FINAL DECLARATION World Peace Council Regional Meeting for the Americas and the Caribbean Toronto, Canada, July 18 and 19, 2016

The World Peace Council Regional Meeting for the Americas and the Caribbean was held on July 18 and 19, 2016 in Toronto, Canada, with the participation of representatives from ten peace organizations from the American continent, presided by the WPC President, Socorro Gomes, and the Regional Coordinator, Silvio Platero.
Present at the meeting were leaders and peace activists from the host organization, the Canadian Peace Congress, the Brazilian Peace Council (Cebrapaz), the Cuban Movement for Peace and Sovereignty of the Peoples (Movpaz), the U.S. Peace Council, the Mexican Movement for Peace and Development (MOMPADE), the Dominican Union of Journalists for Peace (UDPP), from COSI in Venezuela, the School of Peace in Colombia, the Jamaican Peace Council and the Committee in Defense of the National Patrimony of Sovereignty and Dignity (CODEPANAL) of Bolivia and Iraklis Tsavdaridis, Executive Secretary of the WPC.
The meeting approved the report submitted by the Regional Coordinator, which summarized the work in favor of peace in the continent. It was evidenced that, though modest, there were advances in the actions to denounce and social mobilization against the actions of U.S. imperialism and its allies.
The participants also took note of the reports presented by each one of the organizations attached to the WPC and by other guest organizations containing the main actions in the respective national scenarios since the most recent similar meeting, held in Buenos Aires in 2014.
The meeting welcomed the Third Trilateral Conference aimed to coordinate actions among the peace councils of North America – Canada, Mexico and the U.S. – that is taking place immediately after this Regional Conference in Toronto.
The celebration of the WPC Assembly in Sao Luis, state of Marañao, Brazil, on November 17-19, 2016, will be one of the essential work tasks for the organizations during the rest of the year. Therefore, the participants of this Toronto meeting agreed to mobilize all possible forces in order to ensure the largest presence of organizations, personalities and people in favor of peace in our region and other world zones, with the purpose of increasing global condemnation of imperialism and the arms race and in favor of disarmament, as well as to collectively call for a world of peace, cooperation, progress and social justice.
The participants confirmed that this peace meeting in Toronto was celebrated in the context of a complex political situation in the world and in the region that combines the general crisis of capitalism and the aggressive military escalation of imperialism and NATO in the Middle East, Eastern Europe and Asia with their renewed craving for hegemonic political and economic control over Latin America and the Caribbean, using “soft coup” strategies to stay and reverse the progressive and popular democratic processes in several countries of the continent and to restore neo-liberalism. All these things are accompanied by a strong media campaign aimed at confusing the peoples and discrediting Latin American leftist leaders.
In this regard, the regional meeting stated its deep concern over the increased political and military meddling of U.S. imperialism and its NATO allies in several countries and world zones, as it attempts to counter national stability and the sovereign right of the peoples to live in peace and consequently places humankind on the edge of another world war of unpredictable but dire consequences.
On the pretext of fighting terrorism and the organizations responsible for it, such as the Islamic State, Al Qaeda and others that in their day were themselves created and financed by the United States, NATO and the governments close to it such as that of Saudi Arabia, Turkey among others, imperialism intervenes in Syria, Afghanistan, Iraq, Libya, Yemen and other Middle East countries with the purpose of reorganizing the region geopolitically according to its hegemonic interests. The permanent hostility by the zionist state of Israel against the people of Palestine continues to be a key piece of that strategy of domination.
In this regard, the organizations attending the meeting reiterated their strongest condemnation of the imperialist attempts to create a new Middle East, and renewed their solidarity with the peoples of that region who are victims of imperial abuse, while at the same time demanding the full and immediate retreat of all foreign occupation forces from those territories.
The recent NATO Summit in Warsaw, Poland was a new expression of that warlike vision that, among other militaristic strategies, is besieging Russia and extendingNATO’ssphere of military influence to the Asia-Pacific region, all of which was vigorously rejected by the peace-loving peoples who challenged the desired imperialist supremacy,saying NO to NATO and YES to Peace.
In this context, the regional meeting declared itself fully in favor of the campaign for member nations to unilaterally withdraw from NATO as a set of concrete steps toward the ultimate dissolution of that aggressive military pact.
In Latin America and the Caribbean, the imperialistic siege of the governments of Brazil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua and El Salvador extends the strategy that already proved successful in Argentina while imperialism seeks to extend a new version of the Condor Plan, threatening peace throughout the continent.
In the face of this situation, the peace-loving, patriotic and popular forces mobilize to defend the social gains they have achievedin their independence and sovereignty. Correspondingly, the participants in the meeting reiterated the full validity of the “Proclamation of Latin America and the Caribbean as a Zone of Peace”that was approved by all Heads of State and Governments of the region, brought together at the Second Latin American and Caribbean State Summit (CELAC) Summit held in Havana, Cuba, in January, 2014.
Likewise, the meeting acknowledged that in the face of the challenges imposed by the new imperialistic onrush against the Latin American and Caribbean peoples, the Proclamation becomes an essential political bulwark for the defense and preservation of peace in our continent.
The regional meeting greeted the reestablishment of diplomatic relations between Cuba and the United States and the beginning of the long and complex process of normalizing bilateral links between both countries, while at the same time it reiterated rejection of the economic, commercial and financial blockade imposed by one U.S. government after another against the Cuban people for more than five decades. At the same time it pronounced its support for closing the Guantánamo Naval Base and the torture enclave set up by the United States in that area, and demanded returning to Cuba that territory in its eastern province that has been illegally occupied for more than a century.
