against the Venezuelan people, against their freedom, security and well-being;

Express their solidarity with the patriotic, democratic, progressive, anti-imperialist Venezuelan forces, namely to the International Solidarity Committee (COSI), in their defence of the rights and aspirations of the Venezuelan people, the defence of the independence of their motherland – the Bolivarian Republic of Venezuela – and of its Constitution.

Co-signing organizations:

All India Peace and Solidarity Organization

Association for Defence of Peace, Solidarity and Democracy – Iran

Brazilian Center for Solidarity with Peoples and Struggle for Peace

British Peace Assembly

Bulgarian National Peace Council

Civic Association Soldiers Against War – Czech Republic

Cyprus Peace Council

Czech Peace Movement

Forum Against the War – Italy

INTAL – Belgium

Peace and Neutrality Alliance – Ireland

Portuguese Council for Peace and Cooperation

Sudan Peace and Solidarity Council

Swiss Peace Movement

United States Peace Council

Declaración del Consejo Mundial de la Paz (CMP) sobre la situación en Venezuela


El Consejo Mundial de la Paz expresa su profundo rechazo a la escalada de amenazas contra la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela y expresa su solidaridad militante con el pueblo de Venezuela, las fuerzas de paz e antiimperialistas y en particular con el Comité de la Solidaridad Internacional (COSI) . Las recientes provocaciones del presidente estadounidense Trump, coordinadas con la oligarquía local y la oposición reaccionaria, constituyen una flagrante violación de los principios de la Carta de la ONU y una grave injerencia en los asuntos internos de Venezuela. La guerra económica de los capitalistas en curso y las sanciones que se amenazan de imponer al país y al pueblo desde el exterior, apuntan a una mayor desestabilización de la economía y al sufrimiento del pueblo. La iniciativa de convocar la elección de una Asamblea Constituyente el 30 de julio, es el derecho soberano del pueblo y su legítimo gobierno elegido. El CMP expresa el deseo de muchos millones de personas amantes de la paz en el mundo que luchan contra el imperialismo por un mundo de paz y justicia social, que la nueva Asamblea Constituyente abrirá caminos para profundizar los cambios y para nuevos logros para el pueblo y por el pueblo de Venezuela.
Denunciamos las fuerzas que activan y promueven desde dentro y fuera del país, el caos, la destrucción y el terror. Denunciamos en particular la hipocresía de la Unión Europea y sus gobiernos que apoyan directamente o indirectamente a las mismas fuerzas reaccionarias, como lo hicieron en el Golpe de Estado en abril de 2002, al mismo tiempo que se atrevieron a establecer “estándares democráticos” para el pueblo venezolano.
Juntamos nuestras voces y nuestra lucha con el pueblo de Venezuela, con los pueblos de América Latina por el derecho a determinar su propio camino para que se conviertan en dueños de sus fortunas y de la riqueza de sus países.

¡Viva la solidaridad antiimperialista con el pueblo de Venezuela!

Atenas 25 de julio de 2017 La Secretaría del CMP

Un foro en el momento y el lugar precisos

Las sesiones del XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo, que reúne a los movimientos de izquierda de América Latina y el Caribe, quedaron abiertas este domingo en la capital nicaragüense en medio de una contraofensiva reaccionaria que pretende liquidar las experiencias progresistas y barrer las transformaciones de la última década
Autor: Sergio Alejandro Gómez, enviado especial | internacionales@granma.cu
16 de julio de 2017 23:07:33

El foro fue un espacio propicio para expresar que Fidel es un faro para los movimientos de izquierda. Fotos del autor.
MANAGUA, Nicaragua -En las calles de Venezuela se define por estos días el futuro de la Revolución Bolivariana; la derecha brasileña pretende liquidar a Lula en los tribunales antes que enfrentarse en las urnas con el político más popular de la historia reciente del país; en Argentina, la expresidenta Cristina Fernández sufre un acoso similar; la nueva administración estadounidense planea no solo construir un muro en la frontera con México, sino aislarse de toda América Latina, como demostraron el pasado 16 de junio en Miami los anuncios de Donald Trump sobre Cuba.

Las sesiones del XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo, que reúne a los movimientos de izquierda de América Latina y el Caribe, quedaron abiertas este domingo en la capital nicaragüense en medio de una contraofensiva reaccionaria que pretende liquidar las experiencias progresistas y barrer las transformaciones de la última década.

«El Foro ocurre en el momento preciso para debatir los problemas y respaldar los procesos de cambio en la región», dijo a Granma el diputado al Parlamento Centroamericano por Nicaragua, Daniel Ortega Reyes.

Su compatriota Orlando Núñez, miembro del Frente Sandinista de Liberación Nacional, añade que la sede escogida tampoco es casual. La elección de Managua por cuarta ocasión es una muestra de los cambios que vive el país.