The meeting noted the upcoming celebration in Cuba of two significant international events for peace in the region in the present political context of opposition to the new imperialist domination strategy: the First International Seminar “Realities and Challenges to the Proclamation of Latin America and the Caribbean as Zone of Peace,” to be held in Havana on September 21-23, 2016, and the Fifth International Seminar for Peace and the Abolition of Foreign Military Bases that will take place in Guantánamo on May 4-6, 2017.
The participants in the meeting also strongly denounced the aggressions against the people and Bolivarian Government of Venezuela resulting from the brutal economic and media war staged by U.S. imperialism and the fascist Venezuelan oligarchy with the clear intention of destroying the Revolution, its social achievements and the legacy of the ever present Commander Hugo Rafael Chávez Frías.
It was agreed to support the report of COSI and other Venezuelan organizations to request of the Permanent Council of the Organization of American States the immediate dismissal of Secretary General Luis Almagro for exceeding his authority in a brutal attacks against the institutions of the sovereign Venezuelan state by openly interfering in the internal affairs of a member state, acting against one of the basic principles of the OAS. Likewise they supported the immediate transfer of the Presidency Pro Temp of Mercosur to Venezuela as established by the rules of that organization.
The peace-loving representatives here joined their voices in solidarity with those of other peoples in the region to demand the end of those aggressions and at the same timediscarding the spurious and absurd presidential decree declaring Venezuela a threat to the national security of the United States. They firmly supported the sovereign right of the Venezuelan people to decide their own fate and their own future by themselves,without external meddling and in a climate of peace. They likewise endorsed the initiatives for dialogue with the opposition promoted by the revolutionary government of Venezuela headed by President Nicolás Maduro, which have received increasing support in the continent and worldwide.
The meeting greeted with genuine joy the signing in Havana of the peace agreements between the Colombian government and the FARCEP guerrillas. It constitutes a firm step on the road to a definitive and sustainable peace for the people of Colombia and opens a new period of democracy in that dear nation. At the same time the meeting declared its support for the beginning of a similar negotiating dialogue between the Government and the ELN.
The peace organizations from the region also condemned unequivocally the attack against democracy, social rights and national sovereignty in Brazil through the cunning coup that temporarily suspended the democratically elected president, Dilma Rousseff, from her post, by means of an infamous and corrupt judicial political process aimed against the head of State, the Workers’ Party of Brazil (PT) and its historical leader Luiz Inacio Lula da Silva. They also expressed their fullest and militant solidarity with Centro Brasileiro de Solidariedade aos Povos e Luta pela Paz, the Brazilian Peace Council, and the Brazilian workers and people in their struggle to prevent the seizure of the social achievements from more than a decade of PT governments. The meeting also recognized that the events in Brazil are part of the anti-popular and reactionary strategy of the United States, repeatedly striking against the regional integration process, in which Brazil is a leader.
The regional meeting expressed its solidarity with the people of Argentina over their legitimate right of sovereignty over the Malvinas, also known as Falklands, and South Sandwich islands, and reiterated the call for a respectful and effective negotiation between the British and Argentinean governments to end that dispute.
The ongoing colonial situation in the Caribbean sub-region received the strongest rejection from all representatives gathered in Toronto, who in addition declared their support for the right of the Puerto Rican people to independence and self-determination.
The meeting expressed opposition to the indefinite presence of foreign military forces in Haiti, which have contributed very little to the peace and political stability of that Caribbean nation, and demanded the rapid withdrawal of MINUSTAH forces from Haitian territory.
The abandonment of all foreign bases and military enclaves in the region was also demanded.
The regional meeting recognized that the ascendancy of rightwing and reactionary forces in the U.S., Canada, Mexico and elsewhere resulting in part from the success of neoliberal policies to enrich those who are already very wealthy while impoverishing the vast majority. These are policies that parallel war spending and violence caused in many other countries. In the U.S., violence abroad is reflected at home in the rise of a police state and militarization of the police and is exemplified by police murders of African Americans, Islamophobia, anti-immigrant rhetoric and actions and the resulting resistance such as the U.S. movement called “Black Lives Matter.”
Attendees also condemned the Trans Pacific Partnership, the TTIP for the Atlantic and TISA (International Treaty for Offering commercial Services) as having less to do with trade than handing national sovereignty over to the giant corporations to further destroy workers’ livelihoods and the environment.
The struggles and vindications of the rights of indigenous peoples received full support by the fighters for peace gathered in Toronto, who committed to showing a more effective, visible solidarity with the just cause of our brothers and sisters who are resisting genocide and struggling for sovereignty.
The meeting endorsed new requests for participation in the WPC from the Foundation for the School of Peace of Colombia, the Jamaica Peace Council and the Committee in Defense of the National Patrimony of Sovereignty and Dignity (CODEPANAL) of Bolivia, all of which will be considered for approval by the Executive Committee of WPC in Brazil in November.
The participants in this peace meeting of the American continent convened to celebrate the next WPC regional meeting for the Americas in the Dominican Republic in 2018 at a place and date to be determined; and we likewise agreed to convene WPC subregional meetings during 2017.
At the end of the meeting, the representatives of the Peace Organizations of the continent expressed their recognition of and warm appreciation to the Canadian Peace Congress for its effective role as host and the courtesies granted to the participants.
Toronto, Canadá, July 19, 2016