Añade que una de las lecciones del proceso sandinista y lo que ocurre hoy en otros países del área es que la derecha no puede batallar frente a la izquierda en los procesos electorales. «Más demora uno en ganar las elecciones que Estados Unidos y las oligarquías en empezar a desestabilizar».

Hugo Moldiz, exministro de la presidencia de Bolivia y delegado de su país al evento, coincide en que era necesario un foro en este momento para marcar un punto de giro en la arremetida contrarrevolucionaria.

Añade que es necesario respaldar a los países donde la izquierda ha hecho transformaciones desde el gobierno, al tiempo que se enriquece el debate sobre cómo superar la etapa neoliberal con las particularidades de cada caso.

Una de las preguntas que acompaña esta XXIII celebración del Foro es cómo ha logrado adaptarse a los cambios durante más de un cuarto de siglo acompañando los debates de la izquierda y los movimientos progresistas.

En medio de la incertidumbre por la caída del campo socialista y la desintegración paulatina de la Unión Soviética, la cita fue una idea del líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro y el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva para reagrupar fuerzas y trazar un nuevo camino de lucha.

«Logró superar la prueba del tiempo porque es una obra de arquitectura política de dos grandes genios», refiere a este diario el delegado dominicano José Ernesto Oviedo, quien asiste al Foro desde sus inicios.

Alina Fernández Arias, funcionaria del Movimiento Cubano por la Paz, resalta la importancia de la Declaración de América Latina y el Caribe como Zona de Paz. Foto: del autor

Otra clave, añade Oviedo, es que surgió como un mecanismo de concertación, solidaridad y debate dentro de la diversidad. «Aquí los partidos grandes no imponen su voluntad sobre los pequeños».

La cita nicaragüense tampoco deja escapar la oportunidad de honrar la vida de Ernesto Che Guevara en el aniversario 50 de su caída en combate, así como el centenario de la Revolución rusa.

Aleida Guevara, hija del Che, dijo a Granma que los hombres reconocen las virtudes de otros hombres cuando las llevan en sí mismos. Y recordó el pensamiento martiano de que «honrar, honra».

«Es fantástico que un Foro que discute cómo lograr un mundo distinto, recuerde a un hombre que murió tratando de hacerlo realidad», añadió.

Entre los más de 300 delegados de 32 países que asisten al encuentro en la capital nicaragüense, uno en específico no pasa desapercibido.

El luchador independentista boricua Oscar López Rivera, que estuvo preso injustamente en Estados Unidos por más de tres décadas, es una de las figuras más seguidas del evento.

Un cartel exigiendo su puesta en libertad acompañó las ediciones del Foro en México, El Salvador y Bolivia, pero Nicaragua tuvo el privilegio de contar con él en persona.

En declaraciones exclusivas a nuestro diario, dijo que un punto que a veces se pasa por alto es la responsabilidad norteamericana en los acontecimientos de América Latina. «Estados Unidos tiene mucho que reparar en Guantánamo, el bloqueo criminal contra Cuba y lo que está pasando en Venezuela».

Respecto a la lucha de su pueblo por la independencia, una de las causas que defiende del Foro de Sao Paulo desde su fundación, López Rivera analizó los resultados del referendo no vinculante efectuado recientemente.

La isla, dijo, «tiene una crisis enorme y aun así se gastan diez millones o 12 millones en una consulta que no sirve para nada», señaló.

Los puertorriqueños debían escoger entre seguir con el estatus actual, convertirse en el Estado 51 de la Unión o la independencia. La opción de la anexión triunfó pero el nivel de abstención fue abrumador.

«Ellos (los gobernantes de Puerto Rico) creen que van a lograr algo, pero no es así. Es solo parte de la mentalidad colonizada de parte del pueblo puertorriqueño y los que administran la colonia».

Dos de los temas que más centran la atención de los delegados es la evolución de los acontecimientos en Venezuela, donde la futura celebración de la Asamblea Constituyente marca un punto de inflexión en la guerra frontal contra el proceso bolivariano, así como la persecución política contra Lula en Brasil.

En el acto de inauguración del Foro este domingo, la nueva presidenta del PT, Gleisi Hoffman, transmitió un saludo al auditorio del expresidente Lula. Aseguró que la sentencia judicial carece de fundamentos y lo que busca es quitar del camino de las urnas al político más popular de Brasil.

El representante de Venezuela, miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela y candidato a la Asamblea Constituyente, Roy Daza, refirió que el pueblo de su país, incluso quienes no están a favor del proceso revolucionario, comienza a levantarse contra la violencia y el fascismo.

Dijo que el presidente Nicolás Maduro está actuando tal cual lo haría Hugo Chávez: «La Revolución Bolivariana se juega el todo por el todo con la Asamblea Constituyente».

La delegación cubana está encabezada por el miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, José Ramón Balaguer Cabrera, e integrada por una veintena de delegados de organizaciones políticas y civiles de la Isla.