DECLARACIÓN FINAL Reunión Regional del CMP para las Américas y El Caribe Toronto, Canadá, 18 y 19 de julio 2016

Con la participación de representantes de 10 organizaciones de Paz del Continente americano, se realizo en Toronto, Canadá, los días 18 y 19 de julio del 2016, la Reunión Regional del Consejo Mundial por la Paz correspondiente a esa zona geográfica que estuvo presidida por la Presidenta del CMP, Socorro Gomes y por el Coordinador Regional Silvio Platero..
Estuvieron presentes en la cita lideres y luchadores por la Paz del Congreso Canadiense por la Paz, anfitrión de la reunión, del Consejo de Paz de Brasil (Cebrapaz), del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (Movpaz), el Consejo por la Paz de los Estados Unidos, del Movimiento Mexicano por la Paz y el Desarrollo (MOMPADE), de la Unión Dominicana de Periodistas por la Paz (UDPP), del Comité de Solidaridad Internacional (COSI) de Venezuela, de la Escuela de Paz de Colombia, del Consejo por la Paz de Jamaica y del Comité de Defensa del Patrimonio Nacional de la Soberanía y Dignidad (CODEPANAL) de Bolivia, asi como IraklisTsavdaridis, Secrecretario Ejecutivo del CMP.
La reunión aprobó el Informe presentado por el Coordinador Regional que recogió la síntesis del trabajo a favor de la Paz en el Continente, constatándose que, aunque modestos, se lograron avances en las acciones de denuncia y movilización social contra las acciones del imperialismo estadounidense y sus aliados.
Asimismo, los participantes tomaron nota de los Informes presentados por cada una de las Organizaciones adscritas al CMP y de otras invitadas que recogían las acciones principales realizadas por cada una en sus respectivos escenarios nacionales desde la última reunión similar realizada en Buenos Aires, Argentina, en el 2014.
La celebración de la Asamblea del CMP en la ciudad de Sao Luis, Estado Maranhao, en Brasil, 17 al 19 de noviembre del presente año, será una de las tareas fundamentales del trabajo de las organizaciones en lo que resta de año, por lo que los participantes en este encuentro en Toronto, acordaron movilizar todas las fuerzas posibles a fin de asegurar la mayor presencia de organizaciones, personalidades y personas amantes de la Paz de la región y de otras zonas del mundo con la finalidad de incrementar la denuncia mundial contra el imperialismo, la carrera armamentista y a favor del desarme, así como pronunciarse por un mundo de paz, cooperación, progreso y justicia social.
La reunión saludo la celebración de la Tercera Conferencia Trilateral orientada a coordinar las acciones entre los Consejos de Paz de Norteamericana, Canadá, México y los EEUU que se realizara inmediatamente después de esta Reunión Regional en Toronto.