Alina Fernández Arias, funcionaria del Movimiento Cubano por la Paz, resalta la importancia de la Declaración de América Latina y el Caribe como Zona de Paz. «Es necesario que los pueblos apoyen esa resolución firmada en La Habana por 32 mandatarios durante la Segunda Cumbre de la Celac».

La delegada cubana señaló que el empeño de la paz es más importante que nunca ante los acontecimientos en países como Venezuela, Brasil y Argentina.

El respresentante de la Isla más nombrado no tiene una presencia física, pero sí espiritual. La figura de Fidel aúna los criterios progresistas del Río Bravo a la Patagonia.

«Si mantenemos la unión, podemos recuperar algunas cosas que hemos perdido», expresó la delegada mexicana por el Partido de la Revolución Democrática, al recordar la ausencia física de algunos líderes históricos como Fidel Castro y el venezolano Hugo Chávez.

«Fidel es la luz encendida de un faro, y ya no está Hugo Chávez. Pero este tipo de encuentros sirven para retomar sus ideas», añadió.

Este año el Foro también cuenta con la presencia especial de la delegación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia–Ejército del Pueblo, FARC-EP, en momentos en que transita de la lucha armada a la vida política.

El comandante Rodrigo Granda, quien fue uno de los delegados de la guerrilla a las conversaciones de paz en La Habana, dijo a este diario que con su presencia en Managua espera profundizar las relaciones con todos los movimientos que hacen parte de una gran convergencia. «Es una oportunidad también de dejar atrás algunas divergencias de carácter ideológico y métodos de lucha».

La secretaria ejecutiva del Foro de Sao Paulo, Mónica Valente, ratificó el compromiso de la organización con la implementación de los acuerdos de paz firmados en La Habana.

La bienvenida de los delgados por parte de los anfitriones estuvo a cargo de Jacinto Suárez, secretario de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista. Dijo que era un honor recibirlos en la tierra de Sandino, que siempre ha sido hospitalaria y antimperialista por historia y por tradición.

El cierre del encuentro el 19 de julio coincide con la celebración del aniversario 38 de la Revolución Sandinista, que sacó del poder a una de las dictaduras más sanguinarias del continente en 1979.

Ese día los delegados acompañarán al pueblo nicaragüense en las plazas públicas como una muestra de respaldo a las transformaciones llevadas a cabo por el Partido, el Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo desde su regreso al poder en el 2007, luego de las elecciones del 2006.

We denounce the diplomatic setback and US interference in Cuba!