Los participantes constataron que este encuentro de paz en Toronto, se realizo en el contexto de una compleja situación política mundial y regional donde se conjugan la crisis general capitalista y la escalada militar agresiva del imperialismo y la OTAN en Oriente Medio, Europa del Este y Asia, con sus renovadas apetencias de control político y económico hegemónico sobre América Latina y El Caribe, mediante el empleo de estrategias de “golpes suaves” orientadas a la desarticulación de los procesos progresistas y democrático populares en varios países del Continente y a la reinstauración del neoliberalismo. Todo ello acompañado de una fuerte campaña mediática dirigida a confundir a los pueblos y desacreditar a los líderes de la izquierda latinoamericana.
En tal sentido, la reunión regional expresó su gran preocupación por la incrementada injerencia política y militar del imperialismo estadounidense y sus aliados de la OTAN en varios países y zonas del mundo que atentan contra la estabilidad y el derecho soberano de los pueblos a vivir en Paz y que colocan a la humanidad al borde de otra conflagración mundial de impredecibles consecuencias.
Bajo el pretexto de combatir al terrorismo y las organizaciones que lo representan como el Estado Islámico, Al Qaeda y otras, que en su momento fueron creadas y financiadas por los propios Estados Unidos, la OTAN y gobiernos afines como el de Arabia Saudita, Turquia y otros, el imperialismo interviene en Siria, Afganistán, Irak, Libia, Yemen y otras naciones del Oriente Medio con el propósito de reacomodar geopolíticamente la región a sus intereses hegemónicos. La permanente hostilidad del gobierno sionista de Israel contra el pueblo palestino continua siendo pieza clave dentro de esa estrategia de dominación.
Al respecto, las organizaciones presentes en la reunión reiteraron su más fuerte condena a los intentos imperialistas de crear un nuevo Medio Oriente y renovaron su solidaridad con los pueblos de esa región que son víctimas del atropello imperial, al tiempo que exigieron la retirada total e inmediata de todas las fuerzas de ocupación extranjeras de esos territorios.
La Cumbre de la OTAN realizada recientemente en Varsovia, Polonia, constituyo una nueva expresión de esa visión guerrerista que pretende, entre otras estrategias militaristas, cercar a Rusia de una parte y extender sus esferas de influencia militar hasta la región del Asia Pacifico, todo lo cual fue vigorosamente rechazado por los pueblos amantes de la paz que desafiaron la pretendida supremacía imperialista y que dijeron No a la OTAN y Sí a la Paz.
En tal contexto, la reunión regional se pronunció por la retirada de Canadá y de los Estados Unidos de ese Pacto Militar agresivo y dio su más pleno respaldo a la campaña desarrollada por el Congreso Canadiense por la Paz y el Consejo de Paz de los Estados Unidos dirigida al logro de ese objetivo.
En América Latina y El Caribe, el asedio imperial a los gobiernos de Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y El Salvador marca la pauta de esa estrategia que ya tuvo resultados concretos en Argentina y que busca extenderse por todo el Continente en una nueva versión del Plan Cóndor de amenaza a la paz en la región.

Ante esto, las fuerzas amantes de la Paz, patrióticas y populares, se movilizan en defensa de las conquistas sociales alcanzadas y de su independencia y soberanía y, en correspondencia con ello, los participantes en la reunión reiteraron la plena vigencia de la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz aprobada por todos los Jefes de Estado y de Gobierno de la región, reunidos en la II Cumbre de la CELAC realizada en La Habana, Cuba, en enero del 2014.
Igualmente reconoció que ante los desafíos que imponen la nueva arremetida imperial contra los pueblos latinoamericanos y caribeños, la Proclama se erige como bastión político fundamental para la defensa y la preservación de la Paz en nuestro Continente.
La reunión regional saludó el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos y el inicio del largo y complejo proceso de normalización de los vínculos bilaterales entre los dos países al tiempo que reiteró su rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero que por más de cinco décadas los gobiernos de los Estados Unidos han impuesto en contra del pueblo cubano. Al mismo tiempo se pronunció por el cierre de la Base Naval de Guantánamo y el centro de torturas allí instalado por los Estados Unidos y llamó a devolver a Cuba el territorio de esa oriental provincia cubana ilegalmente ocupado durante más de una centuria.
La reunión tomó nota de la próxima celebración en Cuba de dos eventos internacionales de significativa importancia para la paz en la región en el actual contexto político de enfrentamiento a la nueva estrategia de dominación imperialista: el Primer Seminario Internacional “Realidades y Desafíos de la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz” que se realizará en La Habana del 21 al 23 de Septiembre del presente año y el V Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras que tendrá lugar en Guantánamo del 4 al 6 de mayo del 2017.
Los participantes en la reunión también denunciaron fuertemente las agresiones a que están sometidos el pueblo y el Gobierno bolivariano de Venezuela como resultado de la brutal guerra económica y mediática orquestada por el imperialismo estadounidense y por la oligarquía fascista venezolana, con la clara intención de destruir la Revolución, sus logros sociales y el legado del eterno Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.
Asimismo acordaron apoyar la solicitud del COSI y otras organizaciones venezolanas de exigir al Consejo Permanente de la OEA la inmediata destitución de su Secretario General Luis Almagro, por extralimitarse en sus funciones en un brutal y despiadado ataque contra las instituciones del Estado venezolano en una actitud abiertamente injerencista en los asuntos internos de un Estado miembro, actuando en contra de uno de los principios transversales y fundamentales del Organismo. Igualmente se pronunciaron a favor del traspaso inmediato de la Presidencia Pro tempore del Mercosur a Venezuela, tal como lo establece la propia normativa interna.
Los pueblos amantes de la Paz aquí representados, unieron sus voces solidarias a las de otros pueblos de la región para demandar el cese de esas agresiones y la eliminación del espurio decreto Presidencial que declara a Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos y reclamaron el soberano derecho del pueblo venezolano a decidir por si mismo, fuera de toda injerencia externa, su destino y su futuro en un clima de paz. Asimismo respaldaron las iniciativas de dialogo con la Oposición impulsadas por el gobierno revolucionario venezolano, encabezado por el Presidente Nicolás Maduro, que han recibido apoyos creciente a nivel continental y mundial.
Con júbilo genuino, la reunión celebró la firma de los acuerdos de paz suscritos en La Habana entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC EP que representan un firme paso en el camino de la paz definitiva y sostenible para el hermano pueblo de Colombia y para el inicio de una nueva etapa para la democracia en esa querida Nación. Al propio tiempo expreso su apoyo al inicio de un dialogo negociador similar entre el Gobierno y el ELN.