World Peace Council

We denounce the diplomatic setback and US interference in Cuba!
Thursday, June 22, 2017
Statements
With indignation and emphatic rejection we denounce the setback on the US foreign policy under the Donald Trump Administration regarding revolutionary Cuba, a setback that puts in evidence the choice made by the new President for threats and blackmail used routinely by the imperialist power against the Cuban people.
The World Peace Council has joined movements, institutions and governments in solidarity with the Republic of Cuba to support and celebrate the diplomatic victory of the Cuban people since the announcement of the reestablishment of bilateral relations with the US, in 2014.
Simultaneously, joining the Cuban people, we have always demanded the end of US interference, which constantly tries to disturb the Cuban revolution’s progress and isolate the nation through a criminal blockade imposed over five decades ago.
Trump has announced the setback in June 15th, from the symbolic platform of Miami – paying homage to anti-patriotic Cubans that are happy with the US interference and economic and media war against the revolutionary island – by canceling the agreement signed in 2014. We completely reject the statements made by the new US President, which are typical of a failed and retrograde policy, of unsubstantiated and hypocritical allegations against the Cuban democracy.
We denounce the dangers of the new investments on a militarized policy by the US under the Trump administration for all Latin America, while Cuba has defended peace in the American continent and in the world – in stark contrast with the US imperialism. At the same time, we alert and call upon all for strengthening our struggle against the interference and in defense of the sovereignty of nations, facing the indications that the policies of internal destabilization will be intensified.
Therefore, we express our resolute solidarity with the Cuban people and our friend organizations, such as de Cuban Movement for Peace and for the Peoples’ Sovereignty (MovPaz), the Cuban Institute for Friendship with the Peoples (ICAP) and the Organization for Solidarity with the Peoples of Africa, Asia and Latin America (Ospaaal), in defense of the revolution and independence against foreign interference, threats, and the diplomatic setback announced by the US President.
The World Peace Council has reiterated and strengthened its support to the Cuban people and emphasized on the role that the “bigger of the Antilles” plays in promoting an international order of friendship and fraternity, solidarity, cooperation, justice and shared progress, while condemning the US imperialism, in its aggressiveness and threats against the peoples.
We’ll go on struggling, for the end of the US imperialism’s interference in Latin America and in Cuba!
Socorro Gomes,
President of the World Peace Council
——————————————————
Denunciamos o retrocesso diplomático e a ingerência dos EUA contra Cuba!
Com indignação e enfático rechaço, denunciamos o retrocesso da política externa dos Estados Unidos sob o governo de Donald Trump com relação à Cuba revolucionária, um retrocesso que evidencia a escolha do novo presidente pelas ameaças e chantagens usadas costumeiramente pela potência imperialista contra o povo cubano.
O Conselho Mundial da Paz somou-se aos movimentos, entidades e governos solidários à República de Cuba no apoio e na celebração da vitória diplomática do povo cubano desde o anúncio de restabelecimento das relações bilaterais com os Estados Unidos, em 2014.
Simultaneamente, ao lado do povo cubano, exigimos sempre o fim do intervencionismo estadunidense que constantemente tenta perturbar o progresso da revolução cubana e isolar a nação através de um bloqueio criminoso imposto há mais de cinco décadas.
Trump anunciou o retrocesso em 15 de junho último desde a simbólica tribuna de Miami – pagando tributo a cubanos antipatriotas contentes com a ingerência estadunidense e a guerra econômica e midiática contra a ilha revolucionária – ao cancelar o acordo assinado em 2014. Rechaçamos completamente as declarações do novo presidente dos EUA, típicas de uma política fracassada e retrógrada, de alegações infundadas e hipócritas contra a democracia cubana.
Denunciamos o perigo das novas investidas da política militarizada dos EUA sob o governo Trump para toda a América Latina, enquanto Cuba tem defendido a paz no continente americano e no mundo – um imenso contraste com o imperialismo estadunidense. Ao mesmo tempo, alertamos e convocamos ao reforço da nossa luta contra a ingerência e em defesa da soberania das nações, diante dos indícios de que as políticas de desestabilização interna serão intensificadas.
Por isso, expressamos nossa resoluta solidariedade ao povo cubano e às organizações amigas, como o Movimento Cubano pela Paz e a Soberania dos Povos (MovPaz), o Instituto Cubano de Amizade com os Povos (Icap) e a Organização de Solidariedade com os povos da África, Ásia e América Latina (Ospaaal) na defesa da sua revolução e da sua independência contra a ingerência estrangeira, as ameaças e o retrocesso diplomático anunciado pelo presidente dos EUA.
O Conselho Mundial da Paz tem reiterado e reforçado seu apoio ao povo cubano e enfatizado o papel que “a maior das Antilhas” desempenha na promoção de uma ordem internacional de amizade e fraternidade, de solidariedade, cooperação, justiça e progresso compartilhado, ao tempo em que denuncia o imperialismo estadunidense e sua agressividade e ameaças contra os povos.
Seguiremos em luta, pelo fim da ingerência do imperialismo estadunidense na América Latina e em Cuba!
Socorro Gomes,
Presidenta do Conselho Mundial da Paz

Y POR FIN SE PRONUNCIÓ TRUMP SOBRE CUBA


Por Manuel E. Yepe
Miembro del Secretariado del MovPaz
http://manuelyepe.wordpress.com/
Hasta que al fin se pronunció el Presidente Trump acerca del nuevo
curso que se ha propuesto dar a las relaciones con Cuba. Y lo hizo a
guisa de castigo a las instituciones y la población de Estados Unidos
por la supuesta apertura al diálogo iniciada por el régimen de Barack
Obama que fuera aprovechada con entusiasmo nada disimulado por buena
parte del empresariado, las instituciones liberales y un segmento
claramente mayoritario de la población estadounidense.
Fue evidente que Trump, abrumado por fuertes presiones de la extrema
derecha política estadounidense decidió confiar la elaboración de su
nueva política hacia Cuba a las mismas fuerzas que a lo largo de casi
60 años han diseñado, con lamentables resultados, la política hacia la
pequeña isla vecina.
Su discurso fue un espectáculo populista de corte fascistoide, a la
medida de un auditorio que aplaudió sus fanfarronadas con entusiasmo,
aunque con evidente insatisfacción por la falta de concreción en
algunas de las drásticas medidas punitivas a que aspiraban los
desprestigiados líderes de ese sector del “exilio” cubano.
Luego del discurso, Trump firmó el “Memorando Presidencial de
Seguridad Nacional sobre el fortalecimiento de la Política de los
Estados Unidos hacia Cuba” (Presidential Policy Guidance on Cuba).
Para la mayoría de los observadores, quien capitalizó el apoyo de
Trump a las demandas de la extrema derecha cubanoamericana y el
retroceso a los tiempos de guerra fría en su proyección hacia Cuba fue
el senador republicano por el estado de Florida Marcos Rubio, que en
verdad no es cubano y ni siquiera ha estado alguna vez en Cuba, pero
ha hecho de esa condición un medio para ascender en la politiquería,
al extremo de haber mentido al Congreso acerca de su ascendencia
nacional así como sobre la fecha y los motivos que tuvieron sus
progenitores para salir de Cuba antes (y no durante) la revolución en
el poder.
Su actual membrecía en una comisión senatorial de inteligencia llamada
a dictaminar acerca de la actuación del Presidente en un escándalo que
podría incluso determinar su destitución, parece haberle servido de
tabla de salvación y ascenso.
Ciertamente, se observa que el segmento más atacado por la directiva
de Trump ha sido el sector de los pequeños propietarios privados de la
economía cubana, cuyo reciente gran florecimiento paradójicamente
obedece, en buena medida a la política gubernamental cubana que
alienta esta dinámica en función de la actualización de su proyecto
socialista de desarrollo.
Las “nuevas” directivas de Trump no aportan nada diferente a lo que
contra Cuba intentaron los gobiernos estadounidenses de Eisenhower,
Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush, Clinton, W. Bush,
y el propio Obama. Será, tan solo, el duodécimo en el listado de
presidentes imperialistas norteamericanos que en el último medio siglo
han tenido que renunciar a la irrealizable ambición de someter al
pueblo cubano, tras ocasionarle graves daños que han dejado profundas
huellas que los cubanos seguirán aspirando a transformar en
relaciones de respetuosa vecindad.
Durante casi 60 años, Washington ha tratado por todas las vías y
modos de derrocar a los gobiernos de Cuba, legitimados por la
revolución como fuente de derecho y sistemáticamente refrendados por
la población en elecciones verdaderamente democráticas.
Por su parte Washington, insistiendo en su prolongada guerra contra
Cuba motivada por el peligro que el ejemplo independista de la isla
significa para su dominio hemisférico, también ha dado apoyo –en su
propaganda y en varias acciones concretas del trabajo secreto de sus
organizaciones de inteligencia y subversión- al crecimiento del
trabajo por cuenta propia, que haría crecer las filas de la pequeña
burguesía en Cuba, la que –calculaban- influiría con su ideología en
la orientación política de la sociedad cubana.
La directiva de Trump constituye un engendro contradictorio que, más
que infundir temor, ha venido a desmontar alternativas de
confrontación que estuvieron ensayando los poderes fácticos de Estados
Unidos durante el gobierno de Barack Obama, tratando lograr sus
objetivos imperialistas respecto a Cuba con engañosas suaves maneras
que muchos en la isla consideran más peligrosas que los burdos
enfrentamientos convencionales a que ahora regresan con la “nueva”
directiva del actual Presidente.
Entre las “novedosas” medidas contenidas en las Directivas adoptadas
se proclama el recrudecimiento de la política de bloqueo contra Cuba
que ha sido severamente condenada por la comunidad mundial con una
unanimidad contra Estados Unidos tan completa que ni siquiera la
diplomacia estadounidense pudo votar en contra.

Junio 19 de 2017.

DECLARACIÓN DEL MOVIMIENTO CUBANO POR LA PAZ Y LA SOBERANIA DE LOS PUEBLOS (MOVPAZ)

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (Movpaz), como organización de la sociedad civil cubana, se une a todo el pueblo de Cuba en respaldo a la Declaración del Gobierno Revolucionario Cubano, ante las declaraciones agresivas, amenazadoras e injerencistas del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, que constituyen un retroceso en el proceso de normalización de las relaciones entre los dos países iniciado en diciembre del 2014.

Tal decisión, que no se corresponde en lo absoluto con la voluntad y los intereses de importantes sectores mayoritarios de la sociedad estadounidense y de la comunidad cubano-americana residente en ese país, constituye una expresión del lenguaje de la Guerra Fría que muchos en nuestra región y en el mundo consideraban superado.

Pone de manifiesto, además, el infame contubernio de la nueva administración de los Estados Unidos con los sectores más retrógrados, conservadores y contrarrevolucionarios en la Florida que aun hoy, luego de más de 50 años, continúan en su loca pretensión de destruir a la Revolución Cubana.

Esa nueva conducta hacia Cuba de parte del gobierno de los Estados Unidos, es también un llamado de alerta a todas las fuerzas progresistas y amantes de la paz dentro de esa propia Nación y del resto del mundo que ven con gran preocupación el incremento incesante de la carrera armamentista, del intervencionismo y del injerencismo del imperialismo, así como las más recientes decisiones y acciones del nuevo inquilino de la Casa Blanca en asuntos de política internacional como el abandono del Tratado de Paris sobre el Cambio Climático.

En este contexto, cobra mayor vigencia la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz aprobada por la II Cumbre de la CELAC realizada en La Habana en enero de 2014, que refrendó el respeto de los principios y normas del Derecho Internacional, el derecho inalienable de todo Estado a elegir libremente el sistema político, económico, social o cultural, sin injerencia de ningún tipo y la igualdad soberana y la reciprocidad entre los Estados.