Las organizaciones de paz de la región también condenaron de manera inequívoca el ataque contra la democracia, los derechos sociales y la soberanía nacional en Brasil mediante el artero golpe que suspendió temporalmente de su cargo a la Presidenta democráticamente electa, Dilma Rousseff por medio de un infame y viciado proceso político judicial dirigido contra la mandataria, el Partido de los Trabajadores de Brasil y su líder histórico Luiz Inacio Lula da Silva y expresó su más absoluta y militante solidaridad con Cebrapaz, con los trabajadores y el pueblo brasilero en su lucha por no dejarse arrebatar las conquistas sociales alcanzadas en más de una década de gobiernos del PT. La reunión reconoció además que lo acontecido en Brasil forma parte de la estrategia anti popular y reaccionara de los Estados Unidos que busca también dar un golpe al proceso de integración de la región del cual Brasil es uno de sus líderes.
La reunión regional expresó su solidaridad con el pueblo de Argentina en su derecho legítimo de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur y reiteró el llamado a una negociación respetuosa y efectiva entre los Gobiernos británico y argentino que ponga fin a ese diferendo.
De igual forma se pronunció solidariamente con las luchas sociales que se desarrollan en México en defensa de mejores condiciones económicas y de vida para diversos segmentos de la población y en contra de la represión a que están sometidos y exhorta a que se establezca el dialogo entre el gobierno y los movimientos sociales para buscar alternativas de solución a la crisis que sufre el país..
La permanencia de una situación colonial en la subregión de El Caribe recibió la más fuerte repulsa de todos los representantes reunidos en Toronto quienes se pronunciaron, además, a favor del derecho del pueblo de Puerto Rico a la independencia y a su libre determinación.
La reunión mostro su preocupación por la permanencia de fuerzas extranjeras en Haití que poco han contribuido a la Paz y a la estabilidad política de esa Nación caribeña y demando la retirada de las fuerzas de la MINUSTAH del territorio haitiano.
Asimismo se exigió la retirada de todas las Bases e instalaciones militares extranjeras existentes en la región.
La reunión regional reconoció el incremento de las fuerzas reaccionarias y derechistas en EEUU, Canadá, México y en otros países, que son en parte el resultado de las políticas neoliberales que enriquecen aun mas a aquellos que ya son ricos y empobrecen a las grandes mayorías. Esas son políticas que van en paralelo con los gastos para la guerra y la violencia existente en muchos países. En los EEUU, la violencia que se ejerce hacia afuera se refleja adentro en la instauración de un estado policiaco y la militarización de la policía lo que esta ejemplificado en los asesinatos de afroamericanos por la policía, la islamofobia y la retorica y las acciones antiinmigrantes, todo lo cual ha resultado en la aparición de movimientos de resistencia como el llamado “Las vidas de los negros cuentan”.
Los participantes también condenaron el Acuerdo Transpacifico, el TTIP para el Atlantico y el TISA (Acuerdo Internacional de Ofertas de Servicios Comerciales), los que tenen menos que ver con el comercio y mas con la cesion de la soberanía nacional a las grandes trasnacionales que luego destruyen la vida de los trabajadores y el medio ambiente.
Las luchas y reivindicaciones de los derechos de los pueblos indígenas recibió el apoyo absoluto de los luchadores por la Paz reunidos en Toronto quienes expresaron el compromiso de hacer más efectiva y visible la solidaridad con las nobles causas de nuestros hermanos y hermanas que se resisten al genocidio y luchan por su soberanía.
La reunión otorgó su respaldo las nuevas solicitudes de adhesión al CMP de parte de la Escuela de Paz de Colombia, del Consejo por la Paz de Jamaica y del Comité de Defensa del Patrimonio Nacional de la Soberanía y Dignidad (CODEPANAL) de Bolivia, las que serán analizadas para su aprobación en el marco de la reunión del Comité Ejecutivo del CMP en Brasil en noviembre.
Los participantes en este encuentro continental americano de Paz acordaron realizar la próxima reunión regional del CMP para las Américas en la República Dominicana en 2018. Igualmente se pronunciaron por realizar reuniones subregionales del CMP durante el año 2017.
Al término de la reunión, los representantes de las Organizaciones de Paz del Continente expresaron su reconocimiento y agradecimiento al Congreso Canadiense por la Paz por su efectivo rol como anfitrión de la cita y por las esmeradas atenciones que dispenso a los participantes.
Toronto, Canadá, 19 de julio 2016

El XXII Encuentro del Foro de Sao Paulo

La representante del Movimiento Cubano por la Paz, Alina Fernández, considera
trascendental el XXII Encuentro del Foro de Sao Paulo que comienza hoy
en El Salvador por la contribución de esta organización al impulso de
transformaciones progresistas en Latinoamérica.

En entrevista con Prensa Latina, aseguró que la delegación de la Isla,
encabezada por José Ramón Balaguer, miembro del Secretariado y Jefe del
Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido
Comunista de Cuba tiene muchas expectativas con esta cita considerara de las
más importantes de los movimientos de izquierda del continente.

“Nosotros como Movimiento Cubano por la Paz abogamos porque los pueblos de
la región hagan suyo el contenido de la Proclama de América Latina y el
Caribe como Zona de Paz”, suscrita en La Habana en la Cumbre de la Comunidad
de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en el 2014 por los jefes de Estado
y Gobierno.

Aseguró que “el deseo de la paz es algo que deben tener todos los pueblos,
defender la paz, exigir la paz.”

Explicó que este tema lo van a presentar también en un seminario en La
Habana que tendrá lugar del 21 de septiembre, Día Internacional de La Paz,
al 23 de ese mes este mismo año.

“En él vamos a analizar las vulnerabilidades y los desafíos que tiene
América Latina para ser la zona de paz que se desea” tales como la guerra,
el imperialismo, que es el principal causante de todos los males que aquejan
a América Latina, las políticas neoliberales, las desigualdades, las
trasgresiones al medioambiente y la violencia”, puntualizó.

Todos esos elementos atentan contra la paz que es el estado natural ideal
que debe reinar para que haya desarrollo de los pueblos, comentó.

Sobre la declaración de Estados Unidos que considera a Venezuela como una
amenaza para su seguridad, así como la reciente pretensión del secretario
general de la Organización de Estados Americanos; Luis Almagro de invocar la
Carta Democrática del organismo para la nación bolivariana, consideró que
eso afecta a la región en su conjunto.

“Venezuela es un país en revolución. Hugo Chávez deseaba lo mejor para su
pueblo e hizo muchas transformaciones en materia social y Nicolás Maduro le
ha dado continuidad a todo ese proyecto”, enfatizó.

Ahora, lo que la derecha y el imperialismo buscan con esas acciones es dar
una vuelta al neoliberalismo, una trasgresión a los derechos del pueblo, a
la constitución de Venezuela, alertó.

Cuba se opone a todo ese accionar y continuará siempre apoyando al pueblo
venezolano en todas sus luchas, expresó.

La edición XXII del Foro de Sao Paulo comienza hoy en esta capital con una
escuela debate en la que participarán entre otros, la historiadora
venezolana Carmen Bohórquez; la vicepresidenta de la Fundación Perseu
Abramo, del Partido de los Trabajadores de Brasil, Iole Ilíada.

Asimismo, el representante del Movimiento Al Socialismo de Bolivia Hugo
Moldiz; el analista del Partido Comunista de Cuba Roberto Regalado; la
excanciller hondureña Patricia Rodas, el politólogo nicaragüense Orlando
Núñez y la diputada del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional
(FMLN) Norma Guevara.

Este día también dentro del programa de Foro se realizará la presentación
del libro por los 35 años del FMLN.

Declaración del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (Movpaz) saluda los acuerdos de Paz suscritos por el gobierno de Colombia y las FARC-EP al más alto nivel por ambas partes.
Los acuerdos relacionados con el cese al fuego y de las hostilidades bilateral y definitivo, dejación de las armas y garantías de seguridad, fueron el resultado de casi cuatro años de negociaciones que tuvieron desde un inicio a la capital cubana como sede y garante de las conversaciones y pusieron de manifiesto la voluntad política de ambas partes de poner fin definitivamente al conflicto armado más antiguo de nuestro Continente.
Los acuerdos de La Habana constituyen además un paso solido en el camino de la paz definitiva y sostenible para el hermano pueblo de Colombia y para el inicio de una nueva etapa para la democracia en esa querida Nación.
Los documentos firmados se corresponden plenamente y honran la voluntad expresada por todos los Jefes de Estado y de Gobierno de la región, reunidos en La Habana en enero del 2014 durante la II Cumbre de la CELAC, al suscribir la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz.
Es por ello que los acuerdos representan también una victoria de todos los pueblos amantes de la Paz de nuestra región y del mundo.
En este momento histórico para Colombia y para toda nuestra América, el Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos expresa su regocijo y su solidaridad al pueblo colombiano, a su Gobierno, a las FARC EP y a todas las personas y organizaciones amantes de la paz del país que han hecho posible que la Paz sea ya un hecho irreversible.
La Habana, 27 de junio 2016

Preparan al General Mattis contra Trump

manuel
Manuel E. Yepe

Miércoles, 18 de Mayo de 2016

*Manuel E. Yepe, periodista cubano especializado en política internacional, profesor asociado del Instituto de Relaciones Internacionales Raúl Roa de La Habana, miembro del Secretariado del Movimiento Cubano por la Paz.