En momentos como estos, el Movpaz ratifica su compromiso con la defensa de los principios de soberanía, independencia y libre determinación de Cuba, su pueblo y su Revolución y continuará exigiendo el levantamiento del injusto y genocida bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por más de dos décadas contra el pueblo cubano y reclamando a Estados Unidos la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo.

Al propio tiempo hace un llamado a los movimientos y organizaciones sociales, pacifistas y a los amigos solidarios de Cuba a fortalecer la lucha por la paz y la solidaridad, a la más amplia integración de los pueblos de América Latina y El Caribe así como a la firme resistencia en contra de las amenazas del imperio.

La Habana, 19 de junio 2017

DECLARACIÓN FINAL Quinto Seminario Internacional de Paz y por la abolición de las bases militares extranjeras “Un mundo de paz es posible” Guantánamo, 4, 5 y 6 de mayo de 2017


Por un mundo de paz sin bases, instalaciones y enclaves militares extranjeros”
DECLARACIÓN FINAL
Quinto Seminario Internacional de Paz y por la abolición de las bases militares extranjeras
“Un mundo de paz es posible”
Guantánamo, 4, 5 y 6 de mayo de 2017
El Quinto Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras se realizó nuevamente en Guantánamo, la más oriental provincia cubana y primera trinchera antiimperialista de América por tener una parte de su territorio ilegalmente ocupado por una base militar extranjera en contra de la voluntad de su pueblo.
Esta nueva edición del Seminario contó con un total de 217 participantes de 32 países entre los que se encontraron líderes del Consejo Mundial por la Paz (CMP) y de sus organizaciones miembros, así como personalidades, luchadores por la Paz, antibelicistas y amigos solidarios de Cuba procedentes de Angola, Argentina, Australia, Barbados, Bolivia, Bostwana, Brasil, Canadá, Chad, Chile, Colombia, Comoras, Cuba, El Salvador, España, Estados Unidos, Guinea Bissau, Guyana, Honduras, Italia, Japón, Kiribati, Laos, México, Nicaragua, Palestina, Puerto Rico, RASD, República Dominicana, Seychelles, Suiza y Venezuela.
Los participantes constataron que el evento se desarrolló en el contexto de una compleja situación internacional caracterizada esencialmente por la permanencia de la agresividad del imperialismo estadounidense y de sus aliados de la OTAN que intentan reconfigurar un nuevo mapa mundial acorde con sus intereses geopolíticos y geoestratégicos y para lo cual incrementan su injerencia en naciones de todos los continentes y la opresión a sus pueblos.
Para lograr esos objetivos de intervención, dominación y chantaje contra los pueblos del mundo, el imperialismo se apoya en un conjunto de herramientas entre las que sobresale la proliferación de bases e instalaciones militares en numerosos países del planeta.
En esencia, es Estados Unidos, el país que mayor número de bases detenta en todo el orbe seguido de sus socios imperialistas de la OTAN, y es el que posee el mayor arsenal nuclear en la historia de la humanidad.
A lo anterior se adiciona la persistencia de la aguda crisis económica del capitalismo que, entre sus efectos más negativos, ha acrecentado la miseria, el hambre, la pobreza y las desigualdades en las naciones del llamado Tercer Mundo.
Las guerras injerencistas han afectado la estabilidad de varios países del Oriente Medio y de África, provocado como consecuencias los fenómenos migratorios masivos y desordenados que han causado la muerte en el mar de un gran número de inmigrantes que procuraban refugio en naciones europeas, que por lo general los rechazan.
A ese inestable contexto global se suma ahora la presencia de una nueva Administración republicana en Washington que ha generado innumerables cuestionamientos, críticas y un gran escepticismo, y cuyas acciones militares más reciente hacen sonar los tambores de una guerra de desbastadoras consecuencias para la humanidad.
En América Latina y El Caribe, el imperialismo y sus lacayos de turno de las oligarquías nacionales de varios países, intentan revertir el proceso de cambios progresistas iniciado por fuerzas de la izquierda hace ya más de una década, y pretenden restablecer las políticas neoliberales que tanto daño causaron a los pueblos de la región.
Para ello el imperio y sus acólitos, apelan a una sucia guerra económica, política y mediática dirigida a confundir a los pueblos y a destruir el entramado de logros sociales alcanzados por gobiernos progresistas en Venezuela, Bolivia, Brasil, Argentina, Ecuador, Nicaragua y otros, donde hoy se dirime el futuro de toda la región.
En ese contexto, cobra mayor vigencia la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz aprobada por la II Cumbre de la CELAC realizada en La Habana en enero de 2014 como el compromiso político de mayor envergadura adoptado por todos los Estados latinoamericanos y caribeños, reafirmado en las Declaraciones emitidas en la IV Cumbre efectuada en Quito, Ecuador, en enero de 2016, y en la V Cumbre realizada en Punta Cana, República Dominicana, en enero de 2017.
Reconociendo a las personas que luchan en el mundo por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras y por lo expuesto con anterioridad, este Quinto Seminario Internacional llama a redoblar la lucha contra las acciones agresivas imperialistas que amenazan a la paz mundial.
Lo luchadores por la paz reunidos en Guantánamo también nos
COMPROMETEMOS A:
 Denunciar sistemáticamente la agresión y la injerencia económica, política y militar del imperialismo estadounidense y sus aliados de la OTAN.
 Alertar a los pueblos sobre los peligros de una conflagración nuclear mundial de incalculables consecuencias para la humanidad.
 Demandar el cierre de las bases, instalaciones y enclaves militares foráneos y el retiro inmediato de las tropas de ocupación extranjeras de los países donde se encuentran desplegadas.
 Continuar reclamando a Estados Unidos que devuelva a Cuba y a su pueblo el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo, y el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero.
 Ampliar la divulgación del contenido de la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz dada su actualidad y vigencia en el contexto político latinoamericano y caribeño.
 Fortalecer la lucha mundial contra el terrorismo, denunciando que sus acciones benefician a los objetivos del imperialismo.
 Multiplicar las acciones de la campaña internacional por un mundo de paz sin armas nucleares, químicas y bacteriológicas y revelar su presencia en bases e instalaciones militares foráneas.
 Denunciar las acciones en contra del medio ambiente y la salud de las poblaciones donde se encuentran enclavadas las bases militares extranjeras.
 Expresar la más amplia solidaridad con los países y pueblos bajo dominio colonial en El Caribe y en Sudamérica donde hay presencia militar extranjera como en Puerto Rico y en las Islas Malvinas, Georgia y Sandwich del Sur.
 Mantener la denuncia de las acciones intervencionistas del imperialismo y la oligarquía contrarrevolucionaria en Venezuela dirigidas a destruir el proceso bolivariano, lo que representa, además, una clara amenaza a la paz en la región.
 Incentivar la solidaridad con los demás procesos progresistas latinoamericanos y caribeños y con el proceso soberano de integración regional, hoy amenazados por el imperialismo.
 Expresar la más amplia solidaridad con los países y pueblos árabes bajo dominación colonial, ocupación y guerras de agresiones imperialistas y sionistas en Palestina, Siria, Irak, Líbano y la RASD. De igual modo, nos solidarizamos con los prisioneros palestinos en huelga general y exigimos la liberación de todos los patriotas de ese país en ejemplar resistencia.
 Seguir ofreciendo el más decisivo apoyo a la exitosa culminación del proceso de paz en Colombia.
 Manifestar el más irrestricto respaldo a Bolivia en su justo reclamo por la salida al mar.
 Condenar las políticas proteccionistas y las amenazas de la nueva administración estadounidense contra los migrantes.
Los participantes en el Quinto Seminario Internacional de Paz y por la abolición de las Bases Militares Extranjeras acordaron trasmitir un fraternal saludo y el reconocimiento al pueblo de Guantánamo y a sus autoridades por la cálida acogida dispensada y las facilidades extendidas para la exitosa culminación del evento.
Asimismo extendieron su saludo a todo el pueblo cubano que continúa realizando un gran esfuerzo por alcanzar una sociedad socialista más justa, próspera y sostenible, y rindieron homenaje a la memoria del líder indiscutible de la Revolución Cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Guantánamo, Cuba, 6 de mayo de 2017.