Por Manuel E. Yepe*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Un nuevo e inesperado elemento ha agregado tensión al ya inusitado proceso electoral estadounidense en su etapa de primarias. Cuando ya parecía claramente definido que Donald Trump sería el aspirante presidencial en representación de partido republicano, se ha hecho estallar públicamente una “bomba” en su contra desde un campo inesperado.
The National Interest, una revista creada por el Nixon Center, donde colaboran sobrevivientes del equipo del ex secretario de Estado Henry Kissinger, invitó a Donald Trump a pronunciar su primer discurso sobre política exterior.
Para sorpresa de todos, Trump no recitó sus posiciones sobre una u otra cosa para contentar a tal o cuál grupo de presión sino que formuló un análisis sobre la política exterior de Estados Unidos y describió su proyecto de reformulación de ésta.
Según manifestó Trump, “haber tratado de exportar por fuerza el modelo democrático occidental e imponerlo a pueblos que no están ni remotamente interesados en ese modelo, ha sido un error fundamental”.
Luego de denunciar lo que llamó “gigantescos daños humanos y económicos causados tanto a los países agredidos como al propio”, Trump pasó a un ataque indirecto contra el complejo militar-industrial y denunció la excesiva cantidad de armamento que circula actualmente en el mundo.
Según el periodista y activista político francés Thierry Meyssan, fue esta la primera vez desde el asesinato de John F. Kennedy que un candidato a la presidencia se pronunciaba contra el poderío de los fabricantes de armas. Todos los que lo han hecho han sido neutralizados o eliminados: John Kennedy fue asesinado cuando se opuso a la guerra contra Cuba; Richard Nixon fue eliminado –a través del escándalo del Watergate- por haber concluido la paz con Vietnam e implementado el proceso de distensión con China; Bill Clinton vio su administración paralizada a través del escándalo con Monica Lewinsky cuando trató de oponerse al rearme y a la guerra en Kosovo.
Al decir de Meyssan, “Trump no era, hasta ahora, un político sino un promotor inmobiliario, comerciante y presentador televisivo. Esta carencia de pasado político le permite ver el futuro de manera totalmente nueva y sin verse limitado por compromisos anteriores”.
Para contrarrestar el fenómeno Trump en sus propias filas, el Partido Republicano ha organizado una alianza entre los otros dos aspirantes que aún quedaban: Ted Cruz y John Kasich. Ambos han aceptado renunciar a la presidencia y unir esfuerzos para impedir que Trump obtenga la mayoría absoluta de los delegados en la Convención promoviendo la candidatura del general en retiro James Mattis, ex comandante del Comando Central de Marines.
Aunque el general Mattis no ha manifestado su disposición de presentarse, un grupo anónimo de donantes multimillonarios han urdido un plan para conseguirlo y así hacer frente a Donald Trump.
Se habla de cerca de una docena de donantes influyentes, que significa multimillonarios con bolsas profundas e implicados políticamente con tendencias conservadoras, que están dispuestos a poner sus recursos en favor de Mattis.
“Trump es un loco fascista y Hillary tiene un pie en una celda de la cárcel. Esto significa que Mattis puede ganar. Yo sería el primero en abogar por el general para salvar América,” declaró John Noonan, un ex asesor de Jeb Bush ahora involucrado en el proyecto de campaña a favor de Mattis.
Ya se hacen sondeos confidenciales, se recoge dinero y se ha creado un equipo de campaña en torno al general James Mattis quien, si bien niega que esté pensando hacer carrera política, muchos creen que no rechazará el papel de émulo de Dwight Eisenhower, quien sin participar en las primarias porque fungía como comandante de las fuerzas en Europa, hubo de deslizarse al final en la competencia y la Convención del Partido Republicano lo designó participante en la lucha final por la presidencia que obtuvo en 1952.
Mattis tiene reputación de intelectual. Es investigador en la Hoover Institution (de la Universidad de Stanford) y, recientemente, conferencista en el CSIS, tanque pensante cercano a la industria del petróleo, financiado principalmente por Arabia Saudita.
Durante su conferencia en el CSIS, tras anunciar un pavoroso porvenir para el Medio Oriente, denunció el peligro que en su opinión representa la revolución iraní y llamó a hacerle la guerra.
La contradicción que actualmente se se perfila en el partido republicano por la candidatura presidencial, es reflejo de la que, a nivel nacional, se manifiesta entre la visión neoconservadora de Nixon y Kissinger, y el sueño de los golpistas del 11 de septiembre de 2001 -George W. Bush y Dick Cheney-, partidarios de la imposición de un régimen de gobierno universal, que ejerció poder desde aquel golpe de Estado hasta el ascenso de Obama.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.