“For a world of peace without foreign military bases, constructions and enclaves”
FINAL STATEMENT
Fifth International Seminar for Peace and the Abolition of Foreign Military Bases
“A World of Peace is Possible”
Guantánamo, May 4, 5, 6, 2017
The Fifth International Seminar for Peace and the Abolition of Foreign Military Bases was held again in Guantánamo, the easternmost Cuban province and first anti-imperialist trench of America because part of its territory is illegally occupied by a foreign military base against the will of its people.
This most recent Seminar had a total of 217 participants from 32 countries, among them leaders from the World Peace Council (WPC) and its member organizations, as well as public figures, fighters for peace, peace-loving people and friends in solidarity with Cuba from Angola, Argentina, Australia, Barbados, Bolivia, Bostwana, Brazil, Canada, Chad, Chile, Colombia, Comoras, Cuba, El Salvador, Spain, the United States, Guinea Bissau, Guyana, Honduras, Italy, Japan, Kiribati, Laos, Mexico, Nicaragua, Spain, Palestine, Puerto Rico, RASD, Dominican Republic, Seychelles, Switzerland, Venezuela.
The participants confirmed that the event was celebrated within the context of a complex international situation essentially characterized by the permanent aggressiveness of the United States imperialism and its NATO allies, that attempt to rebuild a new world map according to their geopolitical and geo-strategic interests, for which purpose they increase their interference in nations from all continents and the oppression their peoples.
To achieve those purposes of intervention, domination and blackmail against the peoples of the world, imperialism relies on a group of tools, among which stands out the proliferation of military bases and facilities in numerous countries of the planet.
Essentially, the United States is the country with the largest number of military bases worldwide, followed by its imperialist NATO partners, and it is the country with the largest nuclear arsenal in the history of humankind.
Furthermore, the acute economic crisis of capitalism remains, with the increase of poverty, hunger, and inequalities in the so-called Third World nations among its most negative effects.
The interventionist wars that have severely impaired the stability of several Middle East and African countries have produced massive and chaotic migratory phenomena that have brought death at sea of a large number of migrants seeking refuge in European, nations which, in general, reject them.
To that unstable global context must be added the presence of a new Republican administration in Washington that has raised numerous questions, criticism and great skepticism, and whose most recent military actions make the drums of a war of devastating consequences for humankind sound louder than ever.
In Latin America and the Caribbean, imperialism and its current lackeys among the national oligarchies of several countries are attempting to reverse the process of progressive changes initiated by leftist forces more than a decade ago, and intend to restore the neo-liberal policies that caused so much damage to the peoples of the region.
To achieve such end, imperialism and its acolytes appeal to a dirty economic, political and media war aimed at confusing the peoples and destroying the group of social achievements attained by progressive governments in Venezuela, Bolivia, Brazil, Argentina, Ecuador, Nicaragua and other countries where the future of the entire region today is at stake.
Within that context, the Proclamation of Latin America and the Caribbean as Peace Zone approved by the Second Summit of the CELAC held in Havana in January, 2014 gains greater validity as the most relevant political commitment made by all Latin American and Caribbean states, confirmed by the Statements issued at the Fourth Summit held in Quito, Ecuador, in January, 2016, and at the Fifth Summit held in Punta Cana, Dominican Republic, in January, 2017.
Recognizing people who fight all over the world for the abolition of foreign military bases and taking into consideration all the above, this Fifth International Seminar calls to redouble the struggle against the aggressive imperialist actions that threaten world peace, and agrees to create a Global Coalition of Organizations against foreign military bases.
We, peace fighters gathered here in Guantánamo also
COMMIT OURSELVES TO:
 Systematically denounce the aggression and the economic, political and military aggressiveness and interference of the United States imperialism and its NATO allies
 Alert the peoples about the dangers of a world nuclear war of unforeseeable consequences for humankind
 Demand the closing of foreign military bases, facilities and enclaves and the immediate withdrawal of the foreign occupation troops from the countries where they are deployed.
 Continue to demand that the United States return to Cuba and its people the illegally occupied territory of the Guantánamo Naval Base, and the lifting of the economic, commercial and financial blockade.
 To disseminate the contents of the Proclamation of Latin America and the Caribbean as Peace Zone, given its topical nature and validity within the Latin American and Caribbean political context
 Strengthen the world struggle against terrorism, denouncing that its actions benefit the purposes of imperialism
 Multiply the actions of the international campaign for a world of peace without nuclear, chemical and bacteriological weapons, and reveal their presence in foreign military bases and facilities
 Denounce the impact on the environment and the health of the populations of the territories where foreign military bases are located
 Express the widest solidarity with the countries and peoples under colonial dominance with military presence in the Caribbean and in South America, such as Puerto Rico and the Malvinas (Falkland Islands), South Georgia and South Sandwich islands
 Continue to denounce of the interventionist actions of imperialism and the counterrevolutionary oligarchy in Venezuela aimed at destroying the Bolivarian process, which in addition is a clear threat to peace in the region.
 Encourage solidarity with the remaining Latin American and Caribbean progressive processes, and with the sovereign process of regional integration, today threatened by imperialism.
 Call for the broadest international solidarity with the Arab countries and peoples under colonial domination, occupation and Zionist and imperialist wars of aggression in Palestine, Syria, Iraq, Lebanon and RASD.
 Likewise, we express our solidarity with the Palestinian prisoners on a general strike and demand the release of all the patriots from that country who are showing an exemplary resistance.
 Continue to grant the most resolute support to the successful culmination of the peace process in Colombia
 Express the unrestricted support of Bolivia in its just demand for an access to the sea.
 Condemn the protectionist policies and threats of the new United States administration against migrants
The participants in the Fifth International Seminar for Peace and the Abolition of Foreign Military Bases agreed to convey a brotherly greeting and acknowledgment to the people of Guantánamo and its authorities for the warm welcome given to them, and for the facilities granted them for the successful achievement of the event.
They likewise conveyed their greetings to the entire Cuban people, which continue to make a great effort to achieve a more just, prosperous and sustainable socialist society, and paid tribute to the memory of the indisputable leader of the Cuban revolution, Commander in Chief Fidel Castro Ruz.
Guantánamo, Cuba, May 6, 2017

A %d blogueros les gusta esto: